Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 681 al 700 
AsuntoAutor
603/02 - Ni derech Humboldt
Re: NoticiasdelCeH dante
607/02 - Eleccione Humboldt
605/02 - Página de Humboldt
604/02 - Cursos Un Humboldt
610/02 - ELECCIONE Humboldt
611/02 - ELECCIONE Humboldt
612/02 - ELECCIONE Humboldt
613/02 - ELECCIONE Humboldt
609/02 - Curso CEP Humboldt
608/02 - Eleccione Humboldt
606/02 - La Escale Humboldt
614/02 - El Compor Humboldt
615/02 - Ponencias Humboldt
616/02 - Los Límit Humboldt
617/02 - Los sin t Humboldt
618/02 - Bloque Pi Humboldt
619/02 - Fronteira Humboldt
620 - Comunicado d Humboldt
621/02 - Notas pre Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 860     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 613/02 - ELECCIONES BRASILEÑAS VI
Fecha:Viernes, 4 de Octubre, 2002  20:39:48 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Día luminoso

NCeHu 613/02

ELECCIONES BRASILEÑAS VI

Repercusiones en la Prensa Argentina

Semanario Prensa Obrera: Orientación Izquierda Revolucionaria (trotskysta)


"LOS BANQUEROS QUIEREN QUE LULA GANE EN EL PRIMER TURNO"

Jorge Altamira

No ocurriô nunca antes, ni con candidatos mâs ligados al capitalismo, como lo fueron el francês Mitterrand o el inglês Blair. El vuelco de los capitalistas nacionales y extranjeros a Lula se ha convertido en una estampida. Crêase o no, Grondona piensa dedicar su programa del domingo a festejar la victoria del PT en el primer turno. Josê Alencar, el gran capitalista convertido en su candidato a vicepresidente, le asegurô a Clarîn que incluso la banca lo quiere ver ganar en la primera vuelta (29/9). Nosotros agregamos algo mâs: le van a pedir a Lula que asuma antes de la fecha establecida, el prôximo 1° de enero. De candidato obrero, se ha convertido en candidato del capital e incluso en el recurso ûnico que tiene hoy el capital para evitar un derrumbe del capitalismo en Brasil. Prosigue la corresponsal de Clarîn: "Lula consiguiô encolumnar detrâs de su proyecto a 500 grandes nombres entre industriales y dueòos de explotaciones agropecuarias que representan una buena porciôn del PBI. Pero tambiên consiguiô lo impensable: asociar polîticamente a ejecutivos de bancos extranjeros y consultoras internacionales, como el presidente de la Ernst & Young...". Entre êstos se encuentra Roberto Teixeira da Costa, el nûmero uno de la Câmara de Comercio Brasileòo-Norteamericana. Roberto Setûbal, presidente del Banco Itaû, asegurô que "la comunidad empresarial estâ preparada (sic) para apoyar a Lula" (O Estado de Sao Paulo, 30/9). Ni Menem tuvo en 1989 semejante nivel de apoyo de la clase capitalista. A diferencia de lo que ocurre con el pobre Lavagna, "el FMI - informa Le Monde (1/10) - , dice no temer mâs una victoria de Lula". Es que cuatro semanas antes ya habîa dado su aprobaciôn al plan de ajuste que el Fondo les presentô a los diferentes candidatos. Como muestra de que el asombro puede no tener lîmites, en las vîsperas de la victoria de Lula se anuncia que una asociaciôn de grandes pulpos franceses del azûcar se convertirâ "en el nûmero dos a nivel mundial gracias a Brasil" por medio de la adquisiciôn del segundo pulpo del azûcar brasileòo, Guarani (Le Monde, 30/9). Por su lado, el grandioso emprendimiento minero Vale do Rio Doce, cuya privatizaciôn el PT y Lula alguna vez quisieron evitar, serîa adquirido por la britânico- sudafricana Anglo Mining, en lo que serîa una de las mayores extranjerizaciones de la historia. Asî aprecian los capitalistas la perspectiva de un gobierno Lula, y en consecuencia han abandonado en masa a los candidatos patronales y desean que la campaòa electoral termine en el primer turno.

 

Vamo que ganamo

Todo esto no ha conmovido ni un poquito a la izquierda democratizante. La oposiciôn de izquierda en el PT apoya, claro, a Lula, entre otras cosas porque sus lîderes son al mismo tiempo candidatos a diputados. Izquierda Unida, por nuestros pagos, ya estâ festejando por anticipado, lo que tampoco sorprende porque ya festejô en el pasado las victorias de los peruanos Alan Garcîa y Fujimori (cuando êste derrotô a Vargas Llosa) y naturalmente del venezolano Châvez, pero sôlo cuando lo hizo por vîa electoral, no asî cuando encabezô la insurrecciôn popular de 1992, la cual repudiô. El Pstu de Brasil, que va con candidato propio pero promete votar a Lula en el hipotêtico segundo turno, estâ convencido de que "para el imperialismo, el lugar de Lula estâ en la oposiciôn" y de "que no va a querer entregarle la ‘gerencia general’" (pstu@grupos, 23/9).

