Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7641 al 7660 
AsuntoAutor
818/06 - A LA NACI Noticias
Re: NoticiasdelCeH Rita Vin
819/06 - Nuestros Noticias
Fw: NoticiasdelCeH Noticias
820/06 - Ecología Noticias
821/06 - VISITE LA Noticias
822/06 - GEÓGRAFOS Noticias
823/06 - No había Noticias
824/06 - Buenos Ai Noticias
825/06 - El desarr Noticias
826/06 - REPORTAJ Noticias
827/06 - Los próxi Noticias
828/06 - La Crisis Noticias
Taller de Jose R.
829/06 - A la gent Noticias
CENEGRI/GERT: lanç Charles
830/06 - 2da circu Noticias
831/06 - El Jefe d Noticias
832/06 - La barbar Noticias
833/06 - ¡Hay que Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7879     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 827/06 - Los próximos pasos a seguir con Irán (Hen ry Kissinger)
Fecha:Domingo, 30 de Julio, 2006  19:12:14 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticiasdelcehu @..................ar>

NCeHu 827/06

Los próximos pasos a seguir con Irán

Henry A. Kissinger
Tribune Media Services.

La lucha en el Líbano y en la Franja de Gaza concentra la atención del mundo, pero es inevitable que el contexto nos devuelva a Irán. Desafortunadamente, los acontecimientos siempre aventajan a la diplomacia en relación con ese tema. Mientras llueven explosivos sobre las ciudades libanesas e israelíes, e Israel reclama partes de Gaza, la propuesta que los llamados Seis (EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China) hicieron en mayo a Irán respecto de las negociaciones sobre su programa de armas nucleares sigue sin respuesta. Es posible que Teherán interprete el tono casi suplicante de algunas de las comunicaciones que se le dirigen como una señal de debilidad y vacilación. O tal vez la violencia en el Líbano haya hecho pensar dos veces a los mullahs en relación con los riesgos de propiciar y desatar una crisis.

De cualquier manera que se interpreten las cosas, el caos actual de Medio Oriente podría convertirse en una instancia decisiva. Irán puede llegar a apreciar la ley de las consecuencias inesperadas. Por su parte, los Seis ya no pueden evitar abordar el doble desafío que supone Irán. Por un lado, la búsqueda de armas nucleares representa el intento de Irán de alcanzar la modernidad a través del símbolo del poder del estado moderno. Al mismo tiempo, el impulso de tal intención corre por cuenta de un tipo vehemente de extremismo musulmán que mantuvo al Medio Oriente musulmán al margen de la modernización durante siglos. El problema puede resolverse sin conflicto sólo si Irán adopta un modernismo coherente con el orden internacional y una visión del Islam compatible con la coexistencia pacífica.

Hasta ahora los Seis reaccionaron de forma vaga a la negativa iraní a negociar, con la excepción de amenazas no especificadas de sanciones a través del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero si como consecuencia de la tensa indulgencia de los Seis y de la retórica provocadora del presidente iraní se produce un estancamiento que dé lugar a una aquiescencia de facto respecto del programa nuclear de Irán, las perspectivas de un orden internacional multilateral se reducirán en todas partes.

Si los foros de seis países que abordan los temas de Irán y Corea del Norte sufren fracasos, la consecuencia será un mundo de proliferación descontrolada, no regida por principios ni instituciones.

Un Irán moderno, fuerte y pacífico podría convertirse en un pilar de estabilidad y progreso en la región. Hasta ahora Irán estuvo ganando tiempo. Los mullahs parecen querer acumular toda la capacidad nuclear posible para -incluso en el caso de que deban suspender el enriquecimiento- poder estar en posición de usar la amenaza de reanudar el programa de armas como forma de afianzar su poder en la región.

Tenemos que aprender de las negociaciones de Corea del Norte a no internarnos en un proceso que comprenda largas pausas para zanjar desacuerdos. De la misma forma, los socios de los Estados Unidos necesitan decisiones que les permitan seguir un curso paralelo.

Una suspensión del enriquecimiento de uranio no debería ser el final del proceso. Un paso siguiente tendría que ser la elaboración de un sistema global de enriquecimiento de nuclear que se lleve a cabo en centros designados en distintos lugares del mundo y bajo control internacional, como propuso Rusia para el caso de Irán.

Si Teherán insiste en combinar la tradición imperial persa con el fervor islámico contemporáneo, será inevitable un choque con los EE.UU. y, de hecho, con sus socios de los Seis. No puede permitirse que Irán concrete un sueño de dominio imperial en una región de tanta importancia.

Es importante expresar esa política en objetivos precisos, verificables de manera transparente. Un diálogo geopolítico no es un sustituto de una solución temprana a la crisis del enriquecimiento nuclear.

Los Estados Unidos tienen que estar dispuestos a reivindicar sus esfuerzos por impedir un programa de armas nucleares iraní. Por ese motivo, los Estados Unidos tienen la obligación de explorar todas las alternativas honorables.

Traducción de Joaquín Ibarburu


Fuente: diario Clarín, de Buenos Aires, Argentina; 29 de julio de 2006.