Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1921 al 1950 
AsuntoAutor
B O L E T I N 57 Vitae
FORO-TALLER: IMPAC Vitae
REGLAMENTO SOBRE O Julio Ce
Para entender... rrodrigu
Noticias de Lara Vitae
Publicaciones anti Andrei J
Que esta pariendo Miguel A
Fw: Curso de Servi pefaur
Noticias y Novedad Vitae
Fw: Becas Elizabet pefaur
El Zar de la Mader Édinson
Para Rodriguez (De Vitae
BOICOT A LAS EMPRE Vitae
Fw: Provea: "Derec Héctor B
Manejo ambientasl L.Ciro M
Re: Manejo ambient Jorge Hi
El golpe justifica Jorge Hi
CRONICA DEL ULTIMO Julio Ce
Re: Manejo ambient Eukarys
"La ley exige proh Jorge Hi
Re: <Red CERA> Eco Vitae
Re: Manejo Ambient L.Ciro M
PDVSA, ¿qué quedar Jorge Hi
EL EJECUTIVO DEL A Julio Ce
Ecoportal Noº 3 - Jorge Hi
¿"Retormar" el equ Jorge Hi
RED DE EXCURSIONIS Geuca Ve
Parques Nacionales L.Ciro M
Development of Nat Eukarys
Bush estaba al cor Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2334     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] El golpe justifica los medios (Francisco Mieres-La R azón)
Fecha:Lunes, 13 de Mayo, 2002  09:56:11 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <jorge_hinestroza @.....net>

El golpe justifica los medios

FRANCISCO MIERES

Para Alba Sánchez, ombudswoman

de El Nacional

Si algo ha aprendido el pueblo llano de este país durante las semanas de gestación y lanzamiento del golpe de Estado petrolero del 11 de abril es que sus voceros más venenosos y malintencionados fueron los grandes diarios y canales de televisión caraqueños, cuyos dueños montaron la más escandalosa campaña de manipulación internacional, a través de CNN, la SIP, Asociación Mundial de Periódicos, la OEA y demás órganos de la dominación imperial basada en la infamia de la arremetida dictatorial de Chávez contra la libertad de prensa. Nunca hubo tanta difamación ni tantas mentiras deliberadas contra Venezuela, con el propósito de lanzar el putch petrolero de Giusti desde Washington y Quirós desde Caracas bajo el comando de Otto Reich, batistero desalmado de los Bush graduado de terrorista con la intervención de USA en Nicaragua contra el régimen sandinista. Los boys de Pdvsa y los juniors de los medios fueron sus contras más destacados en Venezuela. En la agresión difamatoria rivalizaron los de El Universal, presidente de Venamcham, hijo y nieto de periodistas petrolizados desde Gómez, y de El Nacional, converso a la causa mercantil transnacional dolarizada, deshonrando su nobilísima descendencia, siempre comprometida con la causa del pueblo. Ganado por el rey-petróleo, su director decidió que "el golpe justifica los medios, y los medios justifican el golpe", y que lo de la nacionalidad y la soberanía son conceptos "demodés". Por eso duele e irrita tanto este caso particular, porque ha sido entrañable para quien escribe, y porque refleja cuán honda ha sido la degradación de las élites venezolanas, esas que copulan, conspiran y hacen negocios obscenos en la media Caracas del Este, vuelta Guantánamo. Lo que le escribí a Alba Sánchez, ella, para variar, no lo publicó, y a cambio me envía como tente-allá una notica en la que ratifica su creencia de que las mentiras del cerebro petrolero del putch de Bush son "pura coincidencia". ¡Dios guarde tu inocencia, Albita! He aquí mi mensaje para ella:

En "Nacional, ¿de dónde?" (sábado 20-4-02), usted hace preguntas muy (im)pertinentes: "¿cuándo el periódico perdió la nacionalidad?" es clave. En efecto, ese diario ha sufrido terribles crisis de identidad, que han terminado por convertirlo en lo contrario de lo que fue originalmente. No había duda al inicio de que era de Venezuela, por y para Venezuela, y se identificaba como el otro yo de Miguel Otero Silva. Junto con Ultimas Noticias y El morrocoy azul formaba un bloque nacionalista, polo opuesto de El Universal creado por el capital petrolero foráneo, junto con el régimen de J.V. Gómez, para nuestra colonización ideológica.

El primer extravío lo impusieron los empresarios de la Asociación de Anunciantes cuando decidieron castigar la "simpatía indebida" del diario hacia Cuba fidelista acosada por USA suspendiendo sus avisos, y exigiendo la salida de MOS como director para reanudarlos. Al tener que abandonar su criatura, acuñó una frase amarga: "A nombre de la propiedad privada me privan de mi propiedad privada", y usó un célebre tango como su última mancheta: "Caminito amigo: yo también me voy". Los empresarios ajenos en la dirección, el diario empezó a perder su nacionalidad, pues, como se sabe, el capital no tiene patria. La segunda crisis agravó la desnacionalización. Ocurre al entregarle la dirección a un alto gerente de Shell, Alberto Quirós Corradi. Lo dije entonces en el Ateneo, en presencia de los protagonistas: "Se nacionalizó el petróleo, pero El Nacional se petrolizó". Entonces asume su nueva patria, la actual, porque el big oil sí la tiene, y es el mundo wasp. Los juniors que dirigen el mundo wasp y el diario se entienden de maravilla. Algo similar ocurre con los juniors que rigen las grandes empresas criollas, sometidas a un sostenido proceso de desnacionalización. Pdvsa es el caso más dramático. La cultura y la conciencia también se han desnacionalizado. Ahora todos somos un poco wasp. El éxito de la prensa, radio y televisión al respecto es notable.

Tengo que agradecerle (pues con el ombudsman nunca tuve esa suerte) que en la segunda parte de su trabajo, usted abordara la rara coincidencia de que Quirós Corradi replicara el mismo día de su publicación (10-3-02) mis comentarios respecto a él en el artículo "El destape de la caja negra" ¿Quién le pasó el dato? Según él, nadie. ¿Cómo supo de la existencia del artículo, entonces? ¿Poderes adivinatorios, facilitados por la conexión espiritual con el diario heredada de su ejercicio como director? Porque no nos atrevemos a sospechar que alguien esté mintiendo. Aunque, por otra parte, Quirós alega que no tuvo nada que ver con el golpe de Estado.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito de La Razón.
Para mayor informacíon, escriba a larazon@razon.com