Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1891 al 1920 
AsuntoAutor
El Museo de Cienci Jorge Hi
Puerto de Aguas pr Jorge Hi
VANNESSA VENTURES Julio Ce
cursos2002.htm pefaur
Fw: Chavez-Opep pefaur
Fw: FORO NACIONAL pefaur
Fw: pefaur
Prueba
Programa Foro Tall pefaur
¿Rectificación en Jorge Hi
Fw: TALLER INVESTI pefaur
Derecho Ambiental pefaur
De la Filosofía Au Édinson
RV: De la Filosofí Édinson
Ali Rodriguez....R Jorge Hi
Re: partido ecolog juan And
Recapacite Urgente interfaz
Fw: recolonización pefaur
Fw: Mesa Redonda pefaur
Re: partido ecolog Jose Rod
EL CARDENAL Y EL E Julio Ce
El papel de la Cie interfaz
El Impacto de las interfaz
La Mitad que Falta interfaz
Traduccion 1 de 8: interfaz
Re: Re: PEV p interfaz
Re: Re: Re: PEV pa Eukarys
Le Monde diplomati F. Eduar
Partido Ecológico Édinson
Museo de Ciencias Vitae
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2310     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] El Impacto de las Nuevas Comunicaciones
Fecha:Jueves, 2 de Mayo, 2002  14:19:55 (-0400)
Autor:interfaz <interfaz @.....net>

Las nuevas redes de conversación y su impacto en el medio ambiente humano y
social; posibilidades y desafíos
Por Silvia Austerlic
http://www.hipersociologia.org.ar/papers/austerlicsp.html


1 - PROPÓSITOS Y MARCOS

1.1 - Nosotros y la modernidad

Este trabajo, realizado en el marco del Seminario de Informática y Sociedad,
de la carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad
de Buenos Aires) proponer recorrer una problemática compleja, profunda,
inevitable: cuestiona la Modernidad como identidad cultural, como estilo de
vida apropiado, y como proyecto de renovación tecnosocial, forma y sustancia
de nuestras sociedades industriales. Internet y el Proyecto Moderno pretende
reflexionar sobre el fenómeno de las Nuevas Tecnologías de la Información y
su enorme potencial cognitivo y comunicacional, entendiendo a internet como
una relación social mediada por la técnica. Se entiende que en este
contexto, internet se enfoca desde una perspectiva integradora de la
tecnología como herramienta, conocimiento y fenómeno social; se invita la
reflexión sociológica "a propósito de Internet", como propone Emilio Cafassi
entre los objetivos del seminario.

La modernidad como identidad cultural, como modo de vida, esta ilustrado en
el Brindis por la Modernidad, de Marshall Berman: "Todos los hombres y
mujeres del mundo comparten hoy una forma de experiencia vital -experiencia
del espacio y el tiempo, del ser y de los otros, de las posibilidades y los
peligros de la vida- a la que llamaré modernidad. Ser modernos es
encontrarnos en un medio ambiente que nos promete aventura, poder, alegría,
crecimiento, transformación de nosotros mismos y del mundo -y que al mismo
tiempo amenaza con destruir todo lo que tenemos, lo que sabemos, lo que
somos. Los ambientes y las experiencias modernas cruzan todas las fronteras
de la geografía y la etnicidad, de las clases y la nacionalidad, de la
religión y la ideología: en este sentido, puede decirse que la modernidad
une a toda la humanidad. No obstante, esta unión es paradójica, es una unión
de la desunión: nos arroja a un remolino de desintegración y renovación
perpetuas, de conflicto y contradicción, de ambigüedad y angustia. Ser
modernos es ser parte de un universo en el que, como dijo Marx, "todo lo
sólido se evapora en el aire" (...).

El remolino de la vida moderna se alimenta de muchas fuentes: los grandes
descubrimientos en las ciencias físicas, que cambian nuestras imágenes del
universo y nuestro lugar en él; la industrialización de la producción, que
transforma el conocimiento científico en tecnología, crea nuevos medios
humanos y destruye los viejos, acelera el ritmo de vida , genera nuevas
formas de poder jurídico y lucha de clases; inmensos trastornos
demográficos, que separan a millones de personas de sus ancestrales
hábitats, arrojándolas violentamente por el mundo en busca de nuevas vidas;
el rápido crecimiento urbano y con frecuencia cataclísmico; sistemas de
comunicación masivos, dinámicos en su desarrollo, que envuelven y unen a las
sociedades y las gentes más diversas; estados nacionales cada vez más
poderosos, que se estructuran y operan burocráticamente y se esfuerzan
constantemente por extender sus dominios; movimientos sociales masivos de la
gente y de los pueblos, que desafían a sus gobernantes políticos y
económicos, intentando ganar algún control sobre sus vidas; y finalmente, un
mercado mundial capitalista siempre en desarrollo y drásticamente variable,
que reúne a toda esa gente e instituciones. A los procesos sociales que dan
vida a este remolino en el siglo XX y lo mantienen en un estado de
conversión perpetua se los agrupó bajo el concepto de modernización. Estos
procesos histórico-mundiales provocan una variedad sorprendente de visiones
e ideas que tienen como finalidad hacer del hombre y la mujer tanto los
sujetos como los objetos de la modernización, darles el poder para cambiar
el mundo que los está cambiando a ellos, permitirles entrar en el remolino y
que lo hagan suyo" (1).

El proceso histórico de nuestra modernidad comienza hace prácticamente dos
siglos (fines del XVIII) como fruto de tres grandes revoluciones
protagonizadas por una misma clase social, que accede al poder proclamándose
consciente de sí misma: la burguesía. La Ilustración, revolución ideológica,
propone una nueva comprensión de la realidad, teorizando acerca una nueva
forma de Estado que garantizase a nivel individual la libertad, la seguridad
y la prosperidad y que, en consecuencia, fuera representativa de la mayoría;
la Revolución Francesa es el hecho político por el cual la burguesía ejerce
la emancipación frente a viejas tiranías conservadoras (monarquía, lglesia,
Antiguo Régimen) proclamando nuevos sujetos históricos: el individuo libre y
el pueblo; y la Revolución lndustrial, una nueva organización tecnoeconómica
que afectará a la sociedad en su mismísima estructura.

Estos cambios configuran a su vez un nuevo paradigma sociotecnológico: el
capitalismo, un nuevo modelo de relaciones y sistemas tecnosociales (modos
de ser en el mundo) sostenidas por el nuevo escenario urbano, la ciudad como
expresión de la nueva comunidad, que se superpondrá de manera rotunda, a
veces dramática, al medio ambiente natural. La promesa hoy día es, en el
mejor de los casos, la aldea global; la amenaza, paradójicamente, nuestra
posible extinción.

1.2 - Objetivos del trabajo

Este trabajo propone, entonces, abrir una línea de reflexión acerca de la
Modernidad como identidad, como proyecto tecnosocial, como modelo de futuro.
Entiendo que el problema del futuro en la modernidad atraviesa varios
niveles y dominios de discusión; y quiero situar estas conversaciones en
nuestra actualidad cultural, escenario que ya está hablando acerca de un
Nuevo Orden Mundial para el 2000, producto del cambio sociotecnológico a
nivel global. El nivel simbólico tiene parte de sus raíces en esa
futurología que siempre acompañó la irrupción de las nuevas tecnologías en
el seno de nuestra cultura compartida, la Modernidad y sus discursos de
autonomía. A mi entender, este mensaje podría insertarse incluso en el campo
de la prospectiva o historia del futuro.

"Prospective, Futurology, Forecast, Futuribles, todos estos enfoques
comparten su objeto de estudio: el futuro; y cada uno, desde su perspectiva
se encuentra abocado a su construcción. Para ello, desarrollan "futuros",
"futuribles", "previsiones", "prognosis".

Desde que se inició el moderno negocio de la anticipación, durante la
Segunda Guerra Mundial, se han desarrollado múltiples espacios, foros,
organizaciones, etcétera, quienes terminada la guerra, iniciaron la
planificación para la paz ... Gastón Berger se atrevió a volver necesario el
uso de la prospectiva, en orden con su profunda convicción de que el futuro
no venía inmediatamente después del presente, este se diferencia del
presente porque "las consecuencias de nuestras acciones tendrán un efecto en
el mundo muy diferente a cuando las iniciamos". Después de Gastón Berger
llegó en 1960 la asociación Futuribles, la cual sería descripta más tarde
por Bertrand de Jouvenel, su fundador, como "una asociación de investigación
formada en París, gracias a la ayuda de la Fundación Ford, por un pequeño
formado por un gran número de nacionalidades y especialidades unidas por la
convicción común de que las ciencias sociales pueden orientarnos con
respecto al futuro. Por qué darle el nombre de Futuribles a este nuevo campo
de investigación? Por qué no hablar como muchos otros de proyección,
precisión, predicción, anticipación? Porque, dichos términos, según
Jouvenel, no alcanzan parra describir sus intenciones y métodos: "El término
Futuribles es un rótulo para un emprendimiento intelectual. Cuando la mente
está enfocada directamente hacia el futuro nuestro pensamiento es incapaz de
agarrar/comprender el futuro, las cosas que van a ser. En su lugar,
consideraremos los futuros posibles. ...Pero el estado futuro de los hechos
entran el la clase de 'futurible' sólo si este modo de producción desde el
presente es plausible e imaginable" (2).

