Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6281 al 6300 
AsuntoAutor
1352/05 - Brasil - Centro H
1351/05 - CALIDAD Centro H
1357/05 - EFECTOS Centro H
1356/05 - Deforest Centro H
1355/05 - Pensamie Centro H
1354/05 - Organiza Centro H
1353/05 - Recupera Centro H
1358/05 - Argentin Centro H
investigación Pilar Al
1359/05 - Plan qui Centro H
1360/05 - Bolivia Centro H
1361/05 - El Perú Centro H
1371/05 - Brasil - Centro H
1370/05 - Argentin Centro H
1369/05 - Francia Centro H
1368/05 - Chile: E Centro H
1367/05 - Argentin Centro H
1366/05 - Boletín Centro H
1365/05 - España - Centro H
1364/05 - Brasil - Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6512     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1357/05 - EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL MODELO "NEO-LIB ERAL" EN LA SUSTENTABILIDAD TERRITORIAL DE SANTIAGO DE C HILE
Fecha:Sabado, 15 de Octubre, 2005  00:52:36 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1357/05
 

EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL MODELO “NEO-LIBERAL”

EN LA SUSTENTABILIDAD TERRITORIAL DE SANTIAGO DE CHILE

 

 

ADRIANO ROVIRA PINTO[1]

 

 

La imposición del sistema económico”neo-liberal” por la dictadura militar en Chile, significó un cambio radical en todos los componentes del sistema socio-económico y socio-espacial. La incorporación de conceptos claves de esta concepción como la desregulación, la liberalización de los mercados, el mercado como asignador de recursos, las ventajas competitivas y la apertura a los mercados internacionales, provocó profundas transformaciones en el mundo rural y en los sistemas de ciudades del país.

 

La globalización capitalista, funcional al neo liberalismo, refuerza los desequilibrios, puesto que de ellos se nutre el sistema. En este escenario es importante centrar la mirada tanto en los desequilibrios al interior de las metrópolis (sociales, económicos, culturales) como los que se producen en el sistema regional y nacional del cual forma parte.

 

En el caso de Santiago de Chile, la desregulación se concretó con la declaración de la política urbana de 1979, según la cual, el suelo urbano no es un bien escaso, por lo que su destino puede ser decidido por el libre mercado de tierras. Como resultado de ello la ciudad se expandió sobre suelos agrícolas y a un ritmo que superó las capacidades de los servicios públicos. Con posterioridad, a mediados de los ochenta, se dio pie atrás en esta política y se retomó una actividad de planificación urbana, pero muy distante a la que se realizaba antes de los setenta. Había cambiado el sistema socio-económico, la forma de habitar la ciudad y el rol del Estado.

 

Como resultado de la aplicación de las políticas neo-liberales, la ciudad de Santiago sigue concentrando la población y las actividades económicas del país. La Región Metropolitana cuenta con una población estimada de 6.527.903 habitantes el año 2005. En lo que corresponde a su Región político – administrativa, es casi 100 veces mayor que la ciudad de segunda jerarquía, lo que se refleja en una concentración absoluta de las funciones. A escala nacional,  Santiago supera en cinco veces a la ciudad que le sigue, concentra  el 40 % de la población del país y aporta el 47 % del PIB nacional y todas las tendencias indican que el grado de concentración de estas variables continuará aumentando.

 

Esta Región constituye el principal centro económico y geográfico del país. El PIB regional creció entre 1990-1996 a una tasa promedio anual de 8,7%, convirtiéndola en una de las regiones con un ritmo de crecimiento por encima del promedio nacional. Los sectores de mayor dinamismo en el período fueron: comercio, transporte, comunicaciones y servicios financieros. Por su parte las exportaciones regionales crecieron a una de las mayores tasas del país, 14,1% promedio entre 1990 y 1998, lo que significó un flujo promedio anual de 2.037 millones de dólares. En 1998 las exportaciones alcanzaron los 2.741 millones de dólares. Al mismo tiempo, los flujos de inversión extranjera directa materializada alcanzaron en el período 1990-1998 a un monto de 9.165 millones de dólares, el mayor del país, que se orientaron a los sectores de servicios e industria.

 

Todo esto conduce a importantes problemas territoriales que se expresan en nuevas formas de segregación socio espacial, importante concentración del poder económico y político, altos niveles de desequilibrios territoriales, alta congestión y enormes problemas medioambientales. Estos problemas internos de la ciudad de Santiago, se acompañan de los que se presentan en los sistemas urbanos de la Región Metropolitana de Santiago y del país en su conjunto, como resultado de la aplicación de estas políticas económicas que entregan la estructuración de los patrones espaciales, al libre juego de las fuerzas del mercado, con todo lo que ello significa.

