Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5609 al 5628 
AsuntoAutor
775/05 - Dos años Centro H
776/05 - Atlas del Centro H
777/05 - HISTORIA Centro H
778/05 - Presentac Centro H
779/05 - Taller de Centro H
780/05 - Brasil - Centro H
781/05 - " ¿ Neoli Centro H
782/05 - El Diario Centro H
783/05 - Bolivia - Centro H
784/05 - Argentina Centro H
785/05 - A ORGANIZ Centro H
786/05 - Argentina Centro H
787/05 - Bolivia: Centro H
788/05 - Evaluació Centro H
789/05 - ARGENTINA Centro H
790/05 - Bolivia - Centro H
791/05 - India e I Centro H
792/05 - Argentina Centro H
793/05 - HISTORIA Centro H
794/05 - LA CONFLI Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5836     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 777/05 - HISTORIA DEL CEHU: JUNIO DEL '99
Fecha:Domingo, 12 de Junio, 2005  15:19:23 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 777/05
 
HISTORIA DEL CEHU
JUNIO DEL '99
 
 

 

S.O.S PESCADORES ARTESANALES

  

Cuando el 25 de junio de 1997 una reconocida ONG realizó una campaña por las calles de Capital Federal denunciando la sobrepesca de la Merluza Hubbsi, bajo el lema “Argentina, S.O.S. Merluza” ningún peatón desprevenido ni lector de la noticia,que registró el evento, podía dudar de la legitimidad del reclamo. Se trataba, por este medio, de concientizar y dar estado público a la situación ya alertada desde hacía un tiempo por el INIDEP (Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero). Pero: ¿en qué continente debemos ubicar esta denuncia y qué contenido darle?

Hoy el conocimiento o el desconocimiento de las cosas no están dados por la información-que la tenemos en exceso- sino por la falta de marcos generales de análisis en los que ordenar dicha información.

A dos años de aquella denuncia pública los sectores pesqueros artesanales del país (bonaerenses y patagónicos) sufren el impacto de una crisis que inexorablemente advierte que las personas, las cosas y las relaciones son resultado de un proceso histórico, perspectiva que no ha sido internalizada en las dimensiones de análisis y elaboración de estrategias de solución no sólo en la problemática planteada sino en otras que se multiplican porque forman parte de un modelo; modelo definido y construído desde el poder multidimensional y multiescalar con agentes sociales decisivos actuando desde las instancias estatal, transnacional, privada y técnico-científica.

La veda a regir a partir del 1ro de junio, la trabajadores directa e indirectamente afectados por la posible paralización de la actividad, los consecuentes reclamos del sector y la solidaridad de otros sectores y de la población, la movilización de los pesqueros marplatenses a La Plata, el decreto de necesidad y urgencia del Poder Ejecutivo, la Ley de Emergencia Pesquera, los temores del veto presidencial a la ley son los últimos hechos que se concatenan en este proceso de crisis.

En este marco, ¿qué lectura podemos hacer de la situación?. La pesca en la Argentina se convirtió en moneda de cambio, en una actividad económica de rápida respuesta. Fiel a los principios de una economía paleolítica de recolección: tirar y sacar, permitió superar los 1.000 millones de dólares en valor de exportaciones y llegar a convertir  a la actividad de recolección en actividad minera con las consecuencias que “sufren” unos y se benefician otros. Pesca industrial frente a pesca artesanal: un enfrentamiento que el modelo reproduce en diferentes escenarios construidos porque es necesario unificar el mundo para satisfaccer las necesidades de una nueva manera de “producir” (vaya término paradojal si se trata de hablar de pesca). Todo esto legalizado e institucionalizado en el marco de Acuerdos con terceros.

¿Qué hacer? El S.O.S. Merluza y el  S.O.S. Pescadores Artesanales quedan contenidos en el todavía confuso e indefinido pero consensuado, en términos genéricos, concepto de desarrollo sostenible, sobre el que mucho habrá que caminar para resignificarlo frente a su construcción desde el poder para legitimar esta nueva manera de “producir” . En este concepto, de fuerte matiz “naturalista” por  su origen, es acentuado el énfasis de la visión intergeneracional: supeditar el modo de usos de los recursos hoy, pensando en las generaciones futuras. Preocupa el mañana (y esa preocupación es legítima). Pero ¿el aquí y el ahora?.Es urgente contemplar no sólo la calidad de vida de las generaciones futuras sino los intereses sociales, los asuntos económicos y la equidad intrageneracional (aquí y hoy), incluso como camino ineludible para asegurar aquéllas. ¿Qué ocurriría ,sin perder la visión intergeneracional, si ponemos el acento en el pasado, en lugar de proyectarnos hacia un futuro indeterminado, integrado por agentes y posibilidades indefinidos e imprecisos?: nos encontraríamos con hechos concretos y actores sociales responsables. Les propongo pensar que el hoy es el mañana de ayer, en la actual crisis pesquera:

1. El INIDEP dio la voz de alerta en 1996: no más de 340.000 toneladas de merluza común por año; cuando las capturas reconocidas oficialmente (sin los descartes)alcanzaron en promedio, en los dos últimos años, las 600.000 toneladas.

2. La relación tipo de flota, volumen de captura y tiempo en el área de pesca(tres variables que generalmente no se asocian en el análisis) es abismal, con relación al impacto en la pesquería,  entre los buques de la pesca industrial y los barcos fresqueros. Los días de pesca efectivos de un buque congelador está en el orden de los 300., mientras que un buque pesquero, al agregarle los ida y vuelta al caladero, días de reparación de más que tiene en tierra, está solamente 200 días sobre la pesquería. Si hasta se llegó a afirmar desde la Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca(Clarín,16 de mayo de 1997)”no haber estudiado mejor la potencia de los buques que vinieron y los permisos otorgados” al refererirse en su momento a los efectos de los acuerdos firmados con la Comunidad Económica Europea. ¡Inconcebible!

3. Estudios serios realizados sobre el impacto de la flota costera de Rawson en la pesquería de merluza común indican que es apenas del 1%.

4.La pesca artesanal genera actividades y servicios vinculados directa  e indirectamente al sector produciendo la crisis un verdadero impacto social.

Ubicados en esta visión retrospectiva y teniendo en cuenta esta situación coyuntural donde las personas, las cosas y las relaciones son productos históricos: ¿no se debería aplicar una justicia distributiva en cuanto a la responsabilidad de asumir los costos de la crisis?; ¿qué garantías existen y quienes asumen esas garantías para asegurar que el costo social a pagar hoy por el sector, como consecuencia de la veda de merluza, asegure a ese “precio” trabajo en el futuro y que no “otros”, los de siempre, sean los beneficiados? El hoy, que fue el futuro inmediato de ayer, nos hace desconfiar.

La coyuntura debe servir para ver el problema de fondo: la Ley de Emergencia Pesquera es un logro coyuntural de los reclamos y la movilización. Reclamos y movilización popular que hay que destacar como síntomas de un despertar frente a un contexto que nos induce al condicionamiento y a la resignación, a un conformismo típico-construido desde el poder muldimensional y multiescalar- que nos quiere hacer el “favor” de quitarnos el peso de tener una propia consciencia del mundo, de pensar todo aquello que el poder oculta de continuo y de liberarnos de la responsabilidad de actuar en un mundo duro, difícil, complejo pero posible de conocer.

 

 

Prof. Jose Maria Coccaro

Centro de Estudios Alexander von Humboldt

Publicado por el  Semanario "Noticias y Protagonistas", en la ciudad de Mar del Plata el 13 de junio de 1999.


 
Lic. Ana María Liberali
Presidente del Centro Humboldt