Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8561 al 8580 
AsuntoAutor
60/07 - Fallece En Noticias
61/07 - uRUGUAY - Noticias
62/07 - CIMINARI, Noticias
Vietnam, una peque FRANCESC
México y el maíz FRANCESC
El futuro de Latin FRANCESC
Las ciudades verde FRANCESC
63/07 - CODES, Mar Alexande
Crisis del modelo FRANCESC
El medio ambiente FRANCESC
México y las torti FRANCESC
64/07 - COHN,RICAR Alexande
Aranceles en unive Jeronimo
Amazonas: otra fie FRANCESC
Venezuela toma el FRANCESC
65/07 - CONCHEIRO, Alexande
66/07 - CUELLO, Pe Alexande
67/07 - MARCHA CON Alexande
68/07 - DI CARLO, Alexande
69/07 - Asambleas Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8805     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Venezuela toma el control
Fecha:Lunes, 22 de Enero, 2007  10:38:25 (+0100)
Autor:FRANCESC XAVIER C. PAUNERO AMIGO <xavier.paunero @...es>


El País, 21.1.07
REPORTAJE
Venezuela toma el control
Hugo Chávez quiere consolidar el papel del Estado en un país que crece al
ritmo más elevado de Latinoamérica
FERNANDO CANO 21/01/2007
Venezuela ha vuelto a sorprender al mundo con el anuncio de su presidente
Hugo Chávez de nacionalizar las compañías más importantes de gas, petróleo
y telecomunicaciones. La medida persigue consolidar el gasto, la inversión
pública y el petróleo como los principales ejes de las finanzas del país
caribeño, además de reducir su dependencia económica de Estados Unidos.
Los detractores de Chávez advierten que los anuncios, que de momento no
afectarían mayormente a las empresas, podrían ahuyentar la inversión,
disparar el gasto público y reducir la productividad. Venezuela cerró 2006
con un crecimiento del PIB del 10,3%, la tasa más alta de Latinoamérica
por tercer año consecutivo.
•	Inversión en peligro
Los analistas advierten que el anuncio de las privatizaciones podría
perjudicar la inversión extranjera, especialmente en el sector petrolero
La nacionalización de la energía y las 'telecos' busca consolidar el
gasto, la inversión pública y el petróleo como ejes de las finanzas del
país
Hugo Chávez, después de ganar cómodamente las elecciones de diciembre
pasado, ha anunciado en su investidura, a comienzos de enero, que
nacionalizará las principales empresas petroleras, el sector energético y
el de telecomunicaciones, varias de ellas privatizadas hace menos de 15
años. En la práctica, esto significará que el Estado pasará a tomar el
control del petróleo en las pocas compañías que aún no han firmado los
convenios para ceder su gestión a la estatal PDVSA, como British
Petroleum, Exxon Mobil, Chevron, Conoco Phillips y Total and Statoil; que
adquirirá las acciones de AES Corporation en Elecricidad de Caracas (EDC)
y que tomará el control de CANTV, cuyo 28,5% es de la norteamericana
Verizon.
Las informaciones difundidas por el propio Gobierno indican que la compra
de estas acciones se hará a precios de mercado -una operación valorada en
unos 3.500 millones de dólares- y se ha recordado que cualquier empresa
extranjera que quiera permanecer en Venezuela en el campo de la energía
tendrá los brazos abiertos, siempre que la gestión mayoritaria de los
negocios en los que participen esté en manos del Estado. En
telecomunicaciones, los planes no afectan -al menos por ahora- al negocio
del móvil, para alivio de Telefónica, líder en ese segmento en el país
tras la compra de Telcel a Bellsouth. Después del anuncio, los analistas
apuntan que el efecto de la medida podría repercutir en la economía en su
conjunto, más que en empresas particulares que no tienen sus principales
negocios en el país caribeño y que están habituadas a un Estado fuerte
como eje de la economía.
Convenios operativos
En el caso de la industria petrolera y de sus derivados, la participación
privada sólo representa el 16% del total de la producción venezolana, la
octava del mundo y la tercera de la OPEP, con unos 3,2 millones de
barriles diarios. Conoco Phillips mantiene menos del 10% de su producción
total en Venezuela, mientras que Chevron tiene un 8% y Total un 5%.
Además, esta transición de empresas privadas a mixtas es un proyecto que
ha sido implementado a partir de 2005, en que firmas como Repsol han
cedido el control estratégico de sus yacimientos a PDVSA, que mantiene más
del 70% de toda la producción local. El propio Gobierno ha anunciado que
los 32 convenios operativos bajo los que actuaban las transnacionales ya
fueron sustituidos por las empresas mixtas antes del anuncio.
