Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6581 al 6600 
AsuntoAutor
1569/05 - Con el b Centro H
1570/05 - Comprar Centro H
1571/05 - Argentin Centro H
1572/05 - Argentin Centro H
1573/05 - La cojer Centro H
1574/05 - España - Centro H
1575/05 - Listas d Centro H
1576/05 - Chile - Centro H
1577/05 - La desap Centro H
saludos Vicente
1578/05 - Los repr Centro H
1579/05 - Año Nuev Centro H
Re: NoticiasdelCeH Beatriz
1580/05 - ASUNCIÓN Centro H
1581/05 - Maestría Centro H
1582/05 - Cada uno Centro H
1583/05 - DEPARTAM Centro H
1584/05 - BRINDIS Centro H
1585/05 - CONVOCAT Centro H
1586/05 - No estam Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6810     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1572/05 - Argentina - El organismo y la cancelación de la deuda
Fecha:Sabado, 24 de Diciembre, 2005  14:50:09 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1572/05
 

 
El organismo y la cancelación de la deuda

Rato, un sabueso global

 
 
 
 
 
 
 
 

 Rodrigo Rato
 

En 2002 el FMI tomó nota de que el 80% de sus préstamos estaba concentrado en 5 países: la Argentina, Brasil, Rusia, Turquía e Indonesia. El organismo concluyó que se había incurrido en un riesgo muy grande en prestar dinero a países en crisis. Tres años más tarde, sólo los dos últimos integrantes de esa lista perduran. Rusia fue el primer país en cancelar su pasivo y las economías principales de América del Sur acaban de pagarle U$S 25.000 millones.

El director del FMI, Rodrigo Rato, fue quien lideró esta cruzada de reducir el riesgo crediticio (probabilidad de no cobrar). En apenas 20 meses el Fondo Monetario cobró de los países más endeudados, entre ellos la Argentina, más de 30.000 millones de dólares. Previo a que Lula y Kirchner decidieran cancelar sus deudas, el Fondo había logrado bajar su exposición crediticia un 40%. Pero con los anuncios de la semana pasada, Rato logró que el organismo hoy tenga un 70% menos de exposición que hace tres años. Semejante récord le permite darse hasta el lujo de anunciar la condonación de la deuda a los 19 países más pobres del planeta por 3.300 millones de dólares.

La lista

Rusia fue el primer país que en los últimos años canceló toda su deuda con el FMI. Pero en agosto de 2000, México había pagado U$S 3.000 millones. Ahora Brasil anunció el pago anticipado de la deuda con el FMI que sumaba 15.500 millones.
Desde 2003, otros países fuertemente endeudados con el Fondo fueron reduciendo sus deudas de a poco. En total, entre intereses y vencimientos, el organismo fue cobrando 70.000 millones de dólares.

La Argentina, desde enero de 2002 hasta noviembre de 2005, le había pagado 8.357 millones de dólares. Si se computan los pagos de diciembre y ahora 9.810 millones, en apenas cuatro años habrá pagado un total de casi 19.000 millones de dólares. Además, el país pagó un poco más de 6.000 millones de dólares al BID y al Banco Mundial. Por lo tanto en cuatro años, desde el estallido de la crisis, la Argentina abonó 6.000 millones de dólares por vencimientos de capital y otros 2.400 millones por intereses.

Los pagos al organismo forman parte de la política de desendeudamiento con los organismos internacionales. Algo que en su momento había anunciado el ex ministro de Economía Roberto Lavagna como uno de los principales objetivos que se proponía el presidente Kirchner.

Lejos de la idea de entrar en default con el organismo, el ex funcionario siempre creyó que lo mejor era seguir un proceso mediante el cual la Argentina quedara menos expuesta a las recetas del Fondo. El Gobierno siempre fue crítico de las recomendaciones de Washington y un efecto inmediato de la decisión del Presidente de cancelar la deuda es que el organismo no presionará más sobre la política cambiaria. Para el staff técnico, el problema de la inflación en la Argentina se solucionaría únicamente dejando caer el dólar y no acordando precios con los privados como viene haciendo el Gobierno en las últimas semanas.

Desde este punto de vista, entonces, la decisión política de deshacerse del organismo dejaría libre al Gobierno para continuar con el plan económico cuyo punto central está basado en el sostenimiento de un tipo de cambio alto.

Los motivos

El anuncio de pagarle toda la deuda al organismo por un lado enciende un debate a nivel nacional y, por otro, se suma a una discusión existente en el plano internacional.

En el primer caso, se conocieron dos posturas muy divididas entre los economistas respecto de la medida adoptada por Kirchner la semana pasada. Por un lado están quienes se manifiestan en contra, argumentando que esto debilita la economía frente a posibles futuros shocks externos. El pago que se realizará en los primeros días de enero equivale al 36% de las reservas disminuyendo el colchón con que cuenta el país para afrontar alguna turbulencia. También señalan que podrían haberse utilizado ese dinero para otros fines, que se canceló deuda barata (la de menor costo en todo el mercado internacional) y que además se utilizó el dinero de particulares que tenía el Central para privilegiar una vez más al Fondo.

Los economistas que están a favor de la cancelación argumentan básicamente que siempre es bueno pagar las deudas y no están de acuerdo con que esto deteriora la posición de la economía argentina. Señalan que el país descansa sobre una sólida posición fiscal y externa que le permitiría atravesar un shock externo en caso de ocurrir. Sí reconocen tal vez que los tiempos manejados por el Ejecutivo no fueron los más felices para los técnicos que ahora tienen que lidiar con apuros los detalles de la implementación de esta medida.

Son las exigencias de los tiempos políticos los que muchas veces atentan contra la calidad del manejo de la política económica.
La cancelación de la deuda de la Argentina, Brasil y Rusia, achica el radio de acción del Fondo Monetario a nivel global. Existe un debate a nivel internacional sobre la necesidad de que el organismo adopte un nuevo rol. Los países asiáticos hace tiempo que prescinden de él. Luego del mal manejo que hiciera Washington de sus crisis durante los noventa, los gobiernos se embarcaron en políticas de acumular reservas para no volver a pasar por lo mismo. En ese sentido, los principales socios del MERCOSUR parecen haber hecho algo similar.

La crítica más conocida al Fondo es la mala calidad de sus políticas. Pero los dardos también apuntan a la mala representación que tiene los delegados de distintos países en su directorio. Países como China o Corea, que han crecido fuertemente en las últimas dos décadas, se encuentran menos representados que economías más pequeñas como por ejemplo Italia.

El Fondo y Rato no son únicamente criticados desde la Argentina. No son blanco únicamente de la izquierda por sus políticas sino también de la derecha (por ejemplo, el gobierno estadounidense) por sus paquetas de ayuda en las crisis de la década pasada.

Callado, mientras tanto, Rato va recaudando.


Fuente: www.eleconomista.com.ar , 23 de diciembre de 2005.