1.3 - Función social del diseño

Se pregunta un diseñador: "Qué razones pueden mencionarse que sugieran una
necesidad de "elegir el futuro" -predecir o formular hipótesis sobre formas
y aplicaciones alternativas de la tecnología-, y evaluar y discutir
ampliamente estas alternativas? Es posible dar cierto número de razones o
ejemplos detallados. Hay, quizás, tres grandes categorías en que podemos
clasificar estas razones:

1- Crisis / crítica. La tecnología moderna causa crisis ecológica y en el
medio ambiente, y debe afrontar las crisis de energía y de agotamiento de
recursos; asimismo, se la critica por ser alienante social y
psicológicamente.

2- Ética / valores. Es éticamente correcto que las sociedades democráticas
debatan de manera pública y elijan caminos alternativos para el desarrollo
futuro; se está produciendo un profundo cambio de valores, al menos en
algunos sectores de la sociedad, que cuestionan a las opiniones antes
comúnmente aceptadas sobre lo que constituye el progreso tecnológico.

3. Proliferación de posibilidades. El ritmo de cambio tecnológico y la
proliferación de productos tecnológicos provocan ahora, probablemente por
primera vez en la historia, una compleja serie de posibilidades que
necesitan elección y control" (3).

1.4 - La dimensión ética del problema cultural

En el caso de internet (como paradigma de la informatización y la
tecnología) la identidad cultural no es, por cierto, una cuestión meramente
tecnológica; sino un proceso que se constituye articulando y construyendo la
integración de la Tecnología con el otro gran polo productivo -en un sentido
biológico-, que es la Sociedad, constituida a su vez por las necesidades,
recursos y proyectos humanos y, también, los del medio ambiente natural.
Dado que la sociedad se moderniza a la par del cambio tecnológico; es justo
debatir públicamente la dirección del cambio, expresada, en cada caso, en el
sentido del Mal o del Bien.

Por esta razón, este trabajo propone recorrer a una dimensión poco explorada
al hablar de tecnología, y es el proceso de naturaleza humana que lleva al
cambio social; aquél que, debido a nuestra necesidad ética, a las crisis
tecnoecológicas y a los medios para sanearla que aporta la presente
revolución tecnológica, la sociedad en su conjunto debe elegir protagonizar,
si se propone efectivamente hacer uso de la nueva tecnología en beneficio de
las comunidades, permitiendo mejorar las condiciones de vida y bienestar
etcétera. Entonces internet sí, como redes de conversaciones para el
compromiso y la acción.

La reflexión propuesta impone, inevitablemente, su condición
interdisciplinaria. Este texto es construido con el aporte de varias
disciplinas: la ecología política (Alain Lipietz), teoría de las
organizaciones (Fernando Flores, Terry Winograd, Alejandro Piscitelli), el
diseño (Tomás Maldonado, Gui Bonsiepe, Nigel Cross), la economía (Carlota
Pérez) y la investigación tecnológica (Michael Resnik, del Instituto
Tecnológico de Massachusetts) configuran el cuerpo teórico que construirá la
trama con la cual pretendo ponerle palabras a la lógica de la necesidad del
cambio, siempre en el sentido de ampliar la comprensión de lo humano.

Dice el biólogo chileno Humberto Maturana: "Cada vez que creamos un espacio
de convivencia y reflexionamos en él a través de mirar las consecuencias de
nuestro quehacer en él, puede surgir algo nuevo" (4). Espero que la
navegación por la lógica de lo nuevo que esta reflexión pretende esbozar,
conduzca a buen puerto.

1.5 - La actitud proyectual

Dice el diseñador Ted Nelson que escribir es un caso especial de diseño, más
aún de los más arbitrarios e indeterminados. Este trabajo, dado mi carácter
de diseñadora, ejerce la libertad proyectual para descubrir rupturas;
rupturas, en el sentido que nos propone otro diseñador. "Una ruptura es
parte constitutiva de cualquier diseño, no debido a la falta de competencia
profesional del diseñador, sino debido a la naturaleza del proceso de
diseño. Una ruptura no es una situación negativa a ser evitada, más bien una
situación de no-obviedad. En ella el reconocimiento que algo está faltando
lleva a revelar (generándose por medio de nuestras declaraciones) algún
aspecto de la red de herramientas con las que nos hallamos relacionados por
el uso. Una ruptura revela el conjunto de relaciones necesarias para
realizar nuestra tarea. De ahí surge una clara pauta para el diseño:
anticipar las formas de ruptura y proporcionar un espacio de posibilidades
de acción en el caso que una ruptura ocurra. Lo que puede diseñarse son
ayudas para aquellos que viven en un dominio particular de rupturas. Estos
apoyos incluyen entrenamiento, el desarrollo de una comprensión adecuada del
dominio en el que se producen las rupturas y también el desarrollo de
habilidades y procedimientos necesarios para reconocer lo que se ha roto y
como resolver la situación creada" (5).

El diseño aporta su visión de ruptura, en este contexto, para ponerle
palabras (gracias a internet?) al cambio; cambio en el conocer, en el crear
y en el proyectar: un cambio de actitud y una nueva identidad.



2- ARQUITECTURA TECNOLÓGICA

2.1 - Internet como proyecto

Los años ochenta presenciaron el advenimiento de la "sociedad de la
información" y figuran ya en la historia de la comunicación como el decenio
de la gran evolución tecnológica. La explosión de las tecnologías de la
información dio lugar a un profundo cambio que va extendiéndose por toda la
vida social. Este cambio transforma todos los sectores de actividad y lleva
consigo grandes mutaciones en los campos económico, social y cultural. Tanto
es así que hay quienes postulan la emergencia de un nuevo orden cultural, la
cibercultura, que no sólo implica nuevas condiciones socioculturales, sino
que además tiende a alterar aspectos importantes del orden dominante.

Podemos inferir, por una parte, que la comunicación está siendo enriquecida
por las nuevas tecnologías de acceso al conocimiento; y, por otra, que el
nacimiento de una nueva cultura interconectada, producto de la comunicación
digital, tenderá a la supresión de barreras geográficas y en ciertos
aspectos económicos (aspecto tecnológico) y a la modificación de los valores
convivenciales asociados (aspecto sociológico) basado en el desarrollo de
compartir solidariamente la información básica en el entorno de las nuevas
redes computacionales y autopistas de la información (instrumentabilidad
técnica).

El progreso tecnológico de los últimos años se ha derivado, por una parte,
de los espectaculares progresos de la informática y, por la otra, de la
interpenetración creciente de la informática, las telecomunicaciones y el
sector multimedia y audiovisual. Podemos hablar pues de una "revolución
digital" que se refleja no sólo en el advenimiento de nuevos materiales y
sistemas de comunicación, sino en la aparición de nuevos procedimientos y
contenidos. En los umbrales del año 2000, la investigación tecnológica
conoce un crecimiento fulgurante y los progresos actuales no son más que la
antesala de transformaciones aún mayores, con el advenimiento, a mayor o
menos plazo, de la computadora de quinta generación, la inteligencia
artificial, los sistemas expertos y el lenguaje natural. La novedad de estos
instrumentos, sin embargo, no estriba tanto en la ampliación de la gama de
medios de comunicación como en la aparición de un nuevo contenido técnico
(integración de la informática, interactividad, paralelismo, inteligencia
distribuida, etcétera) que responde a una lógica distinta. Son los propios
principios técnicos de estos instrumentos los que les confieren un valor
original e inédito.

La tecnología de las computadoras, asociada con las telecomunicaciones
(informática más telecomunicaciones = telemática) han posibilitado así la
extraordinaria virtud de interconexión entre las computadoras personales
(PC) configurando una arquitectura tecnosocial particular. Internet es así
una red de computadoras conectadas de modo tal que grandes grupos de grupos
o personas puedan comunicarse entre sí, para intercambiar datos y compartir
recursos, ofreciendo a sus cada vez mas numerosos usuarios con una amplia
variedad de interesantes ventajas y posibles aplicaciones. Lo novedoso de
esta industria cultural, entre otros aspectos, es la potencial capacidad de
reproductibilidad técnica de sus contenidos, lo que incide en forma directa
en los costos de producción y criterios de consumo de los productos y
servicios ofrecidos por el nuevo mercado de la información.

Puede decirse que las redes son las estructuras que fueron tornándose cada
vez más posibles gracias al progreso técnico: del correo y telégrafo al
avión, la radio, el teléfono, el fax y los medios masivos de comunicación,
el mundo se transformó en una inmensa red con cada vez menos barreras a la
libre circulación de información. Las actuales posibilidades ofrecidas por
la telemática - en la rapidez de la comunicación, la disponibilidad de
información y el acceso al conocimiento - pueden dar una extrema eficacia a
las redes constituidas con objetivos específicos, así como asegurarles
efectivamente plena libertad de circulación de informaciones.

