Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8721 al 8740 
AsuntoAutor
La cara oculta del FRANCESC
167/07 - PEREYRA B Alexande
Pleno empleo FRANCESC
Brasil estudia rep FRANCESC
Nueva publicación FRANCESC
168/07 - PIENDIBEN Alexande
Contratación de me FRANCESC
Primer apoyo sindi FRANCESC
171/07 - Tratado d Noticias
169/07 - Jornadas Noticias
170/07 - Maestría Noticias
173/07 - NUEVOS CO Noticias
172/07 - RANUCCI, Noticias
174/07 - Seamos to Noticias
176/07 - ROMANO, F Noticias
RE: NoticiasdelCeH Raul Edm
compra libro noticias
175/07 - Oriente P Noticias
Fw: NoticiasdelCeH Noticias
Luis Felipe Luis Fel
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8959     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Primer apoyo sindical a los Sin Tierra
Fecha:Lunes, 26 de Febrero, 2007  21:09:09 (+0100)
Autor:FRANCESC XAVIER C. PAUNERO AMIGO <xavier.paunero @...es>

Primer apoyo sindical a los Sin Tierra
La mayor unión brasileña, la Central Única de los Trabajadores, se unió al
MST en 14 ocupaciones durante los pasados carnavales
El País. JUAN ARIAS - Río de Janeiro - 26/02/2007

El Movimiento de los Sin Tierra (MST) brasileño ha logrado por primera vez
apoyo sindical. Ocurrió durante los pasados carnavales, que concluyeron la
semana pasada. Los Sin Tierra realizaron un total de 14 ocupaciones, todas
ellas en el Estado de São Paulo, en las que también participó la Central
Única de los Trabajadores (CUT), la mayor unión sindical del país, que
cuenta con 300 sindicatos afiliados. Se trata de algo inédito en la
historia del MST y, por eso, ha suscitado todo tipo de reacciones, incluso
dentro del propio sindicato, que ha acabado dividiéndose.
La dirección ejecutiva nacional divulgó ayer una nota en la que
justificaba el apoyo dado por la CUT a las invasiones “por considerar
justa la lucha en favor de la reforma agraria”, mientras que, por ejemplo,
la coordinadora regional de Presidente Prudente, Sonia Auxiliadora, se ha
mostrando en contra: “La CUT está a favor de la reforma agraria, pero no
participa en las ocupaciones”, aseguró.
El origen de la polémica está en la atávica mala distribución de tierras
en Brasil, que ha originado la lucha por una reforma agraria que ningún
Gobierno ha querido o podido hacer ?ni siquiera el de izquierdas que
preside Luiz Inácio Lula da Silva? y que implicaría cambios en lo
económico, lo social y lo político. En Brasil existen aún 371 millones de
hectáreas aptas para la agricultura; es decir, un territorio equivalente a
las superficies que ocupan Argentina, Francia, Alemania y Uruguay juntas.
Pero sólo una parte ínfima de esta tierra está cultivada. Más del 50% se
dedica hoy a pastos para el ganado. Hasta la década pasada, casi la mitad
de la tierra cultivable del país estaba en manos del 1% de los
propietarios, y sólo un 3% pertenecía a los 3,1 millones de productores
rurales.
Comparado con los países vecinos, Brasil es líder en la concentración de
tierras en manos de pocos. Lo que ocurre es que, en un país que se ha
industrializado y urbanizado con una rapidez vertiginosa, la reforma
agraria no puede ponerse en práctica al ritmo que desean algunos
dirigentes del MST; es decir, dando sin más las tierras a las miles de
familias que no pertenecen a cooperativas y tienen que seguir siendo
sufragadas por el Estado; muchas de ellas acaban abandonando sus tierras,
que no les permiten sobrevivir.
Las ocupaciones han causado cientos de muertos desde 1985. El MST tiene 19
años de historia y 1,5 millones de afiliados. Está considerado como el
mayor movimiento de campesinos de izquierdas de Suramérica y ya ha
conseguido colocar a 350.000 familias, gracias a las invasiones y a las
tierras que el Gobierno expropia por considerarlas improductivas.
Cuando, en 2003, Lula llegó al poder ?y con él, el Partido de los
Trabajadores (PT), brazo político del MST?, dijo a los Sin Tierra en su
primer discurso que, con su Gobierno, no sería necesario que ocupasen las
tierras porque él “se las iba a dar pacíficamente”. Pero no fue así. El
MST se sintió defraudado por las promesas no cumplidas de un Gobierno que
ellos consideraban de su parte y, por ese motivo, en estos cuatro últimos
años ha realizado más ocupaciones que nunca.
Ahora, la unión del MST con la mayor central sindical del país preocupa al
Ejecutivo. Se trata de una nueva, difícil y delicada papeleta para Lula,
que tiene que nombrar en las próximas semanas al nuevo ministro de
Agricultura. El nuevo titular de esta cartera se enfrentará a la
asignatura siempre pendiente de realizar una reforma agraria seria y
moderna, capaz de acabar con las injusticias de los latifundios pero
también con la violencia en el campo.

Foto: Aspecto de una invasión de los Sin Tierra, la semana pasada en
Caxias do Sul.- EFE



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-