 

Respecto a las características del sistema territorial de la Región Metropolitana de Santiago, lo primero que es indiscutible, es su alta complejidad y dinamismo, lo que lleva a la generación de una serie de procesos y problemas, que tornan particularmente dificultoso su estudio.

 

 

SUSTENTABILIDAD ESTRUCTURAL

 

Uno de los procesos actuantes en la Región y que contribuye a la citada complejidad es el correspondiente a la expansión urbana del Gran Santiago. Esta gigantesca mancha urbana de más de 70.000 hás. se mantiene en un constante proceso de expansión física, provocando una continua incorporación de suelo al uso urbano. Esta expansión se encuentra explicada actualmente, por una fuerte movilidad interna (desde los espacios centrales a la periferia de la ciudad). En efecto, entre 1987 y 1992 se produjeron alrededor de 800.000 movimientos entre las comunas del Gran Santiago, lo que generó un traslado de población desde comunas centrales o pericentrales hacia la periferia, generando una redistribución de las densidades comunales y un crecimiento del área urbana (Schiappacasse y otros., 2001; Ortiz y Schiappacasse, 1997). Esto ha redundado en que entre los años 1982 y 1992, el crecimiento urbano en extensión ha significado un consumo promedio de 1.281 ha por año (Román en SERPLAC RM – GORE RM – CEPAL, 2000). A esta dinámica se suma el crecimiento económico de la gran ciudad.

 

En un estudio recientemente realizado, en el cual se consideró dentro de la superficie urbana, las llamadas “parcelas residenciales”, es decir espacios suburbanos que invaden los antiguos paisajes agrarios de los alrededores de la ciudad, Santiago ocupa, al año 2000,  un total de 78.640 hectáreas. Esto significó un incremento de 17.000 hectáreas entre los años 1995 y 2000. Esta expansión responde no sólo a llegada de nuevos habitantes a la metrópolis, sino principalmente a migraciones internas, según recientes estudios realizados a escala intra urbana

 

El crecimiento del área urbana de Santiago no tiene su principal explicación ni en el crecimiento demográfico vegetativo, ni en movimientos de inmigración desde otras regiones del país. La tasa de crecimiento demográfico regional, ha disminuido su velocidad de incremento. Así, para el periodo 1982 – 1992, la tasa de crecimiento de la Región Metropolitana fue de 1.94 % anual, mientras que entre los años 1992 y 2002, la población de la Región creció en un 15,3 %, levemente superior a la tasa del país, que fue de 1.2 % anual para el mismo periodo. Igualmente Ortiz y Schiappacasse, 1997, señalan que los movimientos inmigratorios extrarregionales, han manifestado una clara disminución en las últimas décadas, aunque siguen existiendo.

 

 

Schiappacasse y otros (2001) reportan que tras una primera etapa de polarización de los movimientos regionales hacia el gran Santiago, asociada al modelo de sustitución de importaciones, en la última década se ha desarrollado una modalidad de crecimiento extensiva, que responde a un predominio de los movimientos internos, con fuertes pérdidas de población en las áreas centrales y crecimiento en la periferia. La ciudad pues presenta una modalidad de crecimiento en la última década que se tipifica como extensiva, horizontal, francamente dinámica, que responde más a un predominio de los movimientos internos y a cambios en el ciclo de vida de la población., que al peso de corrientes inmigratorias regionales.

 

Contribuye a la expansión urbana el hecho de que este proceso se caracteriza por ir asociado a una disminución en la densidad de población del área urbana del Gran Santiago. En 1982 la densidad era de 87,6 hab/ha, mientras en 1992 había bajado a 84,3 hab/ha. Además las áreas centrales registran una pérdida progresiva de población, mientras las pericentrales se comportan relativamente estables y las áreas periféricas manifiestan un crecimiento acelerado. Se espera que este proceso se acentúe, de manera que hacia el año 2022 el área central de la ciudad podría ver reducida su participación desde el 23,5% que tenía en el 2000, a tan sólo un 14,6 % de la población. Para el mismo periodo, la población del área periférica pasaría desde un 54,2 % en el 2000 a un 66,8 % en el 2022 (Román en SERPLAC RM – GORE RM – CEPAL, 2000).

 

Este proceso de crecimiento demográfico lleva a estimar para el año 2020, una población de entre 7 a 7,5 millones de habitantes para la Región Metropolitana de Santiago, de los cuales, dadas las actuales tendencias (que no dan muestras de cambiar), la mayoría estará asentado en la ciudad de Santiago. Esto implica una demanda futura de entre 12.000 a 15.000 hectáreas adicionales para uso urbano (Román en SERPLAC RM – GORE RM – CEPAL, 2000a).

