Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5569 al 5588 
AsuntoAutor
738/05 - Cuidado c Centro H
739/05 - Entrevist Centro H
740/05 - Este mome Centro H
741/05 - Décimo an Centro H
solicito informaci Gladys M
742/05 - Bolivia - Centro H
743/05 - ESPECIALI Centro H
744/05 - CONFLICTO Centro H
745/05 - ESPECIALI Centro H
746/05 - LA DINAMI Centro H
747/05 - ESPECIALI Centro H
748/05 - LA DEGRA Centro H
749/05 - CICLO DE Centro H
750/05 - Presentan Centro H
754/05 - La situac Centro H
751/05 - Argentina Centro H
752/05 - Se mueve Centro H
753/05 - Estado ch Centro H
755/05 - Brasil - Centro H
756/05 - NOTICIAS Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5803     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 746/05 - LA DINAMICA TERRITORIAL Y LOS PROBLEMAS AMBIENTALES DEL NORTE DE LA PROVINCIA DE NEUQUEN
Fecha:Sabado, 4 de Junio, 2005  12:16:30 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 746/05
 

LA DINAMICA TERRITORIAL Y LOS PROBLEMAS AMBIENTALES DEL NORTE DE LA PROVINCIA DE NEUQUEN. ARGENTINA

Miriam Beatriz Ambrosio 1

Los problemas ambientales sin bien no son propios de los últimos siglos, lo que hoy preocupa es la dimensión que alcanzan, la multiplicidad de efectos que generan y la complejidad que presentan sus resoluciones.

Enmarcados en el proceso de mundialización, la aceleración de los cambios exigen sin dudarlo, un esfuerzo intelectual no exento de dificultades; que procura un acercamiento entre las diferentes disciplinas para lograr una construcción teórica y metodológica que permita responder a problemas complejos como los ambientales, rebasando, en su intento de buscar alternativas de solución, los marcos teóricos conceptuales de las disciplinas particulares. Desde ya que ello no implica olvidar un replanteo constante y paralelo desde el interior de cada una de ellas.

Un escenario a considerar en un abordaje ambiental, es que la competitividad entre los diferentes actores hegemónicos impregna al mundo científico, una búsqueda acelerada de nuevos conocimiento en términos de una racionalidad económica; así la ciencia y la tecnología se asocian para acompañar las existencias de la productividad, incorporando además para la comprensión del hoy, otro elemento: la información. "Nunca como hoy, la revolución científico-técnica había determinado que la ciencia, la tecnología y la información marchasen unidas definiendo en los hechos, la vida de la sociedad" (Trinca, 1993)

La complejidad de los problemas ambientales exige una actitud crítica reflexiva ante paradigmas que pueden presentarse como muy llamativos metodológicamente, pero en definitiva carecen de rigurosidad científica, porque pueden entremezclarse valoraciones éticas que tienden a captar solamente la apariencia, sin lograr llegar a la esencia de la realidad que se quiere aprehender. Desde este enfoque se pretende el análisis de una realidad concreta, superando una visión unidireccional en la observación de los hechos y al mismo tiempo, con un compromiso de la participación de la población, del área en estudio.

Ello implica un cambio de actitud respecto a la manera de percibir la realidad, a partir de un planteo teórico, de una estrategia epistemológica que supere el ámbito del tratamiento de las ciencias particulares, para realizar un esfuerzo de integración interdisciplinaria y/o transdisciplinaria.

Dado que la realidad se presenta como una totalidad muy compleja, es necesario que "esta estrategia epistemológica parta de un enfoque prospectivo orientado hacia la construcción de una racionalidad social, abierta hacia la diversidad, la independencia y la complejidad y opuesta a la racionalidad dominante, tendiente hacia la unidad de la ciencia y la homogeneidad de la realidad" (Leff, 1994). Ello implica necesariamente considerar principios de equidad, de sustentabilidad, de diversidad cultural, de biodiversidad, al abordar los problemas ambientales.

