Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7661 al 7680 
AsuntoAutor
834/06 - Universid Noticias
836/06 - México fr Noticias
837/06 - A fabrica Noticias
835/06 - México - Noticias
838/06 - Buenos Ai Noticias
839/06 - ESPECIALI Noticias
840/06 - Megaproye Noticias
842/06 - PRIMERA H Noticias
841/06 - La ofensi Noticias
Desarrollo de las Noticias
844/06 - El auge i Noticias
Lançamento de Bole Charles
846/06 - Red Perua Noticias
847/06 - PRIMER CO Noticias
845/06 - Entrevist Noticias
848/06 - “Israel h Noticias
849/06 - Paraguay Noticias
850/06 - Actividad Noticias
851/06 - SEGREGACI Noticias
852/06 - Informaci Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7902     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 845/06 - Entrevista a David Harvey (Jerónimo Monte ro)
Fecha:Viernes, 4 de Agosto, 2006  00:21:42 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticiasdelcehu @..................ar>

NCeHu 845/06
 

Entrevista a
DAVID HARVEY
"Estados Unidos no sabe cómo manejarse frente a los cambios políticos en América Latina"
 
 Jerónimo Montero
Mar del Plata, 30/12/05

 
 

Una charla de café con uno de los mejores geógrafos radicales del mundo.

 
En un de sus más recientes libros (El Nuevo Imperialismo. Oxford University Press, 2003), plantea su tesis de que la hegemonía norteamericana colapsará, hecho éste que tendrá “consecuencias extremadamente peligrosas” para toda la población mundial.
 
Pronto visitará la Argentina para participar en el encuentro de pensadores urbanos, del 28 al 30 de este mes.
 
En esta charla habla del neoliberalismo, de América Latina en la visión de Estados Unidos, y del estado actual de la geografía en ese país y en el Reino Unido.
 
 
- ¿Cuál es la importancia de América Latina en la agenda de política exterior de Estados Unidos?
 
Siempre ha sido importante, y geopolíticamente continúa siéndolo. Pero considero que Estados Unidos no tiene el poder que ha tenido en el pasado para influir en los asuntos latinoamericanos, y claro está que está preocupado por Irak, por el creciente poder de China –y creo que no sabe qué hacer al respecto-... en fin, no saben qué hacer, no tienen un plan con respecto a América Latina. En el pasado, elecciones como la de Bolivia hubieran sido probablemente respondidas por los Estados Unidos mediante un boicot activo e intervención militar, pero la misma fracasó en Venezuela, y calculo que temen que vuelva a fracasar. En fin, creo que no tienen el poder que han tenido alguna vez en América Latina.
 
- ¿Cuáles son las principales razones? ¿Se olvidaron de América Latina durante los años de Clinton? Es decir, pareciera ser que hubo un giro de Reagan a Clinton respecto a América Latina como territorio importante para la agenda de política exterior norteamericana.
 
En mi opinión, fue más bien desde Carter en adelante que la creencia fue la de que el poder norteamericano debía ser llevado adelante económicamente más que política y militarmente. Si volvemos atrás y vemos la política de derechos humanos de Carter en América Latina, ello de algún modo creó cierta apertura, que es representada más que nada por la revolución Sandinista, que no fue atacada por Carter, mientras que Reagan sí la atacó. Sin embargo, ha habido cierto giro en cuanto a la forma en que la política norteamericana ha trabajado en América Latina, y eso puede verse en Clinton a través del NAFTA, libre comercio en las Américas, la OMC, o sea, un control geoeconómico opuesto al control geopolítico. Considero que esa ha sido la estrategia, y la administración Bush tendría un muy arduo trabajo para destruir esto y volver a la intervención militar. Está tratando de mantenerla a través de cuestiones como el narcotráfico en Colombia... Es decir que está tratando de hacer algo de esto, pero desde Carter en adelante ha existido una tendencia hacia el tratamiento geoeconómico más que militar o geopolítico.
 
- ¿La administración Reagan fue una especie de vuelta atrás hacia una estrategia más geopolítica que geoeconómica?
 
Si te referís a América Central sí. Ahora, si mirás más generalmente, fue a comienzos de los ochenta que de hecho la administración Reagan quiso abolir en Fondo Monetario Internacional...
 
