Inicio > Mis eListas > infovox > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 270 al 289 
AsuntoAutor
nieve VOX Gust
nieve 2 Proyecto
4ºjulio 2009 Proyecto
=?UTF-8?Q?_Poemas_ Proyecto
imperdibles Proyecto
Julio / Poesía Proyecto
voxina VOX Gust
Clemencia VOX Gust
feliz cumple! VOX Gust
María Emilia Corne VOX Gust
=?utf-8?Q?2=C2=BA_ Proyecto
cuervos VOX Gust
X 504 Proyecto
El Tono Proyecto
Vilas VOX Gust
Gracias Mario Proyecto
Para el finde Proyecto
1º septiembre Proyecto
pajaritos Proyecto
Rosariogasinos de Proyecto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
infovox
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 284     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[infovox] Vilas
Fecha:Domingo, 23 de Agosto, 2009  21:54:54 (-0300)
Autor:VOX Gustavo <guslopecito @.....com>

 

InfoVOX

agosto 2009

Agenda / Concursos/ Muestras/ Poemas / Rosquetas culturales

Bahía Blanca / Buenos Aires / Argentina- Email: senda@criba.edu.ar

Suscripción gratuita empepinando acá http://www.eListas.net/lista/infovox/alta

www.proyectovox.org.ar

 

 

 

 

Manuel Vilas (Barbastro, España. 1962)

 

 

 

 

AUDI 100

 

Manuel Vilas se compró un Audi de tercera mano, un Audi 100,

y lo ponía a doscientos por la autopista de Barcelona,

y luego tenía que pagar el peaje y eso que no iba a ningún sitio.

Se quedaba mirando el Audi en las tardes de domingo,

en mitad de un descampado, en mitad del desierto.

El gran desierto que cerca la ciudad de Zaragoza,

estéril y ácido como una bocanada de uranio enriquecido.

Miraba las ruedas y las golpeaba con sus botas en punta,

y pensaba que estaban durísimas, llenas de aire embrutecido,

y es que acababa de estar en una gasolinera que se llamaba "El Cid",

y las había hinchado, ese silbido poderoso de las válvulas,

y miraba el dibujo de las ruedas, laberíntico y abstracto como las rayas

de la mano, y se miró la mano, rugosa piel enaltecida

en mitad de la nada, y se había cambiado

el viejo radiocasete del Audi por un compacdisc Pioneer,

con seis altavoces, 800 euros en el Carrefour ,

y puso a Lou Reed en el compac, y bien, muy bien,

Street Hassle puso, y bien, bien, muy bien, dijo de nuevo,

esto era todo, el Audi 100, la vida ennegrecida, las cercanías de un pueblo

llamado Bujaraloz, la autopista de Barcelona, los infinitos camiones,

un toro de Osborne cerca de Pina, el domingo, agrio y crucificado,

y Lou Reed sonando en ninguna parte, en el desierto celestial,

los 800 euros convertidos en el grito más hermoso de la tierra,

y ningún ángel del cielo descendiendo, y Manuel Vilas

--siervo de la nada, fumando, estéril, razonando, gimiendo--,

silbaba bajo el sol inclemente, difuso, el sol borracho,

y les daba patadas a las ruedas y las ruedas

le devolvían el impulso, y eso era gracioso,

y pensó en la guantera, y abrió la guantera y miró la documentación,

y leyó su nombre, y abrió el maletero, y le pareció que allí había

un montón de sitio para guardar cosas, y eso de repente le hizo completamente feliz.

 

 

 

 

 

NUEVA YORK

 

 

 

La vida es un fenómeno reciente en el universo,

 

la vida es la vanguardia, lo único interesante que ha pasado

 

en ese cielo de rocas heladas (trescientos grados bajo cero)

 

o rocas ardiendo (trescientos millones de grados) en los últimos

 

mil millones de años, esclavizadas rocas, condenadas a girar

 

en ese absurdo monumento, girando para nadie, porque nadie las vio.

 

 

 

Llevo a Walt Whitman en el corazón, en el gigantesco corazón,

 

dije.

 

Me está matando de sed.

 

 

 

Dormí con la ventana abierta, y como digo,

 

todo este poema lo dije en voz alta,

 

dije: el paraíso y la resurrección, demonio y fortaleza de la

 

resurrección.

 

Y no supe decir nada más pero estaba enamorado,

 

mucho amor, mucho poder en la cabeza, poder, poder, poder.