 

La extrema concentración demográfica y económica que se manifiesta en esta ciudad, es precisamente otro de los procesos que forman parte de la actual dinámica del sistema regional en su conjunto. Todos los análisis llevan a concluir en la mantención de las tendencias históricas a este respecto, debido a la existencia de importantes economías de escala y de aglomeración. Esto hace difícil que cambie la distribución de estos indicadores a escala nacional, por lo cual es factible esperar que estos se mantengan en niveles de concentración de alrededor del 50% del PIB y sobre el 40 % de la población del país

 

A pesar de la relativa importancia que han ido adquiriendo algunas fuerzas de tipo centrífugas, la Región continúa con un proceso de alta concentración demográfica y económica en el área correspondiente al Gran Santiago. El que alrededor del 90% de la población regional se concentre en el Gran Santiago, se explica por las enormes fuerzas centrípetas derivadas de las economías de aglomeración, que actúan sin ningún tipo de contra peso de las restantes ciudades del país. Esto lleva a una suerte de enanismo relativo en los tamaños y roles funcionales del resto de los centros urbanos que constituyen la Región Metropolitana (Trivelli en SERPLAC RM – GORE RM – CEPAL, 2000). Este efecto incluso se extiende a los sistemas urbanos de las regiones vecinas, la cuales registran importantes flujos de personas que diariamente se desplazan a Santiago por trabajo, estudios o servicios (comerciales, médicos, financieros).

 

 

La debilidad de los centros menores del sistema urbano regional, ha resultado un problema importante a la hora de analizar la factibilidad de estructurar una jerarquía de centros que asegure una óptima distribución de los servicios y del equipamiento en el territorio. Esa estrategia de jerarquización debería redundar en un mejoramiento de la accesibilidad de la población a esas facilidades. Esta debilidad detectada se asocia directamente a la fuerte condición primada de la ciudad de Santiago respecto al sistema urbano regional. De hecho mientras el Gran Santiago reúne alrededor de 5.5 millones de habitantes, la segunda ciudad del sistema llega a alrededor de las 57 mil personas. Esta fuerte diferencia demográfica, unida a la relativamente poca distancia física y en tiempo, entre los centros, conduce a que se registre una gran concentración de los servicios comerciales y de utilidad pública en la gran ciudad, induciendo la ausencia de ellos en los centros de menor población, que no consiguen  contrarrestar el peso relativo de Santiago

 

Otro proceso de gran fuerza e importancia que viene manifestándose en los últimos diez o quince años, de manera espectacular, corresponde a los fenómenos de suburbanización y urbanización del campo de la Región, especialmente en la periferia lejana de la gran ciudad. Este proceso se hace concreto en la proliferación de las denominadas “parcelas de agrado”, que en forma más o menos aislada, o en desarrollos inmobiliarios del tipo condominio, han transformado el espacio agrícola inmediato a Santiago.

 

Estas nuevas formas de ocupación de suelos se explican por las mismas causas que operan en el proceso de expansión de la mancha urbana del Gran Santiago y se traduce en la ocupación de suelos rurales de las comunas periféricas a las ciudades. Este proceso que en un principio tuvo su impulso principalmente en la búsqueda de ambientes cercanos a la naturaleza, lejos de la congestión, la contaminación y el hacinamiento de la gran ciudad, evolucionó hacia una nueva forma de segregación socio espacial, en la medida en que esta estrategia de urbanización asumió connotaciones eminentemente de exclusividad y estatus (Rovira, 2002). Varios estudios han caracterizado este proceso como una nueva forma de hacer ciudad, una nueva estrategia de expansión del área urbana, fuera de los territorios normados por la planificación urbana y por lo tanto asociada a importantes efectos territoriales.

 

En efecto, las parcelaciones de agrado responden, específicamente, a un proceso ligado a la expansión urbana del Gran Santiago, tanto por el origen de sus dueños, como al comportamiento y modo de vida urbano que presentan. Este fenómeno, junto a otros procesos, está en la base de la explicación de la pérdida que se registró entre 1976 y 1997, de casi 9.000 ha de suelos de cultivo bajo uso intensivo y que se encuentran entre los suelos de mejor calidad de la región (Román en SERPLAC RM – GORE RM – CEPAL, 2000). La expansión urbana que provoca la pérdida de importantes superficies de suelo agrícola, se acompaña de la inexistencia de instrumentos de planificación del medio rural.

 

Junto a lo anterior, también se debe consignar un lento proceso de traslado de población desde Santiago a los pueblos más cercanos, siguiendo las más variadas motivaciones, lo que ha transformado el estilo de vida en estas comunidades. A esto ha contribuido la carencia de suelo urbano de bajo precio en la ciudad de Santiago, por lo que importantes desarrollos inmobiliarios destinados a grupos de ingresos medio bajos, se han trasladado a estas localidades periféricas a la gran ciudad.

