Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8661 al 8680 
AsuntoAutor
China-América Lati FRANCESC
Chávez y Venezuela FRANCESC
Re: NoticiasdelCeH Vicente
124/07 - Brasil - Noticias
126/07 - El choque Noticias
125/07 - "La intel Noticias
Seminario "Histori Vicente
El gas limpia de b FRANCESC
Robert Scott y el FRANCESC
La revolución educ FRANCESC
El vertido del pet FRANCESC
Venezuela acusa a FRANCESC
128/07 - Minería e Noticias
127/07 - MONTERO, Noticias
129/07 - The 2007 Noticias
UNTREF-INSCRIPCION GEOAMERI
ENC: Chamada_de_tr catiaant
130/07 - ASAMBLEA Noticias
131/07 - Iran to b Noticias
132/07 - Ambiental Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8900     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu La revolución educativa de Lula
Fecha:Martes, 13 de Febrero, 2007  10:45:47 (+0100)
Autor:FRANCESC XAVIER C. PAUNERO AMIGO <xavier.paunero @...es>


REPORTAJE
La revolución educativa de Lula
El presidente brasileño intenta mejorar la calidad de la enseñanza tras
fracasar durante su primer mandato
EL PAÍS. JUAN ARIAS - Río de Janeiro - 13/02/2007
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se prepara para lanzar
su revolución en la educación, espoleado por los datos negativos que acaba
de presentar el Ministerio de Educación y Cultura, según los cuales la
calidad de la educación ha empeorado gravemente en los diez últimos años.
La primera promesa de Lula cuando accedió a la Presidencia en 2002 fue
impulsar la calidad de la educación, objetivo en el que ha fracasado, de
acuerdo con los estudios realizados por el Ministerio de Educación.
Los datos negativos se refieren también a los últimos años del Gobierno de
su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, quien, sin embargo, tiene a su
favor el hecho positivo de que, durante sus dos periodos de Gobierno, la
educación consiguió un éxito por todos reconocido: introdujo en las
escuelas públicas al 97 % de los niños, la mitad de los cuales nunca la
habían pisado.
Lula se había comprometido formalmente a dar el segundo paso: puesto que
todos los niños ya iban a la escuela, lo que hacía falta era mejorar la
calidad de la enseñanza, considerada por debajo del nivel de la mayor
parte de los países de América Latina. No lo consiguió.
Las relaciones de Lula con la educación en su primer mandato fueron
polémicas. Eligió como ministro de Educación al intelectual Cristovam
Buarque, de su formación, el Partido de los Trabajadores (PT), quien, como
gobernador de Brasilia y ex rector de la Universidad de Brasilia, se había
convertido en uno de los mayores expertos en educación del país.
Conflictos de poder con el ex ministro José Dirceu, entonces brazo derecho
del presidente, llevaron a Lula a prescindir de Buarque a los pocos meses
de su mandato como ministro. Buarque acabó abandonando el PT para militar
en el izquierdista Partido Democrático del Trabajo (PDT).
Desde entonces, Lula nombró a otros dos ministros de educación, pero no
consiguió la deseada revolución en la calidad de la enseñanza, como
indican los datos hechos públicos por el Ministerio de Educación.
Lula es un político pragmático, sin mucha carga ideológica, pero con un
gran sentido común. Ha entendido que, si pretende presentarse en 2010 a un
tercer mandato ?para lo que debería cambiar la Constitución?, tendrá que
vencer la batalla de la educación, pieza fundamental para acabar con las
grandes diferencias sociales de este país, donde aún no se ha acabado con
el analfabetismo y los niños salen de la escuela primaria ?según datos
oficiales? prácticamente sin saber leer y, sobre todo, sin entender lo que
leen; donde aún no es obligatoria la enseñanza media; donde los maestros
ganan menos que un peón de albañil; donde los ordenadores no han llegado
plenamente a las escuelas, entre otras razones, porque la preparación de
los maestros es muy precaria, dadas las penurias económicas con que están
obligados a vivir.
Cambiar este panorama es el objetivo de la revolución propuesta por Lula:
una base salarial digna para todos los maestros del país (cerca de dos
millones); recursos masivos para la formación del profesorado; mejoras en
las estructuras de las escuelas; la obligatoriedad de la enseñanza media y
la existencia de un ordenador por alumno en todas las escuelas públicas.
De ahí la expectación ante el nombramiento del nuevo ministro de
Educación. Será, dicen los expertos en el tema, la gran prueba de Lula.
¿Caerá en la tentación de someter el nombramiento del nuevo ministro de
Educación a los cálculos puramente políticos en el juego de la
distribución de los cargos a los partidos aliados del Gobierno, o escogerá
a una figura de gran talla nacional?
La incógnita se revelará en las próximas semanas, cuando Lula presente su
nuevo Gabinete, un parto que le está costando mucho sudor y preocupaciones
ante el hambre de poder de los 11 partidos que han decidido apoyarle.



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-