Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7701 al 7720 
AsuntoAutor
864/06 - Nadie se Noticias
Mapa da destruição Marcelo
La salvación del T FRANCESC
865/06 - ESPECIALI Noticias
Re: NoticiasdelCeH Alejandr
866/06 - Suscripci Noticias
867/06 - Líbano - Noticias
Re: NoticiasdelCeH Jeronimo
Entrevista al Dr. Angel Da
868/06 - «Ustedes Noticias
869/06 - A desarab Noticias
870/06 - La ayuda Noticias
Rv: Cursos a Dista mariela
871/06 - CICLO DE Noticias
Mapa da destruiçã Zeno
872/06 - Charla de Noticias
873/06 - Argentina Noticias
874/06 - El Ferroc Noticias
LLAMADO A CONCURSO Ezequiel
875/06 - Chile - H Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7940     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 870/06 - La ayuda silenciosa, el arma más eficaz de Hezbollah(Sabrina Tavernise)
Fecha:Lunes, 7 de Agosto, 2006  22:46:51 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticiasdelcehu @..................ar>

NCeHu 870/06


La ayuda silenciosa, el arma más eficaz de Hezbollah

Los más pobres le son incondicionales

Sabrina Tavernise
The New York Times


TIRO.- Hezbollah pagó la cesárea de su esposa. Le trajo aceite de oliva, azúcar y nueces cuando él se quedó sin empleo, y cubrió el costo de una operación de su nariz rota. Como muchos chiitas pobres del sur del Líbano, Ahmed Awali, de 41 años, guardia de seguridad de un edificio de departamentos de esta ciudad sureña, gozó durante años de la caridad de Hezbollah. Dice que no es miembro de la organización. Ni siquiera conoce los nombres de los que lo ayudaron.

Los militantes de Hezbollah se mueven como sombras por las montañas del sur del Líbano; de manera igualmente espectral, sus trabajadores se han arraigado profundamente en la vida de la gente en ciudades y aldeas.

Pagan cuentas médicas, ofrecen seguros de salud, costean aranceles escolares y dan a los pequeños emprendimientos capital inicial. Son invisibles pero omnipresentes; suministran los servicios esenciales que el gobierno libanés no ha sido capaz de ofrecer durante años.

Su tarea engendra una profunda lealtad por parte de los chiitas, la clase marginada, cuyo sentido del orgullo y de la identidad están unidos a Hezbollah.

En el sur del Líbano, la presencia de Hezbollah está tan extendida que cualquier avance militar israelí no conseguirá erradicar al grupo, que ya ocupa un lugar tan importante en la sociedad como la fe chiita.

"Los árboles del sur dicen: «Somos Hezbollah». Las piedras dicen: «Somos Hezbollah»", comentó Issam Jouhair, un mecánico. "Si la gente no puede hablar, las piedras lo dirán."

Hezbollah no está en ninguna parte, pero está en todas partes. En esta ciudad, puerta de entrada de los combates y sede de varios de los más grandes hospitales libaneses en funcionamiento, aparecen a diario pistas de los combatientes: un médico de uno de los hospitales, Jebel Amal, dijo que tenía alrededor de 450 pacientes. Los funcionarios del hospital, sin embargo, sólo permitieron acceder a mujeres y niños.

"El hecho de que esté aquí sentado no significa que no sea un combatiente de la resistencia", dijo Haidar Fayadh, dueño de un café, mientras sus clientes tomaban café cerca de unos pósteres de Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah. "Todo el mundo tiene un arma en su casa", prosiguió. "Médicos, maestros y agricultores. Hezbollah es el pueblo. El pueblo es Hezbollah."

El grupo es descentralizado y extremadamente organizado. Awali, cuyo empleo como guardia de seguridad le reporta 170 dólares mensuales, un salario muy inferior al promedio, se quedó sin dinero para comer después de que nació su segunda hija. Se lo contó a un vecino y, días más tarde, aparecieron personas con bolsas de alimentos en su departamento. "Dejaron todo y se marcharon", dijo su esposa, Yusra Haidar.

Pero fue el seguro de salud lo que salvó a la familia cuando Haidar enfrentó un embarazo difícil. Sólo tuvieron que enviar unas fotos y llenar unos formularios. Alguien de Hezbollah -que no se identificó- inspeccionó el departamento, les preguntó por sus finanzas y aprobó la solicitud. Recibieron una credencial médica que pueden usar en cualquier hospital del Líbano. Los 1500 dólares de la cesárea fueron cubiertos.

"Eso es lo que hace Hezbollah", dijo Fayadh, mientras las imágenes del canal de Hezbollah, Al Manar, aparecían en el televisor de su bar.

Casi todas las conexiones con el grupo son indirectas. Sus combatientes son parte de la población, e identificarlos puede resultar imposible. "Son fantasmas", dijo Husam, un cliente de Fayadh. "Nadie los conoce."

Jouhair, el mecánico, dijo que su hijo, Wissam, es médico en el hospital de Bint Jubayl, una ciudad prácticamente arrasada en un bombardeo aéreo israelí de la semana pasada. Aunque procuró evitar cualquier pregunta acerca de su hijo, era evidente que Wissam se dedicaba a curar militantes.

La ayuda de Hezbollah llegó a Fayadh con la forma de una cuenta de electricidad paga de miles de dólares, que recibió hace unos meses. El no podía pagarla. "Hezbollah intervino para que me bajaran el precio", dijo.

Dos años antes, Fayadh ya había tenido que cambiar a sus cuatro hijos de una escuela privada a otra pública, dado que ya no podía pagar la cuota. Culpó al gobierno del ex premier Rafik Hariri, al que llamó corrupto y arrogante.

Muchos expresan el mismo sentimiento, y marcan distancia con los libaneses del norte y del centro del país, que apoyan a la coalición gubernamental. "No confío en ellos", dijo Jouhair mientras escuchaba la radio, sintonizada en la emisora de Hezbollah.

Los miembros de Hezbollah también actúan como una policía silenciosa, manteniendo la tranquilidad en los barrios. Recorren las calles en autos, deteniéndose para investigar ante cualquier señal de conmoción.

El profundo apego a Hezbollah que existe en esta zona tiene sus raíces en la historia libanesa reciente. Durante la invasión israelí de 1982, los chiitas del sur dieron la bienvenida a los israelíes porque habían venido a combatir a los palestinos, quienes les habían dificultado la vida durante años. Pero a medida que la ocupación se extendió empezaron a odiar a los israelíes, un sentimiento que ahora es transmitido a los niños que crecen en el sur del Líbano.

Ahora la rama militar de Hezbollah está separada de sus trabajos en el entorno social, pero en la primera época ambas ramas se iniciaron juntas, organizando el suministro de agua para la gente de Dahiya, el área chiita del sur de Beirut, escenario de la mayor destrucción durante la guerra. Varios residentes que conocían a miembros de Hezbollah dijeron que eran entrenados y preparados durante cinco años antes de convertirse en miembros plenos.

El ala militar es tan hermética que a veces ni los amigos ni los familiares saben que sus seres queridos forman parte de ella. Hani Rai, un vecino de Jouhair, dijo que se asombró mucho al enterarse de que un amigo íntimo era combatiente de Hezbollah. Se enteró cuando lo mataron, hace unos años.

Traducción: Mirta Rosenberg


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 7 de agosto de 2006.