Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 981 al 1000 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH mariana
44/03 - Urban and Humboldt
45/03 - Saddam, co Humboldt
Fwd: Re: Noticiasd leonor c
46/03 - Cultural E Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Diana To
47/03 - SIMPÓSIO N Humboldt
Fwd: Petición Ana Marí
No a la guerra Secretar
48/03 - Globalizac Humboldt
49/03 - BECAS ALBA Humboldt
RV: NoticiasdelCeH mahmarti
50/03 - South Amer Humboldt
51/03 - De Irán a Humboldt
52/03 - Irak y Ven Humboldt
60/03 - Resolucion Humboldt
61/03 - Seminario Humboldt
53/03 - Las Áreas Humboldt
54/03 - Quinto Enc Humboldt
55/03 - Quinto Enc Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1157     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 45/03 - Saddam, cortina de humo sobre Enron
Fecha:Jueves, 30 de Enero, 2003  23:45:00 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 45/03
Saddam, cortina de humo sobre Enron

La bestia de Bagdad desplazó al malvado Osama Bin Laden del escenario del odio

ROBERT FISK


¿Quién habría imaginado, hace un año, que sería el rostro afeitado de Saddam Hussein al que tendríamos que odiar, y no al barbudo Osama Bin Laden? ¿Cuándo ocurrió esta transición de El malvado (según una portada de Newsweek) a La bestia de Bagdad?

Como de costumbre, esto se debió a la complicidad de nuestros reporteros de periódicos y televisión. ¿No era su trabajo señalarnos que estaba pasando algo raro? ¿No era labor de los reporteros decir ''esperen, creí que el enemigo era Bin Laden, ¿no nos acaban de cambiar la jugada?''

Pero no, Osama desapareció de nuestras pantallas para ser sustituido por Saddam. Nuestro enemigo ya no vive en las cuevas afganas, sino en las riberas del Tigris. Y en lugar de gráficas de las montañas de Afganistán y del alcance de la red Al Qaeda, nos dieron reportajes sobre armas de destrucción masiva y abusos a los derechos humanos en Irak.

Recuerdo que un fenómeno similar ocurrió hace una década. Saddam había sido el objetivo de nuestro odio desde que invadió Kuwait, y cuando ya habíamos expulsado a Irak de nuestro emirato favorito, de pronto el general Colin Powell se apareció hablando en contra de ''los funcionarios iraquíes'' del norte de Irak, en ese pedacito kurdo que, un poco tarde, decidimos salvar. Yo estuve en la conferencia de prensa que dio Powell ese día y le pregunté por qué ya no mencionaba a Saddam. Se limitó a encogerse de hombros y siguió hablando de ''los funcionarios iraquíes''.

Saddam ya había sido borrado del guión de la administración estadunidense, de la misma forma en que hace unos meses se le convirtió en el personaje principal.

Estoy en deuda con el profesor Robert Alford, del Centro de Estudios de Posgrado de la Universidad de Nueva York, quien me ilustró en torno a la transición mística que los estadunidenses han experimentado. El profesor ha diseñado una serie de gráficas en las que demuestra un hecho notable: que el momento en que el tema Irak empezó a crecer, y la saga de Osama a desaparecer, coincide exactamente con el estallido del escándalo de Enron.

En enero pasado Enron tenía mil 137 menciones en The New York Times, The Washington Post y Los Angeles Times, mientras se mencionaba a Irak sólo 200 veces. Los reportes sobre Irak se incrementaron casi 100 por ciento a principios de la primavera, cuando las menciones a Enron disminuyeron 50 por ciento, hasta llegar a sólo 618.

Tras una baja a principios del verano, las menciones a Irak se dispararon hasta llegar a mil 529, y Enron recibía sólo 310 notas. ¿No les parece asombroso que un escándalo económico sumamente sucio pueda eliminarse de las primeras planas con sólo rebautizar al objeto de nuestro odio?

