Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18581 al 18596 
AsuntoAutor
89/20 - FALLECIMIE Noticias
90/20 - Gracias Be Noticias
91/20 - GEÓGRAFOS Noticias
92/20 - JORNADAS D Noticias
=?utf-8?Q?93/20_-_ Noticias
94/20 - VIAJANDO: Noticias
95/20 - GEÓGRAFOS Noticias
96/20 - VIAJANDO: Noticias
97/20 - GEÓGRAFOS Noticias
98/20 - GEÓGRAFOS Noticias
99/20 - GEÓGRAFOS Noticias
100/20 - VIAJANDO Noticias
101/20 - GEÓGRAFOS Noticias
102/20 - La pandem Noticias
103/20 - GEÓGRAFOS Noticias
104/20 - "La cris Noticias
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18902     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 79/20 - VIAJANDO: Despidiéndonos de Gaia y Porto
Fecha:Viernes, 22 de Mayo, 2020  23:56:19 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 79/20

 

Despidiéndonos de Gaia y Porto

 

Ya nos comenzábamos a despedir de Gaia y de Porto, no porque no tuviéramos deseos de permanecer el fin de semana, sino porque no tendríamos lugar para alojarnos en ninguna parte, estando reservadas todas las categorías de hospedaje con gran anticipación.

Cuando bajó el sol salimos a caminar por la avenida de Diogo Leite en Vila Nova de Gaia. Allí había gran cantidad de puestos que vendían diferentes artículos típicos de la zona, y, de hecho, las que más nos agradaron fueron las cerámicas blancas y azules, características de Portugal, muchas de las cuales reproducían motivos que habíamos apreciado en los azulejos de algunos edificios. Sin embargo, no nos animamos a comprarlas por temor a que no llegaran a destino sin hacerse trizas.

 

Caminando por la avenida de Diogo Leite en Vila Nova de Gaia

 

 

Cerámicas blancas y azules típicas de Portugal

 

 

En determinado momento nos arrimamos al río y vimos que mucha gente permanecía en la ribera. Algunos admirando el Douro bebiendo tragos cómodamente en reposeras, y otros, tomando fotografías de los rabelos que ya, al caer la tarde, se encontraban amarrados, destacándose su espadela, ese largo remo que tenían en la popa. A los rabelos les hacían de marco el emblemático puente Dom Luiz I y los edificios de Porto; y además, llevando nuestra mirada hacia el oeste, nos sorprendieron los reflejos del atardecer sobre el río, en dirección a su desembocadura.

 

Mucha gente reposando y tomando bebidas en la ribera sur del río Douro

 

 

Los turistas tomando fotografías de los rabelos amarrados

 

 

Detalle de los rabelos con su largo remo de popa. Detrás el puente Dom Luiz I

 

 

Atardecer en el Douro

 

 

Cruzamos el puente Dom Luiz por el sector inferior y paseamos un rato por Ia Praca da Ribeira en Porto. Y a pesar de que aún perduraba la luz del sol decidimos detenernos en uno de los tantos establecimientos gastronómicos, ya que, a pesar de estar en pleno verano, se acostumbraba a cenar muy temprano.

Entre las diferentes especialidades que pedimos, estaba una choriceada. Y grande fue la sorpresa cuando llegó el mozo con la correspondiente cazuela y le prendió fuego, tal cual como en Argentina era habitual con la tortilla quemada al ron. En este caso no había agregado alcohol, sino que la propia grasa avivaba el fuego, y antes de retirarse le indicó a Omar que debía hacer girar el palillo que sostenía los chorizos hasta tanto el fuego se apagara, lo que sucedió un buen rato después.

 

Cruzando el puente Dom Luiz I por el sector inferior

 

 

Praca da Ribeira

 

 

Omar con la choriceada al rojo vivo

 

 

La noche también nos mostraba un paisaje maravilloso con las luces de ambas ciudades reflejándose en el río. La gente continuaba en las calles, tomando algo fresco o haciendo compras en los múltiples puestos que permanecían abiertos.

 

Puente Dom Luiz I al anochecer

 

 

Anocheciendo en Praca Ribeira

 

 

Un cuarto de luna asomando

 

 

Mucha gente en la ribera el viernes a la noche

 

 

Por Praca da Ribeira vista hacia el río

 

 

Nosotros comenzamos a deambular por el Casco Histórico. Íbamos y veníamos de un lado para el otro, y nos fuimos parando en las vidrieras que más llamaron nuestra atención, siendo una de ellas la del local denominado PORTOLOGÍA, una increíble casa de vinos.

 

Rua de Alfándega en el Casco Histórico

 

 

PORTOLOGÍA

Casa de vinos

 

 

Habíamos pasado unos días espléndidos, sentíamos ganas de hacer comentarios, de recordar lugares y momentos, pero no lo hicimos… Tomamos un helado en silencio y nos dirigimos a la parada de taxis de la rua do Infante Dom Henrique para volver a nuestro hotel en Vila Nova de Gaia.

 

Omar, Martín, Estrella y Manuel saboreando un helado

 

 

Parada de taxis en la rua do Infante Dom Henrique

 

 

Ana María Liberali