Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 861 al 880 
AsuntoAutor
RE: NoticiasdelCeH Didima O
758/02 - MARCHA FE Humboldt
759/02 - Concursos Humboldt
760/02 - Quiero ag Humboldt
761/02 - Peruanos Humboldt
762/02 - AUDIOVISU Humboldt
763/02 - PROYECTO Humboldt
Becas para estudia albertov
Cartografia Popula VDC
764/02 - Disertaci Humboldt
765/02 - Bolívar v Humboldt
766/02 - LUGARES Humboldt
767/02 - Revistas Humboldt
768/02 - La bola d Humboldt
773/02 - El mundo Humboldt
769/02 - INFORMACI Humboldt
Grupo de investig salinas
Re: NoticiasdelCeH dante
774/02 - Direccion Humboldt
Re: NoticiasdelCeH scarlet
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1037     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 761/02 - Peruanos en Chile
Fecha:Jueves, 12 de Diciembre, 2002  15:43:32 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

NCeHu 761/02

PERUANOS EN CHILE

Marcelino Seguel
Estudiante de periodismo

Las nanas peruanas son apetecidas en Chile. ¿Por qué? Es que muchas veces pueden ser, incluso, profesionales que vienen a trabajar en lo que sea y poseen una reputación de excelentes cocineras. Pese a sus virtudes el trato de la dueña de casa chilena es bastante discriminatorio, muchas nanas comen a escondidas o se van porque comen poco y mal. Muchas empleadas peruanas no pueden recibir llamadas telefónicas y, menos, hacerlas.
Reconocida es su buena pronunciación del idioma castellano, de hecho

las utilizan para que mejoren el castellano de los niños. Pero, por otro lado, al momento de las compras no las envían a ellas, prácticamente las mantienen encerradas; la chilena tiene vergüenza de que sus amigas se enteren que la nana es de esa nacionalidad. Para los peruanos, los chilenos hablamos muy rápido y no se nos entiende.

MAL PAGADOS

Un peruano que trabaje en la construcción gana la mitad de lo que recibe un chileno, pero así y todo gana más de los que percibe en su país por el mismo empleo. Es el mismo trato que enfrenta el chileno en Europa o en Estados Unidos. Allá somos nosotros los peruanos. Los hombres peruanos tienen menos posibilidades de conseguir empleo en Chile y si lo encuentran será, de preferencia, en algún oficio manual. Por supuesto existen excepciones, como es el caso del administrador de un local de Pizza Hut. ¿Lo extremo? Desgraciadamente, la desesperación lleva a muchas mujeres peruanas a ejercer la prostitución
Chile no es exactamente el paraíso para los peruanos. Aceptan empleos que violan las disposiciones laborales bajo amenaza de deportación. Al peruano se le paga menos del sueldo mínimo. El peruano está fuera de la sociedad. En los servicios de salud pública un peruano sin documentos no es atendido. El peruano es muy temeroso de la gente chilena y su actitud de timidez ayuda a que se abuse de ellos.
Katia Araujo, abogada peruana del Instituto de la Mujer relata el caso de una mujer que estaba vendiendo tarjetas telefónicas afuera de un centro comercial. Los vigilantes la llevaron a un baño, la registraron, la obligaron a desvestirse e inclusive la golpearon. Es uno de los pocos casos en los que se ha admitido la denuncia. Se sabe de peruanos golpeados por los dueños de las casas donde viven, pero no se atreven a denunciar.

CHILENOS RACISTAS
Los chilenos estamos convencidos de no ser racistas y resulta que nadie quiere una empleada negra en su casa. Un extranjero - y aún un chileno- de baja estatura y rasgos indígenas encuentra, también, prejuicios y desconfianza.
A muchos chilenos les desagrada ver a los peruanos en la esquina de la Catedral, lugar donde se encuentran para llamar por teléfono a su país, intercambiar información sobre empleos y conseguir Inca Kola o algún ingrediente de comida nacional que las autoridades aduaneras no pudieron detectar.
Pero el racismo más notorio se advierte en el aeropuerto, sólo a ellos se les exige mostrar mil dólares y, aunque los tengan, algunos son regresados al Perú inmediatamente. "Es terrible ver cómo los devuelven sin escucharlos", señala un chofer de taxi.

HACINADOS
A fines del año pasado dos reportajes televisivos perjudicaron la imagen de estos inmigrantes: uno se refería a la incidencia de la tuberculosis y otro, a raíz del incendio de un galpón donde vivían 40 familias peruanas, mostraba el hacinamiento en que se encontraban.
Algunas ONG y muchos chilenos de buena voluntad intentan colaborar. El Instituto de la Mujer publicó hace poco un estudio sobre las inmigrantes peruanas. En él INCAMI funciona una sala cuna y hogar temporal con capacidad para 30 personas.
Existen formas incipientes de autoayuda entre los que se reúnen en la esquina de la Catedral. También algunos empresarios de esa nacionalidad que han prosperado, colocan las instalaciones de sus clubes para los paseos que organiza el INCAMI.


