Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1613 al 1642 
AsuntoAutor
Artículo del porta Héctor
MOSCA HAY VIRUS en Interfaz
(En Ingles) Petrol Interfaz
Nueva web cientifi Interfaz
Limpieza de los vi Interfaz
(Todo En Español) Interfaz
Foro sobre Transgé Fundagre
Re: MOSCA HAY VIRU hbseco
¡Mil Gracias! Edinson
IMPORTANTISIMO: Ma Interfaz
EL FISCAL Y LA LEY Julio Ce
Re: Foro sobre Tra L.Ciro M
Fw: Voce fala Bras Pedro P.
Chávez ordenó rati Julio Ce
Wtr: Correspondien Moigis
no entiendo lo qie Moigis
RE: no entiendo lo Fundagre
Re: no entiendo lo Moigis
USA no acepta el " vitae
GUAICAIPURO EN EL Julio Ce
CVG - PLACER DOME Julio Ce
Promesas ambiental interfaz
decreto 623 zona p German T
LEY DE ZONAS COSTE Julio Ce
Fw: Gracias El Nac pefaur
Fw: A propósito de pefaur
Version HTML la ca Interfaz
fotos de La Carta Interfaz
La Carta que Chave Interfaz
RESOLUCION DEL FOR Julio Ce
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2034     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Fw: Gracias El Nacional
Fecha:Miercoles, 12 de Diciembre, 2001  18:01:05 (-0400)
Autor:pefaur <pefaur @.........ve>

 

Editores del diario El Nacional,
 
La semana pasada envié un artículo de opinión titulado ¡Gracias Fedecámaras! que copio al final de esta comunicación. El envío fue respondido amablemente por el Sr. Carlos Mascareño indicándome que debía reducirlo al tamaño exigido por las normas. Hice lo sugerido y lo remití de nuevo el día jueves 6. El artículo no fue publicado. No creo que mi artículo represente una opinión de factura muy especial; por lo demás, este mensaje a ustedes no es para reclamarles que no haya sido publicado, es para referirme a la posible razón editorial de ello -asunto más importante que la publicación de mi artículo-. Las ediciones del diario de los días 7, 8 y 9 dedicaron un gran espacio a opiniones completamentamente favorables al paro convocado por Fedecámaras -y seguido por uds. en el día de hoy-. No hubo espacio para mi artículo; tal vez sea porque les haya parecido incompatible con la novedosa línea editorial (absolutamente parcializada en el plano político) del diario. Eso lo entendí francamente con la pésima edición del día de ayer.¿Por qué? Veamos.
 
Nunca se había visto tanta mentira y chisme en el diario ni tanta como en la prímera página de ayer (que conste que desde hace tres años he escrito reclamando al diario las mentiras y manipulaciones de información; jamás me han respondido ni publicado mis cartas -tampoco lo esperaba, y así siempre se los he dicho-). Creo que deben anotar la fecha de ayer -9/12- como la de la peor edición del diario. Parece un panfleto propagandístico (tan descarado que me quedé con la sensasión de que lo único importante publicado allí eran los mensajes publicitarios). Pero más triste resulta la edición silenciosa de hoy día. Es la mayor demostración de brutalidad. Con inteligencia, el diario ha podido publicarse dedicando un número extraordinario (como un 3 de agosto, de los de hace años) al análisis de las 49 leyes, invitando a estudiosos de las areas respectivas objeto de las leyes; completado con la visión de analistas del país y de fuera del país sobre el caso venezolano (nada como lo que hicieron ayer que resulta patético, por decir lo menos, pues es francamente pura y burda manipulación). Lo que han podido hacer, además de inteligente, sería politicamente la demostración del apego a la democracia profunda -como en la visión de Miguel Otero Silva- y no a la democracia light que pregonan los empresarios acostumbrados a la ganacia facil -estirpe a la que se parece cada día más Miguel Henrique Otero-.
 
Es doloroso que El Nacional opte por la difamación, la mentira, el amarillismo propagándistico; es doloroso que ya no quede en Venezuela un resquicio de ejercicio periodístico serio, tan vital para una práctica política enriquecedora. De tanto ver a Chávez y estar pendientes de sus palabras con hondo sabor a pueblo  ustedes están repitiendo la triste práctica de los medios de comunicación retrógrados y mercantilistas de los que, mal que bien, se distanciaba El Nacional de mis días de juventud (aprendí a leer El Nacional a fines de los años sesenta). ¡En todo caso se les agradece no haber editado hoy día la misma desgracia de ayer!
 
