Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6321 al 6340 
AsuntoAutor
1387/05 - La impor Centro H
1388/05 - Brasil - Centro H
1389/05 - La nueva Centro H
1390/05 - EL CAMIN Centro H
1391/05 - Retazos Centro H
1392/05 - Argentin Centro H
1393/05 - O saque, Centro H
1394/05 - Argentin Centro H
1395/05 - Brasil l Centro H
1396/05 - Wilma en Centro H
RE: NoticiasdelCeH David Ro
Ref. 1387/05 - Agr Centro H
1397/05 - Territor Centro H
1398/05 - LIBRE C Centro H
1399/05 - Argentin Centro H
1400/05 - Argentin Centro H
1401/05 - Brasil - Centro H
12402/05 - Argenti Centro H
1403/05 - Argentin Centro H
1404/05 - IGU 2006 Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6547     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1388/05 - Brasil - El águila y la macroeconomía (Leo nardo Boff)
Fecha:Sabado, 22 de Octubre, 2005  09:28:55 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1388/05
 

Brasil
El águila y la macroeconomía

Leonardo Boff
IAR Noticias

Hace años, cuando escribí el libro «El águila y la gallina. Una metáfora de la condición humana», estudié a fondo el comportamiento de las águilas, y me di cuenta de que hay en él grandes lecciones que podemos aplicar a situaciones actuales.


Hoy me propongo retomar una de ellas que no pude utilizar en dicho libro: la forma como las águilas enseñan a sus aguiluchos a ser autónomos y a volar por sus propias fuerzas.

Como sabemos, las águilas hacen sus nidos en lo alto de las montañas, o en la copa de grandes árboles. El tamaño del nido es considerable: un metro de alto, tres de largo y dos de ancho. Después de nacidos, los aguiluchos permanecen en él dos meses, alimentados por su madre, hasta que están listos para volar.

Pasado un tiempo, la madre les escatima la comida. En cambio, comienza a dar vueltas en el aire largo rato sobre el nido, a fin de mostrar a sus polluelos la fuerza de sus alas y su capacidad de volar. Luego desciende hasta el nido y comienza a empujar al aguilucho hacia el borde, hasta que lo hace caer.

Y cuando cae, se apresura a recogerlo sobre sus alas extendidas. Y lo devuelve al nido. Repite varias veces la escena, volando y volando sobre el nido, haciendo círculos, para desafiar a sus crías a superar el miedo, a confiar en sus jóvenes alas, y a querer volar. Y repite todo eso hasta que los aguiluchos se liberan.

Curiosamente, el libro del Deuteronomio atestigua este hecho: «Dios es semejante al águila, que excita a su nidada, volando sobre sus aguiluchos, extendiendo las alas para sostenerlos y llevarlos sobre sus plumas» (32,11).

La madre-águila somete a su aguilucho a esta prueba de riesgo y coraje para que adquiera confianza en sus propias fuerzas y comience a volar autónomamente.

A fin de impedir que vuelva al nido, remueve las hojas y las ramas para hacerlo no habitable ya. Finalmente, el aguilucho empieza a volar y busca por sí mismo su alimento. Ahora es ya águila adulta.

La lección es cristalina: no podemos quedarnos eternamente en la cuna y bajo las alas de los padres. Hay que enfrentarse a la vida con sus desafíos, que muchas veces nos hacen decir: «Dios mío, ¿estaré a la altura?» Nos damos cuenta del peligro y de la posibilidad de fracasar.

Pero aunque fracasemos, siempre podemos aprender. Por otra parte, nunca faltará un ala que nos ampare y algún hombro amigo en el que poder apoyarnos. Resumiendo: vamos adquiriendo coraje para volar por nosotros mismos y seguir el rumbo que nosotros mismos trazamos.

Otra lección: las tareas que nos proponemos deben contener exigencias que parecen estar un poco más allá de nuestras fuerzas. De lo contrario, no descubrimos nuestro poder, ni conocemos nuestras energías escondidas y no crecemos.

Esta lección la aplico a la actual política económica del gobierno brasileño. Es bien sabido que se ha mantenido la macroeconomía neoliberal, aceptando el recetario del FMI y del Banco Mundial, lo que obliga a sacrificar las políticas sociales castigando a los pobres.

Es la opción perezosa de los que prefieren ser gallinas a ser águilas. Rechazan la difícil alternativa de discutir, negociar y presionar hasta abrir un camino nuevo que haga de la economía un instrumento de la política social dirigido hacia las mayorías.

Esta actitud haría que fuesen águilas y no gallinas. Ésos son los que garantizan las transformaciones sociales imprescindibles para superar las desigualdades gritantes.

El destino de un pueblo es ser águila y volar autónomamente. Misión de los políticos es hacer lo que hacen las águilas con sus aguiluchos: estimular al pueblo a vivir libremente y a plasmar el destino de su país