Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18421 al 18432 
AsuntoAutor
42/19 - ARGENTINA Noticias
43/19 - El tecno-f Noticias
44/19 - Del neolib Noticias
45/19 - VIAJANDO: Noticias
46/19 - El surf: Noticias
47/19 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?Q?Re:_Noti Zeno Soa
48/19 - VIAJANDO: Noticias
49/19 - ¿Es tan pe Noticias
50/19 - VIAJANDO: Noticias
51/19 - La familia Noticias
=?UTF-8?Q?Re:_Noti silvia h
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18760     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 47/19 - VIAJANDO: Viaje relámpago a Cerrito por un cum pleaños de quince
Fecha:Jueves, 11 de Abril, 2019  14:37:17 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 47/19
 

 

Viaje relámpago a Cerrito por un cumpleaños de quince

 

En abril de 2017, mi nieta Ludmila me pidió que la acompañara a la localidad de Cerrito, provincia de Entre Ríos, para asistir al cumpleaños de quince de Alba, una chica con quien mantenía contacto a partir de un grupo de admiradoras de la cantante británica Adele. Y, desde ya, que le dije que sí.

Así que en un micro de la empresa Flechabus partimos rumbo a Paraná, capital entrerriana, a la una menos cuarto de la madrugada del sábado 22. Cuando nos despertamos ya estábamos circulando por la costanera del río Paraná, donde el sol volcaba toda su luz.

 

Amanecer en el río Paraná

 

 

Después de un frugal desayuno en la terminal de ómnibus, contraté un taxi para que nos llevara a hacer un breve recorrido por la ciudad para que Ludmi conociera los puntos más interesantes.

Primeramente nos dirigimos hacia la costanera circulando por la avenida Miguel Laurencena, bordeando el parque Urquiza, principal espacio verde del área urbana, para luego adentrarnos en el casco histórico.

El parque Urquiza había sido creado en 1894 en tierras que habían pertenecido al General Justo José de Urquiza y contaba con diversas especies autóctonas y exóticas. Era el principal lugar de recreación al aire libre de los paranaenses, además de la costanera con sus playas y hermosas vistas.

 

Ludmila en la ribera del Paraná frente al parque Urquiza

 

 

Avenida Miguel Laurencena en la ciudad de Paraná

 

 

Con Ludmila en la costanera de Paraná. Al fondo, la ciudad de Santa Fe

 

 

El caudaloso río Paraná

 

 

Paraná careció de acta fundacional y de las ceremonias acostumbradas al fundarse una ciudad hispana. Simplemente surgió en el siglo XVII cuando vecinos de Santa Fe cruzaron el río y se establecieron en la otra orilla, ya que la margen izquierda tenía barranca, mientras que Santa Fe se encontraba en una zona deprimida y era inundable. La población fue creciendo lentamente, y si bien la relación con los pueblos originarios no presentaba demasiadas dificultades, se emplazó un fuerte de protección en el sitio que posteriormente fuera devenido en la plaza central. Recién el 25 de junio de 1813 la Asamblea del Año XIII, decretó que la Bajada del Paraná fuera elevada al rango de villa. Doscientos años después la ciudad contaba con doscientos cincuenta mil habitantes.

La que otrora fuera denominada Plaza Mayor, Plaza del Orden y Plaza Principal, ahora tenía el nombre de 1ro. de Mayo, en recuerdo del pronunciamiento del General Urquiza hacia Rosas en 1851. En el centro se encontraba un conjunto de fuentes que databan de 1886, cuando se dictaban las bases y condiciones para establecer el servicio de agua corriente en la ciudad.

Frente a la plaza, además de edificios públicos y comercios, se encontraba la catedral en honor a Nuestra Señora del Rosario.

 

Fuente en la plaza 1ro. de Mayo

 

 

Catedral de Paraná – Nuestra Señora del Rosario

 

 

Peatonal San Martín esquina España

 

 

Finalizado el improvisado City Tour tomamos un micro de la empresa San Vicente que en una hora nos dejó en Cerrito, pueblo de tan sólo cuatro mil quinientos habitantes.

