Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17981 al 17996 
AsuntoAutor
269/17 - La guerra Noticias
270/17 - El contro Noticias
271/17 - La Nueva Noticias
272/17 - GEÓGRAFOS Noticias
273/17 - GEOGRAFÍA Noticias
Seminario de Gober =?UTF-8?
274/17 - El impues Noticias
275/17 - LA NECESA Noticias
276/17 - PROGRAMA Noticias
277/17 - TERRITORI Noticias
Re: NoticiasdelCeH bertha o
278/17 - LA CIUDAD Noticias
=?UTF-8?Q?279/17_- Noticias
280/17 - Los parqu Noticias
=?UTF-8?Q?CIDADES_ Elias An
281/17 - Hollywood Noticias
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18319     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 275/17 - LA NECESARIA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA EN LA GAN ADERÍA BOVINA PARA CARNE
Fecha:Domingo, 6 de Agosto, 2017  23:54:24 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 275/17
 

 

 

II CONGRESO DE GEOGRAFÍA ECONÓMICA

La Nueva Geografía del Capitalismo

 

Mar del Plata – Argentina

 

28 al 30 de junio de 2017

 

 

 

 

LA NECESARIA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA EN LA GANADERÍA BOVINA PARA CARNE

 

Susana Beatriz Fratini

Universidad Nacional de Luján

 

 

Tras diez años de intervención del Estado en la trama ganadera, se abren nuevas expectativas en el sector cárnico bovino. Las posibilidades de recuperación del stock ganadero, de aumentar la productividad ganadera, de elevar la calidad de la carne, de reconquistar los mercados perdidos, de volver a generar ingreso de divisas por exportaciones cárnicas y de recomponer la cadena de valor, depende de la incorporación de innovaciones tecnológicas en diversos aspectos, lo que permitirá recuperar la rentabilidad perdida.

 

El trabajo tiene como objetivo analizar las innovaciones necesarias para el eslabón de productores criadores e invernadores tradicionales. Para lograr esto se deberán realizar modificaciones en la calidad de los bienes de capital e insumos; en la forma y eficiencia de la utilización del trabajo humano y en la organización de los procesos productivos (Piñeiro, Fiorentino y Trigo, 1982). Los mismos autores consideran que el correcto análisis del proceso tecnológico es el reconocimiento y explicación de la relación dialéctica entre relaciones sociales y cambio técnico (…), la lógica del proceso de acumulación característico de cada situación de producción y las relaciones que lo caracterizan son el marco que determinan el tipo de cambio técnico que puede ocurrir (Piñeiro, Fiorentino y Trigo, 1982).

 

La cuestión tecnológica debe ser enmarcada en el contexto de los intereses económicos generales y de las relaciones entre los distintos grupos sociales. En este aspecto, no debemos obviar la intervención del Estado, el que actúa por medio de la política económica y la política científico-técnica, la cual se expresa vía marco legal e institucional, que regula la incorporación de nueva tecnología y el sistema organizacional de generación y transferencia que crea o promueve. Observando las innovaciones señaladas por Piñeiro, Fiorentino, Trigo (Op. Cit.), se realizará un análisis para el eslabón de productores criadores e invernadores tradicionales.

 

. MODIFICACIONES EN LA CALIDAD.