No hay duda que puede incurrirse en el momento del análisis, a un plano de generalidad total para contrarrestar el de la especialización absoluta. Pero es justamente ese ejercicio entre la especialidad y la generalidad el que se presenta como un desafío durante todo el proceso cognoscitivo de reconstitución de una realidad concreta.

En concordancia con lo antedicho, se analizan probables desajustes en la relación de algunos elementos interactuantes entre la naturaleza - sociedad, en términos de un marco de racionalidad ambiental. Para ello se tiene en cuenta la organización del territorio a través del tiempo ya que "En rigor, las problemáticas ambientales no deben entenderse como un efecto "congelado" de la relación sociedad/naturaleza, sino como cuestiones resultantes de largo y complejos procesos de antropización, esto es, de dominación humana de territorio/naturaleza con la finalidad primaria de definir asentamientos" (Fernández, 1995); dado que el hombre con el transcurrir del tiempo, va generando una trama social en función de sus propias necesidades organizativas, transformando o agregando nuevas formas y funciones al medio natural.

En este sentido, el resultado de la acción humana sobre la naturaleza, da lugar a un espacio geográfico, a un espacio producido, en el que se generan los problemas ambientales y donde actúa la sociedad con diferentes racionalidades, ya que este proceso de transformación está determinado en definitiva, por las relaciones sociales de producción.

El análisis del paisaje del área en estudio, permite integrar tanto los componentes naturales como sociales. El concepto de paisaje, se asocia tanto al medio físico como al medio social, donde este último está representado por aquellas formas que el hombre, a través del trabajo, incorpora a la naturaleza. Implica una visión integral en el tratamiento de los elementos naturales y sociales. Además el paisaje refleja las actuales contradicciones del sistema globalizado. "..... permite apreciar dos elementos imbricados el uno con el otro: la naturaleza con su propia dinámica y el capital fijo acumulado con su propia expresión tecnológica" (De Jong, 1999)

Las formas naturales, su estructura y su dinámica, conjuntamente con los objetos creados por el hombre van organizando el territorio y cargándolo de un contenido que se funcionaliza a través de los diferentes usos y de la estructura de la tenencia de la tierra. Desde esta perspectiva y desde la conceptualización de una racionalidad ambiental es que se pretende comprender la organización territorial del noroeste neuquino.

El área de estudio (Figura n° 1), coincide con el Departamento Minas en la provincia de Neuquén (Argentina), una franja comprendida de Norte a Sur entre los paralelos de 36°20’ y 37°15’ Latitud Sur, y de Oeste a Este entre la cordillera de los Andes y la cordillera del Viento. Abarca una superficie aproximada de 6.225 km2, representando el 6,6% de la superficie total de la provincia de Neuquen. No obstante, los límites son relativos dado que se trata de un sistema abierto.

 

Figura N° 1 DEP. MINAS . Superficie: 6.225 Km2.

El paisaje predominante desde las formas naturales se enmarca en el área Andina, donde el sector Oeste se corresponde con las características de los Andes Áridos, distinguiéndose como procesos naturales más activos la erosión hídrica, en función de las pendientes pronunciadas y del gran porcentaje de suelo desnudo. En los valles transversales, donde las condiciones de humedad y suelo lo permiten, se desarrollan formaciones de bosque de Ñire (Nothofagus antarctica), Lenga (Nothofagus pumilio) y Roble Pellín (Nothofagus abliqua).

En el centro del área de estudio, predominan los pedimentos y valles longitudinales, donde "un integrante significativo de esta unidad son los pedimentos superficiales de erosión y transporte" (Capua, 1980); son las geoformas que ocupan mayor superficie y es donde se asienta la mayor cantidad de población estable. Hacia el Norte la presencia del volcán Domuyo, máxima altura de la región patagónica (4.709m s/n. del m.), otorga al paisaje ciertas cualidades por la existencia de arroyos de aguas termales.

En apariencia, aparece como un espacio fragmentado funcionalmente, por una deficiente red material y por una actividad productiva la ganadera, que fue perdiendo peso relativo en el producto bruto provincial, siendo hoy insignificante su participación; no obstante, de haber sido la más dinámica en el siglo pasado y primera mitad del actual y responsable de la consolidación de esta región "El mayor auge del ciclo ganadero regional se dio entre 1879 y 1930, cuando la actividad estuvo fuertemente ligada a la demanda de centros y puertos chilenos" (Anguita, 1995).