 

Ludmila en el micro de la empresa San Vicente rumbo a Cerrito

 

 

Dejando atrás la ciudad de Paraná

 

 

En la terminal Ludmila conoció personalmente a su amiga Alba que la estaba esperando ansiosa con su hermanito Bauti. El abrazo entre ambas fue muy emotivo. Nos acompañaron hasta uno de los dos hoteles con que contaba el pueblo, el Kerana, que estaba en la calle Dr. Borsotti 249, frente la ruta nacional número doce, donde también se hospedaban otros invitados. El padre de la chica se hizo cargo de nuestro alojamiento.

 

Bauti, Ludmila y Alba en la terminal de ómnibus de Cerrito

 

 

Hotel Kerana

 

 

Los chicos se fueron y yo, después de dormir toda la mañana, fui a almorzar a “La Sede”, el comedor del C.U.A.C. (Club Unión Agrarios Cerrito). Bife de chorizo con puré, agua, bombón escoses y café: 223$.

Permanecí un rato, a modo de sobremesa, observando detenidamente el plano que me habían entregado en el hotel. El pueblo era una verdadera miniatura. En un pequeño papel cabía completo. Todo terminaba allí nomás, y era imposible perderse porque estaba totalmente diseñado en ortogonal en damero con cuatro diagonales que convergían en la plaza.

 

Plano de Cerrito que me entregaron en el hotel

 

 

Me encontraba en San Martín y Gral. Paz, así que caminé hasta la intersección con la avenida Uruguay, previo a tomar una fotografía en el cruce con 25 de Mayo, una de las esquinas de la plaza Las Colonias. Y luego crucé a la plaza Las Colonias.

 

San Martín esquina 25 de Mayo

 

 

Llegando a la avenida Uruguay por San Martín

 

 

La plaza era muy grande, de cuatro manzanas, exageradamente amplia si se tenía en cuenta el tamaño total del pueblo, que apenas llegaba a las cien hectáreas. Tenía una arcada en conmemoración de la fundación del pueblo: 1887. Bonita, con monumentos, interesantes esculturas, un centro cultural, juegos para niños bajo una frondosa arboleda, una fuente y flores multicolores.

 

Arcada en conmemoración de la fundación de Cerrito

 

 

Placas colocadas en 2012 en homenaje a los ciento treinta años de la fundación de la Colonia Cerrito

y a los ciento veinticinco años de la fundación de Pueblo Gobernador Racedo (hoy Cerrito)

 

 

Monumento a los Colonizadores

 

 

Placa colocada en el Monumento a los Colonizadores

 

 

Hombres con espíritu de Hierro

Mundial de Fútbol de Amputados

Argentina

Sub Sede Cerrito

16 al 24 de octubre de 2010

“Porque el Mundial Somos Todos”

 

 

Vista parcial de la plaza Las Colonias con otra de sus esculturas, y al fondo el Centro Cultural

 

 

Centro Cultural y Biblioteca Pública Municipal

 

 

Frondosa arboleda en la plaza Las Colonias

 

 

Juego para niños en la plaza Las Colonias

 

 

La bandera argentina flameando en el centro de la plaza

 

 

En camino a la fuente

 

 

En el perímetro de la fuente

 

 

Flores alrededor de la fuente

 

 

Flores multicolores en todos los canteros

 

 

Frente a la plaza se encontraba la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, perteneciente a la Arquidiócesis de Paraná, y databa de 1901. El edificio era muy sencillo, pero se había constituido en el centro de casi todas las actividades del pueblo.

 

Frente a la plaza, la Parroquia Nuestra Señora de la Merced

 

 

Parroquia Nuestra Señora de la Merced desde 1901

 

 

Regresé caminando al hotel. ¡Ni un alma en las calles! No tuve más remedio que irme a dormir la siesta, como todos los habitantes del pueblo. Después vino Ludmila y miramos algunos programas de televisión.