¿Qué se persigue entonces con la nacionalización? El propio presidente
venezolano reitera que las empresas públicas no pagan los tributos
necesarios y que estos sectores estratégicos serán más productivos en
manos del Estado. Las cifras citadas por el ministro de Energía y
presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, indican que la constitución de las
empresas mixtas ha ahorrado al Estado pagos por 4.000 millones de dólares
anuales y que los nuevos contratos mejorarán las arcas en 6.000 millones
hasta 2017. Estos ahorros se suman al alza de los impuestos a la
extracción de crudo, elevando las regalías del 1% al 16% por barril
extraído, mientras que el impuesto a la renta ha crecido desde el 34% al
50%. El análisis de diferentes bancos de inversión y de especialistas
revela, sin embargo, que la nacionalización tiene tres objetivos
fundamentales: el fortalecimiento del Estado como eje de la economía y
motor del sector servicios; la reducción de la dependencia de Estados
Unidos, su principal socio comercial y, en menor medida, controlar la Faja
del Orinoco, uno de los mayores yacimientos de petróleo virgen del mundo.
Venezuela ha sido en los últimos tres años el país latinoamericano con las
tasas de crecimiento más altas. El PIB venezolano se elevó en 2006 un
10,3% y podría crecer un 6% adicional en 2007. Este desempeño que en 2004
llegó a un 17,3% ha ido de la mano de elevadas tasas de empleo, reduciendo
el paro hasta el 9,8%, y del despegue del consumo privado hasta un 17%. No
obstante, los detractores de Chávez indican que este crecimiento se ha
hecho a costa de la inflación, que cerró 2006 con un 17% de alza. Los
especialistas también indican que el país es muy dependiente de los
elevados precios del crudo -responsable de más de dos tercios de la
economía y del 80% del presupuesto- y al aumento del gasto público. Los
datos de Fedecámaras revelan un crecimiento nominal de 66,5% en el gasto
primario y la Cepal indica que, en términos nominales, el gasto público
total del Gobierno central ascendió un 74,6% con relación al primer
semestre de 2005.
Estados Unidos es el primer socio comercial de Venezuela y el principal
inversionista extranjero. A pesar de la voluntad de Hugo Chávez por
reducir la dependencia, el 40% de las exportaciones de crudo y el 12% de
las exportaciones de productos refinados tienen como destino EE UU. Con
1,2 millones de barriles diarios, Venezuela es, además, el cuarto
proveedor de petróleo de Washington y representa más del 15% de todas sus
importaciones de crudo. En el periodo 1994-2004, según el Banco Central de
Venezuela, el 21% de la inversión de capital foráneo llegada al país
correspondió a empresas estadounidenses. Chávez ha impulsado alianzas
estratégicas con Irán, Rusia y Bolivia con el objetivo de prescindir de
este impulso estadounidense en la industria petrolera.
Inversión en peligro
Los analistas advierten que los costes para la economía venezolana con el
anuncio de las privatizaciones podrían perjudicar la inversión extranjera,
en especial en el sector petrolero. En 2005, la inversión extranjera
directa en Venezuela aumentó un 85%. De ese total, algo más del 40% fue
capital estadounidense; no obstante, en 2006 y a falta de los datos
oficiales de la UNCTAD, las cifras de Fedecámaras indican que la inversión
privada se situó entre el 3% y el 4% del PIB, con una inversión pública
entre el 9% y 10% del PIB. Esto que podría afectar la intención del
Gobierno de elevar de tres a cinco millones de barriles diarios su
potencial de producción de crudo antes de 2010. Las previsiones indican,
además, que no queda mucho margen para que el sector petrolero siga
creciendo. Para Fedecámaras, el área se elevará sólo un 0,5% en 2007.
En cuanto a los inversores, la Bolsa de Valores de Caracas cayó un 18,7%
al día siguiente del anuncio de las privatizaciones y provocó una bajada
en cadena del resto de los grandes mercados financieros de la región. No
obstante, los expertos creen que esa tendencia no se mantendrá cuando la
situación de las empresas afectadas se aclare y se confirme el pago a
precios de mercado de su participación en las compañías en transición. Los
datos indican que tras ese desplome, el mercado de valores venezolano
moderó sus descensos a tasas de un dígito y la semana siguiente ya lograba
cifras positivas.
El aumento del gasto público y la baja del mercado del petróleo es otra de
las preocupaciones de los analistas. Los datos de la Cepal señalan que en
el primer trimestre de 2006 el valor de las exportaciones de bienes siguió
mostrando un alto crecimiento (25,6%), al igual que el de las
importaciones (31,3%) y el superávit comercial continuó avanzando hasta
situarse cerca del 15% del PIB. No obstante, el petróleo, que cerró el año
a unos 56 dólares el barril -dejando atrás los 78 dólares que logró en
agosto- podrían generar un desajuste en las cuentas públicas.
.


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-