Tomando como fuente de información las entrevistas realizadas a nueve (9) productores ganaderos criadores e invernadores tradicionales del Partido de Gral. Belgrano, en la Cuenca del Salado, entre Abril y Mayo de 2013, la aplicación de estrategias tecnológicas, a pesar de la crisis atravesada por el sector ganadero, fue permanente. Sin embargo, la intensidad de la inversión varió notablemente entre los distintos actores, en gran medida por la alta presión tributaria (elevación del valúo inmobiliario y del costo del flete, a lo que debe sumarse ganancias; bienes personales; anticipos de ganancias) sufrida por los productores, además del atraso cambiario y las retenciones del 15% por exportaciones. Los productores sentían que los altos costos cerraban las posibilidades de realizar inversión en tecnología, por lo que decayó la calidad y los niveles de producción. No obstante, los productores realizaron inversiones en innovaciones tecnológicas para mantener la calidad del producto final, entre ellas la introducción de nuevas variedades forrajeras, la suplementación de la alimentación, el silaje (inoculado o no), la mejora genética, eran una constante. Pero, a diferencia del paquete tecnológico sojero, ampliamente conocido y de fácil acceso, la incorporación de mejoras vía asesoramiento técnico previo, tenía diferentes procedencias. Por un lado, institucionales (INTA, Grupos CREA, Cambio Rural) y otros como criaderos de semillas (forrajeras); veterinarios (sanidad, genética; manejo reproductivo del rodeo); la experiencia del propio productor y de otros productores, con los que intercambia opiniones. Es decir, la orientación del proceso innovativo parece disperso y de intensidad difícil de evaluar. Los Programas y Planes Ganaderos implementados en el período llegaban al productor fuera del momento requerido. El Estado no llegó a los productores ganaderos criadores e invernadores de manera asertiva e intensiva, para promover la incorporación de nuevo conocimiento tecnológico.

 

. MODIFICACIONES EN LAS RELACIONES DE PRODUCCIÓN.

Los cambios acaecidos en el inicio de 2016 recuperaron las expectativas en la cadena de la carne, uno de los sectores productivos más castigados. La desregulación del sector comercializador, mediante la eliminación de las retenciones y los permisos de exportación (ROE rojo), permitirán reiniciar la producción de novillos pesados de exportación, con trazabilidad. Sin embargo, los tiempos de la ganadería para carne son lentos, ya que deben respetar el ciclo de cría, recría y engorde. Por otra parte, la pérdida de los tradicionales mercados externos para las carnes argentinas y la elevada presión impositiva que sufren los productores, son limitantes que enfrenta el sector. Esto es que, las relaciones sociales de producción impuestas durante doce años por el Gobierno kirchnerista, lejos están de desaparecer. Meses antes del otoño, estación marcada por una escasez de oferta y con ello el alza del precio de la carne, se observó que mientras el precio del ganado en pie del Mercado de Hacienda en Liniers tendía a la baja, en las carnicerías ocurría la situación opuesta. En la cadena de valor, los formadores de precios suelen ser los frigoríficos, supermercados e hipermercados, por su carácter oligopólico.

 

Los hipermercados con sus numerosas sucursales, debido al volumen que manejan, tienen incidencia en la fijación de los precios al público. Se estima que el 28% de la carne vendida utiliza este canal. Estas grandes cadenas, para su abastecimiento utilizan diversos canales de comercialización, adquiriendo o alquilando frigoríficos, comprando hacienda en pie y realizando la faena por su cuenta; también han desarrollado estrategias de compra directa, especialmente en feedlots, evitando de esta manera intermediarios (Santángelo y García de la Torre, 2004). La Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA), que agrupa a frigoríficos, acusó a los supermercados e hipermercados compradores directos de hacienda, de cargar 50% de margen al precio, en un producto de rotación diaria, demostrando el poder en la formación del precio final (Clarín, 10/02/16).

 

Lo expuesto deja en claro que se busca que los actores que participan en el mercado encuentren el equilibrio, en tanto que el Gobierno controla las reglas de la competencia. Esta situación puede demandar más tiempo del deseado, por lo que existe la posibilidad de importar cortes de carne desde Uruguay u otros orígenes para presionar la baja de los precios (La Nación, 09/02/16). Pero también se contempla la posibilidad de importar animales para faena directa, invernada –es decir, que vengan como terneros y luego se engorden en Argentina- y para reproducción (La Nación, 27/02/16). Cabe consignar que los hechos son testarudos y, finalizado el primer trimestre de 2016, las medidas citadas no se han aplicado o no dieron resultado.