- ¿Abolirlo?
 
Sí, no es una buena institución neoliberal. Aún hoy, el ala derecha del Partido Republicano no quiere al FMI, no creen en el FMI. Pero la crisis en México en 1982 le permitió a la administración Reagan descubrir un nuevo uso para el FMI. No fue sino tras este hecho que éste se convirtió en el agente de los planes de ajuste estructural en todo el mundo. Es decir que la administración Reagan, mientras hizo lo que hizo en Nicaragua, hizo lo mismo en el resto del mundo económicamente a través del FMI, y fue en ese momento que la institución de convirtió en un elemento crucial para la política geoeconómica norteamericana y, por supuesto, se convirtió en el principal elemento para regular las economías de América Latina.
 
- ¿Por qué el FMI no es una buena institución neoliberal?
 
Bueno... la teoría neoliberal está en contra de la intervención gubernamental en los mercados, y el FMI interviene en gran medida en los mercados mundiales. Un buen neoliberal, teóricamente, desaprobaría las intervenciones del FMI, porque diría que “está interviniendo en el mercado”, y en particular lo que éste hace desde 1980 es intervenir protegiendo a los bancos y las instituciones financieras. Un buen neoliberal diría “si el banco hace una mala inversión, es el banco el que debería perder el dinero”, pero el FMI dice “si el banco hace una mala inversión, nosotros protegemos al banco y le sacamos el dinero a la gente”. Es decir que dirían que mediante la protección de las instituciones financieras estás favoreciendo los comportamientos negativos de su parte. Eso es lo que un buen neoliberal diría.
 
Es por eso que en el primer año de la administración Reagan hubo un serio intento de acabar con el FMI. Fueron los demócratas en el congreso quienes lo protegieron, en contra de la administración Reagan, excepto cuando la crisis afectó a México en 1982; fue ahí que James Baker, entonces Secretario del Tesoro, encontró algo para hacer con el FMI. El paquete de rescate a México utilizó al Tesoro norteamericano y al FMI para comenzar a fomentar la privatización en el gobierno mexicano. Fue ahí que decidieron que el FMI era algo que querían mantener, porque tenerlo ahí es un elemento central de su política exterior.
 
Pero como dije, en términos teóricos no es una buena institución neoliberal. Es decir que la práctica del neoliberalismo es muy distinta a su teoría, y la práctica ha sido la de proteger a las instituciones financieras. Entonces el estado protege a las instituciones financieras, y la segunda cosa que hace es crear un clima favorable para los negocios, como reprimir a los obreros... ese tipo de cosas. Entonces, el estado está de hecho muy activo, pero de acuerdo a la teoría neoliberal no debería estarlo, porque el estado en el enemigo. En la única área en la que el estado por supuesto sigue siendo considerado el enemigo es en la protección de la población. Es allí en donde mantuvieron viva la práctica de la teoría neoliberal: bajos impuestos, recortes al bienestar social, creación de clima de negocios, protección de las instituciones financieras... Es decir que es un estado muy interventor.
 
- En cuanto a América Latina ¿Cómo son vistos los cambios políticos por los medios en Estados Unidos, o cómo son vistos en Estados Unidos en general?
 
Bueno, son vistos con un poco de desconcierto; la gente está muy sorprendida por lo que está ocurriendo, no saben bien qué hacer al respecto, porque, nuevamente, toda la política desde Carter ha sido la de fortalecer la democracia en el mundo, y ahora tenés gobiernos elegidos democráticamente, que están a la izquierda, y no pueden hacer fácilmente lo que le hicieron a Allende, realmente no pueden, así que es muy difícil... De hecho, hay un momento muy interesante en el intento de golpe a Chávez: el The New York Times inicialmente apoyó el golpe, y el gobierno norteamericano reconoció al nuevo gobierno. Luego, tres días después, cuando la cosa se revirtió, de repente dijeron “no creemos que sea una buena idea apoyar el derrocamiento de un gobierno elegido democráticamente”. Creo que eso remarca la ambivalencia de los medios en general. Los medios de la derecha odian a Chávez, y no sé qué estarán diciendo de Evo Morales –probablemente las mismas cosas. Están muy nerviosos por esta tendencia anti-norteamericana en América Latina. El Encuentro acá en Mar del Plata también fue muy difícil de absorver para la prensa norteamericana.
 