La cordillera de los Andes en ese momento de la historia, no constituía una barrera física ni política, dado que existía una verdadera integración entre Chile y el Noroeste neuquino, tanto desde lo comercial como de lo cultural, integración que no se daba con el resto del territorio provincial. A partir de la crisis internacional de 1930, de los controles aduaneros por parte de Chile primero y luego de Argentina, se inicia un proceso de ruptura en los flujos de personas y bienes y "se intensificarían así las relaciones sociales precapitalistas de producción que persiste hasta la actualidad"(Bandieri, 1993)

De esta manera, la estructura de la tenencia de la tierra y el uso de la misma, constituyen elementos fundamentales en el análisis de los procesos de degradación, como un problema ambiental complejo, observándose especialmente en áreas de invernada, donde además, hay una sobrecarga animal considerada "alta" en algunos sectores y "moderada" en otros.

En la actualidad, el 79,6% de dicha superficie está destinada al uso de pasturas. Presenta la mayor subdivisión de la tierra, al relacionarlo con el resto de los Departamentos provinciales y el de más alto porcentaje de tierras fiscales (66,0%). Del total de las explotaciones, el 41,45% corresponden a áreas de veranadas abiertas, utilizadas para el pastoreo del ganado en los meses más cálidos del año. Ello se puede observar en la figura n°2 y figura n° 4

FIGURA N° 2DEPARTAMENTO MINAS: DISTRIBUCION DE LA TIERRA RURAL SEGÚN USO Y TENENCIAUSOS DE LASUPERFICIECANTIDAD DETIERRA (has.)EXPLOTACIONESINVERNADAS53.605,5547VERANADAS492.147,86317INVER-VERAN64.161,4323OTROS8.339,7793TOTALES618.254,61480TENENCIA DESUPERFICIECANTIDAD DELA TIERRA(Has.)EXPLOTACIONESFISCALES412.525,33266PRIVADAS203.230,84213COMUNIDADES2.498,441TOTALES618.254,61480FUENTE: ELABORACION PROPIA EN BASE A INFORMACION PROPORCIONADA POR LA DIRECCION PROVINCIAL DEL CATASTRO. NEUQUEN. 1997TENENCIA DE LA TIERRA COMUNIDADES0,40%FISCALES66,72%PRIVADAS32,87%USO DE LA TIERRA INVERNADAS8,67%OTROS1,35%INVER-VERAN10,38%VERANADAS79,60%

Figura n° 4

USO DE LA TIERRA

Con respecto a la estructura demográfica, el total de la población es de 7.072 habitantes (INDEC,2001), donde el 60% representa la población económicamente activa y solo el 4% la población pasiva definitiva, con un índice de masculinidad del 114,4 una densidad del 1,9% hab/Km2 y una tasa de mortalidad del 5,1%, siendo una de las más elevadas del territorio provincial.

Mas allá de estos rasgos, constituye un espacio donde se vislumbran ciertas relaciones horizontales como proceso de un cotidiano compartido y de una similitud en la organización de la modalidad del proceso productivo. Ello se ve reforzado por una identidad muy marcada, propia de todo el norte provincial, fundamentales en el análisis de la realidad local, en términos de una racionalidad cultural como nivel específico de la racionalidad ambiental. "Un capital riquísimo al momento de diseñar planes de desarrollo, porque lejos de desaparecer, las identidades regionales en el actual proceso de globalización, se fortalecen si encuentran una forma de consolidar un proyecto productivo" (Quintar, 1998)