 

Esas medidas están en consonancia con el segundo objetivo del Proyecto presentado por la Cadena de la Carne el 27/07/15 en la Muestra Anual de la Sociedad Rural Argentina, realizada en Palermo, el que señala la necesidad de “controlar las reglas de la competencia” (La Nación, 1º/08/15). El Acuerdo de la Cadena de Carnes, compromiso político para lograr el desarrollo ganadero y reducir la volatilidad del negocio, fue suscripto por veintidós (22) entidades de la carne. Las premisas del Proyecto de Acuerdo de la Cadena de Carnes son la existencia de una moderna economía de mercado y un marco institucional “amigable” para las inversiones. El trabajo postula que el sector podría en 2025, pasar del stock de 52 millones de cabezas actual a uno de 58-60 millones, llevar la producción de carne vacuna de 2,7 a 4,5 millones de toneladas (equivalente en la res), pasar de exportar el 7% al 45% de la carne producida y aumentar de US$ 1000 millones anuales a US$13.000 millones las ventas al exterior, totalizando 300.000 puestos de trabajo formales, entre directos e indirectos.

 

 . MODIFICACIONES EN LA ORGANIZACIÓN DEL PROCESO PRODUCTIVO.

El cambio más esperado se encuentra en la forma de organizar el proceso productivo y, particularmente, realizar un replanteo ganadero por parte de productores criadores e invernadores tradicionales. Las recientes medidas tomadas para el sector ganadero, con la eliminación de las retenciones a las exportaciones (15%) y la devaluación del peso (55%), genera una mejora en el tipo de cambio, por lo que las exportaciones de carne se vuelven competitivas. Algunas de las modificaciones a realizar en los planteos productivos son:

 

CRÍA Y RECRÍA.

En la Cuenca del Salado, en los suelos más pobres, no cultivables, con limitaciones de drenaje, el sistema de cría para la producción de terneros es la actividad predominante. El rodeo de cría es manejado extensivamente en gran escala sobre pastizales naturales, las que son pastoreadas continuamente. Sólo los productores más capitalizados realizan pastoreo rotativo o fertilizan los campos. Pero también existen zonas con suelos mixtos y mayor potencial para la producción de forrajes de calidad, que abre la oportunidad para realizar el planteo de cría-recría de terneros. El Coordinador Nacional del Programa Carnes del INTA (Rearte; 2012) asevera que la Argentina necesita más terneros y, para eso, uno de los caminos es incrementar la carga. Para lograrlo, se requiere aumentar la eficiencia de los rodeos, incrementando los índices de parición y de destete. La Cuenca del Salado es una de las regiones del país donde se puede visualizar un aumento del stock.

 

El otoño inicia la zafra de terneros. El 80% o más se oferta de Marzo a Mayo con destino a invernadores a pasto o feedlots. La situación actual abre la oportunidad a los productores criadores no sólo de elevar el stock ganadero, sino también realizar una recría más prolongada a campo. Una recría eficiente significa pasar de producir 100-120 kg/ha de carne a 270-360 kg/ha de carne a lo largo de un año. Por otra parte, la recría generaría una oferta de terneros no estacional. Esto, a su vez, también diversificaría las fechas de venta de los novillos, situación que ocurre durante la primavera, particularmente entre Octubre y Noviembre (salidos de feedlots), lo que podría extenderse unos meses más adelante.

 

Las posibilidades del productor criador para enfrentar una recría de 4-5 meses, dependerá de la incorporación de tecnología. Esto se traduce en mejorar el índice de procreo, pero también invertir en forrajes, alambrados, aguadas, etc. Las posibilidades de inversión, está directamente relacionado con el precio que se pague por los terneros, lo que le permitirá financiarse y abrirse a otro juego. El ternero es un capital, un bien de cambio casi líquido, que lo ayudaría a tener un planteo productivo superador.

 

FEEDLOTS  (Engorde a corral).