 

Las rocas universales girando allá en los cielos, vacías y criminales.

 

 

 

Mucho amor, amor amor, amor. Eh, estoy enamorado, eso es todo.

 

He sido muy feliz y os lego la vida.

 

Mañana resucitaré y me daré una vuelta por ahí.

 

Eh mira, mira ¿qué es esto? La vida. Es la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

MACDONALD'S

 

Estoy en el MacDonald's de la Plaza de España de Zaragoza,

haciendo la cola gigantesca,

con los ojos clavados en los carteles de los precios,

el dinero justo en la mano derecha,

billetes arrugados.

 

Estoy ahora en el piso subterráneo, arriba fue imposible.

Estoy sentado al lado de un niño negro que tiene en su mano

una patata amarilla untada de ketchup muy rojo:

Santísima bandera del otro mundo, el niño negro que resplandece,

mi hermano ciego.

El niño está solo, no bebe,

no le llega para la Cocacola, sólo patatas.

Sólo patatas, sólo patatas, esa desgracia,

esa soledad idéntica a la mía,

¿no lo entiendes?, sólo le llega para las patatas,

y está sentado, quieto,

en su trono, la negritud y el niño,

en el trono, allá, allá, en ese trono radiante.

 

MacDonald's siempre está lleno.

Es el mejor restaurante de Zaragoza,

una alegría despedazada nos despedaza el corazón:

Por tres euros te llenan de cajas, de vasos de plástico, de bolsas,

de pajitas, de bandejas.

Es el mejor restaurante del mundo. Es un restaurante comunista.

Rumanos, negros, chilenos, polacos, cubanos, yo mismo,

aquí estamos, abajo, al lado de un muñeco,

al lado de un cartel que dice "I'm lovin' it". Tengo una bota encima de un charco

de un helado de nata deshecho. Miro la nata comerse el tacón de mi bota.

Una nata blanca, despedazada.

Arde el sol sin tiempo, bulle la mano sucia.

 

A mi lado, una niña de veinte años le dice a un tío de diecisiete

que no le importaría hacérselo con él. Con él, con él, un eco negro.

Y ríen y tragan patatas fritas.

Y yo trago patatas fritas.

Y dos maricas enfrente comiéndose la misma hamburguesa goteante,

cada boca en un extremo, y se manchan y se muerden.

Y tragan patatas fritas. Y se besan. Y se tocan. Y se despedazan.

 

En Londres, en París, en Buenos Aires,

en Moscú, en Tokio,

en Ciudad del Cabo, en Tucson, en Praga,

en Pekín, en Gijón,

somos millones, la tarde harapienta,

el dolor en el cerebro, la comida,

millones en miles de subterráneos esparcidos

por la gran tierra de los hombres.

 

Estoy en paz aquí con todo: barata la carne, barata la vida, baratas las patatas.

Me siento Lenin. Soy Lenin, el marica inusitado,

el gran hereje, el loco supremo,

el hijo de la última mano miserable que tocó

el monstruoso corazón del cielo.

Si Lenin volviera, MacDonald's sería el sitio,

el palacio sin luna,

el gueto de las reuniones clandestinas.

 

Algo importante está sucediendo

en este subterráneo del MacDonald's

de la Plaza de España de Zaragoza, pero no sé qué es. No lo sé.

De un momento a otro, vamos a arañar la felicidad:

el niño negro, los novios, el muñeco, la nata del suelo, mis botas.

Botas nuevas, de piel brillante, con la punta afilada en señal de muerte.

En MacDonald's, allí, allí estamos.

Carne abundante por tres euros.

 

 

 

 

 

 

El 28 de agosto a las 19:00 en el Centro Cultural de España en Buenos Aires

PARANÁ 1159 se llevará a cabo:

UNA APROXIMACIÓN A LA OBRA LITERARIA DE MANUEL VILAS. Con la participación de Manuel Vilas. Presenta: Martín Pérez.

 

 

 

Manuel Vilas (Barbastro, España. 1962) es autor de El rumor de las llamas (Olifante, 1990), El Cielo (DVD, 2000), Resurrección (Visor, 2005, XV Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma), y Calor (Visor, 2008, VI Premio Fray Luis de León). Como narrador, ha publicado el libro de relatos Zeta (2002), y las novelas Magia (2004) y España (200

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com