Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6601 al 6620 
AsuntoAutor
1587/05 - CARTA DE Centro H
1588/05 - GAC-MAC Centro H
1589/05 - Profesor Centro H
1590/05 - Geografí Centro H
Re: NoticiasdelCeH Elena M.
1591/05 - Tecnolog Centro H
Re: NoticiasdelCeH silvia m
Re: NoticiasdelCeH VANIA RU
Re: NoticiasdelCeH VANIA RU
1592/05 - Tenemos Centro H
1593/05 - Argentin Centro H
1594/05 - Bolivia Centro H
1595/05 - Nuevo si Centro H
1596/05 - O muro e Centro H
1597/05 - Bolivia Centro H
1598/05 - Ecuador: Centro H
1599/05 - ¿Publica Centro H
¿Publicar o perece curto
1600/05 - La educa Centro H
1601/05 - Brindemo Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6837     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1593/05 - Argentina - El protagonismo de un área: la S ecretaría de Políticas Universitarias. Asumió Dani el Malcolm
Fecha:Viernes, 30 de Diciembre, 2005  14:35:33 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1593/05
 

Argentina
Asumió ayer el nuevo secretario de Políticas Universitarias, Daniel Malcolm

La universidad debatirá una nueva ley

El funcionario prometió "continuidad" con las políticas que venía desarrollando Juan Carlos Pugliese


De militancia peronista, hasta ayer era rector de la Universidad de San Martín Su designación fue bien recibida por los rectores Reconocimiento a Pugliese

"Continuidad", dice y repite el nuevo secretario de Políticas Universitarias, Daniel Malcolm, cuando se le pregunta por las líneas que seguirá su gestión. Hasta ayer rector de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), en la que pasó los últimos 13 años, Malcolm sucede en el cargo a Juan Carlos Pugliese, que renunció sorpresivamente a comienzos de esta semana, y que ayer se ganó un aplauso cerrado y prolongado al despedirse.

Una nutrida concurrencia colmó el salón Leopoldo Marechal del Palacio Pizzurno, en el que se mezclaban rectores de universidades públicas y privadas, funcionarios del sistema científico, académicos, técnicos y empleados. Sorpresa por el momento de la renuncia de Pugliese y expectativa porque se eligió "a un hombre del sistema", se repetían entre los presentes.

El ministro de Educación, Daniel Filmus -que propuso el nombre de Malcolm, frecuente candidato a puestos en el ministerio en los últimos años-, puso las bases del discurso que siguió luego el secretario: "La orientación es combinar la autonomía de la universidad con el desarrollo de políticas conjuntas". Filmus definió la salida de Pugliese "como un cambio de función", ya que, según dijo, le ofreció seguir trabajando en el ministerio. Pugliese rechazaría la oferta.

En un clima de transición -rostros apesadumbrados en unos; expectativa en otros- y mientras reconocía el movimiento cotidiano de su nuevo espacio y se presentaba a los empleados y técnicos, Malcolm evitó las definiciones y dijo a LA NACION que continuará la línea de trabajo en marcha, que en los últimos años profundizó la intervención del ministerio en el funcionamiento de las universidades, con programas puntuales de reformas académicas y cada vez más fondos distribuidos con fines específicos.

Licenciado en Filosofía de la Universidad del Salvador, de 52 años, Malcolm tomará ahora licencia de su segundo período como rector de la Unsam. "Peronista de toda la vida", como se define, conoce bien el ambiente universitario y tuvo una activa participación en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

-¿Cuáles serán los ejes principales de su gestión?

-La palabra es continuidad. Por un lado, en el diálogo con las universidades públicas y privadas, los rectores, las organizaciones gremiales, estudiantiles, los medios, los empresarios, todos los que tienen interés, preocupación y propuestas para la educación universitaria. Luego, el respeto por la autonomía, la gratuidad tradicional del grado en la universidad pública, el cogobierno y los programas que están en marcha y que continuarán: la articulación con la escuela media, la mejora de las ingenierías, los contratos programas.

