Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6721 al 6740 
AsuntoAutor
II Simpósio Intern 2CIMDEPE
71/06 - Afganistán Centro H
72/06 - Iraq - "L Centro H
73/06 - Neoliberal Centro H
75/06 - Científico Centro H
76/06 - "Brasil co Centro H
74/06 - Extremaunc Centro H
77/06 - Palestina, Centro H
78/06 - EL CARACTE Centro H
79/06 - Qué Estado Centro H
80/06 - Réquiem pa Centro H
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
81/06 - La cuestió Centro H
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
82/06 - O Neo Bras Centro H
83/06 - OFENSIVA D Centro H
84/06 - CONCIENTIZ Centro H
85/06 - EL PARAGUA Centro H
Re: NoticiasdelCeH Ycarim M
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6953     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 74/06 - Extremaunción para el 21060 (Ramón Rocha M onroy)
Fecha:Domingo, 19 de Febrero, 2006  13:47:32 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

 
NCeHu 74/06
 
La geografización boliviana de la descripción de Harvey (NCeHu 73/06)
 

Bolivia
Extremaunción para el 21060
 
Ramón Rocha Monroy
 
 
Una medida básica que el Presidente debería asumir en su primera semana de gobierno es la abrogación del D.S. 21060, sobre todo para acabar con dos décadas de soberbia empresarial contra los trabajadores.

Hasta ese malhadado año de 1985 los sindicatos defendían a sus afiliados, que tenían una garantía legal en el contrato colectivo de trabajo, por el cual todos conformaban un solo cuerpo que negociaba con la parte patronal. Luego de ponerse en vigencia la libre contratación, los sindicatos se desarticularon; por lo menos 100.000 trabajadores fueron lanzados a la calle y a partir de entonces se perdió para siempre la estabilidad laboral. Cada mes de enero los asalariados ponen las barbas en remojo, porque no saben si serán recontratados. En las universidades, en las empresas, los contratos duran el tiempo estricto de clases. De este modo se incumplen las obligaciones de seguridad social y no hay un ente sindical que reclame el pago oportuno de los aportes a las AFPs. No hay vacaciones pagas, no hay aguinaldos y necesariamente un trabajador contratado debe permanecer uno o dos meses cesante para ser recontratado, si tiene suerte, pero con las mínimas obligaciones para sus patrones.

Hasta el 21060 uno podía buenamente permanecer dos y tres décadas en un solo empleo, y luego jubilarse cumpliendo los requisitos del sistema antiguo tan vilipendiado pero eficaz, porque era seguro y porque la pensión recibida tenía un plus importante en una pensión paralela otorgada por los fondos complementarios.

Ningún grupo social ha sido tan vapuleado por el 21060 como los asalariados que hemos soportado ese régimen de exclusión por más de veinte años sin seguridad social, sin atención médica, sin medicamentos, sin esos servicios para esposas e hijos, sin aguinaldos ni vacaciones ni menos estabilidad laboral.

Bolivia tuvo gradualmente, desde la posguerra del Chaco, la legislación social más avanzada del Continente, pero todo fue borrado de un plumazo aquel 29 de agosto de 1985 en que, junto a las medidas para controlar la hiperinflación se permitió el éxodo masivo de trabajadores. En el 21060 nace el río incontenible de migrantes bolivianos que trabajan en el exterior en condiciones peores que aquí hasta que consiguen permiso de residencia. El agro se ha despoblado de jóvenes que toman el camino del destierro voluntario y se va convirtiendo en un rosario de niños y de viejos. Pero ¿cuándo comenzó a cumplirse esa maldición bíblica? En 1985, con el 21060.

El gobierno todavía no acaba de organizarse, ni de constituir el Poder Ejecutivo. Pero la abrogación del 21060 es un compromiso electoral que no puede esperar. Será la señal más importante acerca de las intenciones de cambio del gobierno, pues la clase asalariada tan sólo exige la restitución del derecho de estabilidad laboral que tantos movimientos sociales y masacres costó en medio siglo de luchas.


Ramón Rocha Monroy. Nació en Cochabamba, el año 1950, Ramón Rocha Monroy ha ejercido cargos diplomáticos , fue viceministro de cultura, se ha dedicado por más de dos décadas al periodismo escrito, en el que mantiene una columna llamada "ojo de vidrio". Publicó cuatro novelas: "El run run de la calavera" (premio Guttentag 1983), "El padrino" (1978), "Ando volando bajo" (premio Guttentag 1996) y "La casilla vacía" (Alfaguara 1997). Además ha escrito un libro de cuentos: "Alla lejos" y un ensayo "Por la liberación de la pedagogía nacional" (1975).


Fuente: www.bolpress.com , 16 de febrero de 2006.