Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6908 al 6927 
AsuntoAutor
229/06 - LA CRISIS Centro H
230/06 - INSCRIPTO Centro H
Re: NoticiasdelCeH Cervera
Las papeleras, el Geoameri
231/06 - 102 Congr Centro H
232/06 - Panel "El Centro H
Rv: FW: XIII JORNA Uriel Fl
233/06 - COLOMBIA Centro H
234/06 - PROYECCIO Centro H
235/06 - IX SEMIN Centro H
236/06 - I ENAPET Centro H
237/06 - AS LIÇÕES Centro H
238/06 - SEGUNDA C Centro H
239/06 - Argentina Centro H
240/06 - Novo site Centro H
241/06 - VI Seminá Centro H
242/06 - Afganistá Centro H
244/06 - "Estuve e Centro H
245/06 - 2º Seminá Centro H
243/06 - Argentina Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7125     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 221/06 - Argentina - Washington predijo "un buen baño de sangre"
Fecha:Viernes, 24 de Marzo, 2006  12:29:18 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 221/06

Washington
Entre las "predicciones", la "seguridad regional"
y la "confraternizacion reaccionaria"


Washington predijo "un buen baño de sangre"

Kissinger apoyó igual la dictadura

WASHINGTON.- Henry Kissinger se mostraba impaciente. Eran las 8.12 del viernes 26 de marzo de 1976 y el secretario de Estado más poderoso de las últimas décadas tenía demasiados asuntos y algunas crisis que atender: soviéticos, el apartheid de Sudáfrica, petróleo y la Argentina.

Promediaba la reunión con sus colaboradores cuando el subsecretario para América Latina, William Rogers, planteó que aunque la Junta Militar había tenido "algunos éxitos" en sus primeras horas en el poder, la embajada en Buenos Aires y su equipo aún estaban "estimando qué está pasando allá abajo".

Kissinger fue directo en su apoyo a los militares: "Quiero alentarlos. No quiero darles la sensación de que están siendo acosados por Estados Unidos", ordenó, según consta en las transcripciones de aquella reunión en el Departamento de Estado.

Rogers dudaba de ofrecerle un respaldo rápido al general Videla. "Esperamos una cantidad considerable de represión, probablemente un buen baño de sangre en la Argentina antes de no mucho tiempo", anticipó. Pero Kissinger -que rechazó dos pedidos de entrevista solicitados por LA NACION por "razones de exclusividad" con otros medios- ordenó que se reconociera a la dictadura.

"Está claro por la reacción de Kissinger que la Argentina tenía que pagar con sangre para garantizar la seguridad en la región", planteó ayer el director del Archivo de Seguridad para el Cono Sur, Carlos Osorio.

Otra vez, Rogers advirtió ese 26 de marzo que los militares "irían muy duro no sólo contra los terroristas, sino también contra los disidentes de sindicatos y los partidos": recomendó no apurarse en "abrazar" al régimen. Kissinger siguió firme: "Necesitan un poco de aliento de nuestra parte".


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 24 de marzo de 2006.