Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6081 al 6100 
AsuntoAutor
1185/05 - Argentin Centro H
1186/05 - Estados Centro H
1187/05 - "LA INTE Centro H
1188/05 - INFORME Centro H
1189/05 - IX Congr Centro H
1190/05 Brasil - I Centro H
1191/05 - EE.UU. - Centro H
1192/05 - Solicitu Centro H
Re: NoticiasdelCeH isabel m
1193/05 - La Cruci Centro H
1194/05 - Argentin Centro H
1195 - Estados Uni Centro H
1196/05 - SÉPTIMO Centro H
1197/05 - AUSPICIO Centro H
1198/05 - PROGRAMA Centro H
1199/05 - INFORMAC Centro H
1200/05 - SÉPTIMO Centro H
1201/05 - PROGRAMA Centro H
1206/05 - PROGRAMA Centro H
1202/05 - VIII COL Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6317     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1195 - Estados Unidos: la otra cara del Imperio (Alfredo César Dáchary)
Fecha:Domingo, 11 de Septiembre, 2005  21:01:21 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1195/05


Estados Unidos: la otra cara del Imperio

                               Alfredo César Dachary

 

         “La pobreza existe en todas partes de América. Está en Detroit y en El Paso. Está en Omaha, Nebraska y en Stockton. Está en comunidades rurales como Chillicothe, Ohio y Pine Bluff, Arkansas. Casi la mitad de los niños de Detroit, Atlanta y Long Beach, California viven en la pobreza. John Edwards (Ex candidato a la Vicepresidencia de Estados Unidos. 2005)

                                                                 

          A pocos días del cuarto aniversario del 11 de septiembre, la primera gran derrota de Estados Unidos en el siglo XXI, luego de Vietnam en el siglo XX, se da el huracán Katrina, hecho natural transformado en tragedia por la ineptitud o el racismo de un gobierno y una sociedad con poca vocación de solidaridad que coincidentemente azota en una de las zonas con mayor índice de  pobreza en ese país.

 El ciclón, para muchos el más fuerte desde que se registran estos eventos, pone al descubierto la sociedad de Estados Unidos, porque salió lo más oscuro de la sociedad, desde un Presidente que sigue de vacaciones ante un evento excepcional a los habitantes de la zona afectada que reaccionaron salvajemente ante los resultados del huracán y, junto a ellos, la débil reacción del resto de la sociedad ante lo ocurrido a los “otros norteamericanos” sus con-ciudadanos.

 Un segundo tema está asociado directamente al evento y está  vinculado a la negativa del gobierno norteamericano de reducir las emisiones de gases que afectan la atmósfera (Protocolo de Kyoto), que son para la mayoría de los científicos una causa directa del calentamiento del mar, y esto a su vez, es la causa o el verdadero motor de la gran potencia que toman estos  huracanes de los últimos años.

Pero en realidad ¿qué ocurrió?, ¿por qué se llegó a esta situación de tragedia nacional en la primera economía del mundo y uno de los ejes de poder de esta nueva sociedad global?

         Donde se dio este huracán de fuerza cinco, el grado más elevado de la escala y que fue varios días antes anunciado, parece que no afectó a gran parte de la sociedad, lo cual nos lleva a la pregunta ¿autosuficiencia o ineficiencia de las autoridades y la población?  

          La zona afectada son tres estados del sur de Estados Unidos: Lousiana, Alabama y Mississippi, poblado por un 70% de población negra, o eufemísticamente denominada afro-americanos, una zona de 250,000 km2, superficie similar a la de Gran Bretaña.

         Coincidentemente estos tres estados son de los más pobres del país, la suma del producto interno bruto de los tres alcanza el 3.1% del PIB de los Estados Unidos, a lo que se le debe agregar que un 28% vive en la pobreza; en Lousiana la desocupación era antes del huracán del 40%.

         Los maestros de Lousiana están entre los peor pagados de Estados Unidos, en el número 48, lo que unido a la pobreza de la población, proyectaba que en 2010 el 50% de los niños de color no egresarán del 9º. Grado, que es la escuela media.

         Un 40% de analfabetismo es una cara del subdesarrollo de esta región, que se construyó a partir de la desinversión y la desindustrialización, o sea, el traslado de empresas a otros países, lo cual aumentó el desempleo y la violencia que genera la pobreza en un país rico.

         La gran contradicción existente en la región es que, por un lado, es la zona donde sobreviven la mayoría de la población negra pobre, y frente a ellos, están las principales explotaciones petroleras del golfo de México, y una gran capacidad de refinación y cercano a éstas están las reservas estratégicas de petróleo y los principales puertos petroleros del país.

         Capital de la cultura negra, del jazz, de los restos de la cultura francesa, en esta tierra donde florecieron hace muchos años las plantaciones de algodón, un lugar icono en el mundo de los descendientes de esclavos, una bofetada a toda la comunidad negra de Estados Unidos, una situación incómoda para los negros ricos y racistas como Condolezza Rice y la senadora republicana negra por esta región, una verdad que ofende.

