Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6888 al 6907 
AsuntoAutor
210/06 - Humboldt Centro H
211/06 - ¿Dónde qu Centro H
212/06 - JORNADAS Centro H
213/06 - AGRÓPOLIS Centro H
214/06 - VI Jornad Centro H
215/06 - Curso con Centro H
216/06 - El 24 de Centro H
217/06 - AGD-UBA y Centro H
218/06 - Carta abi Centro H
219/06 - Marzo de Centro H
220/06 - Argentina Centro H
221/06 - Argentina Centro H
222/06 - La contra Centro H
223/06 - Protestas Centro H
224/06 - La juvent Centro H
225/06 -Francia - Centro H
Re: NoticiasdelCeH Alejandr
226/06 - Al país y Centro H
227/06 - Francia Centro H
228/06 - VENCE el Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7132     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 227/06 - Francia - Un reflejo de la angustia de los jóv enes
Fecha:Sabado, 25 de Marzo, 2006  11:14:41 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 227/06


Francia

Un reflejo de la angustia de los jóvenes

Presionados para asegurarse el futuro, buscan el éxito en el estudio y en el empleo

 

Audrey Kauffmann
Agencia AFP


PARIS.– Tras la ola de violencia del último otoño en los suburbios de París y las grandes ciudades de Francia, la crisis desatada por el Contrato Primer Empleo (CPE) refleja la angustia de una juventud presionada desde temprano para obtener el éxito profesional y cada vez con menos garantías de alcanzarlo.

“Desde hace 30 años se les ha dicho a los jóvenes que estudien para poder triunfar y se han dado cuenta de que eso no es verdad”, destacó el sociólogo François Dubet, y recordó que cerca de una cuarta parte de la población activa de menos de 25 años está desempleada.

Hoy se necesitan tres o cuatro años de estudios superiores para “estar al mismo nivel en la sociedad que con un simple bachillerato hace 20 años”, señaló el economista Louis Chavel.

Muchos jóvenes con múltiples diplomas en su haber ocupan cargos muy inferiores a sus expectativas, debido a la crisis económica, pero también a la falta de adaptación de sus estudios y el atasco que provocó el baby boom registrado en Francia después de la Segunda Guerra Mundial. “Francia no es el único país que tiene dificultades para dar a sus jóvenes un verdadero papel”, opinó la socióloga Cecile van de Velde. España, Italia, Portugal o Irlanda conocen “los mismos problemas de integración” con importantes tasas de desocupación juvenil. Pero “los franceses tienen una angustia mayor pues se les pide” que se integren al mercado laboral “antes de los 25 años”, explicó la socióloga.

Algunas sociedades dejan que su juventud elija su futuro más tarde, como los países nórdicos (Dinamarca, Suecia y Finlandia), donde se puede “volver a los estudios después de los 23 o 24 años e incluso hasta los 30 o 35 años, con becas que les permiten incluso fundar una familia”, subrayó.

Otras, como Gran Bretaña, privilegian los estudios cortos con un complemento posible a lo largo de toda la vida, y una carrera profesional que da más importancia a la experiencia que a los diplomas. En estos países, “la angustia de equivocarse de camino” es mucho menor, afirmó la experta.

Por el contrario, en el “bastante estratificado sistema” francés, “pesan mucho los estudios y los primeros años de integración, que repercuten en el conjunto de la trayectoria”.

“Por eso, estar desempleado cuando se es joven supone una herida en la autoestima mucho más grave, puesto que existe la idea de un futuro que no se podrá recuperar.”

Una parte de la juventud francesa vive ya fuera del sistema: golpeados por el desempleo, sin diplomas, estos jóvenes, a menudo de familias pobres e hijos de inmigrantes, se rebelaron en la periferia de las grandes ciudades en noviembre pasado.

Otro sector de la juventud se mantiene a flote como puede, pero con el temor constante de hundirse. Estos hijos de clase media perseveran en estudiar para acceder a un empleo estable. La realidad es otra: contratos de corta duración, de prácticas o sustituciones o interinos, intercalados con períodos de desempleo al comenzar su vida activa.

En Francia, dos tercios de los contratos para los jóvenes están limitados en el tiempo. Considerándose “desechables”, algunos han participado de las manifestaciones disfrazados con bolsas de basura contra el CPE para ilustrar el hecho de que pueden ser despedidos sin justificación durante un período de dos años.

Este nuevo tipo de contrato impulsado por el primer ministro francés, Dominique de Villepin, está dirigido a los jóvenes sin calificación, pero puede aplicarse a todos los menores de 26 años. “Aparece así como una medida que anuncia la precarización generalizada” de los jóvenes, estimó el sociólogo Gerard Mauger.

“Globalmente”, la juventud francesa “se siente bloqueada y sin esperanzas”, dijo el sociólogo Alain Touraine. “Unos están bloqueados en el sótano, otros en el tercer piso”, graficó.

El sentimiento es tan generalizado que hasta la Facultad de Ciencias Políticas de París, cuna de las elites y cuyos diplomados no sufren ni de los contratos precarios ni del desempleo, se declaró en huelga contra el CPE.


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 25 de marzo de 2006.