Desde luego, también es buena idea cambiar de villanos cuando uno de nuestros más cercanos aliados, Israel, está muy cerca de producir uno en la figura de Ariel Sharon. Si no tuviéramos que preocuparnos por Bin Laden o Saddam, quizá hubiéramos observado más de cerca a Sharon, gobernante que calificó de ''gran éxito'' la matanza de un hombre y nueve niños en Gaza. También habríamos observado con más detenimiento su papel en la masacre de Sabra y Chatila, en 1982. Ahora queda claro que más de mil hombres que sobrevivieron a la matanza original fueron después entregados por el ejército israelí a los genocidas falangistas libaneses. Sin embargo, el intento de algunos sobrevivientes de llevar al señor Sharon ante una corte en Bruselas apenas mereció un titular.

El verano pasado iba a realizarse una conferencia de paz para Medio Oriente. Colin Powell la anunció la primavera anterior, pero nunca se concretó. La conferencia de ''paz'' se desvaneció igual que Bin Laden, y ni siquiera preguntamos por qué. En un nuevo mundo lleno de secretos, ya ni siquiera nos tomamos la molestia de preguntar. Y curiosamente eso es lo que dejó este año: una especie de letargo sobre la tragedia en Medio Oriente, una falta de reacción a la injusticia real, a la ocupación y a la miseria. En vez de eso, nos estamos dejando arrastrar a una guerra con Irak.

Pero volvamos a lo ocurrido después de Enron: los inspectores de armas de la ONU van a Irak y ¡horror!, no encuentran un solo microbio. Después teníamos que apoderarnos del manifiesto de armas de bagdad. Cuando finalmente lo tuvimos, con todas sus 12 mil páginas, nos quejamos de que era demasiado extenso.

Los estadunidenses, quienes habríanfustigado a Saddam si hubiera entregado sólo 10 páginas, afirmaron que se trataba de una ''tormenta'': un intento deliberado de ocultar lo que todos sabemos que existe, pero que no podemos encontrar, y que es el hecho de que Saddam tiene armas de destrucción masiva.

¿Pero en qué momento fue que los estadunidenses simplemente secuestraron el documento y nos dijeron que era conveniente porque tienen mayor seguridad para fotocopiar papeles confidenciales y traductores más rápidos? Recordemos que se trata del país que no nos advirtió sobre el 11 de septiembre porque sus intérpretes no pudieron traducir el árabe con la suficiente rapidez.

También fue el año del "cambio de régimen" y no en referencia sólo a Saddam, sino también a Yasser Arafat, quien debe irse: su régimen corrupto debe ser remplazado por una democracia auténtica que surja de entre las ruinas dejadas por los bombardeos aéreos israelíes. Al menos eso es lo que nos han dicho.

La decisión de Bush de que Arafat debía empacar e irse garantizó que el atroz anciano sea relecto. Pero el hecho de que el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, hablara de "los así llamados territorios ocupados" -pues seguramente cree que todos los soldados que están en Cisjordania son suizos- hizo pensar que la administración estadunidense ha perdido el contacto con la realidad de Medio Oriente.

Hablemos del petróleo. Bush fue un hombre del petróleo. El vicepresidente Cheney fue un hombre del petróleo. Condoleezza Rice fue una dama del petróleo. Y saber lo que esto significa se lo debemos al más derechista columnista del New York Times, William Safire, quien está muy bien conectado con la administración Bush y también, a nivel personal, con Ariel Sharon. En un notable artículo publicado en octubre, Safire delató la verdadera intención de nuestra próxima guerra en Irak. Escribió que "el gobierno de un nuevo Irak rembolsaría a Estados Unidos y Gran Bretaña mucho de lo que gastó durante la guerra y la implantación de un gobierno de transición, mediante futuros contratos y ventas de petróleo". Safire añade que durante su evolución, el gobierno democrático del nuevo Irak "repudiará la corrupta 'deuda' por 8 mil millones de dólares que Rusia le reclama a Saddam..."

Pero lo más perturbador para el presidente ruso, Vladimir Putin, según Safire, será que "las importantes inversiones que harán las compañías estadunidenses y británicas incrementarán drásticamente las capacidades de exploración y refinación de la única nación (Irak) cuyas reservas petroleras rivalizan con las de Rusia, Arabia Saudita y México".

Me pregunto si recordaremos esto cuando vayamos a la guerra, dentro de un mes, más o menos. Para entonces, de seguro, no estaremos hablando de Enron.
 
 

Periodista irlandés especialista en Medio Oriente, corresponsal de The Independent

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca


Fuente: La Jornada, México, del 11 de enero de 2003.