Sin embargo, creo profundamente  que si diario se silencia a sí mismo en medio del juego democrático lo único que eso puede significar es cobardía frente a la verdad.
 
Respetuosamente,
--------------------------------------------------------
Profesor Jorge Dávila
Centro de Investigaciones en Sistemología Interpretativa
Universidad de Los Andes
Mérida - Venezuela
http://www.ing.ula.ve/~sisint/Davila.htm
--------------------------------------------------------

¡Gracias Fedecámaras!

 

Jorge Dávila*

 

 

La nación debe agradecer el gesto de los miembros de la Directiva de Fedecámaras con su llamado al paro. Han mostrado a plenitud que son empresarios, empresarios muy especiales. Construyendo la base del paro, independientemente del pensar de todos los empresarios, han mostrado los rasgos del modelo de empresario que ellos mismos son. Debemos agradecer que nos muestren ese modelo. ¿Cuál es ese modelo?

 

Empresarios de éxito; no hay duda, han logrado acumular inmensos capitales fruto de sus empresas. ¿De qué manera? El economista Asdrúbal Baptista, en su profunda obra sobre el análisis de la economía venezolana, ha mostrado que el capitalista venezolano logra tasas de beneficios mucho más altas que sus congéneres de las economías desarrolladas. Muy exitosos nuestros capitalistas. No hay otra explicación de esas enormes tasas de beneficios que hacerlas corresponder a dos asuntos ajenos al rendimiento de la empresa capitalista: por una parte, al circulante proveniente del gasto del Estado fruto de la renta petrolera y, por otra parte, al beneficio de políticas del Estado que les facilitan a los empresarios, legal o ilegalmente, sus operaciones. La acumulación de riqueza en Venezuela tiene muy poco que ver con la productividad y mucho con el manejo de la relación con los gobiernos. Ese es su éxito. Conocen la intríngulis del manejo de la relación con el Estado, con los gobiernos. Ese éxito se erosiona velozmente desde 1999. Buena razón para el paro anunciado y para agradecerles que con el llamado al paro nos muestren su rostro real.

 

Empresarios solidarios; muestran lo que nadie sabía: su gesto solidario no se queda en el corto alcance del gesto filantrópico, es la definición intrínseca de la solidaridad que une la Sociedad Civil. La Sociedad Civil es la apasionada defensa del interés particular, nunca el bien de la Nación. Después de tanto discurso sobre la importancia de la Sociedad Civil, la Directiva de Fedecámaras logra dar en el blanco al pregonar, sin recato alguno, que la defensa que define la Sociedad Civil es, esencialmente, la defensa del interés particular, sólo del interés privado (el bien público no es ningún interés, es el bien de todos). Cada quien a defender lo suyo contra lo que sea. Hay que agradecer este gesto pues, a pesar de los dilatados estudios de la intelectualidad venezolana tan de capa caída, finalmente son estos empresarios los que aclaran qué es la Sociedad Civil. Su gesto no queda allí pues ellos mismos se muestran líderes de la susodicha sociedad; atrás va la comparsa de idiotas pensando sólo en sí mismos.

 

Empresarios arriesgados; nada más cónsone con la esencia del emprendedor. ¿Qué arriesgan estos empresarios exitosos y solidarios? Mucho, quizás demasiado. Razón mayúscula para agradecer su llamado a paro. Arriesgan quedar al desnudo: que sepamos que nunca han sido empresarios de verdad, que el riesgo mayor que habían corrido fue el de quedar al descubierto a la manera de los banqueros aquellos siempre con la puerta abierta para volver a sus negocios. Entonces no arriesgaban tanto, tan bueno era su contubernio con los gobiernos y responsables de administrar justicia. Hoy arriesgan más, se les agradece. Si tienen éxito, empujarán un poco más a la basura las posibilidades de un cambio estructural en la sociedad venezolana manteniendo para sí sus inmensos privilegios. Si fracasan, ¿cómo no desearlo?, la nación podrá abrirle cauce a la empresa más riesgosa, más solidaria y con más necesidad de éxito, a saber, seguir la faena de sacudir las ratas de los nidos privilegiados que constituyen el bien público.

 

Dos cosas menores hay que agradecer a la Directiva de Fedecámaras. Que la jornada laboral de ese día sea pagada, sin trabajar, a los trabajadores por decisión empresarial (¿o la descontarán?) y que no tengamos parte de la chillona histeria de los medios de comunicación (¡ojalá prensa y TV continuaran en auto-censura por el resto de este mes!... sería su mejor aguinaldo).

 

 

* Profesor Titular, U.L.A.