Inicio > Mis eListas > infovox > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 346 al 365 
AsuntoAutor
voxina julio Gustavo
RV: Meracatunga. M Gustavo
agosto Gustavo
2º agosto Gustavo
3º agosto Gustavo
4º agosto Gustavo
Un día en el campo Gustavo
Juanita Gustavo
Tulio De Sagastizá Gustavo
Irene Banchero Gustavo
1º septiembre Gustavo
=?UTF-8?Q?Festival =?UTF-8?
Festival de poesía Gustavo
Presentación de Ch Gustavo
Sigue el Festival! Gustavo
1º Octubre - Arte Gustavo
2º octubre Gustavo
3º octubre Gustavo
Se presentan 3 lib Gustavo
Encuentro Nacional Gustavo
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
infovox
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 364     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[infovox] Se presentan 3 libros de VOX
Fecha:Martes, 11 de Octubre, 2011  09:39:22 (-0300)
Autor:Gustavo López <guslopecito @.....com>

 

Armada, Cucurto, Alemian

 

Seguimos con las presentaciones de libros VOX que van saliendo, sin orden pero con ganas.

Estaremos en el espacio La Usina donde los amigos usineros nos reciben con alegría. Bulnes 326  Bs. As. -  el jueves 13 de octubre a las 20 30 hs.

Los poetas darán una lectura de los libros y ricas bebidas circularan sin pausa.

 

Alegra el espíritu con sus canciones: Gustavo Angelini

 

Coordina: Leandro Selén

 

Ahab

Martín Armada

Foto de tapa: Sebastian Muzi

ISBN 978- 987-1073-31-3

 

 

 

 

En el gran canal murieron ochenta británicos,

 

el edificio en donde por un rato pega el sol,

de ahí tiraron.

 

una barba que a la luz tuvo tonos rojizos,

un ojo cerrado, un ojo abierto,

 

dios sea con el país del arpa,

 

dios sea con los animales que resbalan en las piedras

y se rompen la espalda

y arrastrados vienen por el agua y la espuma

verde del gran canal

a poblar las ciudades a las que de noche el mar vuelve

 

para que se encienda la luz de la cocina

en el barco de un marinero que no se duerme

y piensa en sus iguales como un tesoro.

 

 

 

El hombre polar regresa a Stuttgart

Washington Cucurto

Ilustración de tapa y grabados: Nahuel Vecino

 

ISBN 978-987-1073-28-3

 

 

 

 

Ramón

 

Ramón también se llamaba alguien lejano en mi familia,

no recuerdo si un hermano de mi padre, es decir,

un tío o un hermano de mamá.

Hubo un Ramón hace mucho. Un Ramón olvidado,

como todos los ramones sin alcurnia;

de seguro peón golondrina. Lo máximo: obrero de la

construcción o ladrón de bancos.

Mi tío Luis, hasta no hace mucho (la década del 70 del siglo pasado),

tiraba de un carro lleno de vegetales que vendía por los barrios

y conseguía en las quintas de Florencio Varela,

donde los hermanos bolivianos trabajaban bajo el sol

imperial. No hay sol mas duro que el de Florencio Varela.

Ni siquiera tenía caballo. El caballo era él.

Como pasa en la vida de cualquiera

y no porque cualquiera lo quiera, sino porque simplemente pasa.

Mi tío cambió el carro por un carro de ruedas gordas y un caballo.

Si no me equivoco el caballo se llamó Ramón.

Mi tío que, también era un inútil, como cualquiera;

se subió al caballo sin pedirle permiso y el caballo lo tiró al diablo

por maleducado: su nuca dio contra el empedrado.

Mi padre es un especialista en hermanos de cruento final.

Mi padre debió haber matado a aquel que mató a su hermano.

Pero el caballo era bueno, tenía una gran cabeza, una sonrisa de manzana

toda roja, a mí y a mis hermanitos que éramos todos repollos nos

miraba con todo el amor. El Caballo era de una raza gigantesca,

creció en extremo, para subirnos a él, usábamos una escalera

encima de un banquito, pa que se den cuenta de lo alto de ese animal.

Criollo, común y corriente, bello y fuerte.

Mi hijo se llama Ramón en memoria del caballo.