 

                        

 

 

SUSTENTABILIDAD AMBIENTAL

 

La temática medio ambiental, constituye uno de los problemas sobre el cual se ha escrito y hablado lo suficiente como para no tener que abundar en detalles. En este ámbito se puede mencionar las cuestiones referentes a la contaminación, tanto del aire como del agua y del suelo. Además se debe tener presente el problema asociado a la disposición final de residuos domésticos e industriales, así como los residuos industriales líquidos. Estos últimos aspectos irrumpen periódicamente en la discusión pública y ocupan indudablemente un lugar destacado en la preocupación ciudadana.

 

La contaminación, especialmente la que afecta a la atmósfera, ha llevado a la necesidad de establecer una numerosa batería de instrumentos tendientes a su reducción, dada la fuerte incidencia que ella tiene sobre la salud y el bienestar de la población. Sin embargo no menos grave son los problemas de polución que presentan los suelos y las aguas de la Región, tanto por los volúmenes de aguas servidas que se vierten en los cuerpos de aguas naturales, como por el aporte de residuos industriales líquidos y de metales pesados que ellos reciben. Como resultado de esto se han debido adoptar medidas como la prohibición de algunos cultivos, a menos que se rieguen con aguas subterráneas.

 

Respecto a la contaminación atmosférica, se debe señalar que la situación geográfica de la cuenca de Santiago y condiciones de ventilación adversas determinan, especialmente en invierno, un escenario propicio para la acumulación de contaminantes atmosféricos. La cuenca de Santiago está limitada al oriente por los faldeos de la Cordillera de los Andes, con cerros que superan los 3.200 m.s.n.m. (Cerro Ramón). Por el oeste, la cordillera de la Costa alcanza alturas sobre 2.000 m.s.n.m. (Cerros Roble Alto), siendo interrumpida por el Valle del Río Maipo, que abre la cuenca hacia el sector sudoeste. Más al sur, el macizo de Alhué (Cerro Cantillana) supera los 2.200 m de altitud. Las dimensiones aproximadas de la cuenca son 80 km en sentido N-S y 35 km en sentido E-O. La gran cantidad de cerros que la rodean, dificultan la circulación de vientos, y consecuentemente, la renovación del aire en su interior. Por ello, en épocas de estabilidad atmosférica, los contaminantes quedan atrapados, dando origen a un aumento repentino en los niveles de contaminación.

 

El tema de la descontaminación atmosférica de la Región Metropolitana ha sido sin duda una permanente preocupación gubernamental en estos años de gobierno democrático y los esfuerzos se han traducido en una importante disminución de un 50%. en los índices de contaminación atmosférica más dañinos para la salud. Pese a que los avances son evidentes, persiste en la población una percepción negativa respecto a la calidad del aire, la que no se condice con la considerable reducción del número e intensidad de los episodios críticos de contaminación (www.conama.cl).

Después del transporte, la actividad industrial es la principal fuente de contaminación del aire en la Región Metropolitana, participando con el 21% de material particulado respirable (MP10) y con un 67% de los óxidos de azufre (SOx). De esta manera, la actividad industrial constituye parte importante del problema de contaminación atmosférica de Santiago, y en términos generales su nivel de emisiones aumenta en proporción al incremento de la actividad económica de la región. Sin embargo, la industria ha logrado una reducción significativa de sus emisiones de material particulado y óxidos de azufre, principalmente por la incorporación del gas natural

 

                                                                                                         

El río Mapocho, que atraviesa la ciudad de Santiago en su parte central, no tiene oxígeno en sus aguas debido a su condición de alcantarilla a tajo abierto en que ha sido trasformado a través de los años. Los residuos líquidos de la ciudad don llevados por el sistema de alcantarillado de aguas servidas, hacia el río Mapocho en alrededor de un 30 % y al Zanjón de la Aguada el restante 70 %. Ambos cauces escurren a tajo abierto y el mencionado Zanjón de la Aguada desemboca en el Mapocho en su cauce medio.

 

En 1996 fueron efectuadas por el Instituto Nacional de Hidráulica (INH), las últimas mediciones en el sector donde el Zanjón de la Aguada desemboca en el Mapocho. Se registraron hasta 17 millones de coliformes fecales por cada 100 milímetros de agua (la norma chilena 1.333 sobre agua apta para el riego permite un máximo de 1000 coliformes por 100 milímetros de agua). Pese a ello, el agua del Zanjón de la Aguada se emplea en el riego de cerca de cuatro mil hectáreas de hortalizas, cereales y frutas.

 

Todo esto llevó a la región Metropolitana a una condición de alta incidencia de enfermedades gastrointestinales, debido al uso de aguas con elevados contenidos de patógenos, en el riego de hortalizas de consumo crudo. Para enfrentar el problema de la calidad de las aguas superficiales, el plan de saneamiento integral de la Región Metropolitana, consulta la construcción de 16 plantas de tratamiento, que cubrirán el 100 % de las aguas servidas del sistema urbano de la Región, antes del año 2009. En la actualidad se encuentran en funcionamiento tres de ellas que tratan alrededor del 70 % de las aguas de Santiago. La mayor de ellas es la planta de La Farfana que descontamina las aguas de aproximadamente 3,3 millones de habitantes.

 

Estos cauces de agua son también receptores de los residuos industriales líquidos, los que mayoritariamente son vertidos a través del sistema de alcantarillado domiciliario. En la actualidad alrededor del 36% de las industrias de la región cuentan con plantas de tratamiento para sus riles. Es relevante señalar que el 79% corresponde a tratamientos de tipo primarios, que remueven fundamentalmente los sólidos en suspensión. También es importante indicar, que la existencia de plantas de tratamiento no significa necesariamente que se cumpla con la normativa vigente (www.conama.cl).

 

El acuífero de Santiago tampoco se encuentra libre de los efectos contaminantes de la gran ciudad y de sus numerosas actividades industriales. El peligro de la contaminación de las aguas subterráneas emerge como un problema sobre el cual se debe poner atención, más aún cuando se mantiene la explotación del acuífero y se reducen las áreas de alimentación, todo lo cual redunda en su disminución paulatina.

 

Otro tema es la contaminación de los suelos de la Región Metropolitana. Según el servicio Agrícola y Ganadero cerca de 5.000 hectáreas de la región sufrirían de una permanente exposición a contaminantes producidos por fuentes industriales y debieran ser objeto de programas de reparación ambiental mediante reforestación y otras prácticas.

 

Los desechos sólidos industriales generados en la región alcanzan a alrededor de un millón de toneladas anuales, de las cuales el 5% corresponde a residuos peligrosos. Estimaciones de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, señalan que aproximadamente el 50 % de los residuos sólidos son reciclados, dentro o fuera de la industria, en tanto el 25 % de ellos son depositados en rellenos sanitarios, junto a los residuos domiciliarios y el resto es almacenado al interior de las industrias. Sin embargo existe una porción de estos residuos que se depositan ilegalmente en vertederos clandestinos, sin ningún tipo de control y de protección para el medio ambiente y la población.

 

 

SUSTENTABILIDAD SOCIAL

 

La ciudad de Santiago, y la Región Metropolitana, presentan un conjunto de problemas de naturaleza social y económica, entre los cuales destaca la concentración de la pobreza. Sobre la base de los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN) desarrollada por MIDEPLAN (2000) se determinó las dos dimensiones relevantes para el análisis: población bajo línea de pobreza y población bajo línea de indigencia.

 

En relación con el primer indicador, los porcentajes de población comunal bajo la línea de pobreza son altamente heterogéneos, variando entre 0,3% (Las Condes) y 31,1% (La Pintana).

 

De las 49 comunas cubiertas por la CASEN 2000, hay dos que se ubican en valores muy bajos: Las Condes y Ñuñoa, a las que se sumarían Providencia y Vitacura, no consideradas en la encuesta. En el nivel de pobreza Bajo se encuentra la comuna de La Reina, que aparece con un valor muy próximo al rango Muy Bajo, repitiendo el patrón de concentración de los mejores indicadores sociales en el sector oriente del Gran Santiago.

 

En los rangos "Medio", "Bajo" y "Muy Bajo",  coexisten comunas urbanas y rurales con indicadores similares. Sin embargo, se debe destacar, que en función de los montos totales de población bajo la línea de pobreza, la situación se torna más crítica en las comunas urbanas, pues poseen mucha más población total y por ello, mayor número de población pobre.

 

En relación con los indicadores de indigencia, que implican el grupo social más vulnerable, presentan valores que oscilan entre 0% (Las Condes, La Reina y Ñuñoa) y 12,8% (Renca). La distribución de los datos destaca tres comunas en que el nivel de indigencia se escapa del resto: dos de ellas urbanas (Renca y La Pintana) y otra rural (Til-Til). Cabe señalar que las comunas de los rangos de indigencia Alto y Muy Alto corresponden, generalmente a comunas urbanas del Gran Santiago, mientras que las comunas de nivel Medio corresponden a comunas de diverso tipo urbano o rural. Sin embargo, en los niveles "Muy Bajo" se repite el patrón concentrado en el sector oriente del Gran Santiago.

