Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7041 al 7060 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH mariana
RE: NoticiasdelCeH Grassi,
Re: NoticiasdelCeH PLANIFIC
337/06 - Diario de Centro H
338/06 - Bolivia - Centro H
339/06 - Bolivia - Centro H
340/06 - Buenos Ai Centro H
341/06 - "N", a pa Centro H
342/06 - El profet Centro H
343/06 - Pre-Encue Centro H
CENEGRI: BALANÇO 2 Charles
344/06Gramsci e a Centro H
CENEGRI: VENEZUELA Charles
345/06 - Presos Ma Centro H
Argentina vs. Urug Centro H
Re: NoticiasdelCeH Barisci
346/06 - LA REPRES Centro H
347/06 - Segunda C Centro H
Re: NoticiasdelCeH Vicente
349/06 - Argentin Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7280     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 345/06 - Presos Mapuche endurecieron su postura luego de tener propuestas insatisfactorias de parte del Gobierno (R, 2/5)
Fecha:Miercoles, 3 de Mayo, 2006  21:43:56 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 345/06

Chile
 
Este martes comenzarán semana con más de 50 días sin comer
Presos Mapuche endurecieron su postura luego de tener propuestas insatisfactorias de parte del Gobierno

Aldea Comunicaciones

Los cuatro presos mapuche, Jaime Marileo, Juan Carlos Huenulao, Juan Patricio Marileo y Patricia Troncoso que mantienen una huelga de hambre por 48 días en la cárcel de Angol endurecieron su postura este viernes luego de tener versiones insatisfactorias de parte del Gobierno a las demandas por las cuales iniciaron su protesta.

“Hemos endurecido nuestra postura y no aceptaremos que nos separen”, dijo Patricia Troncoso, quien argumentó que el envío a un centro de educación y trabajo es parte de la solución, pero no es la solución definitiva.

Troncoso ha rechazado atenciones médicas, el suministro de sales rehidratantes, nuevos registros del peso y de presión, porque las propuestas dadas a conocer en relación a la postura del gobierno no apuntan a la absolución de las condenas por la aplicación de la Ley Antiterrorista, aplicada casi exclusivamente a casos mapuche en la Novena Región y que ha llamado la atención internacional por las características de “presos políticos” en el caso.

Los cuatro presos mapuche, hasta este viernes, presentaban evidente debilitamiento físico, dificultad para caminar y sostenerse en pie, pérdidas momentáneas de conciencia, baja considerable de peso cercana a los 20 kilos y fatiga para realizar acciones básicas como hablar y comunicarse gestualmente.

Algunos presentan problemas renales y cardíacos que hacen más probable alguna complicación en los próximos días, considerando que el 1 de mayo es feriado.

Patricia Troncoso, en tanto, ya presenta dificultades para recibir agua vía oral debido al aumento de los vómitos cada vez que intenta ingerir el vital líquido.

LAS DEMANDAS

Los presos mapuche exigen a las autoridades modificación de la pollitica penal del gobierno frente a los casos mapuche en que aplicó la Ley Antiterrorista, que se revisen los juicios, la absolución de las condenas de 10 años y un día que los mantienen privados de libertad, argumentando que la condena y la suma de $423.000.000 de indemnización a Forestal Mininco S.A es inconcebible tomando en cuenta la absolución de dos procesados por el mismo caso en marzo pasado.

La Ley Antiterrorista fue creada en el gobierno militar y fue aplicada en casos de incendios en propiedades de la empresa Forestal Mininco, de propiedad del grupo Matte.

Más Información:

José Cariqueo, Vocero absuelto

Fono: 09 4590906




Noam Chomsky se solidariza con los presos mapuche

Lagos Nilsson
pieldeleopardo.com

Puede haber –y se entregan– razones de por qué es preciso castigar. Pero lo cierto es que las dudas existen. ¿Por qué tanta saña con la nación mapuche? ¿Pueden poco más de un millón de personas empobrecidas la mayor parte hasta límites sorprendentes aún en América Latina constituir un riesgo para el Estado chileno?

¿Acaso las culturas se valoran por su poder de fuego? ¿No querer, sencillamente no querer, es causal de exterminio?

¿Acaso ser –o decir que se es– socialista y demócrata, o cristiano y demócrata, obliga a patear en la cabeza a los que de algún modo son diferentes? ¿Es la obediencia la principal fuente de respeto? ¿La pluralidad consiste en aceptar el mando del poder e integrarse, callado, en el lugar que ordene?