2.2 - lmpacto social del cambio tecnológico

Dicen diseñadores de la Open University inglesa: "Probablemente esté usted
familiarizado con la idea de que el cambio tecnológico (que por ahora
definiré como un cambio en la gama de tecnologías disponibles) tiene
consecuencias sociales. Comúnmente estas consecuencias se ven en términos de
los efectos inesperados o indeseados que se producen cuando se introduce un
nuevo producto, técnica o sistema en la sociedad. Así por ejemplo, las
consecuencias del automóvil privado se ven no sólo en términos de la
movilidad personal, sino también de la congestión del tráfico, de los
accidentes, de la decadencia del transporte público, de la descentralización
urbana, etcétera. Sin embargo, tal como veremos en estos capítulos, las
consecuencias del cambio tecnológico llegan más allá de lo que el ejemplo
anterior sugiere. Y esto porque el cambio tecnológico no sólo provoca
innovaciones en los productos, como el automóvil, sino que también se
incorpora a los medios de producción, como por ejemplo cuando una tarea
manual se mecaniza o se adopta un proceso industrial más eficaz".

En su aspecto social, los nuevos métodos de producción y los productos y
servicios nuevos son factores importantes para el crecimiento económico; es
decir, para aumentar el volumen de los bienes y servicios producidos en una
sociedad. El cambio tecnológico, por lo tanto, está relacionado con el
proceso de industrialización, aspecto técnico de la modernización social: el
surgimiento de sociedades basadas en la producción industrial, el mercado de
masas y el comercio internacional. En realidad, por su dependencia de los
bienes y servicios creados por la producción industrial, es por que a su vez
dependen de la tecnología, que se llama "industrializada" en las sociedades
modernas.

Evidentemente, no basta con considerar las consecuencias del cambio
tecnológico tan sólo en términos de sus efectos inesperados o no deseados, o
ambas cosas a la vez: "Pese a que los efectos secundarios
inesperados/indeseables del cambio tecnológico, como el ruido de los aviones
a reacción comerciales, las luchas de poder, la contaminación del aire y del
agua por procesos industriales, las crisis ecológicas, la muerte en la
carretera, la creación de aburridos trabajos de producción, la tragedia de
la talidomida, y cosas por el estilo, han causado una preocupación
generalizada en las sociedades industriales avanzadas, los efectos
intencionales (o primarios) del cambio tecnológico tienen razonablemente una
importancia más fundamental en la sociedad. Los ejemplos de estos efectos de
primer orden incluyen el crecimiento de la productividad de la mano de obra
en la agricultura y la industria con la mecanización, la creación de una
creciente variedad de bienes y servicios de consumo, el aumento en el poder
de armas de todo tipo, el alunizaje del hombre en el satélite terrestre, el
creciente tamaño y complejidad de las plantas industriales y sistemas
tecnosociales, etcétera.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con este análisis de las
consecuencias del cambio tecnológico. David Dickson, en su libro Alternative
Technology, rechaza la distinción entre efectos primarios y secundarios; y
en su lugar considera que las consecuencias del cambio surgen tanto de la
naturaleza específica de la tecnología que yace bajo el capitalismo
industrial, como de los usos a los que se destina. La naturaleza de esta
moderna tecnología industrial, afirma, está muy condicionada por factores,
políticos y económicos. La contaminación del medio ambiente y los trabajos
aburridos, según Dickson, no son, por tanto efectos secundarios
desafortunados, sino consecuencias directas de un tipo de tecnología
desarrollada en la economía y la política del capitalismo industrial. (...)
Resumiendo, pues, la tecnología es una fuerza especialmente dinámica y
crucial para el cambio en el mundo moderno. Sus consecuencias humanas,
sociales y en el medio ambiente nos obligan a reexaminar el papel social de
la tecnología y a buscar formas de reorientar el cambio tecnológico. Esto, a
mi ver, significa estudiar las interrelaciones entre la tecnología y la
sociedad" (6).

Reflexionar acerca de la relación entre tecnología y sociedad significa casi
necesariamente discutir sus implicaciones económicas, políticas y
culturales; las cuales se miden acorde a la escala de valores compartidos
por los miembros del sistema. Tal es la trascendencia de nuestra identidad
industrial.

2.3 -El factor innovación

Dado que la tecnología es el "cómo" y el "qué" de la producción, ésta es una
cuestión esencialmente social y económica. El proceso de avance tecnológico,
en términos de producción de conocimientos e invenciones es un proceso cada
vez menos autónomo, pues los criterios económicos se encuentran siempre
implícitamente presentes en la mente de científicos e ingenieros. Por otro
lado, la innovación, es decir, la aplicación y difusión de técnicas
específicas en la esfera productiva, está fuertemente determinada por las
condiciones sociales y las decisiones tomadas en aras del beneficio
económico. De allí que el cambio técnico pueda ser acelerado o frenado por
factores sociales y económicos.

Según la economista venezolana Carlota Pérez, en los últimos años las
ciencias sociales han dedicado grandes esfuerzos para analizar el carácter
de esta interacción tecno-económica. De las metodologías existentes para
abordar una investigación acerca de esta compleja relación, Pérez centra su
atención en un "patrón de evolución" de cada innovación particular, lo que
conduce a la noción de "trayectorias tecnológicas". Este concepto describe
el camino recorrido por una tecnología dada desde su aparición hasta la
madurez, a través de un proceso de mejoras incrementales sucesivas, en el
cual los nuevos elementos técnicos se van mostrando capaces de superar los
cuellos de botella específicos de las tecnologías maduras existentes. De
esta manera "la imitación y la innovación en base a los nuevos caminos
abiertos conducen poco a poco a una convergencia sinergética, definiendo un
nuevo modelo general a seguir. Cada nuevo modelo se basa en un conjunto
distinto de principios de "sentido común", los cuales apuntan hacia una
nueva frontera en términos de "práctica productiva óptima", y por ello está
destinado a transformar todo el sistema tecno-económico".

Este modelo-guía general es el "paradigma tecno-económico", que a medida que
se generaliza "introduce un fuerte sesgo en la dirección de la innovación,
tanto en el terreno técnico como organizativo". El elemento orientador o
principal principio organizador de este mecanismo selectivo sería un factor
clave o insumo -o conjunto de insumos- capaz de ejercer una influencia
determinante en el comportamiento de la estructura de costos relativos.

Sin embargo, una vez establecidos sus elementos principales, un paradigma
tecno-económico crece en complejidad y coherencia yendo mucho más allá del
simple cambio técnico y afectando todos los aspectos del sistema productivo.
La constelación completa -una vez cristalizada- comprende: a) nuevos
conceptos de eficiencia para la organización de la producción a nivel de
planta; b) un nuevo modelo gerencial y organización de la empresa; c) un
nivel significativamente menor de requerimientos de trabajo por unidad de
producto, con un perfil distinto de calificaciones; d) un fuerte sesgo hacia
el uso intensivo del factor clave en la innovación tecnológica; e) un nuevo
patrón de inversión, orientado hacia los sectores relacionados con el factor
clave, impulsando e impulsado por la inversión en una nueva red de
infraestructura; f) un sesgo en la composición de la producción, con mayores
tasas de crecimiento de los productos relacionados con el uso del factor
clave; g) una redefinición de las escalas óptimas resultando en la
redistribución de la producción entre empresas grandes y pequeñas; h) un
nuevo patrón de localización geográfica de la inversión, basado en la
transformación de las ventajas (y desventajas) comparativas; y) la
reestructuración de las relaciones inter-ramas, donde las ramas que producen
el factor clave y las que lo utilizan más intensivamente pasan a ser los
motores del crecimiento general, generando también una nueva gama de
actividades "inducidas", las cuales tienden a proliferar y multiplicarse una
vez desencadenado el nuevo ascenso económico.

2.4 - Microelectrónica e Internet

Hasta hace poco tiempo, analiza la economista, la fórmula productiva estaba
dada para la conjunción del petróleo barato; el cual, junto con los insumos
petroquímicos y otros materiales energético-intensivos, sustentó el
paradigma de producción en masa, desplegando plenamente a partir de la
segunda post-guerra y hoy agotado. Hasta ahora el petróleo fue el motor de
la maquinaria capitalista moderna, impulsor del crecimiento de las
industrias de ingeniería pesada, mecánica, eléctrica, química, y otras
productoras de bienes masivos para los mercados de consumo y militares.

El modelo de eficiencia para la organización del trabajo era el proceso
continuo o línea de ensamblaje para la producción masiva de productos
idénticos. El tipo ideal de empresa era la "corporación", manejada por una
jerarquía administrativa y gerencial, de carácter profesional y claramente
separada de las actividades de producción. El sistema requería cantidades
crecientes de mano de obra especializada, tanto de planta como de oficina.
Se beneficiaba de economías de aglomeración y se basaba en y propulsaba el
crecimiento extensivo de una red de carreteras y de un sistema de
distribución del petróleo y sus productos (incluyendo la electricidad), para
alimentar un sistema energético-intensivo de producción, de transporte y de
modo de vida de la población.