El pequeño y mediano productor representa más del 50% de la población. Se trata de crianceros, aquellos dedicados "a la crianza de ganado menor mixto, principalmente caprino, y práctica de la trashumancia, combinada con agricultura de subsistencia; trabajo familiar de escasa productividad realizado en pequeñas parcelas; comercialización de los excedentes, muchas veces bajo la modalidad de trueque sin posibilidades de acumulación prácticamente"(Cerutti y Pita. 1999). Establecen vinculaciones horizontales dando una organización al territorio muy particular a través de una movilidad espacial constante, la trashumancia: "movimiento recurrente y pendular que se realiza entre las tierras bajas áridas y semiáridas (invernadas) y las tierras altas de la cordillera (veranadas)"(GESA, 1993)

En el contexto regional, preocupa la organización del territorio, la configuración territorial propia de esta región. El territorio es la base material de la vida, de la producción, de la circulación y del consumo. Comprendiéndolo de esta manera, lleva al análisis de las intencionalidades y de las racionalidades propias de la organización territorial. Aparece el territorio como un sistema de fuerzas con diferentes intereses sociales y es ello lo que permite la indagación en la explicación de los problemas ambientales

El territorio, constituye una estructura espacio - temporal fundamental para la comprensión de los procesos de integración horizontal y vertical que se dan en un "lugar". Así, la dicotomía entre las formas jurídicas y entre las acciones que crean y producen "lugares" van generando transformaciones en la organización espacial, donde las contradicciones se reflejan en el uso del suelo, y en los problemas ambientales vinculados a ello.

La irregularidad de la tenencia de las tierras fiscales, constituye uno de los factores que favorece la degradación de tierras, ya que la imposibilidad para acceder a su titularización, condiciona al criancero para incorporar técnicas de mejoramiento de pasturas, infraestructura, acceso a créditos, etc. A esto se debe sumar el tamaño de las parcelas y la composición de la majada, que por lo general, superan la capacidad forrajera de los predios. Todo ello, repercute en la calidad de las majadas y en un manejo sustentable tanto de las veranadas como de las invernadas contribuyendo a profundizar los procesos de degradación de la tierra.

Otro aspecto que agudiza esta situación, se encuentra relacionada con los conflictos derivados de la demarcación en el terreno de los límites entre parcelas. Existen falencias, respecto a la demarcación y mensura de muchas parcelas, detectándose también errores en la nomenclatura catastral que aparece en la documentación que dispone el criancero.

En relación al análisis del tamaño de las majadas y composición de las mismas, se observa que hay una movilidad espacial constante, de aproximadamente 181.000 cabezas de ganado (79% están constituidas por ganado caprino). El desplazamiento tiene lugar, en la mayoría de los casos, a través de las rutas pecuarias. Esta movilidad espacial, que antiguamente se realizaba siguiendo la línea de aguadas, se encuentra en la actualidad circunscripta a callejones de arreo determinados por el Estado, que son los lugares más críticos con relación a la degradación de tierras. Además, no siempre coinciden con las aguadas y sectores de buenas pasturas. Por lo tanto, estos callejones constituyen verdaderas franjas en condiciones críticas de degradación.

La situación de la tierra fiscal siempre ha sido un problema de difícil resolución. La población que en algún momento pretendió asentarse definitivamente, encontró una limitante para acceder a la titularización de la misma. Esto no ha variado significativamente en los últimos treinta años. Si bien el Estado provincial tiene como propósito mensurar las tierras fiscales en el marco de un plan de regularización de las mismas, en el caso del área de estudio se complejiza ya que se encuentra dentro del territorio correspondiente a "zona de frontera". De esta manera se genera un conflicto interjurisdiccional, dado que las normas nacionales establecen que no son aplicables las leyes provinciales en los territorios comprendidos en dicha franja.

Vinculado a lo anteriormente expuesto, existen conflictos vinculados a la superposición de parcelas, debido fundamentalmente a que no se realizaron las mensuras correspondientes en el momento de ocupación y por errores de la nomenclatura catastral, en la documentación que avala la ocupación del predio.

La incorporación de técnicas para el mejoramiento de pasturas, tanto de invernadas como de veranadas está estrechamente condicionada a su vez por las dificultades para acceder en forma definitiva al título de la tierra, lo que repercute en la calidad de las majadas.