Noam Chomsky escribió un correo electrónico a la abogada Alejandra Arriaza –defensora de los presos políticos mapuche en huelga de hambre que hoy, sábado 29 de abril, entran en su día 46 sin probar alimentos. Puede parecer un gesto, otro gesto de un intelectual que solidariza desde su torre de cristal con cuántos cree padecen persecución.

Sería injusto sostenerlo. El profesor Chomsky no entrega su firma a comités para que dispongan de ella –de su nombre– al acaso de cualquier circunstancia. Y no es únicamente el rebelde pensador y académico estadounidense quien se preocupa y ocupa de la situación del pueblo mapuche –y de otros que en América son forzados a integrarse a la ficción de Estados nacionales diseñados a sus espaldas y a contracorriente de sus historias–.

En Bélgica –es decir en el centro de la Europa comunitaria– quienes están informados del acontecer suramericano no logran entender por qué se los hostiliza, persigue y procesa a los mapuche con las mismas normas que dictó la dictadura de 1973/90 para perseguir y encarcelar a quienes hoy desde los poderes del Estado enarbolan las banderas que lucharon contra el tirano de ayer.

Germán Westphal del Comite Internacional Contra la Impunidad en Chile habló con Chomsky luego de conocerse el grave deterioro corporal y sicológico de los presos mapuche en la cárcel de Angol –pequeña ciudad del sur del país– para intentar conseguir una declaración solidaria. La respuesta fue contundente:

Por este mensaje expreso mi total apoyo a los líderes Mapuche en huelga de hambre, a su liberación y asu lucha por la recuperación de sus tierras ancestrales. (1)

El viernes 28 se produjeron actos igualmente solidarios en diversas ciudades europeas y latinoamericanas. Frente a estos hechos sociales no es posible explicar por qué los aires nuevos invocados por la médica y presidente de Chile, señora Michelle Bachelet, para cambiar la forma de relacionarse del poder público con los ciudadanos no alcanzan a soplar sobre la discriminación, el latrocinio y las injusticias diversas que padece la nación mapuche.

Desde que las primeras tropas españolas pisaron el Gulumapu –que es el nombre del territorio ancestral mapuche al oeste de Los Andes– en la primera mitad del siglo XVI, las conductas y pensamientos de aquellos no ha variado: los seres humanos pertenecen a la Tierra y no la tierra a los seres humanos. Criterio compartido, por lo demás, por todas las naciones originarias de América: la Tierra no es un bien transable, es la fuente de la vida.

La Tierra es agua, aire, alimento, festejo, trabajo, descendencia, paz, solidaridad. Respetando esos valores y beneficios es posible vivir como hermanos, si no la vida social se torna imposible a largo plazo, porque destruiremos –como destruimos cotidianamente por otra parte– el lugar en que vivimos.

Pero no. No hacemos caso. Los bosques que dan sombra, impiden el frío excesivo, calientan los hogares y en los que encontramos para alimentarnos y solaz son aniquilados para sembrar pino y fabricar pulpa de papel. De paso arrasamos con las fuentes de agua, la vida animal y el resto de la vegetal que allí enuentra protección.

Y como eso no basta, como no basta cegar ríos, propiciar monocultivos y manipular semillas, como no basta pescar hasta el agotamiento de las especies, como no basta contaminar tierras y mares, insensibles y torpes se diría que los Estados –el Estado de Chile en concreto– se dispone a disparar esos cartuchos que sobraron en la década de 1881/90 cuando la operación pinzas de los ejércitos argentino y chileno quiso su operación final en el Wallmapu y el Gulumapu.

En las dependenmcia del gobierno de Chile se aprecia un cambio: ministros y subsecretarios escuchan a quienes piden audiencia, salen a la calle. Pero esos cambios no llegan a la llamada Araucanía; allí la libertad del otro no tiene razón de existir si no es la libertad que el Estado está dispuesto a conceder, como si la libertad y la elección del modo de vida no fuera anterior al Estado.

En suma: la política de acorralamiento del pueblo mapuche, constante a lo largo de todos los gobiernos chilenos –con la excepción de los tres años en que gobernó Salvador Allende– no ha cesado. Se los empuja más allá de lo que puede soportar la dignidad humana, se los obliga a una rebelión que resultará en una masacre.

(1) Escribió Noam Chomsky:

Estimada Alejandra Arriaza:

Por este mensaje expreso mi total apoyo a los líderes mapuche en huelga de hambre, a su liberación y a su lucha por la recuperación de sus tierras ancestrales.

Reciba mis mejores deseos en sus esfuerzos legales para obtener su liberación.

Solidariamente,

Noam Chomsky


Fuente. www.rebelión.org , 2 de mayo de 2006.