 

Pese a lo anterior, se debe tener en consideración que entre 1990 y 1998 la población pobre disminuyó en 768.200 personas, lo que representa una disminución del porcentaje de la población en situación de pobreza de 33% a 15,4% para los mismos años. Por su parte la población indigente se redujo en 280.400 personas, lo que implicó una reducción de 9,6% en 1990 a 3,5% en 1998 de la población en situación de indigencia.

 

Como un complemento a los datos de la encuesta CASEN, se estimó adecuado incorporar el Indice de Desarrollo Humano (IDH) calculado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en la medida que, tratándose de un indicador sintético de la calidad de vida de la población, puede entregar buena cuenta de los patrones que se presentan al interior de la Región Metropolitana.

 

Este indicador considera siete variables representativas de tres dimensiones de la calidad de vida: salud, educación e ingresos de las personas, considerando todas ellas con la misma ponderación. El comportamiento de este indicador (PNUD-MIDEPLAN, 1998), expresa que las comunas de la Región Metropolitana son relativamente heterogéneas, con un valor mínimo de 0,660 (Alhué) y un máximo de 0,920 (Vitacura), el que viene a reflejar las disparidades territoriales que manifiesta la calidad de vida al interior de la Región

 

Seis comunas presentan valores muy superiores respecto al resto, Providencia, Lo Barnechea, Las Condes, La Reina y Ñuñoa, todas comunas urbanas del sector oriente del Gran Santiago. También aparece en el rango "Alto" la comuna de Santiago, pero con valores más cercanos al rango "Medio". Las comunas de IDH "Medio" son casi todas las restantes comunas eminentemente urbanas de la Región Metropolitana (con excepción de San José de Maipo),. El rango "Bajo" está representado por comunas urbanas del sector norte, sur y poniente del Gran Santiago, que corresponden a los valores superiores del rango, y por comunas de carácter rural de las provincias de Maipo, Talagante y Chacabuco, principalmente. Las tres comunas de rango "Muy Bajo" corresponden a comunas rurales de las provincias de Melipilla (Alhué y San Pedro) y de Talagante (El Monte), ubicadas en el sector sur poniente de la Región.

 

Por su parte, el Índice de Prioridad Social (IPS, calculado por SERPLAC RM, 2001), tiene por objetivo realizar un ordenamiento jerarquizado de la Comunas de la Región Metropolitana en función del desarrollo social, permitiendo identificar comunas o grupos de comunas con mayores necesidades de una acción institucional, pública y/o privada. Esta compuesto por  seis indicadores que integran dimensiones relevantes para el desarrollo social comunal en los ámbitos de la salud, educación, capital humano, ingresos y dimensión socio demográfica.

 

Comparando el IPS con el IDH, se puede indicar que las comunas del sector oriente de la Región, se mantienen claramente como un grupo diferenciado al interior del territorio regional. El resto de las comunas tiene un comportamiento más irregular y presentan variaciones en sus posiciones relativas.

 

A partir de la información analizada, es posible identificar cuatro tipos de comunas, en función de las disparidades territoriales que presentan. Un primer grupo conformado por las ya mencionadas comunas del sector oriente de Santiago, con buenas condiciones en los indicadores utilizados. El segundo grupo está constituido por un conjunto de comunas que se caracterizan por su condición más rural, que no pertenecen al Gran Santiago. Un tercer grupo reúne a las comunas urbanas del área más consolidada del Gran Santiago, que presentan algunas variables en condición deficiente, pero que en general tienen un comportamiento medio en relación al conjunto. Por último aparece un grupo de comunas periféricas urbanas, con un comportamiento también irregular en los indicadores, pero en general en condiciones de mayor deterioro respecto a las comunas del grupo anterior.

                                 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro 1.- Agrupamiento de comunas en función a los indicadores

de IDH y Vulnerabilidad Social.

 

 

AGRUPAMIENTO

COMUNAS

1

Vitacura, Providencia, Lo Barnechea, Las Condes, La Reina, Ñuñoa, Santiago.

2

San José de Maipo, Pirque, Til Til, Peñaflor, Talagante, Colina, Curacaví, Paine, Calera de Tango, Buin, Melipilla, Lampa, Isla de Maipo, María Pinto, San Pedro, El Monte, Alhué

3

La Florida, La Cisterna, Macul, San Miguel, Maipú,  Cerrillos, Puente Alto, Peñalolén, San Joaquín, Estación Central, Recoleta, San Bernardo, Padre Hurtado, P. Aguirre Cerda, Huechuraba, Quilicura, Quinta Normal, Independencia, Pudahuel

4

Lo Espejo, Cerro Navia, La Pintana, El Bosque, San Ramón, La Granja, Conchalí.

