Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 601 al 620 
AsuntoAutor
531/02 - Desaparic Humboldt
536/02 - Encuentro Humboldt
539/02 - Las otras Humboldt
538/02 - 11 de sep Humboldt
537/02 - Programa Humboldt
535 - Conferencias Humboldt
534/02 - Semana de Humboldt
533/02 - Salidas g Humboldt
532/02 - Acto de C Humboldt
543/02 - Boletín d Humboldt
542/02 - Actividad Humboldt
541/02 - Día del M Humboldt
540/02 - Informe A Humboldt
545/02 - Otros 11 Humboldt
544/02 - Chile 197 Humboldt
546/02 - Encuentr humboldt
547/02 - Concurso humboldt
548/02 - Presentac humboldt
549/02 - Curso Int humboldt
551/02 - Revista d humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 786     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 545/02 - Otros 11 de septiembre
Fecha:Jueves, 12 de Septiembre, 2002  01:02:12 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 545/02


Orígenes del mal

En un día como hoy, hace 155 años, el ejército de Estados Unidos empezó el bombardeo al castillo de Chapultepec (en la Ciudad de México), defendido por Nicolás Bravo, Santiago Felipe Xicoténcatl y un grupo de bravos cadetes del Colegio Militar. Tres días después, las tropas invasoras tomaron el Palacio Nacional y accedieron a replegarse a cambio de que México cediese la mitad del territorio nacional.

En un día como hoy, hace 29 años, una conspiración de terroristas supervisada desde Washington por el secretario de Estado Henry Kissinger derrocó en Chile al presidente constitucional Salvador Allende. El general Augusto Pinochet tomó el poder y dio luz verde a un modelo de terrorismo internacional de Estado que llevó al sacrificio de medio millón de personas en América Latina.

En un día como hoy, hace un año, dos torres de Manhattan que eran el símbolo máximo del capitalismo salvaje cayeron como un castillo de naipes. Sin nada que pudiese avalar sus conjeturas los políticos de Washington identificaron al "enemigo" (hasta el día anterior, su aliado), y aplicaron la lógica pitecantrópica en la que ellos son el bien y los otros el mal.

En septiembre, la historia chilena registra dos momentos culminantes: el primero auspicioso (aunque plagado de nubarrones) y el segundo definitivamente trágico, pues clausuró hasta el día de hoy la posibilidad de que un gobierno de izquierda pudiese llegar pacíficamente al poder.

Ante el "comité de los 40", reunido el 27 de junio de 1970, Kissinger expresó: "No veo por qué tenemos que permanecer cruzados de brazos cuando un país se desliza al comunismo por la irresponsabilidad de su propio pueblo".

El 4 de septiembre del mismo año los chilenos le dieron el pretexto y el 10 (día en que se fundó el grupo fascista Patria y Libertad) el presidente Nixon aprobó la intervención en los asuntos internos con el propósito de provocar la caída de Allende.

Cuatro días después, el "comité" ratificó la aprobación de entrega de una primera partida de 250 mil dólares al embajador estadunidense Korry destinada a "pagos de cualquier naturaleza". Ante un grupo de periodistas, Kissinger declaró en Chicago: "Creo que no debemos ilusionarnos pensando que la instauración de Allende en Chile no va a plantearnos problemas masivos a nosotros, a nuestras fuerzas de América Latina y ciertamente en todo el hemisferio occidental" (The New York Times, 17 de septiembre de 1970).

¿Historia "antigua"? Cuando la cobardía política del actual gobierno chileno cree que el anciano Pinochet es cosa del "pasado", el anciano doctor Kissinger se halla empeñado en que el presidente Bush intervenga preferiblemente en Arabia Saudita, antes de hacerlo en Irak. ¿Historia "antigua"? El 18 de enero de 1977 el secretario de Defensa del presidente Gerald Ford era quien hoy ocupa el mismo cargo en el gabinete de George W. Bush: Donald B. Rumsfeld.

"La persistencia de posibles rivalidades entre países de América Latina -decía Rumsfeld- representa un serio problema para la seguridad continental". Rumsfeld hablaba de "intervenciones cubanas". Pero no especificó cuáles rivalidades podían poner en peligro la "seguridad continental". Y hace dos meses, advirtió sobre el peligro de nuevos atentados terroristas en Estados Unidos. "En las grutas y túneles de Afganistán descubrimos las pruebas...", dijo, con la gravedad del Guasón cuando persigue a Batman.

Del Siglo de las Luces a la posmodernidad los argumentos no han cambiado.
Penosa resulta la posición, rayana en la complicidad, de quienes prefieren escarbar en los misterios de la condición humana como si fueran pozos de petróleo, transformando los hechos del pasado en meras pasiones ideológicas y negando la depredación del imperialismo estadunidense en el mundo.

Pero en 1803, cuando la palabra "petróleo" era desconocida, el primer país con el que Estados Unidos entró en guerra fue el sultanato de Libia. Los pretextos de esta guerra que se prolongó hasta 1815 fueron calco y copia de los que hoy se esgrimen en la guerra contra Afganistán y el inminente ataque a Irak: la lucha contra la "barbarie".

Y a propósito... ¿dónde está Osama Bin Laden? ¿Existe? ¿O vive en los sótanos de la Casa Blanca esperando que la CIA le grabe, con telón de fondo de palmeras, nuevas y feroces amenazas contra el "mundo libre"? De existir un "eje del mal", caben pocas dudas de que su centro de gravedad radica desde hace un par de siglos en Washington. En este sentido, estremece la visión del conde de Aranda, emisario del rey Carlos III, cuando en carta a su par Floridablanca opina que:

"Esta república federal (...) llegará un día en que crezca y se torne gigante, y aun coloso temible en aquellas regiones. Entonces olvidará los beneficios que ha recibido de las grandes potencias, y sólo pensará en su engrandecimiento (...) El primer paso de esta potencia será apoderarse de México (...)"

Aranda fecha su carta el 21 de julio de 1785: cuando Simón Bolívar era un niño de dos años, faltando dos más para la firma de la Constitución estadunidense que hoy devoran las polillas y faltando 25 años para que en la villa de Dolores, Guanajuato, el cura Miguel Hidalgo, forjador de la Independencia Mexicana tocase la campana de su capilla, convocando a la rebelión.

José Steinsleger
La Jornada, México D.F. 11 de septiembre, 2002



Norma Angélica Hernández Bernal        
MÉXICO