Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6081 al 6100 
AsuntoAutor
1185/05 - Argentin Centro H
1186/05 - Estados Centro H
1187/05 - "LA INTE Centro H
1188/05 - INFORME Centro H
1189/05 - IX Congr Centro H
1190/05 Brasil - I Centro H
1191/05 - EE.UU. - Centro H
1192/05 - Solicitu Centro H
Re: NoticiasdelCeH isabel m
1193/05 - La Cruci Centro H
1194/05 - Argentin Centro H
1195 - Estados Uni Centro H
1196/05 - SÉPTIMO Centro H
1197/05 - AUSPICIO Centro H
1198/05 - PROGRAMA Centro H
1199/05 - INFORMAC Centro H
1200/05 - SÉPTIMO Centro H
1201/05 - PROGRAMA Centro H
1206/05 - PROGRAMA Centro H
1202/05 - VIII COL Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6312     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1191/05 - EE.UU. - Otra tarea: reflotar la imagen (Roger Cohen)
Fecha:Sabado, 10 de Septiembre, 2005  11:00:48 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 1191/05

Más allá del Modelo
 

EE.UU.
Otra tarea: reflotar la imagen

 Roger Cohen 
International Herald Tribune


NUEVA YORK.- Si la Guerra Fría aún prosiguiera, todo habría sido minimizado, considerado una astuta propaganda soviética. No faltó ningún ingrediente después de que el huracán Katrina arrasó Nueva Orleáns y los alrededores: los ricos, principalmente blancos, habían escapado de la ciudad; los pobres, una abrumadora mayoría de ellos negros, estaban abandonados y librados a su suerte; las calles eran vigiladas por "justicieros" civiles armados; el gobierno no daba respuestas, y la sociedad estaba en descomposición.

Esas fueron las imágenes que durante mucho tiempo intentó promover la ex KGB soviética: las de un país cruel, centro de un capitalismo que fomenta el odio, fisurado por divisiones entre ricos y pobres, y por cuestiones raciales, regido por un gobierno desalmado, y donde cundía la violencia urbana.

Semejante descripción estereotipada de los Estados Unidos era falsa en ese momento, y lo sigue siendo. Pero las terribles consecuencias de este huracán han planteado dolorosos interrogantes sobre la sociedad norteamericana y han afectado la imagen internacional del gobierno del presidente George W. Bush en un momento en que estaba empeñado en corregir los errores de su primer mandato.

Incluso antes de que los diques cedieran y Bush partiera en la dirección equivocada -fue a California a pronunciar un discurso sobre Irak, en lugar de ocuparse de una crisis interna- la popularidad del presidente norteamericano era baja.

Una encuesta difundida hace unos días por el Fondo Marshall Alemán de los Estados Unidos reveló que el 72% de los europeos desaprueba de la política exterior de Bush. "Comprobamos que aunque hacemos un esfuerzo importante para recomponer las relaciones, todavía existe una grieta en el criterio que tenemos unos de otros y en la manera como vemos el mundo", expresó Craig Kennedy, presidente de ese fondo, refiriéndose al sondeo, realizado en 10 países europeos y en EE.UU.

Esa grieta, un gradual distanciamiento de la posguerra fría acelerado por la guerra en Irak, ahora se ha profundizado por imágenes que se amoldan al estereotipo de "unos Estados Unidos desalmados", de la misma manera como las fotografías de la prisión iraquí de Abu Ghraib mostraron el estereotipo de "unos Estados Unidos prepotentes".

"La conmoción fue evidente", afirmó Richard Hilmer, un analista político alemán. "Los alemanes ahora han reforzado su compromiso con nuestro sentido de la solidaridad social -agregó- y preguntan si eso es lo que produce el modelo económico norteamericano. El hecho de que existe un desagrado generalizado por Bush acentuó los cuestionamientos."

El mayor temor

Una prueba decisiva para su segundo mandato se cierne ahora sobre el presidente norteamericano. Un joven periodista le preguntó alguna vez al entonces canciller británico Harold Macmillan qué era lo que más temía de la política. "Los hechos extraordinarios", respondió. A Bush, los hechos extraordinarios se le vienen encima rápido y a raudales: en Louisiana, en la Corte Suprema y en todo el mundo.

Equivalen a lo que Norman Ornstein, un analista del Instituto Norteamericano de la Empresa, denominó "un estofado potente" que contiene los siguientes ingredientes: una base legislativa republicana potencialmente más distanciada y preocupada por la popularidad de un presidente en su segundo mandato; una economía afectada por la catástrofe en el Sur y el alza de los precios del combustible; crecientes dificultades en Irak, y una sociedad polarizada respecto de los nombramientos en la Corte Suprema.

Bush es un político tenaz y de muchos recursos. Está al frente de lo que ha sido un grupo de seguidores incondicionalmente leales en gran parte del país. Su capacidad para superar esas dificultades no debería ser subestimada. De todos modos, varios hechos recientes parecieron desorientarlo. Bush nunca perdió una elección estatal ni nacional, en parte debido a su notable habilidad para conectarse con la gente. Sin embargo, parece a veces extrañamente desconectado.

Extraño elogio

Eso fue lo que sucedió a medida que el agua inundaba las calles de Nueva Orleáns. A su inoportuno viaje a California le siguió el extraño elogio a Michael Brown, director de la Oficina Federal de Control de Emergencias, quien admitió que sólo se había enterado de que había refugiados en el centro de convenciones de Nueva Orleáns tres días después de la devastación, y ciertas declaraciones que parecieron fuera de lugar o poco serias, como la siguiente: "Creo que nadie pudo prever que los diques cederían."

Recién el fin de semana pasado el gobierno se movió en forma coordinada para abordar la crisis. Reaccionó tarde, y el índice de popularidad de Bush se ubica ahora en el 45%, según una encuesta de Gallup, CNN y el diario USA Today. Un porcentaje inferior al de cualquier otro presidente a esta altura del segundo mandato, excepto el caso de Richard Nixon.

Bush debe moverse hábilmente si no quiere ver malogrado en forma prematura su plan de gobierno para el segundo mandato. Mientras lo hace, apenas si podrá fiarse de la buena voluntad del mundo, a pesar de la ayuda ofrecida incluso por Cuba y Venezuela.

"En todo el mundo, le hemos dicho a la gente cómo se debe dirigir una democracia y una sociedad civil", dijo Philip Gordon, de la Brooklings Institution. "Y ahora -agregó- quedaron expuestas ante el mundo las entrañas de nuestra propia sociedad. Es decir, su clase social postergada, sufrida y semianalfabeta. Es otro impacto terrible para nuestro prestigio."

Traducción: Luis Hugo Pressenda


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 7 de septiembre de 2005.