 

Avenida Paraná esquina Moreno

 

 

Avenida Racedo esquina Almafuerte

 

 

Flores por todas partes

 

 

Muchas flores, pero ningún ser humano a la hora de la siesta

 

 

Me paré en todos los jardines para admirar las flores

 

 

Siendo ya de noche, las amigas de Alba pasaron a buscar a Ludmila para ir a la fiesta, y yo volví a “La Sede”.  Cené una milanesa napolitana con puré, un bombón escoses y dos H2O por 233$. Al lado estaba el salón donde se festejaba el cumpleaños, así que aproveché para espiar un poquito. Mucha paquetería. Se habían echado el placard encima, típico de todo pueblo chico.

Me fui a dormir temprano, pero me desperté a eso de las cuatro y media de la mañana y se escuchaba la música del salón del C.U.A.C., que estaba a cuatro cuadras.

Después de las siete llegó Ludmila, se cambió y fuimos caminando a la terminal porque había un micro a Paraná a las ocho y media. En pocos minutos apareció Alba para despedirla. Fue muy emocionante. Ludmi no podía despegarse de su amiga.

Al subir al micro Ríos Tur, el chofer nos pidió los documentos y el permiso. Dijo que no estaba mi nombre allí. Yo le indiqué que la autorización era para viajar sola a cualquier parte del mundo hasta los dieciocho años, pero él insistió en que debía aparecer mi nombre. Y agregó que no estaba aclarado que podía ir a Paraná. Le pregunté si Paraná no estaba dentro del mundo, pero que, además, la estaba llevando nuevamente a su casa. Recién entonces, vio que en el membrete decía “Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”. Entonces, exclamó: “¡Ah, son de Buenos Aires!” A todo esto, el vehículo parado y con los pasajeros perdiendo la paciencia provinciana.

En cincuenta minutos estuvimos en Paraná. Ludmi se había dormido tan profundamente que no podía despertarla para bajar. Parecía borracha. La tuve que sostener para llegar a la cafetería El Lirio de la terminal para desayunar. Y después le armé una almohadita con mi ropa para que se recostara en los asientos del hall de la terminal hasta el mediodía.

Almorzamos tostados que me cobraron 100$ cada uno y tomamos el Flechabus de las doce y media. Cruzamos el río Paraná por el túnel subfluvial “Raúl Uranga – Carlos Sylvestre Begnis” y pasamos a la provincia de Santa Fe.

 

Ludmila durante el cruce del río Paraná por el túnel subfluvial

 

 

Ese sector de Santa Fe se caracterizaba por la presencia de lagunas y ríos, así que estuvimos rodeadas de agua y verde todo el tiempo.

 

Cruzando la laguna Setúbal por el puente Gobernador Oroño

 

 

A lo lejos, la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz

 

 

Llegando a la ciudad de Santa Fe

 

 

Área parquizada de la ciudad de Santa Fe

 

 

Avenida Leandro N. Alem

 

 

Cruzando un brazo del río Salado

 

 

Islote del río Salado

 

 

Cruzando otro brazo del río Salado al sur de la ciudad de Santa Fe

 

 

Zona baja e inundable

 

 

Extensa llanura fértil en la provincia de Santa Fe

 

 

A pocos kilómetros nos encontramos en la localidad de Santo Tomé, que había quedado incluida en el conurbano de la capital provincial. Y había tenido un alto crecimiento demográfico en pocos años por haberse convertido en una ciudad dormitorio.

 

Localidad de Santo Tomé, perteneciente al Gran Santa Fe

 

 

Santo Tomé, ciudad dormitorio de la capital provincial

 

 

Santo Tomé, de elevado crecimiento demográfico

 

 

Siete horas después llegamos a la terminal de Retiro. Había sido un viaje relámpago, pero muy provechoso. Para Ludmila la emoción de haber conocido personalmente a alguien con quien había entablado una amistad mediante el moderno punto de encuentro que era internet. Y para mí, una jornada de descanso total no sólo por la tranquilidad del pueblito, sino porque también lo había tomado como una cura de sueño.

 

 

Ana María Liberali

 

 


Libre de virus. www.avast.com