- Mostraron los disturbios.
 
Sí, pero todo ha sido absorvido cada vez más por la idea de Bush como personalmente impopular, así que es visto como una cuestión personal más que como una política norteamericana vacía hacia la región.
 
- Como sabrá, hay una creciente presencia de las ideas de izquierda en América Latina. Está pasando lo mismo, de alguna manera, en Estados Unidos?
 
Hay muchísimos moviminetos de oposición en este momento –me refiero a oposición al gobierno. Cuán de izquierda son, no lo sé. La tradición norteamericana de respuestas radicales es generalmente populista, referente a cuestiones constitucionales y a leyes sobre derechos, cosas como esas, así que podríamos decir que son muy individualistas. No creo que haya un fuerte resurgimiento de lo que podríamos llamar la izquierda socialista o marxista. Ésta está como siempre ha estado, es decir muy reducida. Pero en términos de movimientos populares contra la administración, o contra lo que está sucediendo... No lo sé, para mí es muy difícil hablarte de esto porque yo estoy en Nueva York, que es muy diferente al resto del país.
 
- Es más liberal...
 
Bueno, está más abierta al pensamiento de izquierda. De hecho yo doy una cátedra sobre El Capital de Marx, y el año pasado tuve cien personas. Se suponía que era un seminario, pero tuve cien personas queriendo anotarse, así que...
 
- ¿Está diciendo que no podría haber pasado diez años atrás?
 
Claro que no, pero de todos modos estamos hablando de una persona que enseña en Nueva York, así que imaginate... O sea, veo un resurgimiento del interés en el marxismo en ciertos círculos, pero la tendencia general se da hacia tomar algunas cuestiones del postmodernismo e intentar abordar esas cuestiones mediante ideas postmodernas, cosa que yo no hago.
 
- En cuanto al postmodernismo, tiene una influencia muy fuerte en la geografía estadounidense...
 
Sí, creo que no caben dudas respecto a que el pensamiento postmoderno se volvió muy importante y poderoso en geografía, probablemente más en Gran Bretaña que en Estados Unidos –pero por supuesto hay una muy fuerte relación entre la geografía británica y la norteamericana. Considero que la tendencia postmoderna se ha vuelto muy importante en la disciplina, muy importante. Pero la integración de cuestiones medioambientales, de género y otras en lo que la geografía hace y piensa es algo positivo... En fin, en mi opinión hay un aspecto del pensamiento postmoderno que tiene una influencia positiva, pero en promedio ha sido negativo.
 
- ¿Cuál es su opinión respecto al estado actual de la geografía radical en Estados Unidos? ¿Se está fortaleciendo en relación a la geografía norteamericana en general? Me refiero a la actualidad en relación a lo ocurrido 30 o 35 años atrás con el crecimiento de la geografía de izquierda, la emergencia de Antipode...
 
Yo diría que está estancada, no está creciendo, está más confundida debido a la forma en que otros temas como los medioambientales, algún radicalismo postmoderno y demás han entrado en escena. En mi opinión, lo que podríamos llamar el fuerte propósito marxista se ha perdido, y se ha vuelto un tipo de izquierda más ecléctico. Ello tiene algunas cosas buenas y otras malas.
 
- ¿Cuáles son?
 
El lado bueno es que por ejemplo algunas veces necesitamos considerar muchas cuestiones medioambientales muy seriamente, así que la integración de ello en lo que hacemos es muy positiva, y lo mismo ocurre con los temas de género, sexualidad, etc. La integración de esos temas es algo muy positivo. El lado negativo es la tendencia a hacerse la idea de que uno puede confrontar esos temas sin incorporar la política económica marxista en el análisis, o sea que hoy hay un interés mucho menor en la economía política de Marx. En mi opinión, si vos no tenés un buen paquete de cuestiones de economía política, no podés abordar correctamente temas de degradación medioambiental o de desigualdad de género... Considero que ha habido una tendencia irresponsable (a liberal tendency) a hacer lo que llamamos “tirar al bebé con el agua de baño” (throwing the baby out with the bath water), o sea que es como desechar la política económica porque vos querés abordar esos otros temas. Creo que esa es una idea negativa.
 
- Por qué no hay geografía en los secundarios en Estados Unidos?
 
Eso ha sido así durante un largo tiempo, y la geografía es enseñada crecientemente mediante estudios mediambientales, o sea que los temas propios de la geografía son cooptados en esas áreas. Luego, cuestiones sociales se enseñan como parte de las Ciencias Sociales, así que no hay enseñanza de geografía específicamente en los secundarios.
 
- ¿Cree que ello tiene relación con el hecho de que mantener a la sociedad ignorante en cuanto al “resto del mundo” es funcional a la política exterior?
 
Mantener a los norteamericanos en un estado de ignorancia respecto a buena parte del resto del mundo no deja de ser muy útil para el punto de vista de la política exterior norteamericana, pero no creo que la exclusión de la geografía se deba específicamente a ello.
 
- Hay una creciente presencia de la geografía en la sociedad, o más bien ésta queda en los ámbitos universitarios?
 
Queda más que nada en los ámbitos universitarios, y acá nuevamente creo que la situación es muy estable –algunos hablan de estancamiento. Hay algunos desarrollos positivos y otros negativos. Es decir, es interesante, desde el punto de vista intelectual, notar que los geógrafos fueron más conocidos fuera de la disciplina, como los radicales como yo y algunos más. O sea que el pensamiento radical tiene mucha presencia en la academia en general –me refiero a los geógrafos radicales-, pero no tanto en geografía. La geografía como disciplina está muy nerviosa de lo que hace la gente como yo, no les gusta lo que hacemos.
 
- Entonces, los geógrafos norteamericanos en general se comportan como una elite... ?
 
No tanto como una elite, es más bien un grupo marginalizado con credibilidad intelectual, pero sin mucha credibilidad práctica en lo que hace a, por ejemplo, ciencia de información geográfica... Los SIG están dominando muchos departamentos.
 
- Cree que las nuevas demandas de publicar numerosos trabajos y de participar continuamente en congresos tiene alguna relación con esto?
 
Bueno, yo he sido muy crítico de eso. Hoy en Gran Bretaña, para las sociedades de evaluación de investigación se supone que todos han publicado cierto número de trabajos en determinado período de tiempo, y si tenés un departamento en el que la gente no lo ha hecho, entonces recibís mucho menos dinero. Es decir que hay muchos incentivos para publicar cualquier cosa (anything).
 
- También pasa en Estados Unidos?
 
No tanto.
 
- Es más fácil publicar libros en Estados Unidos que en el Reino Unido?
 
No. Publicar libros en Estados Unidos se está poniendo dificil por razones comerciales. Las prensas universitarias (como Harvard, Texas, Illinois...) solían subsidiar la publicación de investigaciones monográficas, pero ahora todas esas prensas deben ser redituables, por lo que solo publican textos que creen que les harán ganar dinero, entonces buenas investigaciones monográficas no son publicadas. Ese es un gran problema porque para sumar puntos (to get tennier) tenés que publicar un libro, y eso implica que antes vos podías publicar una investigación monográfica y no tenía que vender mucho, pero ahora solo podés publicar algo que venda.
 
- No hay una gran oposición a ello?
 
Sí, pero... ya sabés, la neoliberalización de la universidad fue un aspecto fundamental en los Estados Unidos.
 
- Hay grandes huelgas en las universidades?
 
Sí, y en este mismo momento las huelgas se dan principalmente en relación al empleo de estudiantes de posgrado en la enseñanza. Entonces, en muchas universidades, los cursos introductorios de español no son dictados por docentes regulares sino por estudiantes de posgrado, a los que no se les paga casi nada. En la Universidad de Nueva York los estudiantes de posgrado están en huelga desde hace un mes, porque se oponen a hacer ese trabajo sin tener contratos apropiados, sin cobertura médica y demás. Cuando me fui estaban en huelga, así que no sé qué habrá pasado. Los estudiantes de posgrado no estaban dando esos cursos, así que se abrío la cuestión de si los docentes debían continuar dando clases durante la huelga de los estudiantes de posgrado, y muchísimos de ellos decidieron no hacerlo, en solidaridad con la huelga.

Fuente: estargeo.