Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6641 al 6660 
AsuntoAutor
20/06 - El gran de Centro H
21/06 - Brasil - " Centro H
19/06 - Llamamient Centro H
18/06 - Africa - Centro H
Fw: NoticiasdelCeH Centro H
17/06 - La Geograf Centro H
23/06 - NUEVO CORR Centro H
22/06 - Año Intern Centro H
30/06 - Argentina Centro H
29/06 - Argentina Centro H
28/06 - Argentina Centro H
27/06 - 'Brasil es Centro H
26/05 - Os Índios Centro H
25/06 - REVISTA MI Centro H
24/06 - El complic Centro H
Invitacion Present Jose Seg
Plaza de investiga Dra. Ana
Nuevo: libro GIS Gustavo
31/06 - SEGUNDAS J Alexande
32/06 - Internati Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6881     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 30/06 - Argentina - Hay deudas que no inquietan (Jorge Oviedo)
Fecha:Viernes, 6 de Enero, 2006  13:29:05 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 30/06


Argentina

Hay deudas que no inquietan

Jorge Oviedo


 

La inflación hace subir la deuda pública, una parte de la cual está actualizada según el índice de precios al consumidor. Eso debería preocupar al Gobierno, pero las autoridades no parecen preocupadas.

El alza del costo de vida en parte "beneficia" al Gobierno, ya que el IVA, que es un porcentaje de los precios, se aplica sobre valores más altos. Como los salarios de jubilados y empleados públicos no se actualizan según la inflación -y en muchos casos ni siquiera se actualizan- el saldo es favorable. Pero algunas cosas que el Estado compra son más caras y la deuda aumenta. ¿Cuál es el resultado de la cuenta completa? Nadie lo sabe. El Estado debería saberlo, pero no parece interesado en averiguarlo.

En el fondo, las deudas son una anotación en un papel. Los que alimentan visiones catastróficas dirán que si la inflación pasa del 15% anual todo será insostenible y "estallará por los aires". Los cínicamente optimistas creen que, en tal caso habrá una nueva renegociación de la deuda, en particular de la interna.

En el sector empresarial no hay temor por estas eventualidades, que parecen lejanas. En cambio, el movimiento del dólar en alza ha dejado más tranquilos a algunos sectores industriales que exportan. La promesa de Kirchner de que recuperará este año todas las reservas que entregó al FMI para cancelar la deuda también es, para ellos, tranquilizadora. Vaticinan que, con ese nivel de compras de divisas del Banco Central, no existirá la más mínima posibilidad de que el dólar vuelva a amenazar con "caerse" de los tres pesos.

Para los exportadores, en particular los industriales, la inflación no es un problema mientras no aumente los costos de modo tal que sea imposible trasladarlos a los precios de venta. Pero si mientras hay inflación el dólar sube, las cosas cambian. La mayor preocupación de muchos que venden productos manufacturados al exterior está en las negociaciones salariales, que se reavivarán en marzo próximo. Con un dólar quieto, la rentabilidad se reduce.

El problema es que el camino que ha elegido el Gobierno parece garantizar que será difícil que la inflación se detenga. Puesto que continúa el aumento interno de precios, que genera reclamos salariales y presión sobre las ganancias de los exportadores, ha preferido hacer que también suba el dólar. Y lo ha logrado con una medida que en otras circunstancias habría aumentado la confianza y hecho descender la divisa norteamericana: cancelar con reservas la deuda con el FMI.

Como dice Juan Carlos de Pablo, en la Argentina el dólar alto es producto de la crisis. Presionados por los sindicatos que contaban con un guiño del Gobierno, los exportadores han debido aumentar los salarios. Aterrados vieron en la segunda mitad de 2005 cómo el Banco Central tenía cada vez más problemas para lograr mantener al dólar "clavado" en tres pesos. Varios empresarios le dijeron al presidente del Banco Central: "Martín, así no podemos, si el dólar se cae de 2,90 dejamos de exportar". Redrado recomendó a sus interlocutores que manifestaran sus posiciones públicamente, dijeron fuentes que afirmaron haber participado de las conversaciones.

Fue Kirchner quien, al hacer el pago al FMI, redujo las reservas que el Banco Central tiene para frenar una eventual corrida cambiaria. A cambio, entregó una promesa de pago dentro de diez años, es decir, cuando él ya no esté en la Casa Rosada, incluso aunque sea reelegido.

La verdad es que la Argentina está tan endeudada como antes. En vez de al FMI, ahora le debe al Banco Central. Pero, otra vez, hay deudas que, a fin de cuentas, son sólo una anotación en un papel. Fuentes del Gobierno dijeron que los directores del Banco Central que respondían a Roberto Lavagna habrían manifestado su oposición al "manotazo" presidencial a las reservas. "Les hicieron saber que quien se niega a firmar en acuerdo con las órdenes presidenciales debía dejar el cargo", dijeron los informantes. Los directores que, según esas fuentes, "puso Lavagna" acataron y las reservas fueron a las arcas del FMI, mientras que el Central se quedó con una promesa.


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 6 de enero de 2006.