Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19281 al 19285 
AsuntoAutor
344/21 - Presentac Centro H
345/21 - ASPECTOS Centro H
346/21 - Presentac Centro H
347/21 - Turismo, Centro H
348/21 - TECNOLOGI Centro H
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19620     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 341/21 - CONTEXTO GEOGRÁFICO-ECONÓMICO DE LA INFLUENCI A CHINA EN AMÉRICA CENTRAL
Fecha:Lunes, 11 de Octubre, 2021  12:52:47 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <noticias @..............org>

NCeHu 341/21

 

CONTEXTO GEOGRÁFICO-ECONÓMICO DE LA INFLUENCIA CHINA EN AMÉRICA CENTRAL

 

Enrique Montiel Hernández

Universidad Nacional Autónoma de México

Ciudad de México - México.

 

Introducción

Es innegable que en las décadas recientes el mundo ha experimentado una rápida y creciente incursión de la política y la economía chinas en el mundo, que no sólo se ha encontrado constreñida al resurgimiento de la ruta de la seda y los planes de conexión de China con Europa a través del continente y de los océanos Índico y Ártico, sino que se ha extendido, durante los últimos años, hacia América Latina en la búsqueda por la obtención de energía y materias primas. En este orden de ideas, los países de la región han encontrado en la República Popular China un gran mercado para la venta de petróleo, minerales y productos agrícolas, así como una fuente importante de inversión de capital y préstamos gubernamentales (Urcuyo, 2014a).

            Esta investigación aborda de manera general las relaciones comerciales entre China y los países de América Central, así como la profundización de los intereses político-económicos chinos en el istmo centroamericano y su posición geográfica, que han involucrado el cese de las relaciones diplomáticas centroamericanas con Taiwán.

 

La entrada china en América Central

Pese a que la relación con América Latina no ha sido tan importante para China como su posición en Asia o en Europa, se ha dado una importante profundización en las relaciones políticas y económicas entre China y la región, particularmente, América Central. Este vínculo se basa en la comercialización de bienes manufacturados chinos hacia los países centroamericanos, así como la exportación de materias primas hacia China, lo que en términos económicos puede suponerse como un intercambio entre trabajo y renta del suelo. Desde una perspectiva geográfico política, la estrategia de inserción china en América Central cobre relevancia, pues se trata de un punto de inflexión de la disputa diplomática con Taiwán que había obtenido reconocimiento entre los países de la región (Cornejo y Navarro, 2010).

            La estrategia de entrada china en América Latina no es un proceso aislado ni espontáneo, sino que se inserta en el contexto del crecimiento y expansión económicos constantes de China a partir de las reformas de Deng Xiaoping, (León de la Rosa, 2016), donde la República Popular China ha conseguido construir relaciones de dependencia económica con países de regiones en subdesarrollo, mediante la inversión en infraestructura. Entre los países que reconocían a la R. P. China y mantenían relaciones diplomáticas, el vínculo comercial simplemente se reforzó con el creciente protagonismo chino en el comercio internacional, mientras que entre los países que no la reconocían, y por el contrario, podían reconocer a Taiwán, como el caso de los países centroamericanos, la estrategia de China continental ha significado tener mayor presencia política y económica mediante la firma de acuerdos comerciales que le permitan a los países exportar sus materias primas a Asia, teniendo menor dependencia del mercado estadounidense, generando así una relación estrecha que pasa de un tema económico a un reconocimiento político, que le permite a China hacer préstamos de capital a los gobiernos centroamericanos e incluso auspiciar obras de infraestructura pública. 

 

América Central como una posición estratégica

La expansión geográfica de la influencia económica y política china ha tenido una menor penetración entre los países de tres regiones particulares del mundo: Oceanía, el Golfo de Guinea y América Central. Esta falta de dinamismo puede explicarse a través de varias perspectivas; una de ellas, responde a que, aparentemente, no hay recursos vitales para la industria china en estas regiones, asimismo, son en las que se encuentran los veintidós países con los que hasta 2015 Taiwán mantenía relaciones diplomáticas. Sin embargo, estos factores no han impedido la incursión de la economía y la política china en estas regiones, pues contrario a lo que puede parecer y, alejados del corazón de la Nueva Ruta de la Seda, el gobierno chino lleva a cabo importantes inversiones en estas regiones en una intensa búsqueda por acotar el campo de movimiento diplomático de Taiwán y afianzar su peso económico global acaparando áreas de aparente abandono estadounidense.

            Hasta 2015, seis de los siete países de América Central mantenían relaciones diplomáticas con Taiwán, sólo Costa Rica finalizó sus relaciones con la isla en 2007 para formalizarlas con la R. P. China. Sin embargo, esta situación política no ha limitado la entrada del gobierno chino en la región, prueba de ello son las inversiones millonarias en infraestructura para Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, las giras de trabajo de Xi Jinping a América Latina y la extensión de créditos a los gobiernos centroamericanos. Así, a pesar de la ambigua situación de reconocimiento taiwanés, entre 2004 y 2011, todos los países de América Central, excepto Belice, firmaron tratados de libre comercio con China (León de la Rosa, op. cit.). El reconocimiento diplomático de China se ha extendido en los últimos años, pues entre 2017 y 2018, El Salvador y Panamá establecieron oficialmente relaciones diplomáticas con Beijing, desconociendo a Taiwán (Granados y Rodríguez, 2020).

