Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6921 al 6940 
AsuntoAutor
239/06 - Argentina Centro H
240/06 - Novo site Centro H
241/06 - VI Seminá Centro H
242/06 - Afganistá Centro H
244/06 - "Estuve e Centro H
245/06 - 2º Seminá Centro H
243/06 - Argentina Centro H
246/06 - Pós-Paloc Centro H
247/06 - Boletín F Centro H
248/06 - V Jornad Centro H
nuevas carreras de Silvia L
249/06 - Guerra pe Centro H
Re: NoticiasdelCeH Geoameri
258/06 - 2DA CIRCU Centro H
Re: NoticiasdelCeH Alicia R
257/06 - transmis Centro H
250/06 - Argentina Centro H
251/06 - América L Centro H
252/06 - esquerda Centro H
253/06 - Palestina Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7158     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 249/06 - Guerra petroterrorista contra Irán (Joel Sa ngronis Padrón )
Fecha:Viernes, 31 de Marzo, 2006  23:53:42 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 249/06


Guerra petroterrorista contra Irán

Joel Sangronis Padrón

 Aporrea



En las últimas semanas hemos presenciado una escalada en los preparativos de una guerra imperial en contra del pueblo de Irán. Los argumentos y declaraciones del presidente Bush y del primer ministro Blair para justificar esta guerra son sospechosamente parecidos a los que en su momento esgrimieron como excusa para atacar a Irak y que terminaron siendo grotescamente falsos y dolosos.

Al igual que con la agresión genocida en contra del pueblo iraquí, la guerra en contra de Irán tiene una agenda secreta que ni por asomo tiene algo que ver con la supuesta intención del gobierno iraní de obtener armamento nuclear.

Hasta la fecha no existe ni una sola evidencia que permita suponer que Irán cuenta o se dispone a fabricar armas nucleares. Los informes de la agencia internacional de energía atómica, cuidadosamente silenciados o editados por las transnacionales de la información, han sido tajantes en afirmar que Irán no cuenta con las centrifugadoras de átomos necesarias para enriquecer uranio con fines militares.

Se hace difícil aceptar los argumentos con los que se intenta condenar a Irán a sufrir una guerra de agresión, cuando uno observa que este país no ha violado ningún acuerdo internacional sobre este tema, que no mantiene disputas territoriales con ningún vecino, que se ha sometido a todas las revisiones e inspecciones internacionales que hasta el momento se le han solicitado, que inclusive permitió que los inspectores internacionales precintaran parte de sus instalaciones nucleares, algo que está más allá de las normas establecidas por el tratado de no proliferación de armas nucleares.

Contrariamente a esto, existen en esa región algunos países (India, Pakistán, Israel) que están confeso de poseer arsenales de este tipo, que se han negado a suscribir el tratado de no proliferación de armas nucleares y a los que jamás se les ha intentado presionar para que muestren sus instalaciones y sus inventarios nucleares.

Frente a esta situación se evidencia la actitud dual de los EEUU sobre este tema, pues mientras han insistido repetidamente con sus acusaciones de terrorismo nuclear en contra de Irán, han silenciado el hecho de que Israel mantiene entre 200 y 300 armas termonucleares apuntadas en contra de casi todos los países árabes y en contra del mismo Irán.

También es interesante y esclarecedor analizar la situación de que a pesar de haber acusado a Corea del Norte de los mismos hechos que a Irán, los EE UU han decidido dejar en paz a esta nación asiática, pero redoblar los preparativos de agresión en contra de la nación persa. ¿Por qué? Las respuestas a esta pregunta son básicamente dos: Irán tiene petróleo, Corea del Norte no; y más importante aún, Corea del Norte ¡SI! tiene armas nucleares y ha mostrado clara disposición de utilizarlas para su defensa mientras que Irán no las posee.

Pero hay que preguntarse ¿Qué persiguen los EE UU con una guerra de agresión en contra de Irán? Veamos:

En primer lugar, por supuesto, el control del petróleo iraní. Hay que señalar que casi todas las reservas de hidrocarburos de la nación persa se encuentran en una estrecha faja de territorio fronterizo con Irak conocido como el huzistan. Norteamericanos e ingleses se han posicionado en la frontera iraquí y desde allí planean, no invadir todo el territorio iraní, sino exclusivamente esta franja de territorio con la excusa de una “zona de seguridad” que les permita saquear el petróleo de esa nación.

En segundo lugar, pero posiblemente el motivo de mayor importancia, es que los EE UU, gigante militar y hegemón nuclear, tiene los pies de barro en el aspecto económico. El país que intenta fungir como amo del mundo tiene una deuda nacional colosal, casi surrealista que sobrepasa los ¡8 billones de dólares!, probablemente más que el resto de países del mundo juntos.

Si el dólar dejara de reinar en el sistema económico mundial, si la materia prima (petróleo) sobre la que descansa el modelo civilizacional en el que vivimos se dejara de comercializar exclusivamente en dólares, si los acreedores mundiales de los EE UU, sobre todo los asiáticos y entre estos especialmente los chinos, cobraran sus acreencias en una moneda distinta al dólar, la economía norteamericana, y por ende su poder y dominio, se derrumbarían en mil pedazos.

Esta parte de la ecuación donde entra Irán. La nación persa ha manifestado sus intenciones de empezar a cobrar desde abril del presente año sus ventas de petróleo en euros, lo que ha sido considerado por la corporatocracia petrolera que gobierna los EE UU como una declaración de guerra, tal y como fue interpretada en el año 2003 la declaración que en ese mismo sentido hizo el gobierno de Irak, lo que conllevó la aceleración de la invasión a ese país.

De igual forma, desde hace ya cierto tiempo el gobierno de Teherán ha lanzado un desafío a las dos grandes bolsas petroleras del mundo, El Nymex de Wall Street y el IPE de la city londinense, con la creación de su Wimpole, una bolsa de valores petroleros que aspira funcionar en Irán y que supondría una alternativa desde la OPEP y desde el sur al dominio que mantienen los anglosajones sobre los precios y transacciones de hidrocarburos en el mundo.

Los venezolanos no podemos sentirnos ajenos a esta situación. Es probable que nosotros estemos en la lista de espera de las próximas guerras genocidas a causa de nuestras reservas petroleras y la independencias de criterio y nacionalismo que ha mostrado el Gobierno bolivariano.


Extraído de www.lajiribilla.cu .