Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8601 al 8620 
AsuntoAutor
Panamá: un arsenal FRANCESC
82/07 - Calderón: Noticias
83/07 - IGU E-News Noticias
84/07 - NOVENO ENC Noticias
85/07 - IX ENCONTR Noticias
86/07 - GAMBERONI, Noticias
87/07 - GARCIA, Gr Noticias
88/07 Ecuador en t Noticias
89/07 - GEJO, Omar Noticias
90/07 - GONZÁLEZ, Noticias
91/07 - "Vengan qu Noticias
Precios de etanol FRANCESC
México y la educac FRANCESC
Argentina, una hec FRANCESC
92/07 - III JORNAD Noticias
93/07 - “Ordenamie Noticias
Tras los primeros FRANCESC
Evangélicos ganan FRANCESC
Re: NoticiasdelCeH Teledete
Re: NoticiasdelCeH Rita Vin
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8804     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Amazonas: otra fiebre del oro
Fecha:Lunes, 22 de Enero, 2007  10:35:05 (+0100)
Autor:FRANCESC XAVIER C. PAUNERO AMIGO <xavier.paunero @...es>

El País, 22.1.07
Otra fiebre del oro causa estragos en la selva amazónica
La principal herramienta de devastación es la motosierra, con la que
cortan árboles de hasta 40 metros de altura para abrir paso en la densa y
húmeda selva
EFE - Río de Janeiro - 22/01/2007

Un nuevo yacimiento de oro, en el Estado brasileño de Amazonas, es un
hervidero de miles de personas aglutinadas en medio del fango, la malaria,
la destrucción de la selva virgen y el sueño de riqueza fácil. Fue
descubierto por casualidad en noviembre y seduce a 4.000 personas, según
la alcaldía de la ciudad más cercana, y hasta 8.000 según la Policía
Militar, que sólo cuenta con 12 hombres para imponer el orden en la mina
más alucinante desde la legendaria Serra Pelada. Bautizada como Eldorado
de Juma, atrae a mineros ilegales, especuladores, agricultores, obreros
mal pagados y jóvenes prostitutas.
El yacimiento está situado entre los municipios de Apuí y Novo Aripauña, a
450 kilómetros de Manaus, la capital del Estado de Amazonas, a las orillas
del río Juma. A 75 kilómetros, Apuí es el poblado más cercano. La pequeña
ciudad, de 20.000 habitantes, era una de las últimas fronteras de la
colonización agropecuaria organizada por los dictadores militares en los
años 70 y 80, cuando fue concebida la todavía inconclusa Carretera
Transamazónica.
Muchos aventureros
Hoy Apuí es la nueva meca de buscadores de riqueza en torno a los inflados
negocios -mucho más rentables que el oro- de vender comida, suministros,
combustibles, equipos, herramientas y mujeres. Cada día llegan allí más
mineros, en barco, camiones, autobuses, bestias y a pie. De allí, deben
atravesar 70 kilómetros en vehículos todoterreno a través de caminos de
tierra y fango. Después cruzar en lanchas rápidas el río Juma, para
caminar cuatro kilómetros de selva hasta alcanzar los cinco cráteres
abiertos por los que llegaron antes. Como los pioneros, la mayoría de los
mineros también están armados con herramientas ligeras y bateas, de fondo
cónico hechas de madera o metal.
Ése es el principal instrumento para colar el barro del maltratado río en
busca de las ansiadas pepitas de un oro tan concentrado que, según los
mineros, ni siquiera necesita ser amalgamado con mercurio. Entre la gente
los rumores corren como pólvora. Los garimpeiros, como son llamados estos
mineros artesanales, sostienen que todavía no se ha encontrada la beta
principal del yacimiento, lo que alimenta más ambiciones.
La principal herramienta de devastación es la motosierra, para cortar
árboles de hasta 40 metros de altura y abrir paso en la densa y húmeda
selva. El propio metal es lo que da menos dinero. La comida, el
combustible, las bebidas y las prostitutas se pagan a precio de oro,
literalmente, y a un valor cuadruplicado respecto a los precios vigentes
en la civilización.
Oro muy puro
Hombres, mujeres y niños, predicadores evangélicos, médicos, comerciantes,
ex presidiarios y políticos locales se han sumado a la corriente humana
que desborda cada día el antes prístino ambiente de la selva milenaria.
Basta un pequeño capital para iniciar fortuna aprovechando que allí todo
escasea, desde el agua de beber hasta los fósforos y el aguardiente.
Este oro es de una alta pureza de 98%, según compradores de la empresa Oro
Minas instalados en el lugar. Los propios mineros dicen que en dos meses
han sido extraídos 150 kilos del metal, que es cotizado en la zona al
equivalente a unos 19 dólares (15 euros) el gramo. Esto arroja una riqueza
sólo en oro de unos tres millones de dólares (2,3 millones de euros),
suponiendo que el cálculo sea correcto. Pero los daños ambientales y
sociales ya son mucho mayores.
Según la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado Amazonas, el área
devastada ya superaba las 30 hectáreas. Los troncos y madera de cientos de
árboles derrumbados son usados como barreras para contener el derrumbe de
los cráteres, alterar el curso de las aguas y construir precarias
viviendas con techo de plástico y ramas en los campamentos azotados por la
lluvia. Mientras, los 12 policías se esfuerzan por imponer el orden,
limitar el horario de venta de alcohol, suprimir las armas de fuego o
castigar la prostitución de adolescentes. También comienzan a surgir
epidemias de malaria, cólera, hepatitis y sífilis en el campamento y en la
propia Apuí, según su alcalde, Antonio Roque Longo.


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-