Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6721 al 6740 
AsuntoAutor
II Simpósio Intern 2CIMDEPE
71/06 - Afganistán Centro H
72/06 - Iraq - "L Centro H
73/06 - Neoliberal Centro H
75/06 - Científico Centro H
76/06 - "Brasil co Centro H
74/06 - Extremaunc Centro H
77/06 - Palestina, Centro H
78/06 - EL CARACTE Centro H
79/06 - Qué Estado Centro H
80/06 - Réquiem pa Centro H
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
81/06 - La cuestió Centro H
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
82/06 - O Neo Bras Centro H
83/06 - OFENSIVA D Centro H
84/06 - CONCIENTIZ Centro H
85/06 - EL PARAGUA Centro H
Re: NoticiasdelCeH Ycarim M
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6963     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 83/06 - OFENSIVA DE PARAGUAY POR LA CONTAMINACIÓN DE L AS PAPELERAS ARGENTINAS
Fecha:Lunes, 20 de Febrero, 2006  20:27:14 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 83/06
 
 

 

Paraguay inició una dura ofensiva

para frenar la contaminación

que provoca la papelera misionera Benfide

 

Mientras el Gobierno argentino sigue concentrado en su estrategia para evitar que se instalen dos industrias pasteras en Uruguay, su par del Paraguay prepara una ofensiva que podría desencadenar la extradición de empresarios papeleros argentinos. La Secretaría del Ambiente de ese país solicitó a la Comisión Mixta Paraguayo Argentina (Comipa) un control de las papeleras argentinas situadas sobre el río Paraná y luego, al no obtener respuestas, denunció ante la Fiscalía de Estado la posible contaminación de ese curso de agua por parte de la industria ubicada en la localidad misionera de Puerto Piray.

Se trata de la fábrica Benfide Sociedad Anónima (ex Celulosa Campana), ubicada frente a la localidad paraguaya de Carlos Antonio López (Paraguay), que desde hace más de 30 años arroja desechos químicos al río sin tratamiento previo. El hecho es harto conocido en Misiones y en varias oportunidades el Ministerio de Ecología anunció que cerraría la plata si no normalizaba la situación. Oportunamente, Juan Pablo Cinto, Subsecretario de Ecología de la provincia, denunció el hecho ante el Juzgado Federal de Eldorado (Expediente G-12305/03).

La denuncia de la Seam se realizó el viernes pasado en el marco del Operativo Soberanía, la máxima instancia a la que se recurre al presentarse conflictos internacionales. El secretario ejecutivo de esa entidad, Alfredo Molinas, espera que la denuncia tenga curso favorable y que las empresas inicien un proceso de adecuación a las normas ambientales vigentes para el Mercosur. En caso contrario, dijo, se solicitaría a la fiscalía del ambiente paraguaya la extradición de los responsables directos del daño ecológico, o sea los propios dueños de las fábricas de papel.

Hace una semana, una comitiva de la Seam, encabezada por el propio Molinas, se trasladó hasta la zona de Puerto Carlos Antonio López, en el departamento de Itapúa, y tomó muestras de agua de la margen paraguaya que serán estudiadas en laboratorios certificados de Asunción

y sus resultados estarían disponibles en los próximos días.

Molinas aseguró que exigirá a la Argentina que contribuya con el Paraguay para que los recursos naturales compartidos no se vean afectados por intereses sectoriales o particulares, y habló sobre este tema con la canciller paraguaya, Leila Rachid, quien le habría manifestado que está dispuesta a solicitar acciones más contundentes a través de la Presidencia de la República.

 

 

Entre los casos más sobresalientes gestionados a través del Operativo Soberanía, figuran el ingreso de maquinaria del Brasil para extraer madera en la frontera con el Alto Paraguay; la extracción ilegal de agua en el río Apa por parte de productores brasileños de arroz y el apeo ilegal de árboles para fabricar carbón, también por parte de brasileños, en Pedro Juan Caballero.

Fuentes: Seam, Idea (Instituto de Derecho y Economía Ambiental) y diarios Ultima Hora y Abc Color.