 

 

Ortiz y Schiappacasse (2000) califican a la ciudad de Santiago como un espacio fuertemente segregado y por lo tanto no sostenible socialmente, situación que los autores indican se ha acentuado a través del tiempo, por lo menos en el periodo que cubre su estudio (1970 – 1992). Sabatini y otros (2001) definen la segregación residencial como “aquella disposición espacial aglomerada de un grupo social que contribuye a agravar determinados problemas para sus integrantes”.

 

En el caso de Santiago, Ortiz y Schiappacasse (2000) señalan que ell sector de la elite residencial se presenta como una cuña invertida que nace desde los distritos centrales de la ciudad y se extiende hacia el oriente. Ello se superpone a una estructura general de anillos concéntricos que marcan un gradiente de decaimiento social hacia la periferia.

 

Como una explicación a esta estructura, señalan el abandono del centro por parte de las elites económicas, la política urbana de 1979 que permitió el libre juego de las empresas inmobiliarias que diferenciaron el mercado objetivo y el vasto programa de erradicaciones forzadas desarrollado entre 1979 y 1985 y que afectó a 28.000 familias con un total de 112.000 personas. Mediante esta acción del gobierno militar, la población pobre que habitaba en las comunas del oriente de la ciudad (Las Condes, La Reina, Ñuñoa) y en la comuna de Santiago, fue trasladada hacia las comunas del sur (La Pintana, La Granja, San Bernardo y Puente Alto), del noroeste (Renca y Pudahuel) y del oeste (Maipú).

 

Sabatini y otros (2001) plantean que en la actualidad la segregación social en las ciudades está registrando un proceso de transformación consistente en lo que ellos denominan, “una reducción en la escala geográfica de la segregación en algunas zonas internas de las ciudades, y su ampliación en otras”. Sin embargo afirman que los efectos perjudiciales que esta segregación siempre ha tenido para los pobres, se han agudizado, en tanto han tendido  ha desaparecer los pocos efectos positivos que hubiera podido tener. Estos cambios, según los autores, se asocian a la globalización de la economía de Chile, a la liberalización de los mercados del suelo urbano y a la flexibilización de los mercados laborales, procesos que en términos generales se inician en la década de 1980.

 

El tema de la segregación residencial o socio espacial, no alude simplemente a una cuestión de exclusión social, sino que tiene muchas más aristas y tiene su principal expresión en la reducción de la integración social de los grupos más pobres de la sociedad (Sabatini y Arenas, 2000). Pero si se tiene presente la reducción de la escala de la segregación a que hace alusión Sabatini y otros (2001), es posible advertir que si bien hace más evidentes las desigualdades sociales, por la proximidad espacial, permite, por otro lado, a los pobres de la ciudad tener acceso a mejores servicios y oportunidades de trabajo. Esto conduce a mejoras en las condiciones objetivas de vida y provocan un incremento en los niveles de satisfacción residencial de estos grupos más pobres (Sabatini y Arenas, 2000).

 

Pero la diferenciación de patrones espaciales intra urbanos y regionales, no sólo se aplica a lo social, sino que también se aprecia en cuanto a la distribución de las actividades económicas. Así, es posible destacar la fuerte concentración de las actividades económicas, que acompaña a la concentración demográfica que caracteriza a la Región. En efecto, la ciudad de Santiago presenta un claro predominio en materia de actividades económicas, ya que en ella es donde se concentran las industrias, el comercio, los servicios, las actividades financieras y las asociadas al tiempo libre, la cultura y la recreación. Por su parte, el resto de las comunas, particularmente las más periféricas, aportan básicamente actividades asociadas a la agricultura.

 

Al interior de la ciudad también se puede advertir una concentración de algunas actividades en las comunas centrales donde se localizan preferentemente actividades de comercio y servicios de todo tipo. Esta tendencia a la concentración de las actividades, junto a la marcada segregación que numerosos estudios han destacado, se encuentra en la base de las altas desvinculaciones que se registran entre los lugares de trabajo y los de residencia, de gran parte de la población. Esta situación origina otro de los grandes problemas territoriales regionales, el desplazamiento de importantes volúmenes de personas al interior de la Región y específicamente al interior de la ciudad de Santiago. Cada vez más se aprecia que el fenómeno de los movimientos diarios de tipo pendular, comprometen a ciudades de la periferia regional, como las del eje que se extiende hasta Melipilla y las del sector norte.

 

 

CONCLUSIONES

 

A la luz de los antecedentes disponibles, se puede afirmar que Santiago presenta una serie de problemas que afectan la sustentabilidad tanto de la ciudad, como del territorio de la Región Metropolitana. Estos problemas se refieren a la forma y la estrategia en que se expande la ciudad, creando nuevos espacios suburbanos, incrementando el número y la extensión de los viajes entre el lugar de residencia y el de trabajo, generando así problemas de congestión que agravan las condiciones de contaminación que afectan a la ciudad y causando serias deseconomías.

