Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 9711 al 9730 
AsuntoAutor
Geografia Radical: Jeronimo
Presentación en UB Lucas Ca
85/08 - Nakba - 60 Noticias
86/08 - Entrevista Noticias
87/08 - La estrábi Noticias
88/08 - NI CON EL Noticias
Re: NoticiasdelCeH Vicente
89/08 - TODOS A LA Noticias
Re: NoticiasdelCeH Vicente
95/08 - Paro agrop Noticias
90/08 - Brasil - Noticias
93/08 - Los golpes Noticias
91/08 - Quem nasce Noticias
92/08 - Chile - NC Noticias
94/08 - Brasil - " Noticias
96/08 - X Encuentr Noticias
97/08 - ACME - Vo Noticias
98/08 - IV REUNIÓN Noticias
99/08 - INFORMACIÓ Noticias
101/08 - En honor Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 9962     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 90/08 - Brasil - " Fuertes indicios...."
Fecha:Jueves, 19 de Junio, 2008  22:20:44 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 90/08
 
 
Fuertes indicios.......
 
Lula, el ejército y.....los narcotraficantes
 
 

Polémica por el papel de las fuerzas armadas

Conmoción en Brasil por un crimen que involucra a militares

Tres jóvenes, asesinados en una favela

 
La Nación
Buenos Aires, jueves 19 de junio de 2008
 

RIO DE JANEIRO.- El macabro asesinato de tres jóvenes de una favela de Río de Janeiro, en el que estarían involucrados 11 militares del ejército, provocó una fuerte conmoción en Brasil y motivó una enérgica respuesta del gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, que ordenó a su ministro de Defensa, Nelson Jobim, investigar el caso.

El mandatario, que anteayer había manifestado su "indignación" por el triple asesinato, se refirió ayer por segundo día consecutivo al escandaloso episodio, al que calificó de "abominable", y afirmó que el Estado indemnizará a las familias de los jóvenes muertos.

El dramático hecho ocurrió en la madrugada del domingo pasado, cuando 11 miembros del ejército fueron vistos por testigos capturando y entregando a una banda de narcotraficantes a tres jóvenes, que después fueron hallados en un basural, acribillados a tiros, mutilados y con signos de tortura.

Un teniente, tres sargentos y siete soldados están detenidos por el triple secuestro y homicidio, que reavivó la polémica en torno al accionar de los militares en el combate de la violencia en Río de Janeiro. El episodio ocurrió una semana después de que Jobim informara que estaba preparando un proyecto de ley para permitir la actuación de militares en el combate de los narcotraficantes, que dominan muchas de las más de 600 favelas de Río.

Las fuerzas armadas de Brasil no participan en este tipo de acciones internas, aunque han dado su apoyo en momentos especiales, como en elecciones o para proteger a trabajadores que participan en programas del gobierno.

El incidente enfureció a los habitantes de la favela donde vivían los jóvenes, que el lunes protagonizaron una violenta protesta frente a un cuartel del ejército en el centro de Río. Unas 1000 personas quemaron colectivos y arrojaron piedras y palos a los soldados, antes de ser reprimidas con gases lacrimógenos por los propios militares.

En medio de la conmoción que provocó el hecho, Lula envió anteayer a Jobim a Río, con la orden de hablar con las familias de las víctimas y pedirles oficialmente disculpas.

"Lo que ocurrió fue una cosa abominable, que no entra en la cabeza de una persona normal", dijo ayer Lula. "No es posible que tres jóvenes inocentes sean víctimas de un acto de una persona que estaba allá para poner orden", agregó.

Los militares detenidos son parte de las tropas que ocupan desde diciembre pasado la favela de Providencia, la zona portuaria de Río, con la misión de brindar seguridad a los obreros e ingenieros que trabajan en un programa de urbanización del gobierno. Ahora el programa, una iniciativa del senador Marcelo Crivella, aliado de Lula y candidato a la alcaldía de Río de Janeiro, está bajo escrutinio público.

Según informó la policía, los jóvenes David Wilson da Silva, de 24 años; Marcos Paulo Campos, de 17, y Wellington da Costa, de 19, fueron detenidos por los militares, que los acusaron de "desacato", cuando volvían de una fiesta a sus casas en Providencia. Al parecer, los jóvenes habían insultado a los soldados cuando trataban de registrarlos.

Tras permanecer cuatro horas en un cuartel del ejército, el comandante de la unidad ordenó que los detenidos fueran liberados. Sin embargo, el teniente que lideraba el grupo que los había arrestado ordenó a sus 10 subalternos ignorar la orden, secuestrarlos y entregarlos al grupo de narcotraficantes que controla la vecina favela de Mineira (Comando Vermelho), rival de la que domina Providencia (Amigos dos Amigos).

Poco después, testigos vieron a los militares y a los jóvenes entrar en un jeep en Mineira. Al parecer, los militares decidieron castigar a los jóvenes por haberlos ofendido, entregándolos a un barrio enemigo. Los tres cadáveres aparecieron horas después en un basurero de las afueras de Río.

Tres de los 11 militares implicados, incluido el teniente, confesaron su participación en el secuestro y admitieron que habían entregado a los jóvenes a los narcos de Mineira, pero dijeron que esperaban que sólo recibieran "una lección". El teniente dijo que había procedido así porque no estaba de acuerdo con la decisión de su superior de liberarlos.

Indicios

La policía informó que estaba investigando la posible vinculación de los militares con la banda de narcotraficantes que asesinó a los jóvenes. "Hay fuertes indicios de que los militares tenían contacto con los narcotraficantes de Mineira, ya que lograron entrar y salir de la favela sin problemas", dijo el comisario Ricardo Dominguez.

La orden de enviar soldados a cumplir tareas de policías ha sido duramente criticada por abogados, defensores de los derechos humanos y políticos opositores. Incluso el ministro de Justicia, Tarso Genro, admitió que "los militares no están capacitados para actuar en conflictos urbanos internos".

El Colegio de Abogados de Brasil pidió anteayer la "retirada urgente" de los militares de Providencia. "Los hombres [del ejército] son entrenados para matar al enemigo y no para ejercer el papel de policía", dijo el Colegio en un comunicado.

El propio Lula afirmó ayer que, de ser necesario, "las tropas saldrán de esa favela".

Los habitantes de Providencia, gente humilde que vive bajo el fuego cruzado de los narcotraficantes y las fuerzas del orden, piden insistentemente la salida de los militares y se quejan de los constantes "abusos de autoridad".


Agencias EFE, ANSA, DPA, Reuters y AP