Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8801 al 8820 
AsuntoAutor
218/07 - Bienvenid Noticias
220/07 - WAIS DE B Noticias
219/07 - Recuerdo Noticias
221/07 - Suplement Noticias
Maestría en activi Jeronimo
222/07 - Mujeres, Noticias
223/07 - Llamado a Noticias
224/07 - Oliveira Noticias
227/07 - SOCIEDAD Noticias
226/07 - Abanico d Noticias
225/07 - ACME - Re Noticias
228/07 - Argentina Noticias
229/07 - La cumbre Noticias
230/07 - Geopolíti Noticias
231/07 - En Buenos Noticias
232/07 - DIPLOMACI Noticias
América Latina: fu Noticias
234/07 - CARVALHO, Noticias
235/07 - "Dueños" Noticias
236/07 - Victoria Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 9034     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 219/07 - Recuerdo de 4 mujeres en el día de la Mujer t rabajadora (Moacir Scliar)
Fecha:Lunes, 12 de Marzo, 2007  00:38:05 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticiasdelcehu @..................ar>

NCeHu 219/07
 
 

Recuerdo de 4 mujeres en el día de la Mujer trabajadora
 
Moacir Scliar ·
 Sin Pemiso
11/03/07
 

 

El barrio de Coyoacán, en la ciudad de México, es famoso por su historia que remonta al período colonial, su artesanato, sus teatros, sus museos. Grandes figuras vivieron allí, como es el caso del exiliado León Trotsky y de Frida Kalho, cuya casa es hoy un museo.

Frida Kalho, el  centenario de cuyo nacimiento se conmemora este año, fue una artista y una revolucionaria. Pero fue, sobre todo, una heroína. Víctima de parálisis infantil,  cuando todavía era joven sufrió un terrible accidente cuyas secuelas obligaron a más de treinta cirugías y que la dejaron con dolores por el resto de su vida, por otra parte muy corta: murió a los 47 años. Todo esto no le impidió tornarse en una conocida pintora y vivir impetuosos amores, sobre todo con el también artista Diego Rivera, que la tenía enloquecida.

Frida Kalho es una de las cuatro mujeres que yo quisiera recordar este 8 de marzo, Día de la Mujer.

La segunda es la polaco-judía, Rosa Luxemburg, que murió también joven, a los 49 años. Rosa fundó, junto a Karl Liebknecht, la Liga Espartaco, cuyo nombre homenajeaba al líder de la rebelión de los gladiadores romanos. Con Karl lideró en 1919 una malograda revolución en Berlín; fue presa y sumariamente ejecutada. Diferente a los comunistas de entonces, Rosa Luxemburg defendía una organización partidaria más libre, más espontánea, más democrática. O sea, que no habría sobrevivido al estalinismo.

La tercera heroína de nuestra historia es Anita Garibaldi. Jovencita de Laguna obligada por su padre a casarse a los 14 años, Anita dejó todo para huir con el legendario Giuseppe Garibaldi, con quien tuvo cuatro hijos, acompañándolo en una vida de luchas en Brasil y después en Europa.

La cuarta heroína es una médica, la alagoana Nise da Silveira (1905-1999). Formada en medicina, Nise da Silveira se dedicó a la psiquiatría, donde se reveló como una contestataria: no aceptaba métodos agresivos, como la internación forzada o la lobotomía, que consistía en destruir una parte del cerebro para tornar “dócil” al paciente. Presa como comunista en 1936, fue separada del servicio público. Esto no impidió que organizase un Museo del Inconsciente, en donde el arte fue utilizado para entender mejor el sufrimiento psíquico de los pacientes.

Todos nosotros tenemos nuestras heroínas. Nuestras madres, nuestras mujeres, nuestras hermanas, nuestras suegras (sí, suegras, género ingrato: aquellas figuras antipáticas de las anécdotas son antes la excepción que la regla). Y a ellas vamos sumando las otras heroínas que encontramos a lo largo de nuestra vida: nuestras profesoras, nuestras compañeras de trabajo. A mi lista de las cuatro heroínas famosas yo agregaría una quinta, anónima: una mujer todavía joven, que traía su bebé para ser atendido en el puesto de salud en que yo atendía, en Lomba de Pinheiro. Esta mujer venía a pie, no se de dónde, y caminaba varios kilómetros con su niño en brazos. Cada vez que la veía, me emocionaba y todos los motivos que pudiese tener de quejas en la vida desaparecían. Una heroína, sí. “Yo fui, yo soy, yo seré”, decía Rosa Luxemburg. Agreguen a esta frase, que da sentido a cualquier existencia, el sustantivo que ustedes consideren más adecuado: mujer, revolucionaria, artista…. Yo pienso que “heroína” los resume a todos.

Moacir Scliar es médico y un destacado escritor brasileño.

Traducción para www.sinpermiso.info: Carlos Abel Suárez