 

Sin embargo estos problemas no son suficientes como para revertir la potencia de las fuerzas centrípetas derivadas de las economías de aglomeración que la ciudad presenta y que amenazan con seguir provocando concentración demográfica y económica.

 

El tema de la sustentabilidad no sólo se refiere al medio ambiente, sino también al sistema social y económico. La segregación, las desigualdades espaciales regionales e intra urbanas, hacen peligrar la posibilidad de que la ciudad pueda ser asimilada como una unidad y compartida por todos sus habitantes. Las fuertes diferencias en ingresos, equipamiento, calidad de vivienda, dotación de áreas verdes, calidad de los servicios, hacen que de Santiago se diga que es una ciudad quebrada en dos.

 

Los gobiernos democráticos, a partir de la década de los años noventa del siglo pasado, se han preocupado fundamentalmente por la calidad ambiental de la ciudad y la región, desarrollando una serie de acciones en el ámbito de la contaminación atmosférica y de las aguas. Como parte de ellos se está en plena construcción de una amplia red de autopistas urbanas y regionales, las que si bien solucionarán el problema de la movilidad interna y disminuirán los tiempos de viaje y la congestión, incidiendo por esa vía sobre la contaminación, servirán al mismo tiempo, para incentivar la expansión de la superficie urbanizada.

 

Como tarea pendiente queda el tratamiento de las desigualdades sociales, las cuales son resultado directo de la aplicación del modelo que hace quesea el mercado el que orienta la localización de los servicios y, por medio del valor del suelo,  la distribución de las viviendas destinadas a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

GORE RM. 2001. Proyecto OTAS I Etapa (II Fase). Marco Legal sobre Ordenamiento Territorial. Universidad de Chile – Gobierno Regional Región Metropolitana. Santiago.

MIDEPLAN. 2000. Pobreza y distribución del ingreso de la Región Metropolitana 1990-2000. Resultados de la Encuesta CASEN 2000. Santiago.

 

Ortiz, J, y Schiappacasse, P. 1997. Las migraciones intraurbanas y su impacto en la diferenciación del espacio social del Gran Santiago. Terra Australis 42: 121-138.

 

Ortiz, J, y Schiappacasse, P. 2000. Evolución De la diferenciación interna del espacio social del Gran Santiago: una dinámica opuesta a la sostenibilidad social de la gran ciudad. Investigaciones Geográficas (34) : 61 – 75.

 

PNUD-MIDEPLAN. 1998. Desarrollo humano en las Comunas de Chile.

 

Rovira, A. 2002. Los barrios cerrados de Santiago de Chile: En busca de la seguridad y la privacidad perdidas. En: Cabrales, L. F. (Coordinador). 2002. Latinoamérica; países abiertos, ciudades cerradas. Universidad de Guadalajara – UNESCO. Guadalajara (México). Páginas 351 – 372.

 

SABATINI, F. y ARENAS, F. 2000. Entre el Estado y el mercado: resonancias geográficas y sustentabilidad social en Santiago de Chile. . EURE (Santiago). [online]. dic. 2000, vol.26, no.79 [citado 24 Junio 2005], p.95-113. Disponible en <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0250-71612000007900006&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0250-7161.

  

SABATINI, F., CACERES, G. y CERDA, J. 2001. Segregación residencial en las principales ciudades chilenas: Tendencias de las tres últimas décadas y posibles cursos de acción. . EURE (Santiago). [online]. dic. 2001, vol.27, no.82 [citado 24 Junio 2005], p.21-42. Disponible en <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0250-71612001008200002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0250-7161.

 

Schiappacasse, P., Contreras, M. y Fuensalida, C. 2001. Migraciones internas hacia la Región Metropolitana de Santiago de Chile: una comparación con planteamientos teóricos. Investigaciones Geográficas (35) : 1 – 26..

 

SERPLAC RM .2001. Índice de Prioridad Social Región Metropolitana. Santiago.

 

SERPLAC RM - GORE RM - CEPAL. 2000. Estrategia de Desarrollo Santiago Región 2000-2005. Ordenamiento Territorial e Infraestructura.  Diagnóstico Estratégico. Secretaría Regional de Planificación Región Metropolitana. Santiago.

 

 



[1] Instituto de Geociencias, Universidad Austral de Chile.  arovira@uach.cl

 

 

Ponencia presentada en el Séptimo Encuentro Internacional Humboldt. Villa de Merlo, San Luis – Argentina. Setiembre de 2005.