Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19061 al 19067 
AsuntoAutor
144/21 - El algori Noticias
=?UTF-8?Q?Charla_= =?UTF-8?
146/21 - VIAJANDO: Noticias
147/21 - Río Paran Noticias
148/21 - AFGANISTÁ Noticias
149/21 - TERCERAS Noticias
150/21 - La cara o Noticias
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19390     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 133/21 - El agua de recurso natural a conflicto internacional
Fecha:Domingo, 28 de Marzo, 2021  17:32:50 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 133/21

 

El agua de recurso natural a conflicto internacional

 

El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza” Leonardo da Vinci.

 

Alfredo César Dachary

 

         Históricamente, el agua fue el referente obligado para realizar asentamientos humanos, ya sea junto a un río, un lago o en la playa junto al mar; fue un símbolo de libertad ya que el río, lago o mar les permitía realizar travesías en una larga época en que los viajes eran sobre el agua o sobre el lomo de los caballos. 

Hoy, el mal llamado desarrollo ha transformado este recurso natural en gigantesco negocio global: la venta de agua, contaminada por las grandes fábricas, minas, agricultura, ganadería y las propias ciudades.

Por ello, hoy el tema del agua no puede ser abordado solamente desde una perspectiva estrechamente disciplinaria, sino todo lo contrario, debe ser visto desde una visión de totalidad en el marco de los recursos naturales e integrada en el desarrollo del país o región, una verdadera visión holística.

Chile es único país en el mundo que establece la privatización del agua en la fuente, por la vía de la entrega de “Derechos de aprovechamiento de agua” que en la práctica son “Derechos de Propiedad”, amparados constitucionalmente.

La Constitución de 1980, que fue creada en la dictadura, define este recurso como “bien nacional de uso público” y al mismo tiempo como “bien económico”, señalando en el Artículo N° 24 de la Constitución que “Los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos”.

Si bien han existido múltiples intentos de exportar este modelo de asignación, gestión y privatización del agua a otros países de América Latina, esto no ha prosperado, quedando relegado y aislado en el país.

En Francia, donde la gestión del agua está privatizada, el precio del metro cúbico se ha doblado desde hace diez años en algunos municipios y lo que parecía una materia prima natural se ha convertido, como el petróleo, en un bien manufacturado con su plusvalía, donde los aumentos de coste se justifican en directrices de la Unión Europea que obliga a instalar en todas las comunidades superiores a 2,000 habitantes una estación depuradora y a tratar la casi totalidad de las aguas residuales antes del año 2005, pero hay siempre algo más.

No solo hay un tema técnico de su uso racional y del control de las cuencas, hay otros que no son menores que tienen que ver con la historia de los pueblos y su cultura, como el caso del río Nilo en Egipto, por tomar un tema mundialmente conocido.

Allí están los principales focos de guerra de este momento, como es el caso de Etiopía, la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD) en el Nilo Azul, que enfrenta a Etiopía y Egipto. Otra consecuencia de las reparticiones coloniales de la época inglesa.

Según estudios del Banco Mundial, el agua se ha convertido en un arma mortífera para el exterminio de los palestinos. En 1999, éstos recibían unos 138,3 millones de m3 de agua. En 2007, ya sólo fueron 113,5 millones de m3 y en 2008, se redujeron a 84 millones de m3.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de 100 litros de agua por habitante/día. En el año 2014, los palestinos estaban en los 70 litros/día y en alguna zona de Cisjordania apenas llegan a los 20 litros. Mientras que el consumo medio de un israelí es de 280 litros/día.

La situación del agua en México es también compleja, según el texto titulado “Actores, sectores y paradigmas para una transformación social-ecológica”, publicado por la Fundación Friedrich-Ebert, hay 12 millones de mexicanos que no tienen acceso al agua potable y 80% de los cuerpos de agua está contaminado con descargas industriales.

En Jalisco, la construcción de la presa de El Zapotillo, ubicada en la zona occidente de México, ha dado lugar a una serie de movilizaciones de la sociedad civil por posibles afectaciones negativas para los habitantes de la zona, ya que, si bien en condiciones de aridez y escasez de agua los megaproyectos de reservas de agua antropogénicos se perciben como necesarios, también es importante realizar un análisis profundo y holístico sobre los impactos negativos de los mismos.