Continuando con la temática de la recría, el servicio de hotelería que brindan algunos feedlot y que ciertos criadores emplean para no vender sus terneros durante la zafra, parece hoy una opción poco rentable, por los altos precios que cobrarán los feedloteros ante la elevación del precio de los granos para engorde, particularmente del maíz. Los feedlots tienen un costo de producción elevado, producto del precio de los granos y el alza inflacionaria del resto de los insumos. Su estrecho margen de ganancia significa que salir a pagar precios más elevados es sinónimo de salir del negocio (Diario La Nación, 08/03/14). Probablemente continúen en el negocio aquellos que engordan produciendo su propio alimento (maíz, silo) y compran en el mercado sólo los pellets y los núcleos[1], y los que engordan como parte de una cadena comercial que incluye la faena y la venta de carne minorista (Diario La Nación, 23/01/16).

 

La situación más crítica la atraviesan quienes engordan terneros, con maíz comprado, ya que el precio de los terneros es elevado (producto del ciclo de retención, aunque se espera que durante la zafra de otoño se reduzca el precio, en virtud de la oferta), en tanto que el precio del maíz es alto (aunque no se esperan subas, producto de la buena oferta mundial).

 

CICLO COMPLETO. (Cría, recría y engorde).

El modelo ganadero de ciclo completo entusiasma a los productores ganaderos que hoy apuestan no sólo a satisfacer las necesidades del mercado interno sino también volver a exportar. Hablar de ciclo completo significa que el productor abarca las etapas de cría, recría (con animales propios y comprados) y engorde, el que puede hacerse a campo o a corral (feedlot) para la terminación. La Cuenca del Salado se encuentra en un proceso de transición hacia la actividad de ciclo completo.

 

El planteo productivo de ciclo completo requiere contar con capital y financiamiento adecuado para poder enfrentar todo el ciclo, que dura aproximadamente tres años. Esto puede ser encarado por productores ganaderos de cualquier escala.  El Ciclo Completo Eficiente ofrece ventajas económicas comparativas, manteniendo un nivel de ingresos superior al de un planteo de cría mejorado[2] y con muy buena estabilidad a lo largo del tiempo, frente a otros planteos ganaderos que muestran marcada variabilidad y estacionalidad, como la invernada de compra. Las cuatro claves a considerar para lograrlo son: mejorar la base forrajera, incorporar el destete anticipado, introducir la suplementación a campo de la recría con reservas e implementar el encierre de terminación (Cassina, 2009).

 

CONTRATOS DE CAPITALIZACIÓN (Pools Ganaderos).

Consiste en la capitalización de hacienda de cría o de animales de invernada, es decir, un planteo ganadero hacia terceros, del que pueden participar incluso aquellos inversores que no tienen campo. En un contrato de capitalización participan un “Capitalista”, persona o sociedad, propietaria de hacienda o con capital para adquirirla, la que coloca por un tiempo determinado en un establecimiento agropecuario, propiedad de un “Propietario Capitalizador”, se trate de otra persona o sociedad, que tendrá la obligación del manejo, cuidado y alimentación, repartiendo al final del contrato las ganancias (terneros o kilos de ganancia de peso –en el caso de un planteo de invernada-), en proporciones determinadas (Diario La Nación, 21/03/15).

 

CONCLUSIÓN.   