ABUSOS

Existen señoras chilenas que prefieren a las ecuatorianas, porque las consideran más sumisas y porque son "sandías caladas" -como se dice en Chile- que llegan traídas por mafias con décadas de experiencia.

Las estadísticas indican que cada día llegan a Chile treinta peruanos con sueños de un mejor pasar. Por otra parte, las mismas estadísticas hablan de un 67.1% de peruanos que trabajan en Chile sin contrato laboral. Además, pese a que el 50% de ellos posee calificación técnica, deben trabajar en

labores menores, lo que implica sueldos inferiores al mínimo, inseguridad social absoluta y despidos en cualquier momento sin indemnización.
Si tomamos el ejemplo de 150 peruanos y peruanas que habitan en una residencial de calle Monjitas, en pleno centro, apenas separados por paredes de cartón, seguramente vamos a incorporar elementos que implican a los dueños de esas "viviendas", los cuales ayudan a la carencia mínima de la dignidad de sus arrendatarios.
Chile posee una imagen muy atractiva para estos inmigrantes, al contrario de lo que acontece en Argentina, país que ha expulsado masivamente a los peruanos basándose en leyes proteccionistas absurdas. El gobierno chileno ha intentado frenar disimuladamente esta corriente migratoria, sutilmente, debido a las múltiples inversiones de capitales chilenos en el Perú.

NEGAMOS NUESTRA RAICES
Nuestro inminente racismo es un rasgo del carácter chileno. Es decir, que negamos nuestro racismo y xenofobia y segregamos a los mapuches, por ejemplo. Borramos todo lo que sea indígena o se aproxime aunque sea remotamente a ello. Y en esa actitud negamos nuestras raíces, que es como despreciar a nuestros padres. Y somos muy fijados en cuestiones de apariencia en nosotros mismos: cómo te vistes, con quién andas, a qué hora llegaste anoche. En apariencia no te miro, pero te miro igual y controlo todo, conozco tus horarios, no soy nacionalista, pero soy, que no se note por favor.
Y nos creemos superiores a los peruanos porque los derrotamos en una guerra absurda, que tuvo un pretexto absurdo, imperialista. Y nos sentimos superiores a ellos porque ganamos, nosotros "los blancos", porque nos queremos creer el cuento de una identidad de blanquitos modernos, inodoros.
Y como no queremos perder nuestra calidad de blancos, no queremos mezclarnos, en un afán de inseguridad masculina y, además, en un temor de que la mujer chilena se mezcle con los peruanos, aunque sucede que llegan más mujeres que hombres y, aunque no queramos, igual nos vamos a mezclar. Pero sin que se note, como todo lo que hacemos.

UN RIESGO
No podemos olvidar que los chilenos poseemos una gran propensión a emigrar. Un millón de chilenos viven actualmente en el extranjero. Por otro lado, no nos disgusta que sean europeos los que nos quiten plazas de trabajo, aunque en Europa ellos nos desprecien y nos traten como a los peruanos y nos consideren flojos y ladrones.
Los empleadores se justifican arguyendo que los peruanos son ilegales y esa condición implica un riesgo y un menoscabo. Pero cuando obtienen la legalidad y portan toda la documentación que se requiere tampoco les cambia la suerte ni el trato.
De cada 100 peruanos que asisten a la salud pública sólo 16, con suerte, son atendidos. Las jornadas laborales exceden largamente las legales. Con el afán de enviar dinero a sus familias en Perú, ahorran aún a riesgo de poner en peligro su salud. Apenas se embarazan son despedidas de sus trabajos y llegan a los hospitales con un peso bajísimo, producto del hacinamiento en que viven, la mala alimentación, la falta de recursos para comprar medicamentos.

LA VIDA TIENE MUCHAS VUELTAS
La gente define a los peruanos como tímidos y prepotentes, como dóciles y demandantes, como introvertidos e impacientes. Cuando se quedan esperando pacientemente por una oportunidad se les acusa de tímidos. Cuando demandan un trato igualitario son demandantes. ¿En qué quedamos? ¿Qué actitud tomaríamos nosotros si se nos hace esperar más de la cuenta por el solo hecho de ser chilenos?
Para entender la situación de los peruanos en Chile debemos tomar en cuenta la ausencia de leyes o decisiones gubernamentales transparentes que establezcan medidas de control más humano. No se trata de caer en un dejar hacer blandengue, ellos así como reclaman derechos también deben asumir obligaciones.
El punto es tratarlos como a personas que son y ponernos en su lugar, no olvidemos que la vida da vueltas.


Fuente: Geored de Estudiantes Chilenos Nro 91.