Pese a la gran cantidad de ríos y glaciares a nivel superficie, los seres humanos disponemos solo de un tercio de toda el agua que va al mar y de ese tercio más de la mitad tiene su destinatario, y según Marq de Villers, para el comienzo de la cuarta década del siglo XXI, esa demanda de agua se doblará.

Con el cambio climático uno de los grandes afectados son las reservas de agua de las altas cumbres, un ejemplo: los glaciares del Hindu Kush-Himalaya perderán un tercio de su volumen este siglo debido al calentamiento global, una amenaza para diez de los sistemas fluviales más grandes del mundo y 2,000 millones de personas.

El agua, como elemento vital del planeta, siempre ha sido relevante entre las diferentes culturas del mundo, pues de su existencia dependía la agricultura, ganadería y la vida de sus habitantes, por lo tanto, su disponibilidad ayudaba a la civilización, desde épocas antiguas.

Por el agua, muchas civilizaciones llegaron al enfrentamiento y su falta generó la decadencia de otras desde hace siglos, por lo que este recurso se transformó en una fuente de conflictos en diferentes partes del mundo donde la geopolítica ha buscado las razones tras estos problemas.

En el caso del continente americano, el agua dulce constituye un relevante punto geopolítico pues representa el control de una de las principales fuentes renovables de agua dulce del planeta, de un enorme potencial de energía hidroeléctrica, el control de uno de los sistemas ecológicos de mayor concentración de biodiversidad del mundo, a partir de la floresta amazónica, los pisos ecológicos de la región andina, los grandes lagos de la Patagonia y los lagos interandinos.

De allí que las acciones que se generan en este lugar son relevantes por sus consecuencias a nivel regional, y un ejemplo de ello son los conflictos ya existentes, por el acuífero guaraní, considerado una de las mayores reservas mundiales de agua dulce, compartida entre Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina

Cuando se habla de geopolítica, el agua se transforma en un aspecto relevante de las rivalidades, especialmente su control, por tanto, no solamente existen entre Estados cuyos territorios son atravesados por un mismo río, sino también en el seno de un mismo Estado entre regiones y grandes ciudades, que buscan utilizar las cuencas hidrográficas más o menos próximas para aprovecharlas más.

Para Yves Lacoste, uno de los principales exponentes de la geopolítica francesa, quién a través de los recursos naturales, dio un nuevo impulso a la disciplina, esta conflictividad por el agua como fuente de discrepancias y conflictos se ha llevado a diversos planos, entre ellos el político, al existir la pugna entre los Estados limítrofes o entre los gobiernos y las ONG ecologistas por los usos de este recurso.

En el caso de Campos de Hielo de América del Sur, existe la disyuntiva por el control del agua presente en forma sólida en la Patagonia, pero que constituye la reserva de dos importantes cuencas: el río Pascua (Chile) y Santa Cruz (Argentina), sin contar la Antártida, gran concentración de hielos con agua dulce, la mayoría hoy en proceso de deshielo más acelerado debido al cambio climático

En la producción agropecuaria tenemos siempre el tradicional tema del uso irracional del agua en la producción de granos, donde se requiere para un litro de 1,000 a 4,000 litros de agua, que se enfrenta con presas y pozos profundos y que a veces éstos se contaminan con agua salada y se hacen inservibles para esta función productiva.

Pero resulta que, para el caso de la ganadería extensiva, la carga es mucho mayor y se estima que se deben consumir 15,400 litros de agua para producir 1 kilo de ternera frente a 8,700 litros para 1 kg. de cordero y cerca de 6,000 litros para 1 kg. de cerdo, aunque las pequeñas aves consumen más en proporción a su tamaño 4,300 litros para 1 kg. de pollo.

Así es que hoy, el agua ha pasado de ser un recurso natural de fácil acceso a un bien preciado para la supervivencia de las sociedades que cada vez se hace más complejo de encontrar y procesar para consumo humano y otras actividades.

Esta nueva revalorización, generada por la escasez y la gran demanda, lo ha ubicado en el centro de la geopolítica de los recursos naturales, ya que es un bien imprescindible para todas las especies, incluido la más destructora: nosotros.