La microelectrónica, el nuevo modelo paradigmático que se desprende del tipo
de innovaciones tecnológicas con que nos enfrentamos, configura una nueva
trama que crece en complejidad, yendo más allá del simple cambio técnico y
afectando casi todos los aspectos de nuestro sistema cultural.
"Históricamente, cuando las transformaciones estructurales necesarias han
sido finalmente efectuadas para crear el marco adecuado al nuevo modo de
crecimiento, éstas han afectado generalmente, entre muchos otros, los
siguientes aspectos legales y organizacionales de la sociedad: a) las formas
específicas de operación y regulación de los diversos mercados (de producto,
de trabajo, de capital financiero) tanto a nivel nacional como
internacional; b) la organización del sistema bancario y de crédito; c) la
relativa proporción y el carácter de las responsabilidades públicas y
privadas en la generación, distribución y redistribución del ingreso, junto
con los arreglos sociales correspondientes; d) las formas de organización de
los trabajadores y de otros grupos sociales junto con el marco legal dentro
del cual operan; e) la provisión de educación y entrenamiento en contenido,
volumen y en términos del tipo de instituciones encargadas de realizarla; f)
las condiciones bajo las cuales se generan, protegen y comercializan las
innovaciones técnicas; g) la división internacional de la producción y los
medios de reglamentación del comercio y la inversión entre países; h) el
balance relativo de poder internacional y el marco para mantenerlo.

Con la amplia disponibilidad de microelectrónica barata (conjuntamente con
el consiguiente bajo costo de manejo de información), se está conformando y
difundiendo un nuevo paradigma tecno-económico. Ya no parece de "sentido
común" continuar por el camino -ahora caro- del uso intensivo de energía y
materiales. La organización "ideal" de la producción que se vienen dibujando
desde comienzo de los años setenta tiende a fusionar la gerencia, la
producción y la comercialización en un solo sistema integrado (mediante un
proceso que denominaremos "sistemización"), para producir de manera flexible
un conjunto variado y cambiante de bienes o servicios
información-intensivos". Entiende la economista que las ramas motoras del
crecimiento serán presumiblemente el sector electrónico y de información
impulsados por, y a la vez impulsando, una red infraestructural intensiva de
telecomunicaciones, la cual tendería a bajar al mínimo los costos de acceso
tanto para los productores como para los consumidores (7).

Obviamente, mientras más profunda sea la comprensión de las potencialidades
y limitaciones del nuevo paradigma tecno-económico, mayor será el campo de
acción para moldearlo de manera imaginativa y efectiva a través de
innovaciones en las esferas sociales e institucionales.

2.5 - Latinoamérica y la industria de contenido

Desde la perspectiva proyectual, el futuro del diseño en Latinoamérica
consiste en desarrollar una industria con identidad cultural, es decir,
rechazando un modelo de industrialización sin proyecto. Tanto el futuro del
diseño industrial (orientado al software & hardware) como el de las
telecomunicaciones (orientadas a la industria de contenidos), "depende menos
del reducido recinto de "especialistas" que de los otros actores sociales
que dan forma a las estructuras sociales y habitan en dicho medio ambiente
conversacional.

Particularmente en Latinoamérica, dice el diseñador alemán Gui Bonsiepe, "se
ha podido verificar que el trabajo del diseñador no trasciende el tablero y
las buenas intenciones proyectuales. El desafío reta al profesional a romper
el servilismo o torre de marfil, privilegiada desde un modelo taylorista y
fordista, y a confrontarse con los propios problemas de la producción de la
periferia. Un diseño que no tome a su cargo los a veces desgastantes y
descansados desafíos de la dura realidad social de los países en desarrollo,
(comenzando gracias a Internet por la Educación, por favor) simplemente se
queda fuera del incipiente mercado mundial que se da a conocer como la
sociedad de la información" (8).

Fuerzas globales, sociales y tecnológicas, han hecho añicos a las
comunidades tradicionales en muchos sentidos; la dinámica de la
globalización, su errancia, ha roto los espacios vinculantes y muchas de las
líneas de comunicación tradicionales, fragmentando por un lado los espacios
cerrados y reticulando sociedades que habían permanecido aisladas de la
complejidad del sistema mundial. Parte del déficit central radica en la
asincronía existente entre la dinámica global y las dinámicas de las
diversidades locales que emergen actualmente como nuevos espacios de
interacción. "La planetarización de la economía, de la informática y de los
medios de comunicación de masa coexisten con el racismo y la intolerancia, y
con una erosión de la tierra firma y los de los valores, que arrasa con
gobiernos, instituciones, clanes y familiares. Estamos en presencia, dice
Michel Serres, de cien cuestiones globales que afectan al planeta y a la
especie humana en su totalidad. Dicho en otras palabras, vivimos en un
paisaje mundial y humano nuevo que de ahora en más transformamos en tiempo
real. Las visiones tradicionales que alimentan la gestión pública y las
políticas sectoriales, a menudo impiden ver la emergencia de las cuestiones
nuevas, casi siempre globales y, en consecuencia, ocuparse de ellas" (9).

En tanto las nuevas tecnologías de la comunicación ofrecen oportunidades
significativas para la articulación industrial de una identidad cultural con
criterios latinoamericanos propios -tanto como graves riesgos- y porque la
forma de la infraestructura comunicacional del mañana está siendo
configurada en las intenciones de hoy, es crítico que la gente de todos los
ámbitos de la vida cotidiana juegue roles más activos en este crítico
período de transición.

Hasta aquí, entonces, la capacidad productiva del nuevo paradigma
tecnoecológico de la microelectrónica, y la promesa de interconexión de
internet. El éxito de la tarea, sin embargo, depende menos de nuestras
máquinas y más de nuestra capacidad de comprensión de la profundidad del
cambio y la claridad de propósito de los proyectos que las nuevas
tecnologías nos posibilitan pensar.

3 - ARQUITECTURA SOCIAL

3.1 - Ecología política y medioambiente humano

Si aceptamos la proposición planteada por Cafassi, de entender a Internet
como relación social mediada por la técnica, es válido también aproximarnos
a él en tanto paisaje humano, por cuanto la red de redes se presentaría como
un medio ambiente construido por el hombre, como fruto de la actividad
humana y expresión del proyecto social.

Así lo entiende el economista francés Alain Lipietz: "En la palabra paysage
(paisaje) encontramos pays (comarca), encontramos casi siempre la palabra
paysan (paisano, hombre de campo, el que vive en el pays), encontramos casi
siempre la palabra visage (apariencia). Un territorio, de acuerdo a nuestra
concepción, es expresión de trabajo social ("paisaje: expresión de una
comarca que es vista desde un solo aspecto" dice Littré): estos tres
términos definen al paisaje como caso particular de ambiente humano y, por
consiguiente, se apela al punto de vista ecologista. Comprender el amor y el
respeto del paisaje es, en efecto, comprender lo que es la ecología política
como política de la ecología humana".

La ecología entonces es el informe de una especie, de su actividad, de las
condiciones externas de esta actividad modificadas por la actividad misma y
sólo el tercer término (visage, apariencia) es lo que llamamos ambiente. La
especie humana es el objeto mismo de la ecología, y esto incluye su
actividad, "por la cual la misma se hace especie al apoyarse, por su propio
peso (a veces muy lentamente) sobre su ambiente". Por esto, "hablar de
ecología política no es solamente hablar de ecología humana como tal, en el
triple sentido de la palabra, sino tener un punto de vista de ciudadano
sobre la relación humanidad - actividad - ambiente. Un punto de vista sobre
este territorio habitado, organizado por los hombres: un paisaje".

Dice el economista: "entre su necesidad (fisiológica) y su actividad, el ser
humano interpone la mediación del proyecto. Es la intersección exacta de
este proyecto -que se materializa en el territorio para responder a una
necesidad: tierra surcada por arados, ciudades nacidas de aspiraciones-, y
es entonces de esta elección ética entre el Bien y el Mal, entre lo Bello y
lo Feo, que el ambiente se hace paisaje". Según Lipietz, una comarca es una
comunidad de personas, no fundada sobre las relaciones de poder (región), ni
sobre los vínculos de sangre (patria), sino sobre una marque (marca): el
esfuerzo de sobrevivir en común que ha modelado un ambiente. En este
sentido, "Nada menos "natural", nada más cultural, nada más humano entonces
que una "comarca" Y es por lo tanto del lado de la "apariencia" que esta
comarca es un paisaje volcado hacia la "Naturaleza". El paisaje, es la
comarca puesta delante suyo como separado".