Pero la colaboraciôn del PT con el imperialismo es de larga data, pues gobierna hace muchos aòos varios estados y centenares de municipios. El 45% de la dirigencia partidaria ocupa posiciones en el Estado; habiendo resuelto sus necesidades sociales, no quiere comprometerlas en una lucha con el imperialismo. Esta pequeòa burguesîa usurpô muy tempranamente la direcciôn del PT. Obviamente, una alianza de la pequeòa burguesîa con el imperialismo en el marco del Estado capitalista es, por las relaciones de fuerza y por los programas en presencia, esencialmente imperialista.

Pero si la victoria el domingo del PT resuelve el problema de la sucesiôn polîtica (y esto sôlo en principio, porque difîcilmente Cardoso aguante lo que le resta), no resuelve la crisis polîtica ni el derrumbe econômico. La presencia de un explotador que se ha pronunciado por el desalojo violento de las invasiones de tierras, como candidato a vicepresidente, introduce un factor de crisis adicional, aunque se lo hubiera presentado como factor de estabilizaciôn. "El encuestador Ricardo Guedes - destaca The Wall Street Journal - , llama a Alencar ‘la variable clave’.... - especialmente si se toma en cuenta que dos vicepresidentes brasileòos han asumido la presidencia en las ûltimas dêcadas debido a la muerte de un mandatario y a la destituciôn de otro" (2/10). Es decir que la fôrmula del Frente petista incorpora su propio remedio golpista. Ademâs, luego de la victoria Lula se enfrentarâ al dilema de anunciar su gabinete y con esto minar la posiciôn de Cardoso, o irse de paseo por el mundo y dejar a un gobierno sin recursos polîticos la tarea de lidiar con la cesaciôn de pagos.

Aunque Lula asegurô enfâticamente que "Brasil no quiebra", con eso sôlo demostrô su infinita ignorancia del capitalismo, que no puede existir sin quiebras, y por lo tanto su ceguera polîtica. Una reciente columna de Ambito sugiere que Lula deberîa pensar al revês y proceder a declarar la quiebra brasileòa en el inicio de su mandato, cuando aûn no haya una articulada oposiciôn polîtica. Si en cambio intenta vanamente contener el derrumbe en los marcos de los acuerdos con el FMI, como hizo De la Rûa, a medio camino le auguran una rebeliôn popular. Es precisamente el vicepresidente del Citigroup y ex del FMI, Stanley Fischer, quien "puso en duda ayer que la deuda pûblica brasileòa sea sustentable" (O Estado, 30/9). Los que hasta ayer acusaban a Lula de ser incapaz de evitar un "default" o incluso de propiciarlo, le estân reclamando ahora que proceda. Para eso, claro, quieren que Lula nombre a un banquero de confianza a la cabeza del Banco Central.

Negando las evidencias, la izquierda asegura que la victoria de Lula "darâ ânimo a todo el pueblo brasileòo y va a generar un proceso de ascenso del movimiento de masas". Esto no sôlo lo dice Pedro Stêdile, coordinador del Movimiento Sin Tierra, en una entrevista inusualmente extensa de la Folha de Sao Paulo (16/9), sino que por aquî lo jura a pie juntillas todo el "espacio de Colombres" para justificar su apoyo al dûo Lula-Alencar el verdugo; el Mst (entonces Mas) vaticinô lo mismo en 1989, cuando dijo que la victoria de Menem harîa estallar las contradicciones del peronismo y desencadenar la revoluciôn (y lo que ocurriô fue que "estallô" el Mas y se "desencadenô" el cavallismo). Pero si en las prôximas semanas o meses tuviera lugar ese ascenso popular, sôlo estarîa indicando la desconfianza de los trabajadores en que el gobierno de Lula fuera a hacer algo por ellos y no el entusiasmo que les provocarîa un gabinete re-patronal. Las experiencias de Mitterrand, Blair o el chileno Lagos, demuestran que la tesis de que la victoria de candidaturas obreras contrarrevolucionarias generan de por si un ascenso de luchas es pura bravuconada literaria. Para convertir a un Kerensky en un tigre de papel tiene que haber habido antes un partido bolchevique que lo combata sin cuartel en lugar de embellecerlo sin fundamentos.

 

El capitalismo en "default"

La cesaciôn de pagos de Brasil ya no es mâs una probabilidad, es un hecho: hay una persistente salida de dinero de los fondos de inversiôn y de los propios bancos. La intensidad de la salida de capitales la mide la cotizaciôn del dôlar a 4 reales. El imperialismo poco puede hacer para contener el desangre cuando las principales bolsas del mundo estân retrocediendo en picada y paîses como Japôn reconocen una deuda bancaria incobrable de 1,2 billones de dôlares, esto luego de diez aòos de depuraciôn de deudas incobrables. O cuando Estados Unidos empieza a coquetear con la deflaciôn. Estâ obligado a pinchar el globo y sujetarse los cinturones con el concurso de los Lula, los PT, el centroizquierdismo en general y gran parte de la izquierda. Amêrica Latina oscila entre los piqueteros, de un lado, y Lula y el FA uruguayo, del otro; entre el Argentinazo y el "Lulinha es paz y amor".

Por ûltimo, entre los primeros piqueteros figuran los Sin Tierra de Brasil, ademâs de su poderosa clase obrera. Y los pueblos no pierden la memoria, en especial cuando sus necesidades siguen ahî.


Fuente: Prensa Obrera Nro 774, Buenos Aires - ARGENTINA, del 3 de octubre de 2002.