En general, hay una lentitud y trabas burocráticas para el tratamiento de dichos conflictos que se relacionan con la falta de un conocimiento más detallado de las características biofísicas de las tierras que ocupan en la actualidad o que son objeto de reclamo.

Las veranadas presentan una mayor competencia de uso, dado que es donde se engorda al ganado, se desarrollan las crías y se inicia el proceso de comercialización. Ello se puede observar en la figura n°2 donde el 79,6% del total de las explotaciones del área de estudio, se localizan en las veranadas y es "donde se expresan los mayores y más frecuentes conflictos expresados a nivel disputas entre vecinos y reclamos permanentes sobre el uso y delimitación de los campos. Es factor ineludible de conflicto el proceso de cercamientos y alambrados sumados a una situación dominial que no legitima el uso actual y a sus ocupantes" (GESA,1993).

Del total de las explotaciones, el 66,7 % corresponden a ocupaciones de hecho, donde el 55% de las mismas son inferiores a 500has.

En el proceso de avance para comprender la relación entre la tenencia de la tierra, el uso y su vinculación con los procesos de degradación, se prestó especial atención al análisis de la composición de las majadas y tamaño de las mismas, en función de los permisos de pastaje que los crianceros trashumantes solicitan anualmente, a la Dirección de Tierras del Estado Provincial, para el arreo de sus animales entre invernada y veranada, a través de las rutas pecuarias.

 

501 a 1000mas de 1000 CaprinosBovinosEquinosCaprinosBovinosEquinosCaprinosBovinosEquinos

De acuerdo a lo anteriormente expuesto, se determina que el 61% de los rebaños son inferiores a los 500 animales y sólo un 3% maneja un rodeo de más de 1.000 cabezas. Los pequeños crianceros, aquellos que se localizan en explotaciones menores de 500has. y que representan un porcentaje muy importante del total de la población, como se dijo anteriormente, son los que se ubican en el primer rango de cantidad de cabezas, donde el 70% de las mismas, está compuesta por ganado caprino. Ello es una característica que se observa en el total de majadas correspondientes al área de estudio, como lo ilustra la figura n° 3.

FIGURA N° 3DEPARTAMENTO MINASTAMAÑO Y COMPOSICION DE LAS MAJADAS (cabezas)RANGOCANTIDADOvinosCaprinosBovinosEquinosTOTAL 000 a 5001686.05834.4244.4111.92146.814 501 a 1000987.80152.9434.5342.02067.298mas de 100081.6828.1721.11825211.224TOTALES27415.54195.53910.0634.193125.336FUENTE:ELABORACION PROPIA EN BASE A INFORMACION DE LA DIRECCION PROVINCIAL DE TIERRAS. NEUQUEN. AÑO 2001MAJADASCOMPOSICION DE LAS MAJADAS61%3%36% 000 a 500

Si bien la provincia de Neuquén es la principal productora de ganado caprino a nivel nacional, el problema fundamental es su comercialización, ya que los pequeños y medianos crianceros no cuentan con técnicas apropiadas de transporte para acercar los animales a los lugares de venta o de faenamiento, hasta llegar al consumidor. Es la instancia donde se generan las relaciones más complejas en función de los diversos actores sociales que intervienen, tanto en la venta de los animales, cuero, pelo, en la formación de su precio y en la forma de pago.

A su vez, el traslado de los animales desde la invernada a la veranada, significa una disminución de la calidad de sus animales en función de los deficientes o inexistentes callejones de arreos o rutas pecuarias. La movilidad de los animales, se ven afectados por el aumento de campos alambrados que impiden su acceso a las aguadas y ríos, como a campos de pasturas naturales que en su travesía, son de vital importancia para una alimentación permanente.

La presión ejercida por la sobrecarga animal donde se ha estimado en un 17% (Copade-CFI,1990), la superficie de las explotaciones, el tamaño y composición de las majadas, son elementos fundamentales a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones para revertir los procesos de degradación de las tierras donde un enfoque integral es necesario para establecer prioridades productivas en función de los recursos naturales, la tecnología y la realidad sociocultural de la población que lo habita.