El paisaje, frente a la actividad y bajo la mirada humana, representa la
alteridad, el reconocimiento de nuestra condición social. El paisaje es el
fruto de generaciones de seres humanos, "de generaciones que son apiladas
sobre la naturaleza, son amontonadas como capas arqueológicas al punto de
convertirse en capas geológicas, se sepultan, se arraigan, se naturalizan en
su propia sucesión. Cultura, segunda naturaleza, al punto de volverse
naturaleza, segunda cultura, cultura anterior, tan extraña al encadenamiento
de nuestras razones como un encadenamiento de montañas: baldíos
industriales, cultos antiguos, fachadas pasadas de moda". Aún cuando el
paisaje fuere totalmente mineral, entonces, la mirada humana lo humaniza, lo
bautiza, lo "antropocentra". Por esto, "es tanto enfrente de la apariencia,
como del paisaje, que la humanidad, en su capacidad de marcar el mundo, por
necesidad o por juego, encuentra el problema ético, individual, social o
ecológico, el problema del bien y del mal: acariciar o destruir".

Dice Lipietz: "como la caricia después de la mirada, y a veces como el beso
apasionado, el paisaje vuelve a ser comarca donde se ve, en la fecundación
recíproca del pasado y del presente, de la naturaleza y de la cultura. Con
el tiempo, el paisaje no quedará inmóvil como la amada apariencia. Aprender
a vivir con él, al hacerlo vivir negociando sus transformaciones, respetando
su diversidad cuando una transformación irreversible de una de sus partes,
se torna necesaria" (10).

3.2 - Lenguaje y sociedad

En el vasto medio ambiente humano comunicacional que es Internet se
desarrolla la actividad del hombre, despliega en la articulación
instrumentada en complejos mecanismos de interacción tecnosocial. A
continuación, presento algunos conceptos de la Teoría de las Organizaciones,
de A. Piscitelli, V. Bronstein y J.C. Gaillard, desde la cual se afirma "no
es posible entender el surgimiento y la evolución de las organizaciones
sociales sin definir previamente su dominio de existencia. Solamente cuando
lo hayamos identificado, podremos comprender cómo evolucionan estos
sistemas. Esto es, qué conductas adaptativas, de aprendizaje y de
crecimiento desarrollarán. En este aspecto es muy importante entender cómo
las organizaciones en su dinámica demarcan un límite que permite reconocer
qué elementos les pertenece y cuáles no". Dos principios guías propondrán
para comprender e investigar la auto-organización de los sistemas sociales;
que toda organización social es una forma en el dominio lingüístico, y que
toda organización social es una red cognitiva.

Por organización social se entiende a cualquier agregado compuesto por
individuos. La organización puede tener un objetivo para el cual ha sido
creado, por ejemplo una empresa o un club, o puede haberse desarrollado
dentro de la evolución sociocultural adquiriendo distintas formas en el
tiempo, como es el caso de la familia.

Según estos autores, "una organización social surge a partir de un proceso
conversacional. Los participantes aceptan las consecuencias del diálogo en
el cual se crea una organización. Pero lo único que se hace en este momento
fundacional es conversar. Conversar de una manera particular, pero sólo
conversar. Una vez iniciada la conversación: dónde existe una familia o
dónde existen las Naciones Unidas?". Las organizaciones, entonces, existen
en el lenguaje, siendo éste el espacio sustrato, el medio ambiente donde
podemos distinguir los distintos "objetos" (individuos y organizaciones
sociales) que interactúan en él. Así como admitimos que el espectáculo del
universo es un movimiento incesante de nacimiento, desarrollo y destrucción
de formas; el espectáculo de nuestra vida social es similar, y esta sucesión
de formas tiene lugar en el espacio o dominio del lenguaje. Queda así claro
cuál debe ser nuestra tarea: prever la evolución de las formas y, si fuera
posible, tratar de explicarla.

En el caso de una organización, los elementos que la integran son individuos
que la integran, las relaciones son los tipos de conversaciones que
mantienen dentro de la red conversacional global de la organización que
siempre es específica y distinguible de cualquier otra red conversacional.
Esta especificidad constituye el contorno o membrana organizacional que
define qué conversaciones pertenecen a la organización y que brinda los
datos relevantes sobre la identidad de la organización bajo estudio.

A través del estudio de estas redes conversacionales se pueden identificar
las características y formas de ejercicio de las líneas de autoridad y
mando, de conocimiento, de status, de amistad, de circulación de información
y cualquier otro aspecto estudiado por las teorías tradicionales del managme
nt. La red conversacional global de la organización es la resultante de
estas subredes definidas por ciertas propiedades específicas, que pueden
tener relativa independencia unas de otra, pero de cuya integración resulta
el orden global.

3.3 - Redes conversacionales

Llegamos así a la "cinemática" de las organizaciones , cuyo objeto es
parametrizar las formas o los estados del proceso considerado, teniendo en
cuenta que las organizaciones sociales son formas en el dominio lingüístico.
La "materia prima" sobre la cual la teoría de las organizaciones debe
trabajar está dada por lo tanto por la información en tanto conversaciones
que conforman una red en la cual podemos distinguir nodos cuya estabilidad
define la forma particular de la organización considerada. Estos nodos están
definidos por acuerdos de segundo orden que al institucionalizarse dan lugar
a las normas y roles dentro de una organización. Estos acuerdos de segundo
orden son compromisos establecidos en ciertas conversaciones. Los llamamos
así porque surgen de compromisos previos acerca de qué conversaciones se
puede tener que generarán, a su vez, conversaciones que implicarán nuevas
acciones.

A su vez, una organización está constituida por elementos que guardan
determinados tipos de relaciones entre sí y por una membrana o contorno que
posibilita distinguir entre el adentro y el afuera. "Si bien en una
organización hablamos de una red conversacional como totalidad, también
podemos distinguir subredes definidas por ciertas propiedades específicas.
La red conversacional global de la organización es la resultante de estas
subredes conversacionales que la componen, que pueden tener relativa
independencia unas de otras, pero que forman parte de una colección única,
pues por sí solas no podrían seguir existiendo. De esta forma la existencia
de la red global determina las subredes que la constituyen.

A través del estudio de estas redes conversacionales se pueden identificar
las características y formas de ejercicio de las líneas de autoridad y mando
, de conocimiento, de status, de amistad, de circulación de información y
cualquier otro aspecto estudiado por las teorías tradicionales del
management.

El tipo de conversaciones que encontramos en las redes conversacionales de
una organización presenta propiedades características resumibles en dos
formas o movimientos conversacionales que Flores (1986) llama conversaciones
para la acción y conversaciones para crear posibilidades.

Conversaciones para la acción son aquellas mediante las cuales se establecen
acuerdos o compromisos, que son los que generan precisamente acciones. Cada
uno de los términos de la forma canónica tendrá que ser consensuado y
cumplido. Se trata de evitar así los riesgos del incumplimiento, de la mala
interpretación, del fracaso de la acción. En el diálogo se trabaja para
lograr algo y para evitar la frustración de fracasar en ella.

Conversaciones para crear posibilidades son aquellas que abren la
posibilidad de conversaciones para la acción, pero en sí mismas no conducen
al compromiso de alguna acción concreta.

Es posible que en nuestra vida cotidiana, fuera de cualquier ámbito
organizacional predomine uno u otro tipo de conversaciones. Pero en las
organizaciones, especialmente en aquellas que se hallan condicionadas por la
búsqueda de resultados, las conversaciones para la acción son decisivas.
Durante estas conversaciones ocurren acciones de pedidos, promesas,
compromisos, afirmaciones y declaraciones, movimientos lingüísticos
sustentadores de la mayoría de las acciones humanas. El predominio de los
pedidos, acuerdos, promesas y compromisos en las conversaciones para la
acción, transforma estos movimientos conversacionales en elementos clave
para cualquier estudio de la red conversacional de la organización. Para
entender esto es menester detenernos en el concepto de acuerdo o compromiso.

Por compromiso entendemos una obligación o responsabilidad por una acción
futura que se asume a través de un acto conversacional. A través de este
acto, una persona al hablar se compromete a sí misma a la inteligibilidad,
verdad, sinceridad y oportunidad de lo que dice (Flores, 1989)" (11).

Por último, coexistiendo con estas conversaciones existe un trasfondo de
conocimientos y valores compartidos por quienes integran las diversas
subredes conversacionales de la organización. Ese trasfondo común de escucha
posibilita arribar a acuerdos y cumplirlos. Existe una predeterminación
social, cultural y organizacional y un cuerpo de evidencia compartidas por
los miembros de la organización.



3.4 - Principios técnicos y modos de ser

La penetración de la informática en todos los sectores de la comunicación da
lugar a una considerable confusión tecnológica y las líneas de delimitación
de los sistemas técnicos son cada vez más tenues. "En los umbrales del 2000,
la investigación tecnológica conoce un crecimiento fulgurante y los
progresos actuales no son más que una antesala de transformaciones aún
mayores, con el advenimiento, a mayor o menor plazo, de la computadora de
quinta generación, la inteligencia artificial, los sistemas expertos y el
lenguaje natural. La novedad de estos instrumentos, sin embargo, no estriba
tanto en la ampliación de la gama de medios de comunicación como la
aparición de un nuevo contenido técnico (integración de informática,
interactividad, realidad virtual, etc.) que responde a una lógica distinta.
Son los principios técnicos de estos instrumentos los que les confieren un
valor original e inédito" (12).

