Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6661 al 6680 
AsuntoAutor
33/06 - OFERTA Alexande
América Latina seg Jeronimo
Saludos Hildegar
Informe 2004 de la Geoameri
Fw: Circular 11 EG Vicente
RE: NoticiasdelCeH David Ro
Re: NoticiasdelCeH Eliana H
34/06 - Comentario Centro H
35/06 - Brasil - Centro H
36/05 - Palestina Centro H
37/06 - «Estados U Centro H
38/06 - Argentina Centro H
Re: NoticiasdelCeH dante
CENEGRI: Intellect Charles
39/06 - LA CUESTIÓ Centro H
Re: NoticiasdelCeH Jose Seg
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
40/06 - Parareform Centro H
41/06 - Proyecto d Centro H
Zuiel Beer <ebeer@ Ezequiel
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6901     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 39/06 - LA CUESTIÓN FORESTAL
Fecha:Lunes, 30 de Enero, 2006  12:41:41 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 39/06
 
LA CUESTION FORESTAL


Alberto Mendoza Morales*

Loable la decisión del presidente Uribe de devolver la Ley Forestal al Congreso.  Abre la oportunidad de tratar el tema con amplitud y admitiendo las características propias del territorio nacional.  Colombia es un país  que  requiere diferenciar tajantemente entre bosque y selva y, en consecuencia, aprobar no una sino dos Leyes, la de los bosques y la de la selva.

El bosque es plural y variado. El bosque natural, se da en cualquier parte, en núcleos o en galerías acompañando esteros como en la Orinoquia.
El bosque sembrado o antrópico, puede estar destinado a recreo o a industria para producir madera de uso interno y de exportación. El bosque reclama una ley propia que  promueva su cultivo extenso. Así hicieron países madereros como Canadá, Finlandia y Chile que muestra el antiguo modelo de Cooperativa Pinera de Cholguán.

La selva es singular, única y natural.  Es potencia vegetal, densa y prístina de la naturaleza. Ocupa el cinturón ecuatorial de la Tierra. Su ámbito suramericano está en la Amazonia y el Chocó. Hoy sabemos que la selva no es sólo pulmón del mundo, es corazón planetario; produce energía elemental que mantiene el equilibrio ecuménico. En tales condiciones, si la humanidad quiere sobrevivir, mantendrá la selva como está, no la talará, la cosechará. La selva reclama una ley propia y específica  que la proteja. Hay que formularla.

La cuestión forestal en ambos casos, bosque y selva, se relacionan con el agua. Su caudal disminuye en el mundo al tiempo que las leyes del mercado la capturan convertida en bien transable. En Colombia "el deficiente conocimiento, malgasto y polución del agua es una realidad", (Alberto Lobo-Guerrero). Los paperos, en Zipaquirá y Cogua, conspiran contra el agua con sus siembras en los páramos. Los avicultores, en Charalá y Curití, invaden indebidamente áreas de bosques productoras de agua. La ley debe amparar selva, otra ley debe amparar el agua como patrimonio inalienable e imprescriptible de la nación.


*Presidente  Sociedad Geográfica de Colombia