 



Benfide arrojaría compuestos cancerígenos al río

 

Según consta en la denuncia de la Seam, la empresa Benfide SA operaría utilizando una tecnología obsoleta, esto es, utilizando cloro elemental en el proceso de blanqueo de la pasta celulósica y vertiendo sus desechos sin previo tratamiento en el Arroyo “Los Angelitos”, casi en su desembocadura en el Río Paraná, frontera natural entre la República Argentina y Paraguay. Esta es la tecnología más nociva de las conocidas, ya que este gas, el cloro, es el principal productor de dioxinas y furanos, compuestos éstos propuestos por el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos (ratificado por el Paraguay por medio de la Ley 2333/04) para su eliminación total, ya que son altamente cancerígenos.

Las tecnologías más modernas son las que están libres de cloro elemental (ECF, por su acrónimo en inglés), más conocida como Kraft, y las totalmente libres de cloro (TCF, por su acrónimo en inglés).

 

 

A mayor abundamiento, existen indicios serios que fundamentan las sospechas de eventual contaminación grave del territorio de la República del Paraguay, con consecuencias graves para la salud y la vida de las personas como se mencionó supra, ya que en el documento titulado “Estudio de Impacto Ambiental de la Presa de Embalse de Propósito Múltiple de Corpus Christi – Compendio del Estudio, Diciembre de 2002” (elaborado por la firma HARZA – ITASA –TECMA y publicado en la página web de la Comisión Mixta Paraguayo – Argentina del Río Paraná, http://www.comip.org.py o http://www.comip.org.ar), se menciona que “los contaminantes industriales más importantes derivan de la industria de la celulosa y el papel. Una gran parte de esos efluentes es volcada al Río Paraná sin tratamiento”. Este documento agrega, “la mayor parte de la contaminación producida en la industria del papel se origina en el proceso de obtención de la pasta celulósica. Sus residuos pueden contener licores sulfíticos, pasta fina, sustancias químicas de blanqueo, mercaptanos, sulfuros de sodio, carbonatos e hidróxidos, apresto, caseína, arcillas, tintas, ceras, grasas, aceites y fibras”. Se continúa mencionando que “los desagües de fábricas integradas de pasta celulósica y papel pueden contener una alta cantidad de materia orgánica (54 toneladas de DBO / tonelada de producto), una gran cantidad de sólidos en suspensión (77kg / tonelada de producto) y algunas otras sustancias químicas que varían de acuerdo con el tipo de proceso utilizado para su elaboración. Con respecto a los aportes de origen industrial de la margen derecha, estos se ven minimizados ante las descargas de las industrias de la celulosa y el papel de la margen izquierda”.

La denuncia

Señor Fiscal General del Estado:

Alfredo Silvio Molinas Maldonado, con el patrocinio de Alba Villalba de Llanes, abogada, matrícula profesional número 4676; y Sheila Raquel Abed, abogada, matrícula profesional número 2939, constituyendo ambos domicilio procesal en la calle Nicanor Torales 150 casi Mariscal López de esta Ciudad de Asunción, respetuosamente se presentan y dicen:

1. Personería. Alfredo Silvio Molinas Maldonado es Ministro Secretario Ejecutivo de la Secretaría del Ambiente con mandato vigente y ha sido designado mediante Decreto del Poder Ejecutivo número 2327 de fecha 30 de abril de 2004. La Secretaría del Ambiente tiene su domicilio legal en la Avda. Madame Lynch 3500 de la Ciudad de Asunción. La representación de la Secretaría del Ambiente también es ejercida por la Abogada Alba Villalba de Llanes, apoderada judicial de esta Secretaría de Estado, conforme lo acredita con la copia del poder general judicial que adjunta, cuya vigencia declara bajo juramento.

Sheila Abed es Directora Ejecutiva y apoderada judicial de la organización no gubernamental Instituto de Derecho y Economía Ambiental, con domicilio legal en la calle Nicanor Torales 150 c./ Mcal. López, Asunción, conforme lo acredita con la copia del poder general judicial que adjunta, cuya vigencia declara bajo juramento.

2. Objeto. En el carácter invocado venimos a presentar formal denuncia contra personas innominadas por la presunta comisión del delito tipificado en el Artículo 203 del Código Penal paraguayo (Producción de riesgos comunes).