La recuperación del sector ganadero bovino argentino podrá alcanzarse en unos años, siempre y cuando se pongan en práctica modificaciones resultantes de la aplicación de innovaciones tecnológicas. Las modificaciones en la calidad de la carne, aspecto nunca abandonado por los productores criadores e invernadores tradicionales, a pesar de los duros años de crisis enfrentados por el sector, deben considerar los requerimientos del mercado externo. La recuperación del stock, la productividad ganadera y la producción de carne, están directamente relacionados con el incremento en la producción de terneros, es decir, el índice de procreo, junto a la tasa de destete. La inversión en genética, forrajes y suplementaciones asegurará lograr dicho objetivo. A continuación, la búsqueda de lograr novillos de exportación con el peso, la calidad y la trazabilidad exigida por los mercados compradores, implicará continuar apuntando a la inversión en forrajes, aspectos sanitarios y de control de la cadena productiva (trazado), lo que se verá reflejado en el precio desde la demanda. Los cambios que deben operarse en las relaciones de producción tienen por objeto recomponer la cadena de valor de la carne vacuna. Esto será un desafío, ya que las prácticas intervencionistas del Gobierno kirchnerista, protegió a ciertos eslabones de la cadena, formadores de precios, con fuerte contenido oligopólico. Por el momento, el actual Gobierno, si bien desreguló al sector, aún no encontró la manera eficaz de controlar el precio de la carne destinada al mercado interno, controlando abusos. Dejar que los consumidores se enfrenten a los eslabones de elaboración, transporte y venta para equilibrar los precios, no parece ser muy útil.

 

Finalmente, las modificaciones en la organización del proceso productivo, lo que significa realizar un replanteo ganadero por parte de productores criadores e invernadores tradicionales, es el más esperado. Los planteos de cría/recría; el ciclo completo y los “pools ganaderos”, para aquellos inversores que no tienen campo, permitirán ofrecer mayor rentabilidad al productor ganadero.

 

 

BIBLIOGRAFÍA.

 

▪ Cassina, Eduardo (2009) “Ciclo Completo Eficiente. Intensificación de la Actividad Ganadera”. INTA Centro Regional Buenos Aires Norte. On line. www.produccion-animal.com.ar

Diario Clarín. El país. Artículo: “Carne: Cruces y Distorsiones Según el Local y los Barrios”. (10/02/16).

Diario La Nación. Artículo: “Polémica por el Precio de la Carne”. (09/02/16).

▪ Diario La Nación. Economía. Artículo: Bertello, Fernando. “A un Paso de Comer Carne Uruguaya: Inician el Trámite para Importar Ganado”. (27/02/16).

▪ Diario La Nación. Campo. Artículo: Marín Moreno Carlos. “La Industria Exportadora de Carne Vacuna Recuperó Poder Adquisitivo”. (23/01/16).

Diario La Nación. Campo. Artículo: Groba Alejandra. “El Acuerdo para que la Carne Vacuna Aproveche su Potencial Exportador”. “Un Intento por Bajar la Volatilidad del Negocio”. (1º/08/15).

▪ Diario La Nación. Campo. Artículo: Ferrari, Oscar. “Breve Manual de Instrucciones para una Capitalización Ganadera Exitosa”. (21/03/15).

▪ Diario La Nación. Campo. Artículo: Sammartino Félix. “Zafra de Terneros: Criadores vs. Feedloteros”. (08/03/14).

Entrevistas a Productores Ganaderos del Partido de General Belgrano. Abril-Mayo 2013.

Piñeiro, Martín; Fiorentino, Raúl; Trigo, Eduardo; Balcázar, Álvaro; Martínez, Astrid (1982) “Articulación Social y Cambio Técnico. La Producción de Azúcar en Colombia”. Serie Investigación y Desarrollo. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). San José. Costa Rica.

Rearte, Daniel (2012) “Intensificación Ganadera: Triplicar la Producción por Hectárea”. INTA Informa. 06/09/12.

Santángelo, F.; García de la Torre, P. (2004) “Costos de Transacción en la Cadena de Carne Vacuna Argentina”. UCA. Trabajo presentado en el Cuarto Seminario Hereford. Octubre 2004. www.ipcva.com.ar/files/costos_trans.pdf. Disponible Agosto 2004.

 



[1] Suplemento que normaliza el aporte vitamínico mineral de la dieta de los bovinos a fin de compensar el déficit natural de los alimentos. Se incorpora al alimento balanceado cuando éste es la única fuente de alimentación, como suele ocurrir en los feedlot.

[2] Entiéndase con recría.



Libre de virus. www.avast.com