Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6141 al 6160 
AsuntoAutor
solicitud de infor daniel c
Re: NoticiasdelCeH UNTREF-G
1235/05 - Puerto R Centro H
1234/05 - México - Centro H
Re: NoticiasdelCeH claudia
Re: NoticiasdelCeH María de
Re: NoticiasdelCeH Sandra G
1236/05 - Nuevas f Centro H
1244/05 - México - Centro H
1243/05 - Espacios Centro H
1245/05 - Argentin Centro H
Re: {posible spam} Fernando
1242/05 -La batall Centro H
1241/05 - Argentin Centro H
1240/05 - España - Centro H
1239/05 - NUEVA OR Centro H
1238/05 - Brasil - Centro H
FE DE ERRATA-solic UNTREF-G
1237/05 - Los cont Centro H
Re: NoticiasdelCeH Jimena G
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6367     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1235/05 - Puerto Rico - Filiberto Ojeda
Fecha:Martes, 27 de Septiembre, 2005  00:51:35 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1235/05

 
Puerto Rico
Filiberto Ojeda,
machetero donde canta el Coquí
Jesús Sosa

Si la muerte es un estado de gracia, el crimen ronda los estadios de la vileza.

Un franco tirador apostado de manera estratégica, no es una atenuante, es premeditación, aunque los estados y ejércitos modernos le califiquen de servidor preventivo.

Herir a un ser humano y dejarle desangrar hasta el último suspiro, le agrega al crimen


Filiberto Ojeda Ríos

la dosis suficiente de vesania. Para legar a ese nivel, hay que haber acumulado altas sumas de desprecio por la vida.

En Puerto Rico, Durante el “contacto técnico” del FBI con la morada de Filiberto, una bala disparada por un francotirador le perforo su cuerpo, la autopsia indica que le dejaron desangrar. Los tecnicismos andan sobrando para que la rabia y la indignación habiten los rincones de lo que nos queda de alma en los dominios de la dignidad.

Ningún crimen se ejecuta por valor. Es el miedo quien gobierna los laberintos y litorales del crimen. Para ser criminal los valores se ponen escasos, allí donde sobran los miedos que saludan las complicidades.

Dice el refrán popular que “ quien tiene boca, no manda a soplar” y diría uno de ingenuo… que quien tiene miedo no manda a matar. Pero no es así, la acumulación originaria de miedos, anda pareja a la acumulación de capitales. Juntas descorchan las botellas después de pagar la nomina de quienes ejecutan la ignominia.

Los intercambios de disparos son costumbre en América latina. Siempre muere un ciudadano que no es el policía. El FMI y el banco mundial insisten en que son producto del atraso, la falta de recursos y equipos de las policías. Los EUA y otras naciones cooperan, también venden armas y equipos desde hace décadas, para que los avances tecnológicos lleguen a nuestras policías. En este intercambio de disparos no actuó la policía guatemalteca o dominicana. Solo estaba el FBI. Se adelantaron al atraso.

Cuando Filiberto fue ultimado, hacía una semana que su morada estaba sitiada, según el FBI, hubo un contacto técnico, mediante el cual Filiberto resultó herido. Dejarlo desangrar, no trasladarlo en de las veloces unidades de “ Rescate 911 “ de las películas, solo evidencia un detalle: A la hora del crimen los avances tecnológicos tienen su límite… La modernidad dice Chapó ante la barbarie.

Todos los 24 de septiembre, el pueblo puertorriqueño celebra el Grito de Lares, ayer la ejemplar tradición independentista de Filiberto y en el, la del pueblo puertorriqueño sufrió un golpe mas. Fue la forma de cobrarnos la otra deuda, la que tenemos con la historia, la de reeditar todos los Gritos de Lares del continente, los 50 estados incluidos.

Eliminar a Filiberto esa tarde no va a impedir que la vocación de libertad boricua, caribeña y latinoamericana se diluya. Si fue para amedrentar, peor. El Grito de Lares tiene la estatura de los atardeceres y, el ultimo suspiro de Filiberto Ojeda fue una sinfonía de plenas y sones para bailar las lunas llenas que vendrán a cobijar las rondas y bombas, el día que la ignominia sea un capitulo de los recuerdos.

Filberto Ojeda, boricua, sobrino ideológico de Betánces y de Hostos. Culpable de trasladar fuera de los bancos unos fajos de dólares, para financiar sueños libertarios. Culpable de desprenderse un grillete electrónico. Culpable de portar de manera ilegal, sueños en la isla de Agueybaná. Culpable de amar y luchar por la libertad de su prójimo más cercano: el pueblo puertorriqueño

Las papeletas de dinero no traen impresos los códigos de procedencia que indiquen si es sucio o limpio. Los fajos de billetes desviados por los macheteros, al margen de su procedencia, la cual no fue ventilada durante el juicio, solo cambiaron de destino, ese fue el pecado.

Para los dueños del capital el dinero nace crece y se multiplica para Villas, sobornos, yates de lujo: Con el se pueden pagar operaciones dudosas de petróleo por alimentos en Africa. El dinero es para pasar el rato en los casinos, platita para comprar pezones y pubis de menores a quienes les sobra belleza y les falta pan; pero mire usted, eso de dinero para financiar sueños de libertad no esta en los libros.