            América Central no sólo es parte del expansionismo chino de las últimas décadas, sino que representa la entrada de China a una posición geográfica estratégica, pues le permite acercarse a Estados Unidos, crear una zona de influencia comercial fuerte en torno al Caribe y América del Sur, así como, le abre las puertas para un mayor control del comercio mundial a través del istmo centroamericano, articulando un eje conectado a la Nueva Ruta de la Seda a través de Asia y Europa, que le permita al comercio chino circunnavegar el planeta. En este orden de ideas, los proyectos más importantes son el financiamiento al gobierno de Panamá para el ensanchamiento y dragado del canal, y al mismo tiempo, una doble jugada, que resulta con el que es quizás el proyecto chino más importante en América Central: la construcción del Canal de Nicaragua, que ha sido otorgada a empresas chinas para conectar el Pacífico y el Atlántico a través del Río San Juan y el Lago Nicaragua o Cocibolca (León de la Rosa, op. cit.). Paradójicamente, China no posee relaciones diplomáticas con Nicaragua, a pesar de su importante relación comercial. En este sentido, la construcción del canal, aún en proyecto, parece darle un peso importante a China en la política nicaragüense, a donde se destinarán entre 40 y 80 mil millones de dólares para la modernización de la infraestructura de telefonía y comunicaciones (Granados y Rodríguez, 2020).

 

Una visión centroamericana a futuro

Bonilla y Milet (2015) reconocen que las prioridades e intereses de los países de América Central cambian en gran medida respecto a los de otros países de América Latina, e incluso, son diferentes a un nivel regional, debido a las dinámicas económicas, políticas, sociales y ambientales que enfrentan los países centroamericanos en una región de alta vulnerabilidad. Históricamente, América Central ha dependido de la cooperación de Estados y actores internacionales. En este orden de ideas, es necesario incluir en la discusión el papel que en años recientes ha tenido China a través de los estímulos de inversión para el mejoramiento de la infraestructura pública, así como el apoyo a programas sociales en países como Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

            El comercio chino en la región centroamericana ha ido en constante aumento a través del intercambio de materias primas y productos manufacturados, que ha significado la principal vía para el fortalecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y los países de América Central. En este sentido, se reconoce la profundización no sólo de las relaciones comerciales, sino también políticas, a través de la firma de tratados de libre comercio que han significado el debilitamiento de la diplomacia de Taiwán en la región.

            Así, el reto principal de China en América Central parece ser, alcanzar una mayor inserción tanto económica como política en la región, que le permita constituirse como la mayor potencia comercial en América Latina y el principal socio económico (ibid.). Ha habido un aumento en el intercambio comercial que, sin duda, se intensificará en los próximos años; en este orden de ideas, la cooperación e inversión chinas en mega proyectos en América Central es fundamental para tener un mayor posicionamiento, no sólo a escala regional, sino global. Destacan las inversiones chinas en energía, infraestructura y programas sociales, que le han abierto las puertas a la política china de expansión comercial y territorial, así como la búsqueda por un control más férreo del comercio, haciéndole competencia directa a Estados Unidos en una región que había mantenido bajo su poder desde el siglo XIX.

 

Referencias bibliográficas

BARZOLA, E. J. y BARONI, P. A. El acercamiento de China a América del Sur. Profundización del neoextractivismo e incremento de resistencias socioambientales. Revista Colombia Internacional, 2018, n°93, p. 119-145.

BONILLA, A. y MILET, P. China en América Latina y el Caribe: escenarios estratégicos y subregionales. San José, Costa Rica: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – Banco de Desarrollo de América Latina, 2015, 373 p.

CORNEJO, R. y NAVARRO, A. China y América Latina: recursos, mercados y poder global. Revista Nueva Sociedad, 2010, n°228, p. 79-99.

DAZA, H. Las relaciones comerciales entre China y América Latina. Caracas, Venezuela: Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura, 2016, vol. XXII, n°2, p. 63-80.

GRANADOS, U. y RODRÍGUEZ, X. A. Avance de China en Centroamérica: oportunidades y obstáculos. Revista Red China y América Latina: enfoques multidisciplinarios, 2020, n°14, p. 4-28.

LEÓN DE LA ROSA, R. I. América Central, entre la República Popular China y Taiwán. Ciudad de Guatemala, Guatemala: Colección Cátedra de Coyuntura Internacional, 2016, n°6, p. 23-58.

SEVARES, J. El ascenso de China: oportunidades y retos para América Latina. Revista Nueva Sociedad, 2011, n°235, p. 35-49.

URCUYO, C. La estrategia China en Centroamérica. Houston, Estados Unidos: Rice University’s Baker Institute for Public Policy, 2014a, 5 p.

URCUYO, C. Relaciones de China con Centroamérica: comprendiendo los intereses estratégicos y económicos de la región. Ciudad de Guatemala, Guatemala: Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, 2014b, 16 p.

 

 

 

Trabajo expuesto durante el XXIII Encuentro Internacional Humboldt “La Cuestión China” – Florianópolis, Brasil - 20 al 24 de septiembre de 2021. MODALIDAD VIRTUAL

Para acceder al video de presentación ingresar al canal del Centro Humboldt: https://www.youtube.com/channel/UCyfxfhPdmoy3nWbFYs4E_nQ