Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8581 al 8600 
AsuntoAutor
70/07 - DURÁN, Dia Alexande
71/07 - A favor de Alexande
Bolivia y telefóni FRANCESC
El cine latinoamer FRANCESC
72/07 - FLORES, Ur Alexande
73/07 - Muncipio n Alexande
RE: NoticiasdelCeH Raul Edm
Ecología urbana y "Prog. E
75/07 - FREDIANI, Noticias
74/07 - Maestría e Noticias
Re: NoticiasdelCeH Arq. Sil
76/07 - "Navidad" Noticias
77/07 - Bush, al-M Noticias
78/07 - El Estado Noticias
El hombre, respons FRANCESC
En los dominios de FRANCESC
El conflicto de la FRANCESC
79/07 - IX Encuent Noticias
80/07 - ¿Qué ha pa Noticias
81/07 - México - ' Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8794     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Vietnam, una pequeña China
Fecha:Jueves, 11 de Enero, 2007  09:42:10 (+0100)
Autor:FRANCESC XAVIER C. PAUNERO AMIGO <xavier.paunero @...es>




El País. JOSE REINOSO 11/01/2007
REPORTAJE
Vietnam, una pequeña China
La segunda economía más dinámica de Asia entra a formar parte de la OMC
tras un proceso que ha durado 11 años
Tres décadas después de que finalizara la guerra con Estados Unidos,
Vietnam se convertirá mañana en el miembro número 150 de la Organización
Mundial de Comercio (OMC). Así culmina un viaje que inició hace 11 años, y
que, para el Gobierno vietnamita, no es sólo un logro económico, sino la
cima de la ascensión internacional de este país de 84 millones de almas.
Vietnam espera aumentar las inversiones extranjeras y acelerar el crecimiento
Tras atravesar dolorosos conflictos, penurias alimentarias y embargos
económicos, el país asiático cuenta hoy con una de las economías más
dinámicas del continente. En los últimos cinco años ha crecido a una media
del 7,5% anual -el mayor incremento de la región tras China-, y la
tendencia, según los expertos, continuará gracias a su integración en el
sistema de comercio mundial.
Así se puso de manifiesto en el foro de Cooperación Económica Asia
Pacífico (APEC), en noviembre pasado en Hanoi, y así lo cree el Gobierno,
que utilizó la cumbre para mostrar los logros del doi moi, como se bautizó
al proceso de transición a la economía de mercado, lanzado en 1986.
"La entrada en la OMC va a dar una nueva imagen a Vietnam y, aunque
tendremos que hacer frente a algunos desafíos, atraerá inversiones
extranjeras y nos permitirá avanzar más". Thai My Hanh, de 34 años, que
trabaja en una empresa de ingeniería y construcción, habla con decisión en
un bulevar de Ho Chi Minh, conocida antaño como Saigón. Se muestra
optimista sobre el futuro de su país y confiada en las decisiones del
régimen de partido único comunista.
Una muestra de la lluvia de inversiones que esperan los dirigentes es el
anuncio del fabricante de microprocesadores Intel, que va a gastar 770
millones de euros en una fábrica en Ho Chi Minh. Es en esta ciudad sureña,
que fue rebautizada con el nombre del venerado líder comunista vietnamita,
donde el resultado de las dos décadas de tránsito de la economía
planificada al capitalismo es más visible.
Ho Chi Minh es la capital económica y financiera. Como en Hanoi, sus
calles rebosan energía, agitadas por el zumbido de los miles de
ciclomotores que cruzan la ciudad como enjambres de abejas. Y, como en la
capital, por todos lados hay mercados, porteadores tocados con el sobrero
de bambú cónico, vendedores ambulantes, y restaurantes de cadenas de
comida rápida. Pero es en la antigua Saigón donde se encuentran las sedes
en el país de algunos de los mayores bancos mundiales, de aseguradoras
como Prudential, y centros comerciales con nombres como Diamante o
apartamentos exclusivos como Garden View Court.
Para llegar hasta aquí, Vietnam ha tenido que superar la dura posguerra,
cuando la economía se estancó, debido al embargo y la rigidez del sistema
de planificación centralizada. Entonces sus ciudadanos tenían que hacer
cola para recibir arroz o eran perseguidos si vendían productos en el
mercado libre. Ahora, el país tiene que hacer frente a los retos de la
integración en la OMC, desarrollar infraestructuras, formar a sus
trabajadores y desprenderse de la burocracia heredada de la economía
planificada. "Estamos haciendo reformas que no son sólo económicas",
afirma Le Dzung, director general de Información en el Ministerio de
Asuntos Exteriores. "Tratamos de construir una nación socialista,
civilizada y próspera".
"La OMC es un reto, porque implicará otra transformación, la política y
social", asegura Soledad Fuentes, embajadora de España en Vietnam.
"Comenzaron por la reforma económica, igual que China. Y son conscientes
de que habrá un momento en que tendrán que pasar una ley de partidos en el
Parlamento. Lo que no se puede saber es si será en dos, tres o diez años,
aunque diez me parece mucho".
Según Le Dzung, esto se producirá cuando "el pueblo decida". "De momento,
sólo necesitamos el partido comunista", dice. Las autoridades mantienen un
férreo control sobre la actividad política, prohíben los partidos rivales,
y censuran Internet y los medios de comunicación. Según Amnistía
Internacional, hay cientos de prisioneros de conciencia en las cárceles.
El Gobierno asegura que son simples criminales.
Pham Hong Son, un disidente, afirma que fue detenido y golpeado repetidas
veces en la víspera de la cumbre de APEC. Son, que es médico, fue liberado
en agosto pasado después de cuatro años en prisión, acusado de espionaje
por publicar sus escritos de protesta en Internet.
Además, el crecimiento económico, unido a la disminución de los subsidios
a los campesinos, ha provocado una brecha social creciente entre ricos y
pobres. En Hanoi y Ho Chi Minh, muchos niños mendigan y venden chicles o
postales por la noche a la puerta de bares y restaurantes. "Hasta que no
consiga dinero, no me puedo ir a dormir", dice una pequeña a la una de la
madrugada. El PIB per cápita ascendió a 610 dólares (unos 470 euros) en
2005, frente a 1.416 dólares (unos 1.080 euros) en China.
Los ciudadanos se quejan de la corrupción. "Cuando vas al hospital, si
quieres que te traten bien, tienes que sobornar al médico y a todo su
equipo", explica el responsable de una asociación que trabaja en el campo
de la salud. Pero él también cree que, de momento, es bueno que exista un
único partido. "Lo que más necesitamos ahora es estabilidad. En el futuro,
ya veremos".



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-