Reflexionar acerca del impacto perceptual de las nuevas tecnologías nos
lleva a replantearnos el significado y el sentido tanto del modelo diseñado
como de la acción proyectual. Dice un diseñador: "Para entender los
fenómenos de una nueva tecnología, tenemos que enfrentar la cuestión del
diseño como fruto de la interacción entre comprensión y creación". La
naturaleza trascendente del cambio tecnológico conduce ineludiblemente a
hacernos "la pregunta más amplia acerca de cómo una sociedad produce
invenciones cuya existencia a su vez transforma a esta sociedad. Tenemos que
establecer una base teórica para mirar a lo que los instrumentos hacen, y no
contentarnos con la descripción de cómo operan y funcionan. En este
contexto, el diseño funcionaría como abrazadera, uniendo el pensamiento
contemplativo (comprensión) e innovación (acción - creación). Mientras
descripciones técnicas de nuevas tecnologías (instrumentos, herramientas) se
limitan a enumerar los atributos operativos, separando al usuario con sus
intereses y necesidades, de los objetos, un enfoque más perspicaz pregunta:
qué es lo que la gente está haciendo con estas herramientas y qué es lo que
la gente puede hacer con ellas?". Plantear esta pregunta nos lleva, entiendo
yo, al terreno de las investigaciones productivas; aquellas que, en la etapa
de producción del proyecto se traducen en estrategias (conocimiento
aplicado).

Resulta evidente la necesidad de asumir que al diseñar herramientas,
"estamos diseñando modos de ser. Esta frase revela las razones para
considerar al diseño como categoría fundamental. Pues, es a través de
herramientas que el hombre, no sólo se relaciona con el mundo, sino que
constituye el mundo. Las herramientas no estarían consideradas como medio
operativo sino como medio constitutivo, similar al lenguaje (...) En esta
concepción de lenguaje, nosotros creamos y damos significado al mundo en el
cual vivimos y que compartimos con otros ... Para formular el argumento en
forma más radical: nosotros nos diseñamos a nosotros mismos (y a las redes
sociales y tecnológicas en las cuales nuestras vidas tienen sentido) en el
lenguaje" (13).

3.5 - La lógica de lo nuevo

La cuestión del lenguaje enraíza en uno de los temas
filosófico-epistemológicos más controvertidos, y en los que más confusión
provoca la actual revolución digital: el tema de la percepción. Es en este
terreno que la lógica de lo nuevo cobra significado. La interpretación del
sentido, sin embargo, no está disponible en ningún manual de computación,
sino que será fruto, como la democracia, de la experiencia de los nuevos
exploradores y usuarios de lo nuevo.

Según Mitchel Resnik, investigador del Instituto de Tecnología de
Massachusetts (MIT), "ver el mundo en términos de (los nuevos modelos de)
interacciones descentralizadas es un paso difícil para mucha gente. Requiere
un giro fundamental en la perspectiva, una nueva manera de ver el mundo. En
un nivel profundo, la gente tiene un fuerte arraigo en las maneras
centralizadas de pensar". Las nuevas tecnologías, sin embargo, ofrecen
"nuevas posibilidades de diseño, nuevas maneras de crear cosas con las
computadoras. Pero a su vez, los nuevos paradigmas computacionales
(descentralización, interactividad, paralelismo) ofrece nuevas posibilidades
epistemológicas (nuevas creencias), nuevas maneras de pensar acerca de la
computación y otros fenómenos del mundo" (14).

Si la interacción con las nuevas tecnologías "puede cambiar la manera en que
los usuarios de computadoras piensan acerca del mundo", la actividad
proyectual (qué estamos haciendo con las máquinas y qué es lo que podríamos
hacer) debe cuestionarse si su impacto resulta a favor del Bien o el Mal del
medio ambiente y paisaje humano. La ética (a los efectos de la higiene moral
no está demás recordarlo) es un derecho y responsabilidad individual.

3.6 - Diseño y autonomía

En un artículo titulado "Aprendiendo sobre la vida" (1994), Resnik analiza
el surgimiento de un nuevo paradigma (científico y operacional), cuya
investigación y desarrollo van acompañados por nuevas tecnologías que a la
vez producen nuevas lógicas y nuevos modos de pensar, apoyando lo que
expresara Bonsiepe al respecto del carácter constitutivo del diseño, como
herramienta significativa y proyectual.

"Por 300 años, los modelos y metáforas de los físicos Newtonianos han
dominado el mundo de la ciencia. Newton ofreció una imagen del universo como
una máquina, como un mecanismo similar al de un reloj". La ley de causa y
efecto explica todos los fenómenos posibles en un mundo lineal. Según
Resnik, las imágenes Newtonianas han ido más allá de las comunidades científ
icas, influenciando profundamente la comprensión y el trabajo en las
ciencias sociales, las humanidades y las artes. "Las metáforas Newtonianas
han sentado los fundamentos de cómo la gente debe pensar acerca de la
ciencia -y más en general, de qué significado darle al mundo a su
alrededor".

Sin embargo, en años recientes, dice el investigador, "un nuevo set de
modelos y metáforas ha comenzado a difundirse en la comunidad científica, y
gradualmente en la cultura a nivel general. Muchas de estas nuevas ideas no
provienen de la física, sino de la biología. En un número cada vez más
amplio de las disciplinas, los investigadores están considerando a los
sistemas estudiados, menos como mecanismos de reloj, y más como ecosistemas
complejos. Gradualmente, ideas de la ecología, la etología, y la evolución
se están difundiendo más allá de sus límites disciplinarios. Ideas como
auto-organización y emergence (emergencia, salida, aparición, surgimiento)
están afectando la dirección y naturaleza de investigaciones de muchos otros
campos, desde la economía a la ingeniería y la antropología. En general, hay
un pronunciado giro hacia modelos descentralizados, cuyos patterns son
determinados no por alguna autoridad central, sino por la interacción local
de componentes descentralizados". El punto no consiste simplemente en
entender el mundo de la biología sino en comprender que "los modelos
descentralizados de los sistemas vivos proveen la base para la comprensión
de muchos otros sistemas y fenómenos del mundo".

En otro de sus trabajos, Nuevos Paradigmas para Computación, Nuevos
Paradigmas para pensar (1995) Resnik retoma el tema, enfatizando el giro
fundamental que significan las nuevas tecnologías: una nueva manera de ver y
relacionarse consigo mismo, con el mundo y con los demás. Los nuevos
programas (paralelismo, interactividad, virtualidad) ofrecen, por un lado,
nuevas posibilidades de diseño, nuevas formas de crear cosas con la
computadora; pero también "ofrece nuevas posibilidades epistemológicas,
nuevas maneras de pensar sobre computación y otros fenómenos del mundo. Un
viejo dicho dice algo así: Si una persona sólo tiene un martillo, el mundo
entero se le aparece como un martillo. Aportar nuevas herramientas al kit
del carpintero cambia el mundo en que el carpintero mira al mundo. Lo mismo
sucede, también, con los nuevos paradigmas computacionales: los nuevos
paradigmas pueden cambiar la manera en que los usuarios de las computadoras
piensan acerca del mundo".



4 - DISEÑO Y FUTURO

4.1 - El Proyecto Moderno

Desde la perspectiva de la ecología política, Alain Lipietz ha definido el
proyecto como una mediación entre la necesidad (fisiológica) y la acción
social que ha de satisfacerla: "Es la intersección exacta de este
proyecto -que se materializa en el territorio para responder a una necesidad
(tierra surcada por arados, ciudades nacidas de aspiraciones)-, y es
entonces de esta elección ética entre el Bien y el Mal, entre lo Bello y lo
Feo, que el ambiente se hace paisaje". Las Nuevas Tecnologías de la
Información, como hemos visto, podrían ayudarnos a pensar y aportar
instrumentabilidad técnica a los nuevos modos de ser.

Cuál es, entonces, este proyecto en común para los hombres de una
civilización tan fragmentada como la nuestra, con intereses aparentemente
conflictivos por un lado; y, sin embargo, con el mismo deseo sincero de
curar sus heridas y desarrollarse en paz? En qué consiste la unidad que ha
de posibilitar la convivencia social, de ser posible conciliar los intereses
de los distintos grupos y naciones? En qué consiste, en última instancia, el
Bien del que hablara Lipietz?

Entiendo que el diseñador argentino Tomás Maldonado, mejor que nadie, ha
puesto palabras al Proyecto Moderno, un proyecto de sociedad centrado en la
emancipación:
"El Proyecto Moderno, para decirlo en pocas palabras, no es otra cosa que el
proyecto democrático, proyecto que parte de la convicción de que una
sociedad democrática no sólo es deseable sino también factible; que una
sociedad democrática, asegurando a sus miembros el pleno ejercicio de la
libertad y de la justicia, así como la equidad en la distribución de la
riqueza -y de las instalaciones del habitar-, puede abrir un proceso de
emancipación respecto a los valores y a las creencias del pasado y
contribuir a una transformación de la vida cotidiana de los hombres.