La libertad y la dignidad de los pueblos siempre se han abastecido de la voluntad de hombres y mujeres que no le dan ningún valor al dinero. Hasta ahí estaría bien, y la historia es mas bonita; el miedo llega cuando la voluntad y la dignidad encuentran dinero para apoyar las luchas de pueblos que quieren ser libres. Puerto Rico libre también, ese sigue siendo el pecado.

El desvío de recursos y el retraso en la llegada del dinero es parte de las normas, uso y costumbres generalmente aceptadas por el capital. Parte del salario se desvía hacia la posvalía, parte de los impuestos se desvían a las ganancias, parte de los capitales a reinvertir se retrasan hasta etapas de menor riesgo, parte de lo que hay que dedicar para el medio ambiente afectado, se desvía lejos de las esposas para cruceros y apartamentos de amantes y, así por el estilo…

En Republica Dominicana, 3 bancos tienen la plata de la seguridad social que aun no comienza. A ninguno se le puso un grillete electrónico que nos indique: Cómo está el dinero, dónde duerme, quién come con el, con qué chica sale y sobre todo… en qué ducha se lava.

Cualquier mañana común y corriente en Londres, tres tecnócratas reunidos en comisión toman una decisión que traslada recursos de un capitulo a otro y empobrecen 20 millones de personas en Africa, 30 en Asía y los demás en América latina.

Para lograr el voto de una simple reforma fiscal, que nos lleva de las manos lo poco que nos queda y manda a lo imposible lo soñado, cualquier parlamento consume decenas de camioncitos de la West Fargo. Ningún juez ordena grilletes electrónicos, para por lo menos divertirnos al saber, dónde y cuándo reciben los ilustres parlamentarios las prestaciones por haber aprobado esas reformas.

Tan solo reteniendo fondos por razones técnicas para la lucha contra el VIH Sida, por cada día de retraso, millones de dólares no llegan a su destino, garantizando la muerte sin defensa previa de cientos de seres humanos en todo el planeta.

Si se retrasa hasta octubre el camioncito con los fondos para la ayuda alimentaría a Africa, la hambruna esta garantizada hasta la próxima primavera. Los muerto no caben en los camioncitos que transportan valores a los bancos.

Los fondos para financiar las guerras no se pueden calificar como desvió, siempre están en los presupuestos, tampoco se le puede aducir retraso, llegan a tiempo; mucho menos mal uso, sus auditorias en mas bandidos-inocentes muertos que protagonistas, son claras y precisas.

Las licitaciones para reconstruir lo destruido son limpias y equitativas. Los concursos los ganan los ganadores. En esto de guerras no hay uso doloso de recursos, dolorosos son los resultados para quienes les queda sensibilidad humana.

Al quitarse el grillete, Filiberto Ojeda retraso sin fecha fija la continuación del proceso que se le seguía y desvió su atención a otras tareas de la existencia, acogiéndose a las normas, usos y costumbres generalmente aceptadas, de que a los seres humanos nos encanta, disfrutamos y tenemos derecho a la libertad. Sino la del capital, por lo pronto la del espíritu.

Por qué temerle a esta altura de su vida. Por qué matarlo. Por qué, a un hombre con 72 años a cuesta, a un luchador por la vida plena que vivía gracias a un marcapasos. Por qué eliminar a un ser que de tanto andar sembrando de ideas las tierras de borinquen, ya se le dificultaba caminar.

Por qué el FBI no tenía ese mismo francotirador en Londres, el día del contacto técnico con la morada de Pinochet. Quién le ha puesto un grillete a Sharon porque desvió fondos y camioncitos con tropas a los refugios de Sabra y Chatila. Sin dejar de hacer constar la atenuante, de que él, se aseguró el honor de dirigir las operaciones.

A nadie se le ocurre eliminar, con francotiradores incluidos, a los banqueros, políticos y tecnócratas que desvían fondos, quiebran bancos, países y empresas, que de paso y solo de paso, quiebran por décadas las esperanzas de educación, salud, vivienda y desarrollo de millones de seres humanos.

El buen cristiano practica el perdón, el capital y el departamento de estado no.

Filiberto nació en la década del centenario de Hostos. Creció durante el periodo en que los dictadores, amparados por el departamento de estado, cercaban países como si fueran fincas. Caribeño neto, entre bombas y plenas, sus manos no encontraron el caracol de los aborígenes y se hizo su aliento a la trompeta. En la sonora ponceña queda un atril con las partituras de la dignidad que el pueblo puertorriqueño canta en cada estación. No dejó la música, apenas su corazón latió en Vieques, se fue con el Coquí a cantar las identidades de la esperanza.

Filiberto Ojeda, boricua, caribeño… Machetero como el Coquí. Si te encuentras con Maelo no luches más, desenvaina tu trompeta y echa al aire las notas que solo este mar caribe sabe danzar hasta la eternidad.


Fuente: www.argenpress.info , 26 de septiembre de 2005.