Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6621 al 6640 
AsuntoAutor
1/06 - Argentina - Centro H
2/06 - Cuba - Feli Centro H
3/06 - Iraq: la lu Centro H
5/06 -Argentina - Centro H
4/06 - Argentina - Centro H
6/06 - Feliz año p Centro H
7/06 - Bolivia y e Centro H
8/06 - Primera Reu Centro H
9/06 - SEGUNDAS JO Centro H
10/06 - OCTAVO ENC Centro H
RE: Noticiasdel Fritschy
11/06 - Colonizaci Centro H
12/06 - Ano Novo c Centro H
13/06 - Después de Centro H
14/06 - "Lo que es Centro H
15/06 - Colombia - Centro H
16/05 - La palabra Centro H
RE: NoticiasdelCeH Jose Seg
Beca OEA- Curso de Ezequiel
20/06 - El gran de Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6850     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 4/06 - Argentina - CONVOCARAN A DISCUTIR UNA NUEVA LEY FEDERAL DE EDUCACION (Entrevista a Daniel Filmus)
Fecha:Lunes, 2 de Enero, 2006  00:32:42 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

 

NCeHu 4/06
 
Yo no fui

Argentina

EDUCACION : CONVOCARA A DISCUTIR UNA NUEVA LEY FEDERAL DE EDUCACION

El Gobierno impulsará cambios profundos en el secundario


El ministro Filmus habló de alcanzar una escuela "más exigente". Habrá profesores con más horas concentradas en pocos colegios. Y un menú de materias para que los chicos elijan según sus intereses.

Claudia Amigo


Como anticipo de un 2006 con fuertes debates educativos, el ministro de Educación, Daniel Filmus, adelantó a Clarín que el Gobierno impulsará profundos cambios para promover una secundaria más exigente. Paulatinamente los profesores concentrarían sus horas en una sola escuela; crearían la figura del tutor o coordinador de curso; los alumnos podrían elegir materias según sus intereses en los últimos años; y diseñarían un sistema de evaluación más integradora. "No estamos conformes con nuestra escuela, por eso queremos una más exigente. Con más calidad y donde se recupere la cultura del estudio".

— ¿Qué factores promueven una secundaria más exigente?

Un objetivo básico es tener parámetros claros sobre qué enseñar año por año. Cuando preguntamos qué tiene que saber un chico en 1º grado, los mismos docentes tienen diferencias respecto a lo que esperan que aprendan. Esto revela que la desigualdad no está ni siquiera en el rendimiento sino en la expectativa del docente. Otro elemento es el diagnóstico: cómo viene el chico y hacia dónde debe ir.

— ¿Qué profesor imagina?

Uno con mayor capacidad profesional y más autonomía en la toma de decisiones en el proceso de aprendizaje. Con la masificación del ingreso a la educación de los 90, los docentes se convirtieron en trabajadores calificados o en técnicos: repiten técnicas que otro desarrolló. Y cuando hablamos de profesionalizar al docente pensamos en alguien que crea conocimiento, porque cada chico es único e irrepetible.

— ¿Cómo sería?

Tenderemos a que los docentes trabajen a tiempo completo en las escuelas, que tengan una carga horaria por encima del tiempo que están frente al curso.

— ¿Qué otros cambios prevén?

Promoveremos la figura del tutor o coordinador de curso. Un problema del secundario es que los chicos pasan de una primaria muy contenedora a una media que sienten como tierra de nadie.

— ¿Pondrían más el acento en lo vocacional en los últimos años?

En el mundo la secundaria termina con una variedad de estrategias que les permiten a los jóvenes orientarse vocacionalmente y tener herramientas sobre qué estudiar en la universidad. En los últimos años habría 4 ó 5 materias comunes y otras asignaturas o talleres sobre lo que les gusta. Otro tema: queremos llegar al 2010 con una segunda lengua en todas las escuelas, desde 1º grado. Y con la informática. Son dos cuestiones que hay que incorporar masivamente.

— ¿Hay algún proyecto para cambiar el sistema de evaluación?

La evaluación es un aspecto más de la mejora de la secundaria. Es un mecanismo de certificación que consolida o no lo que se aprendió. Al hablar de evaluaciones globales no nos referimos a un proceso final sino a evaluar un proceso de aprendizaje, la capacidad de integrar los conocimientos adquiridos en el año.

— ¿El Ejecutivo piensa impulsar una nueva Ley de Educación?

Sí, reemplazaremos la Ley Federal de Educación y la de Educación Superior. Queremos una ley que permita construir un sistema educativo de cara al siglo XXI. Y generaremos en 2006 un debate entre todos los sectores.

— ¿Cómo lo imagina?

Hay que ir paulatinamente hacia una estructura homogénea en todo el país, lograr un sistema educativo nacional que hoy no tenemos. Es diferente en casi todas las jurisdicciones e incluso al interior de ellas: tenemos 55 modos diferentes de articulación en tre la Educación General Básica (EGB) y el Polimodal.

— ¿Está pensando en una sola estructura para todo el país?