Ésta es una convicción que está presente en casi todo el itinerario
formativo de la cultura occidental. Lo encontramos en forma embrionario y
tímida, en personalidades como Bacon, como L'Abbé de Saint Pierre, como el
gran Daniel Deffoe (el creador de Robinson Crusoe) que treinta años antes
había escrito el primer ensayo sobre la proyectación moderna, en función de
la sociedad. Y lo encontramos después en Montesquieu, en Diderot, y en el
siglo XlX en Baudelaire, en Whitman, naturalmente en Marx, y más tarde en
Freud. También la idea de Proyecto Moderno está en nuestro Sarmiento, gran
modernizador, y obviamente en las vanguardias artístico-literarias, sobre
todo en el Surrealismo, en el Constructivismo ruso y en la llamada
Arquitectura Moderna. Asimismo es fuerte la presencia de propuestas y de los
programas relativos al Proyecto Moderno en figuras como Le Corbusier,
Gropius y otros.

El Proyecto Moderno, desde ya, no ha sido realizado. El Proyecto Moderno ha
tenido y tiene una gran influencia sobre la vida cotidiana de la gente hoy y
en las grandes pasiones e ideales que mueven vastísimos sectores de la
población de todos los países; no interesa si esta noción de Proyecto
Moderno es consciente o no-consciente, pero es importante insistir con este
argumento: el Proyecto Moderno como proyecto democrático, como proyecto de
una sociedad avanzada, está todavía por realizarse".

4.2- La posmodernidad y el futuro

Dice el diseñador: "El verdadero tema es el proyecto moderno, vale decir, la
condición moderna como proyecto. Y si esto es el diseño -y estoy convencido
de que lo sea- (...) debemos necesariamente afrontar el tema de la
modernidad en todas sus implicancias, hasta en aquellas (y sobre todo en
aquellas) que consideran la modernidad como proyecto de desarrollo de las
fuerzas productivas, como proyecto decididamente innovador del medio social
y cultural".

Maldonado habla, claramente, de la modernidad como un proyecto de renovación
integral de la sociedad. En relación a la cuestión post, presente
ineludiblemente en los debates de fin de milenio, aclara: "Post aparece hoy
como el prefijo ubicuo mediante el cual nuestra sociedad intenta persuadirse
(y persuadirnos) de tener un después, es decir, un futuro (...) El
Posmodernismo, tal como el posindustrialismo, se expresa constantemente en
dos direcciones contrastantes: como premodernismo, es decir, como exaltación
nostálgica del mundo tradicional, del mundo -entendámonos- que precedió a la
"gran transformación" y hasta la "gran instauración"; o bien, como
supermodernismo, esto es, como fe ilimitada en las posibilidades de que,
mediante una revolución tecnológica (y sobre todo tecnocrática) sea factible
cambiar la sociedad sin tocar (más aún, renovándola) la estructura
tardocapitalista. En el primero se transparenta la voluntad de rechazar
globalmente la modernización; en el segundo, en cambio, la de relanzarla,
pero desde el punto de vista de una ideología neoconservadora".

La modernización, entiende, "no es un tema que goce de muy buen pasado, ni
siquiera puede decirse que su presente sea muy brillante. Pero no cabe duda
de que hoy se hacen esfuerzos - a mi modo de ver, bastante promisorios- por
liberar a la idea de modernización del sentido demasiado restrictivo que
tuvo hasta ahora. A decir verdad, la modernización fue entendida hasta ahora
exclusivamente como intervención, por parte de los centros hegemónicos,
sobre las áreas periféricas dependientes; como colonización e integración
del mundo subdesarrollado en el mercado capitalista internacional; como
intento, en suma, de "occidentalización", "europeización" o
"norteamericanización". En los últimos tiempos, no obstante, se comprueba
una siempre mayor receptividad frente a una idea diferente de modernización,
una idea que, desde una cierta óptica, aparece bastante cercana a aquella
del "proceso civilizador", tal como lo trataron Norbert Elías y Darcy
Ribeiro. Va, pues, delineándose una modernización que asume, como principio,
la tradición de la modernidad, la "gran tradición no tradicional", pero
sometida constantemente a la valoración crítica de lo que hemos llamado el
proyecto moderno; un proyecto, esto es, centrado sobre la emancipación"
(15).

En relación a la compleja tarea que la razón proyectual debe de afrontar,
Maldonado expresa que "en primer lugar, está el propósito de situar la
calidad en el centro de un programa de amplio alcance orientado a una
reorganización global del actual sistema industrial. Reorganización que,
teorizan algunos, debería influir también sobre el sistema de las relaciones
sociales y culturales en nuestra sociedad en su conjunto. Es el programa
conocido hoy entre la opinión pública con el nombre de calidad total" (16).

4.3 - Proyecto y modernidad

Otro diseñador, Gui Bonsiepe, opina que "en el centro del discurso de
Maldonado se encuentra la dimensión proyectual de la modernidad, el binomio
proyecto y modernidad que son dos conceptos íntimamente ligados. Esta
dimensión se divide en dos grandes áreas: por un lado la modernidad
entendida como objeto de la inteligencia proyectual; y, por el otro, el
proyecto como rasgo dominante de la modernidad, como constante ontológica de
ella (es decir, los dominios fundamentales del diseño que son un usuario o
agente social; una tarea para cumplir; una herramienta o artefacto para
cumplir esta tarea (acción);y una interface, que conecta los tres dominios
anteriores al cuerpo humano. La interface es el dominio central, al cual el
diseñador orienta su atención; através del diseño de la interface, él
articula el espacio de acción para el usuario) .

Es difícil estimar en todo su alcance la radicalidad de este enfoque, que se
manifiesta tanto en la audacia de la tesis como en el rigor de las
consecuencias (...) Como un cirujano con su bisturí, Maldonado ha abierto el
acceso al nervio central de la modernidad que es el proyecto. Un cirujano
tiene que proceder con mano firme, no puede permitirse oscilaciones ni
vacilaciones. Necesita actuar con determinación para levantar capa por capa
del tejido de los discursos tradicionales y así llegar a la médula de la
modernidad".

Maldonado es el creador del discurso del proyecto. Nadie lo había hecho
anteriormente, por eso se trata de una obra de innovación radical, que traza
los caminos hacia el futuro (...) siendo uno de los principios rectores del
proyecto de la modernidad: el de una "Sitcht aufs Ganze (visión total)".
Según el diseñador alemán, el diseñador argentino postula claramente -y de
allí procede la radicalidad de las consecuencias- una congruencia entre la
razón proyectual y la razón político-social, práctica y teoría de la
modernidad.

Dice Bonsiepe, "en el coro de los discursos el proyecto era -y fuera de
Italia lo es aún- el gran ausente, cubierto por un manto de olvido colectivo
(...) Hasta el momento, en los textos de la teoría de la acción social no ha
sido formulada la pregunta: Cuáles son las fuerzas que conforman el vasto
conjunto de artefactos materiales y comunicativos de la civilización
moderna? Aparentemente, ellos son considerados como dados, y no son
cuestionados, como si surgieran por un acto de magia o gracias a una
comunicación por fax desde altas esferas".

4.4 - ldentidad y diseño en la periferia

"El debate del proyecto de la modernidad surgió en el contexto de la
tradición cultural europea, pero pretendía -y aún pretende- afirmar su
validez y vigencia más allá de la contingencia histórica. Por lo tanto, es
legítimo y hasta indispensable interrogarse por la incidencia del proyecto
de la modernidad para todos aquellos países que viven al margen de los polos
económicos, políticos. científicos, tecnológicos y culturales. El mundo
periférico se caracteriza por la falta de un discurso de proyecto. Por eso,
estos países no tienen futuro, ya que en él se despliega el proyecto y
solamente a través de éste pueden apropiarse del futuro. Puesto que ellos
están incorporados a la economía mundial, es necesario que transformen el
proyecto en práctica social.

Actualmente, en los discursos de Latinoamérica, se escuchan declaraciones en
favor de la modernidad. Se anhela pertenecer al Primer Mundo o, al menos,
alcanzarlo. Aspiran a poseer tecnología, gestión, industria y educación
moderna. Sin embargo, se percibe una menor disposición para establecer
estructuras sociales más modernas, menos desgarradas. Así se corre el riesgo
de acceder a una modernidad amputada, fraccionada.

Si observamos los grandes interrogantes del proyecto moderno detectamos tres
temáticas:

1) La crisis del paradigma del industrialismo, manifestado en el fordismo (o
fosilismo). Actualmente se habla de desarrollo sustentable, que se puede
tomar como indicio para la lenta consolidación de una razón ecológica, con
la cual la fase cow-boy de la historia humana llegaría a su fin.

2) La tensión conflictiva Norte / Sur, es decir, la relación asimétrica
entre el 20 % de la población mundial en los países industrializados y el 80
% del resto de la humanidad.

3) Las contribuciones determinantes de la informática, sobre todo en los
"hypermedia" y en la realidad virtual o artificial".