         La tragedia del ciclón Katrina sólo tiene un referente en las historia de las tragedias de Estados Unidos: el terremoto de San Francisco en 1906. La diferencia sin embargo es muy grande, ya que en esos momentos ese país era una potencia emergente y, como tal, no había consolidado la organización de la prevención, pero en estos momentos es la primera potencia mundial y el referente mundial en el estudios de los huracanes, a través de su centro especializado con base en Florida.

         Este tema hoy abordado por todos los medios mundiales se puede analizar de muchas maneras. Aquí lo haremos desde el ángulo del estado y la sociedad pilares del país.

         La hoy tristemente celebre reducción o adelgazamiento del estado, que propició el neoliberalismo a partir de los 80’s, también se aplicó en Estados Unidos, y no había generado consecuencias tan graves porque no había sido puesto a prueba el mismo.

         El Katrina se encargó de ponerlo en la nueva agenda de la política de Estados Unidos, ya que el Estado tenía más de cien mil millones de dólares para gastar en la guerra de Irak y, con ello, había reducido sus fondos para los problemas internos.

         Moore le preguntó en una carta abierta al presidente Bush “…¿dónde están los helicópteros, Sr. Presidente?, en Irak no sirven a los damnificados del ciclón , ¿dónde está el equipo del ejército de Estados Unidos, distribuido en el mundo y sin reservas para el propio país?...”

         La reducción de la presencia del Estado había llegado muy lejos, se había reducido el gasto de mantenimiento de la defensa, el personal que trabajaba en esta área y el presupuesto general de esto que era vital para esta zona baja del golfo de México.

         La disminución del gasto público había alcanzado a la organización de la ciudad para situaciones extremas, en La Florida donde la población tiene ingresos mayores, se deja en manos de los ciudadanos; en esta zona de pobres, los ciudadanos no tiene los medios ni lugares a donde ir.

         Los pobres de los tres estados del golfo, mayoritariamente negros, no tenían auto para poder salir, no habían sido informados con claridad de la magnitud del evento, por lo que muchos no salieron de las ciudades.

         El otro tema es la sociedad de estos tres estados ¿por qué reaccionó de forma tan brutal? ¿Por qué no se dio esto en el tsunami del océano Índico ni en el terremoto de México de 1985?

         ¿Por qué la violencia salvaje, el individualismo primitivo y el racismo fascista se hicieron presentes en forma inmediata? ¿Qué ocurre con esta sociedad dominada por pobres?

         Las imágenes eran brutales, cuerpos de gente de color flotando en las aguas y jóvenes blancos armados hasta los dientes, custodiando sus casas o negocios, una situación de conflicto que venía de más atrás o un racismo que nunca se fue pese a la gran marcha que inició por el pueblo negro el pastor Martin Luther King .

         Pero esta situación no se creó por el huracán sino que se venía conformando a partir del olvido de esta región, poblada por descendientes de esclavos, que sin opciones de empleo tuvieron que integrarse a la industria del turismo, la única actividad que había florecido en esta región estratégica del sur petrolero de Estados Unidos.

         Para Muhammad Curtis de la Coalición de Activistas Comunitarios, una fundación creada en 1998 para frenar el auge del racismo y la discriminación que domina estas sociedades, los aportes que recibe el país para enfrentar la catástrofe deben ser supervisados por ellos a fin de que no se desvíen estos fondos hacia otros fines.

         Pero sus pensamientos van más allá de esta sospecha, y afirma “… los valores morales de este gobierno son disparar a matar a los hambrientos, sedientos, negros víctimas del huracán por tratar de sobrevivir … han convertido un desastre natural en un desastre provocado por el hombre alimentado por el racismo…”.

         Una vez más la sociedad norteamericana deberá caminar sobre los fantasmas de los años 60´s: el Ku Kus Klan, los blancos empobrecidos que odian a negros, latinos y asiáticos, una pesadilla que es la base de la ideología que predican como meta en Estados Unidos, la igualdad, una verdad que ya está en tela de juicio.

         El pragmatismo de la clase política y económicamente poderosa de Estados Unidos no tiene límites; un Senador republicano planteó que el problema era una cuestión de caja, por ello a la ciudad era mejor abandonarla y olvidarla, saldría más barato hacer una nueva.

         Pero el Wall Street Journal fue más lejos al decir que con este huracán la ciudad debe ser reconstruida pero en otras condiciones, con menos pobres y mejores servicios, porque los pobres que se trasladaron a otros estados conseguirán trabajo y no volverán.

         Hoy el Presidente Bush ha logrado algo impensado hace mucho tiempo, perder la credibilidad en todos los ámbitos: el interno, el externo y el que se da en los lugares donde actúan militarmente.

         Por ello es que el huracán Katrina es más que una tragedia de tres estados, es la punta del iceberg del desarrollo desigual, que también cubre una parte de Estados Unidos. Estamos así frente a la nueva globalización de la miseria.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx