Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6881 al 6900 
AsuntoAutor
204/06 - La lucha Centro H
205/06 - Argentina Centro H
206/06 - Iraq - "É Centro H
208/06 - Ambiente Centro H
207/06 - ALEXANDER Centro H
Necesito informaci Marcela
209/06 - LA ATOMIZ Centro H
210/06 - Humboldt Centro H
211/06 - ¿Dónde qu Centro H
212/06 - JORNADAS Centro H
213/06 - AGRÓPOLIS Centro H
214/06 - VI Jornad Centro H
215/06 - Curso con Centro H
216/06 - El 24 de Centro H
217/06 - AGD-UBA y Centro H
218/06 - Carta abi Centro H
219/06 - Marzo de Centro H
220/06 - Argentina Centro H
221/06 - Argentina Centro H
222/06 - La contra Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7111     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 207/06 - ALEXANDER VON HUMBOLDT: Descubriendo al descubridor
Fecha:Miercoles, 22 de Marzo, 2006  15:11:33 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 207/06
 
 

ALEXANDER VON HUMBOLDT
 
Entrevista a Ottmar Ette:

Descubriendo al descubridor

Marcelo Somarriva Q.


 

El americanista Ottmar Ette propone acercarse a la obra de Humboldt, de una manera que nos ayude a resolver el desafío actual de convivir en diferencia y en paz.




En 1855, Benjamín Vicuña Mackenna llegó de visita a la casa de Alexander von Humboldt en Berlín, Según cuenta el chileno en una conversación que duró media hora, Humboldt analizó sus apellidos; le habló de los autores que habían divulgado el conocimiento sobre Chile en Europa como el Abate Molina, Darwin, Meyen, Poeppig y Gay; le preguntó por Andrés Bello; le comentó los aportes de Domeyko; le habló sobre el guano, y sobre la fauna andina, particularmente sobre la Vicuña, aludiendo a su apellido. Finalmente, la conversación dejó el sur de América y llegó hasta el Mar Caspio. Dice Vicuña Mackenna que estuvo tentado de considerar a Humboldt "un poco preguntón", de no haber sido porque recordóque "la mudez era el mejor testimonio de respeto que se puede ofrecer a tales hombres". Alexander von Humboldt era tan famoso, que llegó a poner un aviso en el diario suplicando a sus admiradores inoportunos que lo dejaran en paz y se abstuvieran de visitarlo. Tenía fama de ser el hombre más sabio de su época. El último hombre en saberlo todo y al mismo tiempo el pionero de muchos logros y nociones de la actualidad; cosas tan disímiles como los mapas climáticos, el Canal de Panamá, la ecología, las Naciones Unidas, las tormentas magnéticas y los modernos think tanks. Para hablar precisamente de la actualidad de la figura de este sabio, fue invitado a inaugurar el año académico 2006 de la Facultad de Historia, Geografía y Ciencia Política de la Universidad Católica el profesor alemán Ottmar Ette, una autoridad mundial en la obra de Humboldt y un destacado americanista.

-Usted ha editado buena parte de la obra de Humboldt en Alemania. ¿Qué significa ser el editor de alguien que, además de ser un sabio universal, era una verdadera industria editorial?

"Es un desafío muy grande ya que Humboldt escribió la mayor parte de su obra en francés, lo que ha significado un problema para el público alemán. Curiosamente, Humboldt se desconocía en Alemania y no existían ediciones fidedignas. Por eso el desafío era volver a los textos de Humboldt al lector germano hablante, en libros publicados en editoriales de alcance masivo. En lo personal significó el cruce de dos caminos, porque mi formación es en geografía y también filología. Pero en ese sentido fue determinante un Festival Horizontes, de literatura latinoamericana que tuvo lugar en Berlín Occidental en 1982. Recuerdo una conversación con Octavio Paz y Juan Rulfo, quienes me observaron su sorpresa de que el público alemán no conociera a Alexander von Humboldt. Por eso mismo, aunque suene curioso, la primera edición alemana de la Personal narrative, de Humboldt, apareció 200 años después que la primera edición francesa. Se trata de descubrir al descubridor".

-Humboldt es un naturalista que dejó un registro detallado de sus estrategias tanto cognitivas como estéticas haciendo un gran esfuerzo por expresarlas. ¿Qué ha significado esto para usted, que tiene una formación cercana a las letras?

"Humboldt es un viajero, no sólo en el espacio, sino también en el tiempo, los idiomas y las culturas. De acuerdo con esto, lo que él propone es una {lsaquo}{lsaquo}ciencia nómade{rsaquo}{rsaquo}. Eso podría explicarnos su figura tan móvil y también su vigencia. Humboldt fue testigo de una segunda fase de globalización acelerada. La primera de estas fases fue la que ocurrió en el siglo XVI, con la época de los descubrimientos y la expansión. En esta segunda fase de fines del siglo XVIII, Humboldt no sólo intentó ensanchar el horizonte cultural del mundo europeo, sino que también crear un cosmos del saber. Como viajero, Humboldt es independiente; no lo manda ningún Estado y la publicación de su obra es una iniciativa privada. Por lo tanto, es su deseo de saber lo que lo lleva a viajar. En su caso, yo incluso hablo de una erótica del saber".

-Se ha dicho que la narración de viajes de Humboldt inauguró un género de relato de viaje. Pero otros autores señalan que sería lo contrario, que Humboldt puso fin a los relatos de viaje integrados, en los que la exposición científica se combina con la subjetividad del viajero.

"Durante mucho tiempo se ha enfocado a Humboldt como el último sabio universal; como el último hombre de un mundo en retirada. Yo creo que sería bueno invertir esta figura y ver cómo Humboldt ha creado un nuevo tipo de saber, que aplicó a distintos espacios territoriales. La ciencia {lsaquo}{lsaquo}humboldtiana{rsaquo}{rsaquo} es transdisciplinar, es un modelo de comprensión del cosmos, que nos presenta nuevas formas de vinculación de saberes. Lo que va a aparejado a su búsqueda de nuevas formas estéticas. Considero que su estilo de escritura es una forma fractal, ya que como la geometría posteuclidiana, que no piensa en continuidades geométricas en el espacio, su prosa hace lo mismo a través de un párrafo, en la medida en que desde cada fragmento es posible abrir una nueva perspectiva de la realidad. No se trata de un modelo totalizador, sino de una unión que nos permita comprender la complejidad. Es un concepto de modernidad multipolar".

-¿A su juicio, el lugar de Humboldt en la llamada "Disputa del Nuevo Mundo"?

"Con Humboldt cambia el discurso sobre el Nuevo Mundo. Él nace el mismo año cuando De Pauw publica su obra y estos planteamientos estaban muy presentes en la cultura de su época. Si hablamos de una arqueología de la globalización, podemos situar a De Pauw como alguien que opone dos hemisferios: uno de la fuerza encarnado por Europa y otro de la debilidad, que sería el llamado Nuevo Mundo. En circunstancias que Humboldt pretende relacionar ambos ámbitos e integrarlos en su visión del Cosmos y contrariamente a la inmensa mayoría de los europeos de su tiempo, toma en cuenta lo que se piensa en el Nuevo Mundo. Humboldt trata de comprender los caminos del saber en este nuevo continente, aproximándose a lo que hoy llamaríamos hibridez o heterogeneidad cultural. Humboldt cambia el pensamiento sobre América de manera espectacular: lo historiza, abriéndose a una dimensión histórica que está más allá del descubrimiento.

-¿Qué le parece lo señalado por Mary Louise Pratt, que Humboldt sería parte de un proceso de reinvención de América, para crear una "nueva especie de conciencia planetaria"?

"Su obra basa sus análisis de Humboldt en traducciones muchas veces traidoras y es necesario volver a los textos originales. Por ejemplo, sus opiniones respecto de las ideas de Humboldt, acerca de la esclavitud americana durante el siglo XIX, se basan en textos donde el autor aparece como un entusiasta de la esclavitud, en circunstancias de que él la rechazó. El problema es del traductor esclavista".

-Se ha señalado que la vida y obra de Humboldt como una fuente fundamental para la construcción de una identidad criolla de algunos sudamericanos como Bolívar y Bello.

"Al respecto, se ha hablado de cierta {lsaquo}{lsaquo}humboldtización{rsaquo}{rsaquo} de las élites criollas sudamericanas y puede decirse que la obra americana de Humboldt fue leída por la élite criolla como una especie de acta de nacimiento. Se trata de una apropiación por sus lectores americanos. Pero Humboldt reaccionó ante eso y hace una autocrítica. Lo interesante es observar cómo la obra americana de Humboldt acompaña al proceso de emancipación de Sudamérica desde 1804 hasta fines de 1830. Puede verse cómo cambia o cómo se reflejan los acontecimientos del continente en su obra, particularmente en las adiciones que hace a su obra mediante los pies de página donde muchas veces hace autocríticas. Al mismo tiempo Humboldt hace una distinción entre las dos Américas, una de las cuales es la Amerique de la Europe Latine. Es interesante, entonces, cómo surge en ese contexto la idea de una América Latina".

 

 
Fuente: Diario El Mercurio - Santiago, Chile
 
Domingo 19 de marzo de 2006
Gentileza: Cecilia Camila Quintana Binimelis