Se han considerado algunos aspectos que apuntan a comprender las complejas relaciones entre sociedad y naturaleza permitiendo inferir, la necesidad de un enfoque integral en el tratamiento de los problemas ambientales, vinculados con el uso y tenencia de la tierra y en la necesidad de salvaguardar una práctica que forma parte del patrimonio cultural del territorio de Neuquen, como es la "trashumancia".

Desde esta perspectiva se pretende el análisis de una realidad concreta, superando una visión unidireccional en la observación de los hechos y al mismo tiempo, con un compromiso en la participación de la población.

Ello implica un cambio de actitud respecto a la manera de percibir la complejidad en los procesos de degradación de tierras. Pretendiendo un planteo teórico, una estrategia epistemológica que supere el ámbito del tratamiento de las ciencias particulares, para realizar un esfuerzo de integración interdisciplinaria y/o transdisciplinaria.

Esta complejidad también debe considerarse a la hora de formular acciones desde los distintos niveles del Estado, así el manejo de los recursos naturales con miras a restablecer la capacidad productiva de los mismos, deberá ser el eje vertebrador en los programas tendientes a revertir los principales problemas ambientales, vinculados al uso y tenencia de la tierra.

 

REFERÊNCIAS

ANGUITA, Julio. 1995. Ganadería. En Neuquén. Una Geografía Abierta. Capítulo IV. Universidad Nacional del Comahue. Neuquén.

BANDIERI, Susana y otros.1993. Historia de Neuquén. Editorial Plus Ultra. Buenos Aires.

CAPUA, Olga. 1982. Areas y Unidades Fisiográficas de la Provincia del Neuquén. Tesis de Licenciatura. En Atlas de la Provincia del Neuquén. Universidad Nacional del Comahue. COPADE. Nueuquén.

CERUTTI, A. y PITA, C. 1999. Cuando los hombres cruzan la cordillera. En Golondrinas y otros migrantes. Trabajo rural y movilidad espacial en el norte de la Patagonia argentina y regiones chilenas del centro-sur. Editorial La Colmena. Buenos Aires.

COPADE - CFI. 1990. Estudio Regional de Suelos. CFI. Buenos Aires.

DIRECCION PROV. DE TIERRAS. NEUQUEN. 2000. Informe sobre áreas de veranada. Neuquén.

DE JONG, GERARDO. 1999. El concepto de Región: recurso metodológico para la acción. Conferencia de apertura en las III Jornadas de geógrafos patagónicos. Departamento de Geografía. Facultad de Humanidades. Universidad Nacional del Comahue. Neuquén.

FERNANDEZ, Roberto. 1996. Teoría y Metodología de la Gestión ambiental del Desarrollo urbano. Parte II. Publicación para el curso de postgrado GADU. Centro de Investigaciones ambientales(CIAM) y Centro Exp. De la vivienda y el Equipo urbano (CEVEqU). Argentina

GRUPO DE ESTUDIOS SOCIALES AGRARIOS (GESA). 1993.Campesinado y ganadería trashumante en Neuquén. Editorial La Colmena. Buenos Aires.

LEFF E. 1994. Ecología y Capital. Racionalidad ambiental, democracia participativa y desarrollo sustentable. Siglo veintiuno editores. España.

QUINTAR, Juan C. 1999. Condicionantes históricas par el desarrollo de las microregiones en la Provincia del Neuquén. Informe final. Consejo Federal de Inversiones. COPADE. Neuquén.

SANTOS MILTON. 1996, De la totalidad al lugar. Editorial Oikos – tau. España.

TRINCA, Fighera Delfina. 1993. Estado e territorio. Suas relacoes e a globalizacao. En "Territorio Globalizacao e fragmentacao". Pp.108-116. Editora Hucitec-Anpur. Brasil.


 1 Lic. - Departamento de Geografía

Facultad de Humanidades

Universidad Nacional del Comahue. Argentina

E-mail: mourela@arnet.com.ar


Anais do X Encontro de Geógrafos da América Latina – 20 a 26 de março de 2005 – Universidade de São Paulo