Puede que la estructura sea distinta garantizando la homogeneidad del aprendizaje. En las zonas rurales es posible que convenga que los chicos estén en la EGB hasta 9º año para evitar el desarraigo. Y en las zonas urbanas quizás convenga otra estructura.

—Esto significa revisar la reforma de los 90. Como funcionario, como asesor, incluso como director de FLACSO, estuvo muy cerca de aquella gestión, ¿qué autocrítica hace?

No, no estuve.

— Sí, estuvo. Fue asesor de la ministra Susana Decibe. No está mal reconocer que hubo algún tipo de participación.

Sí, pero en temas puntuales. En las decisiones que se tomaron respecto de estos temas —lo escribí en los 90— fuimos críticos. Y cuestiones como aumentar los años de escolaridad obligatoria, compensar la desigualdades con programas como el Plan Social, me siguen pareciendo bien, an tes y ahora.

— ¿Cuál fue el principal factor de la Ley Federal de Educación que atentó contra de la calidad?

La reforma de los 90 llevó un signo relacionado con el momento: ampliar la matrícula en detrimento de la calidad y poner demasiado peso en la estructura. Se centró allí la aplicación de la ley. Hubo cantidad sin calidad. Y el gran desafío es construir un sistema masificado de calidad.

— En educación, ¿se puede hablar de crecimiento si no está pegado a la calidad?

Sí. Es un crecimiento cuantitativo. Es lo que sucedió en Buenos Aires que tuvo un muy fuerte impacto en la educación de todo el país. Sin embargo, los indicadores parecieron mostrar que bajó fuertemente la calidad. La educación en los '90 contuvo, jugó un papel contracíclico contra la marginación y la exclusión.

— ¿Cuál será el principal objetivo de la nueva ley?

Que los chicos aprendan más y en forma igualitaria en todo el país. Están dadas las condiciones: el país crece, las familias mejoran sus condiciones económicas y el sistema educativo recibe una inversión como nunca antes. Las leyes por sí mismas no resuelven nada.


Las claves del cambio

  • Intentarán que los docentes trabajen a tiempo completo en una sola escuela, con una carga horaria que esté por encima del tiempo que están frente al curso.
  • Promoverán la figura del profesor tutor o coordinador del curso. Una de las grandes dificultades es que los chicos pasan de una primaria muy contenedora a una secundaria con muchos profesores a quienes apenas ven.
  • En los últimos años del secundario ofrecerían varias estrategias que permitirían a los alumnos orientarse vocacionalmente. Habría 4 ó 5 materias comunes y otras asignaturas que los alumnos podrían elegir según sus preferencias.
  • Diseñarían un sistema de evaluación más integradora, global, que tenga en cuenta todo el proceso de aprendizaje y no el final.


    Cómo mejorará el salario docente

    "Ninguno de los cambios en el sistema educativo pondrá en riesgo la estabilidad laboral docente. Lo digo porque tenemos 200.000 docentes en el 3º ciclo de EGB. Este es un tema sobre el que no se puede volver atrás", dijo el ministro de Educación, Daniel Filmus. Y adelantó que la capacitación será clave en la nueva Ley de Educación: "Como la calidad y el éxito dependen en gran parte de ellos, sería un incentivo que su salario esté vinculado a la capacitación y no sólo a la antigüedad. Y eso obliga al Estado a ofrece mecanismos gratuitos de capacitación. No se puede pagar más a los que más se capacitan si no hay una oferta gratuita".

    — Es frecuente que muchos se dediquen a la carrera directiva para ganar más.

    — Queremos que un docente gane más quedándose en el aula porque muchos se van para ganar más, y quizás no tienen condiciones para gestionar. A los buenos, los necesitamos en el aula. Y para eso hay que generar incentivos para que se capaciten más, se queden allí, y tengan un incremento salarial que les permita progresar en la misma función.


    La Universidad, en debate

    — Qué aspectos modificarán de la Ley de Educación Superior?

    — Los criterios que dan lugar a ciertos matices, como es el tema de la autonomía, la gratuidad, la libertad de acceso. Pero además hay que legitimar los mecanismos de evaluación de la calidad. Queremos una presencia académica de pares mucho más fuerte en la Comisión Nacional de Evaluación Universitaria (CONEAU).

    — ¿Se busca otro modelo de universidad?

    — Durante años, la Universidad estuvo a la defensiva del Estado, siempre lo vio como a un espacio del que debía defenderse. La propuesta tiene que ser cómo genera condiciones para convertirse en un instrumento de desarrollo nacional.

    — ¿Existe algún proyecto sobre un examen de ingreso unificado a las universidades?

    — No. Hay dos programas de articulación entre la secundaria y la Universidad que han dado muy buenos resultados, uno más coyuntural y otro universidad por universidad. Parte de este debate está abriendo Jaim Etcheverry en la UBA con la reforma del CBC y la necesidad de articularlo con la secundaria.

  • Fuente: diario Clarín, de Buenos Aires, Argentina; 31 de diciembre de 2005.