3. Hechos El hecho denunciado se estaría manifestando en las inmediaciones de la Localidad de Carlos Antonio López, Departamento de Itapúa, como consecuencia del presunto vertido sin tratamiento previo de efluentes industriales que contendrían sustancias tóxicas, que estaría siendo realizado por un establecimiento industrial dedicado a la producción de pasta celulosa situado en la Localidad de Puerto Piray, Provincia de Misiones, República Argentina.

Según informaciones periodísticas disponibles en la Internet, el titular del mencionado establecimiento industrial sería la empresa Celulosa Campana Sociedad Anónima (http://www.celulosacampana.com.ar), con sede en la República Argentina, aunque la operación de la misma estaría siendo realizada por la empresa Benfide Sociedad Anónima, también con sede en la República Argentina.

Asimismo, ante el Juzgado Federal de El Dorado, Provincia de Misiones, se estarían investigando estos mismos hechos en el marco de la causa “Cinto, Juan Pablo – Subsecretario de Ecología del Ministerio de Ecología, Recursos Naturales Renovables y Turismo de la Provincia de Misiones s./ Denuncia Infracción Art. 200 y 202 del Código Penal” (Expediente G-12305/03), todavía en la etapa de instrucción y sin que se tenga conocimiento de que existan personas procesadas por esos hechos.

Cabe destacar que el establecimiento industrial en cuestión operaría utilizando una tecnología obsoleta, esto es, utilizando cloro elemental en el proceso de blanqueo de la pasta celulósica y vertiendo sus desechos sin previo tratamiento en el Arroyo “Los Angelitos”, casi en su desembocadura en el Río Paraná, frontera natural entre la República Argentina y nuestro país. Esta es la tecnología más nociva de las conocidas, ya que este gas, el cloro, es el principal productor de dioxinas y furanos, compuestos éstos propuestos por el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos (ratificado por el Paraguay por medio de la Ley 2333/04) para su eliminación total, ya que son altamente cancerígenos.

Las tecnologías más modernas son las que están libres de cloro elemental (ECF, por su acrónimo en inglés), más conocida como Kraft, y las totalmente libres de cloro (TCF, por su acrónimo en inglés). Como dato indicativo de la extrema nocividad de la tecnología que utiliza cloro elemental, podemos mencionar que en el ámbito de la Unión Europea, hoy por hoy, ni siquiera se podría instalar una planta de procesamiento de celulosa que utilizara la tecnología Kraft (Ver Directiva Europea 96/61/CE del 24 de septiembre de 1996 relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación).

A mayor abundamiento, existen indicios serios que fundamentan las sospechas de eventual contaminación grave del territorio de la República del Paraguay, con consecuencias graves para la salud y la vida de las personas como se mencionó supra, ya que en el documento titulado “Estudio de Impacto Ambiental de la Presa de Embalse de Propósito Múltiple de Corpus Christi – Compendio del Estudio, Diciembre de 2002” (elaborado por la firma HARZA – ITASA –TECMA y publicado en la página web de la Comisión Mixta Paraguayo – Argentina del Río Paraná, http://www.comip.org.py o http://www.comip.org.ar), se menciona que “los contaminantes industriales más importantes derivan de la industria de la celulosa y el papel. Una gran parte de esos efluentes es volcada al Río Paraná sin tratamiento”. Este documento agrega, “la mayor parte de la contaminación producida en la industria del papel se origina en el proceso de obtención de la pasta celulósica. Sus residuos pueden contener licores sulfíticos, pasta fina, sustancias químicas de blanqueo, mercaptanos, sulfuros de sodio, carbonatos e hidróxidos, apresto, caseína, arcillas, tintas, ceras, grasas, aceites y fibras”. Se continúa mencionando que “los desagües de fábricas integradas de pasta celulósica y papel pueden contener una alta cantidad de materia orgánica (54 toneladas de DBO / tonelada de producto), una gran cantidad de sólidos en suspensión (77kg / tonelada de producto) y algunas otras sustancias químicas que varían de acuerdo con el tipo de proceso utilizado para su elaboración. Con respecto a los aportes de origen industrial de la margen derecha, estos se ven minimizados ante las descargas de las industrias de la celulosa y el papel de la margen izquierda”.