-¿Qué impronta personal le gustaría instalar?

-Por un lado, lograr que la gestión y los procesos académicos, de investigación, toda la estructura que tienen las universidades, sean elementos presentes en la discusión. Eso se condensa en los proyectos institucionales, en los que me parece que hace falta ganar en conciencia, en diseño, en formulación. El segundo aspecto tiene que ver con la vida espiritual de la universidad. El centro de la vida universitaria está en el estudio, la docencia, lo que pasa dentro del aula. Lo tercero son las actitudes, la cultura organizativa, un compromiso que hay que construir. La vida universitaria puede llegar a burocratizar fuertemente este centro espiritual.

-¿Cómo equilibrar la autonomía y las políticas activas del ministerio hacia la universidad?

-Eso es profundamente posible si uno cree en el diálogo y lo incorpora a la gestión. La autonomía universitaria es de, pero también hay una autonomía con, con la sociedad, con el Estado, y también una autonomía para, con qué objetivo la usamos.

-Se habla de la heterogeneidad del sistema universitario argentino. ¿Cree que eso es un problema o algo que debería conservarse?

-La heterogeneidad es y no es. La institución universitaria tiene una identidad, como un código genético. La heterogeneidad se ve en determinadas modalidades de aplicación: perfiles de carreras, el diálogo con la comunidad local, el rol de la investigación, el porcentaje de profesores con determinada dedicación. Este es un valor que se puede conservar, pero al mismo tiempo se pueden habilitar procesos de corrección y de mejora. Se puede tener una universidad profesionalista, con muchos docentes que no investigan, pero no puede haber ausencia de profesores que hagan investigación.

-¿Cree que hay que modificar la ley de educación superior?

-Es de sentido común abrir un debate. Es una ley discutida que tiene diez años de aplicación y que como cualquier otra ley puede ser modificada. La secretaría elaboró una propuesta para el debate y hay que escuchar a la comunidad. Nuestro rol es propiciar que la discusión se dé de la mejor manera, que no haya fundamentalismos innecesarios. Hay que recordar que la reforma la va a definir el Parlamento, hay que dialogar con los legisladores y hacer que entiendan las propuestas del ministerio y de las universidades.

-¿Cuál es la cuestión más urgente que se debe resolver en la universidad?

-No voy a hacer declaraciones sobre eso porque tengo que tomar contacto más preciso con los temas.

-¿Cree que es tiempo de modificar el modo en que se usan los recursos en las universidades?

-Primero hay que aclarar bien cuáles son los recursos que la ley de financiamiento puede generar. Las universidades están recomponiendo su base presupuestaria y por eso creo que entramos en una etapa donde hay mayor posibilidad de hablar de prioridades para destinar los recursos.

Raquel San Martín


Un área que adquirió protagonismo

A pesar de que las universidades son autónomas, el Ministerio de Educación conserva para sí funciones de control y de diseño de políticas generales. Así, la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) se encarga, entre otras funciones, de manejar un programa nacional de becas; de la legalización y el reconocimiento de títulos; de la aprobación de carreras nuevas; de la evaluación y acreditación de la calidad de instituciones y carreras; de la recopilación de información estadística, y de la gestión del presupuesto de las universidades estatales.

Pero, con particular énfasis en los últimos tiempos, la SPU fue ganando un terreno impensado hace unos años, al promover una serie de orientaciones precisas de política universitaria, acompañadas de recursos para desarrollarlas. Por ejemplo, mejoras en las carreras de ingeniería, programas de articulación con la escuela media y el diseño de "contratos programa", por los cuales las universidades se comprometen a realizar reformas y por ellas reciben fondos especiales. El año próximo, el presupuesto universitario ascenderá a $ 3547 millones.


Fuente: diario La Nación, de Buenso Aires, Argentina; 30 de diciembre de 2005.