El nombre le quedaba un kilo y dos pancitos...

Así sucedía la vida con los hermanos de mi padre.

Jorge, Luis, Ramón, Federico, todos tenían nombres del pueblo.

Esta familia es un caso... que no ofrece ningún adorno

para la diadema de las musas...

Una familia que se dispersó como una banda de chorros

o correlegionarios por las calles de polvo de Quilmes,

Ezpeleta y Berazategui.

Llegará un día en que Berazategui será una gran ciudad,

tendrá un teatro parecido a la casa blanca, una autopista

que la atraviese en un suspiro. Y será rica en prostíbulos de travestis.

Mi familia se evaporó en un sálvese quien pueda, como una

banda de chorros, por culpa de mi padre que era un especialista

en hermanos de cruento final.

Jorge, hermanito menor de mi padre, murió en el trabajo.

Federico, hermanito intermedio de mi padre, murió borracho

muerto a patadas por otros borrachos amigos de él.

¡Cuando se les fue la borrachera todos lo lloraban! ¡Se mordían

los pies, se tajeaban con gilletes las pantorrillas, pero mi tío

ya había sido asesinado! Varios de estos borrachos amigos

asesinos de mi tío, se agarraron cangrena por los cortes,

el bicho les llevó un pie o ambos, una pierna o ambas.

Todavía andan por Quilmes, les llaman los hermanos Rengos,

los que mataron a Federico, de profesión choborra.

A Ramón lo mataron en una gresca clandestina de naipes,

debajo del Cruce Varela.

Trabajos, borracheras, malos finales.

En este orden: trabajos, borracheras, malos finales.

Mi familia se inició en los límites de Catamarca y Tucumán,

y terminó en el Sur de Buenos Aires.

El salvajismo y la ignorancia total también son un libro total

que espera que un solo hombre miles de años después, lo abra y lo lea.

A mi tío Ramón lo vi una sola vez en mi vida, tenía una sonrisa

de manzana, morocho, criollo, era el padre de mi padre, hermano

mayor, por muchos años. Para subirme a sus hombros, una vez

mi madre, me subió arriba de un banquito y yo escalé una escalera.

Desde los hombros de Ramón, Quilmes era un paraje lleno de pinos,

no había casas, ni autopista, ni prostíbulos de travestis.

Fue una sola vez que vi a mi tío Ramón y estuve en sus hombros.

Si me hubiese quedado ahí, hoy no sería un pobre hombre, seria un emperador

que termina en un loquero.

Del caballo, mi madre siempre me habló mal. No sé qué fue de él.

Hace poco, en la Avenida Calchaquí, me paró un tipo que me pregunto

si era hijo de Don Vega.

El tipo era extraño, me dijo que me conocía de chico. Sé que es imposible,

soy un hombre de cuarenta años y a mí nadie me conoce de chico.

Me habló de Ramón y me dijo que una tarde borrachos, nos lo comimos

en un asado memorable.

Mi padre le arrancó la cabeza de un machetazo.

Yo no le creo a cualquier boludo que encuentro en la calle.

 

 

 

Poemas pobres

Ezequiel Alemian

Ilustración de tapa Amadeo Azar

ISBN 978 – 987- 1037-32-0

 

 

 

 

 

 

24

De la primera fiesta me llevé

una dirección

y la promesa de un encuentro.

 

De la segunda, la impresión

de que en esta ciudad

no existe el peligro.

 

Vos igual estabas en otra,

a pocas cuadras del lugar,

disfrazada de fantasía

mientras hablabas sin parar

con tus amigos

del arte.

 

Cuando amanecía

se nos cortó el sonido.

 

Me subí a la bici

y anduve dos horas

pedaleando por el sur.

 

 

 

33

Un primer piso nuevo

en muchas construcciones

de la villa.

 

Cemento blanco y ladrillo hueco

sobre los ranchos.

 

Pasillos angostos entre las casas

y antenas en todos los techos.

 

Kioscos y almacenes.

 

Complejos de monoblocks

cercan al barrio

contra la autopista.

 

Nadie habla en la combi

que me lleva al centro

a máxima velocidad.

 

El sol se desploma

quemándolo todo.