Según Bonsiepe, tanto la razón proyectual como el proyecto de la modernidad,
encontrarán su legitimación en la medida en que logren articular dar
respuestas teóricas y formular estrategias operativas en relación a estas
tres temáticas, "que bien pueden dominar el debate del diseño durante la
próxima década.

Si miramos al proyecto de la modernidad a partir de una perspectiva global y
no de la visión restringida del pequeño grupo de los países
industrializados, podemos afirmar que, recién ahora, la modernidad puede
comenzar - modernidad entendida como compromiso de hacer este planeta un
poco más habitable" (17).

Tal compromiso ha de coinspirarnos e impulsar los nuevos sistemas
tecnosociales; de ahí la responsabilidad que implica surfear la presente ola
tecnológica, distinguiendo bien entre los mecanismos del bit y la autonomía
de las moléculas. La cresta de dicha ola, se sostiene, es el cambio social:
una cambio en nuestra manera de plantear las prioridades, necesidades y
problemas; y un cambio en la manera de satisfacerlos.

5 - CONCLUSIONES

A lo largo del trabajo se ha insistido con la palabra cambio. Entre lo
que -inevitable y a pesar de nosotros- cambia, y lo que es y nunca cambiará,
se inserta con el concepto de cambio un espacio para la reflexión acerca de
lo nuevo. Lo nuevo, sin embargo, no remite solamente a una nueva tecnología
o producto del mercado; sino a una identidad, también presente, que puede
ayudarnos a recordar el camino de vuelta a la calidad del medioambiente
natural, es decir, humano.

En este contexto de cambio, las Nuevas Tecnologías de la información, por su
parte, "ni consideran ni generan hechos. Manipulan representaciones
simbólicas que alguien genera en la creencia de que correspondían a hechos.
Ha habido un notable volumen de análisis a posteriori sobre los desastrosos
resultados para los militares norteamericanos en Vietnam, producidos por la
fe de los jefes militares en el análisis de los ordenadores basados en
"hechos" y "datos" muy distorsionados o inventados. La cuestión, sin
embargo, no está sólo en la naturaleza de todo "hecho"; que se halla
sustentado por un individuo en un contexto, basado en un trasfondo de
precomprensión (...) (los sistemas basados en ordenadores) ofrecen un
potencial para nuevos tipos de acción humana. Con este potencial vienen
acompañando peligros y cegueras particulares. La cuestión no es si estos
sistemas son buenos o malos sino como nuestra comprensión y el uso de ellos
determinan lo que hacemos y lo que somos" (18).

Internet y otras novedosas tecnologías (correo electrónico, capacitación a
distancia, intranets, base de datos, conferencias electrónicas, etcétera)
están disponibles en el mercado a precios cada vez más accesibles;
obviamente, su aplicación corre por cuenta de nuestra identidad, lo que
querramos hacer y lo que creamos que somos. Su impacto en nuestra percepción
cultural es lo que Marshall McLuham vaticinó, y nosotros experimentamos,
como y con quién vivir y comunicarse la aldea global, acceder y
beneficiarnos de los potenciales recursos de la red para hacer lo que
elijamos hacer.

En cuanto al potencial que ofrecen estas herramientas, es cierto es que el
proyecto de avance tecnológico apunta a desarrollar ciertos sistemas que
amplifican nuestra capacidad de conversar. Sin embargo, hay que advertir
que, como bien se dijo en la Red de Humanistas Latinoamericanos (foro
electrónico), "también se amplifican las capacidades de control, mapeo
ideológico de la población, invasión de la intimidad por parte de extraños
(lobbies o individuos), "contrabando" ideológico, despolitización,
aislamiento de los individuos del grupo familiar y de la sociedad". Es
decir, Internet ofrece grandes posibilidades para el uso positivo y negativo
de la información. Entre los varios problemas que están siendo ya planteados
como temas de discusión , en el campo jurídico regulatorio, están los
derechos de autor, la originalidad de los textos, la estructura del
conocimiento. Otras opiniones especulan que la manipulación política de los
mensajes sacados de su contexto puede afectar la reputación de aquellos que
honestamente vierten sus opiniones en un medio público; cosa que también es
verdad. Todas estas conversaciones están sucediendo, ahora mismo.

Por eso creo que es importante relacionar el concepto de cambio cultural con
el factor de innovación tecnosocial, no sólo previendo las nuevas
condiciones de producción materiales, sino también articulando las
conversaciones en términos de estrategia cultural; conscientes (vamos
notando las diferencias) de la necesidad de "modernizar" nuestra percepción.
La revolución de las nuevas tecnologías no sólo nos permite hacer nuevas
cosas, sino que también modifican patrones cognitivos, modos perceptuales de
ver y mecanismos de contacto con la realidad social. El uso que les demos,
sin embargo, no viene formulado en ningún manual tecnocrático; son nuestras
necesidades humanas las que pueden determinar qué conductas cambiamos y
cuáles no.

Aprender el nuevo lenguaje, entiendo, es encontrar nuevas formas de
expresión cultural, que permitan diseñar un proyecto común a la manera de un
nuevo humanismo cultural; enfoque que está de hecho emergiendo en varios
emprendimientos de la red. Desde varios sectores, esta necesidad de cambio
de valores, los mismos para todos los seres humanos, se hace sentir. Dice el
cineasta Wim Wenders, en su film Tan lejos, tan cerca: "Un mundo seguro no
puede construirse sobre la sangre; sólo puede surgir como fruto de la
armonía. Nosotros los humanos, políticos, filósofos, actores, trabajadores,
granjeros, gentes de todas las religiones, debemos coincidir en esto. Si nos
ponemos de acuerdo en esto, resolveremos el resto" (19).

6 - BIBLIOGRAFÍA

(1) Casullo Nicolás, compilador: El debate Modernidad - Posmodernidad.
Editorial Punto Sur, Argentina, 1990.
(2) Balza Alejandro Ruiz: Sobre la Construcción de Futuro. Revista
Complejidad, Buenos Aires, 1995.
(3) Cross Nigel / Elliot David / Roy Robin: Diseñando el futuro. G. Gili,
Barcelona, 1980.
(4) Maturana Humberto: El sentido de lo humano. Dolmen Ediciones, Chile,
1991.
(5) Bonsiepe Gui: Las Siete columnas del Diseño. Unidad Autónoma
Metropolitana Azcapotzalco, México, 1993.
(6) Elliot David / Cross Nigel: Diseño, tecnología y participación. G. Gili,
Barcelona, 1980.
(7) Pérez Carlota: Microelectrónica, ondas largas y cambio estructural
mundial (Artículo publicado en Revista World Development - Marzo de 1985).
(8) Bonsiepe Gui: op.cit.
(9) Motta Raúl: Las redes sociales como interfaz de la facilitación en la
dinámica global/local. Revista Complejidad, Buenos Aires, 1995.
(10 Lipietz Alain: Le paysage*, pays** et visage***: Un punto de vista
ecologista. (Artículo pubicado en Monuments hidriques N° 192 marzo-abril
1994, y fue enviado por su autor a geograhikós. Traducción de Andrés Barsky
y Federico Fritzche).
(11) Bronstein Victor, Gaillard Juan Carlos y Piscitelli Alejandro: Métodos
y técnicas cualitativas de investigación en Ciencias Sociales. Secretaría de
Publicaciones - Facultad de Ciencias Sociales - UBA, Buenos Aires, 1996.
(12) Jouët Josiane y Coudray Sylvie: Las nuevas tecnologías de comunicación:
orientaciones de la investigación. Estudio N° 105, UNESCO, Francia, 1993.
(13) Bonsiepe Gui: Elementos para una manualística crítica. Gustavo Gili,
Barcelona, 1980.
(14) Resnik Mitchel: Aprendiendo sobre la vida (1994)
Http://lcs.www.media.mit.edu/groups/el/Papers/mres/ALife/ALife.html (enero
1996)
y Nuevos Paradigmas para Computación, Nuevos Paradigmas para pensar (1995)
Http://lcs.www.media.mit.edu/groups/el/Papers/mres/new_paradigms/new_paradig
ms.html (enero 1996)
(15) Maldonado Tomás: El Proyecto Moderno. FADU - UBA, Bs.As., 1984.
(16) Maldonado Tomás: El diseño industrial reconsiderado. G. Gili, México,
1993.
(17) Bonsiepe Gui: Las Siete Columnas del Diseño. op.cit.
(18) Winograd Terry & Fernando Flores: Hacia la comprensión de la
informática y la cognicion. Editorial Hispano Europea. Barcelona, España,
1989.
(19) Wenders Win: film "Tan Lejos, Tan cerca".





_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
                        ~~~ OFERTA ESPECIAL ~~~
Discmans, equipos de música y radios digitales, DVDs, equipos MP3, etc.
Y por cada pedido, GANA DOS NOCHES DE HOTEL PARA DOS PERSONAS GRATIS!!!
  No hay truco, ni sorteos. P.ej, compra un discman por 49,05 euros
 y recibe junto con el discman, DOS NOCHES DE HOTEL PARA DOS, GRATIS!!
          Visitanos en http://www.eListas.net/arforce/43/