Con fecha, 8 de febrero de 2006 la Secretaría del Ambiente solicitó a la COMIP un “estudio de calidad de las aguas del Río Paraná, tanto aguas arriba como aguas abajo de la localidad de Puerto Piray, Provincia de Misiones, República Argentina; localidad ésta situada frente a la localidad paraguaya de Carlos Antonio López, Departamento de Itapúa”, con el fin de determinar “con la mayor precisión posible el origen de los eventuales contaminantes, el grado de contaminación de la fauna íctica y el grado de contaminación en las aguas bajo la soberanía de la República del Paraguay”. Hasta el día de la fecha, no se ha recibido respuesta por parte del COMIP, ni formal, ni informal.

4. Aplicación de la Ley Penal Paraguaya y Tipificación del Hecho Punible. El Artículo 7 inciso 5 del Código Penal paraguayo establece que “la ley penal paraguaya se aplicará a los siguientes hechos realizados en el extranjero:… 5. hechos punibles contra la seguridad de las personas frente a riesgos colectivos, previstos en los artículos 203, 206, 208, 209 y 212”. Por su parte, el Artículo 11 del CP establece que “el hecho se tendrá por realizado en todos los lugares en los que se haya producido el resultado previsto en la ley o en los que hubiera debido producirse conforme a la representación del autor”.

Del relato de los hechos realizado supra, se desprende que los resultados de la actividad industrial de la planta de procesamiento de pasta celulósica situada en el territorio argentino se estarían produciendo también en el territorio paraguayo, lo cual nos situaría en el supuesto previsto en el Artículo 11. Pero, más allá de esto, los términos del Artículo 7 inciso 5 del CP, que recepta en nuestro medio el sistema de “estatuto real” de aplicación de la Ley penal, ante hechos que atenten contra la seguridad y la integridad física de las personas que habitan en el territorio paraguayo, es claro en que ante el acaecimiento de hechos que puedan encuadrarse en el tipo del Artículo 203, se aplicará la ley penal paraguaya.

En efecto, el Artículo 203 establece que “El que causara: (…) 3. la fuga de gases tóxicos; (…) o, 4. el lanzamiento de venenos u otras sustancias tóxicas, sin que en el momento de la acción de la acción se pudiera excluir la posibilidad de un daño a la vida o a la integridad física de otros, será castigado con pena privativa de la libertad de hasta cinco años”. La posible calidad de sustancias tóxicas (tanto gases como efluentes) ya ha sido descripta en el acápite correspondiente a los hechos, así como el eventual daño a la vida o a la integridad física de personas situadas en el territorio paraguayo. Como prueba de indicios, se adjuntan tomas fotográficas de la planta industrial en donde se estarían produciendo los hechos objeto de esta denuncia, en las cuales puede apreciarse el lanzamiento de gases y la presencia de espuma en las aguas, esto último, indicio claro de la presencia de elementos contaminantes.

En cuanto a la eventual aplicación de la garantía constitucional del artículo 17 inciso 4 (non bis in idem), tal como se ya se ha relatado, no existe certeza sobre eventual procesamientos o condenas por estos hechos ante el Poder Judicial de la República Argentina. Tampoco los eventuales imputados podrían alegar un error de prohibición, ya que el Artículo 203 prevé la actuación culposa (Artículo 18 CPP) y, además, porque no resulta verosímil que al realizar sus actividades industriales frente a las costas de un río internacional pudieran descartar la posibilidad de estar cometiendo actos ilícitos.

5. Petitorio. Por todo lo expuesto, al Señor Fiscal General del Estado solicitamos:

a) Tenga por formulada la denuncia por la posible comisión del hecho punible previsto en el Artículo 203 del Código Penal paraguayo.

b) Dado que la investigación versaría sobre actividades de contaminación que estarían poniendo en peligro al ambiente y a las personas que en él viven, dé intervención a la Unidad Penal Ambiental del Ministerio Público para que el Fiscal de turno inicie la acción penal pública para determinar efectiva comisión del hecho punible denunciado y a los eventuales autores.

 

www.elparanaense.com.ar


Gentileza: Dr. Alfredo César Dachary