Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5521 al 5540 
AsuntoAutor
693/05 - ESPECIALI Centro H
694/05 - AS ÁRVORE Centro H
692/05 - CURSO DE Centro H
696/05 - Brasil - Centro H
704/05 - PROBLEMÁT Centro H
703/05 - ESPECIALI Centro H
702/05 - NUEVAS DI Centro H
78/05 - TRÁMITE PR Centro H
698/05 - Cumbre de Centro H
706/05 - CONSULTAS Centro H
705/05 - CORREO DE Centro H
701/05 - CONTACTOS Centro H
700/05 - Perú - Lí Centro H
699/05 - Una muert Centro H
697/05 - Brasil - Centro H
695/05 - Argentina Centro H
711/05 - I SIMPÓSI Centro H
707/05 - Seminario Centro H
713/05 - Felicitac Centro H
712/05 - PRÓRROGA Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5758     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 704/05 - PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES DE LAS ÁREAS PROT EGIDAS DEL NORTE DE NEUQUÉN, PATAGONIA ARGENTINA
Fecha:Sabado, 28 de Mayo, 2005  01:41:39 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 704/05
 
 

PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES DE LAS ÁREAS PROTEGIDAS DEL NORTE DE NEUQUÉN, PATAGONIA ARGENTINA.

Alejandra Lavalle 1

Luis Bertani 2

INTRODUCCIÓN

El trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación ‘Evaluación geoecológica de los paisajes del Norte neuquino para su ordenamiento ambiental’ (Patagonia, Argentina) y analiza la problemática vinculada a las Áreas Protegidas bajo jurisdicción provincial de este espacio. Ellas constituyen un territorio que se encuentra bajo protección legal y manejo especial, para el cumplimiento de uno o varios objetivos de conservación.

La Provincia de Neuquén posee el 11% de su superficie bajo administración de Parques Nacionales o Provinciales, constituyendo uno de los mayores porcentajes de la República Argentina.

En el trabajo se confrontan los objetivos de la creación de los cinco espacios protegidos de jurisdicción provincial del Norte de Neuquén con la situación ambiental identificada en cada uno de ellos.

En la figura Nº 1 se puede visualizar la localización de las áreas protegidas del Norte Neuquino, ellas se ubican en los Departamentos Ñorquín, Minas, Chos Malal y Pehuenches. La densidad de población de estos espacios está muy por debajo de la media provincial, no existiendo grandes centros urbanos. La actividad económica más relevante está constituida por la ganadería extensiva de tipo trashumante y una incipiente desarrollo turístico propiciado a partir del Estado provincial.

FIGURA Nº 1

La expansión de las actividades humanas en distintas zonas de nuestro país trajo aparejada en algunos casos, la desaparición de bosques y pasturas naturales que fueron reemplazadas por otras especies de mayor interés económico. Provocando por un lado, la simplificación de la diversidad y complejidad de los ecosistemas primitivos y por otro, una alteración de las relaciones existentes entre los componentes de los geosistemas.

Situaciones como esta son las que justifican la presencia de las áreas protegidas con el propósito de preservar la diversidad biogenética de los distintos ecosistemas. La protección del paisaje requiere necesariamente del cuidado del suelo, agua, flora y fauna, considerando a estos elementos como un conjunto integrado cuyas partes no se pueden modificar pues se altera el todo.

Cuando se establecen acciones de protección sobre un paisaje, o sobre una parte representativa del mismo, no sólo se asegura la permanencia de los procesos ecológicos que lo caracterizan sino que también se aseguran las distintas variedades de animales y vegetales del mismo. La preocupación por tener completa la mayor gama posible de seres vivos es una previsión para mantener una suerte de acervo genético de las especies. Otro de los grandes objetivos que cumplen las áreas protegidas es dar lugar a la posibilidad de estudiar los distintos ecosistemas que en ellos perduran y para garantizar el mejor disfrute de las generaciones futuras.

Las áreas protegidas constituyen "una de las alternativas más difundidas y aceptadas como forma de asegurar la supervivencia a toda región virgen, o que no haya sido alterada sensiblemente por el hombre, y que, por las características espectaculares del paisaje, por tratarse de ecosistemas naturales representativos, por la necesidad de preservar ciertas especies animales o vegetales o por constituir obras magníficas de la humanidad, sea necesario aislar total o parcialmente de la influencia del hombre, a los efectos de mantenerla así a perpetuidad. Normalmente a ésta áreas se las identifica como parques nacionales, debido a la notoria popularidad de muchos de ellos, pero éstos son sólo un caso particular de área protegidas." (Patagonia, Vivir en el Sur. 2000)

 

LAS ÁREAS PROTEGIDAS EN LA REPÚBLICA ARGENTINA

Argentina fue el tercer país de América, después de Estados Unidos y Canadá en crear áreas protegidas. Esto ocurrió durante la presidencia de Julio A. Roca el 1 de febrero de 1904, cuando –por decreto- se aceptaba la donación de tierras hechas por el Doctor Francisco P. Moreno. Este explorador y científico argentino, donó 3 leguas (7.500 ha) de tierras de su propiedad al Estado Nacional, ubicadas en la región del Nahuel Huapi y le pidió a la Nación su conservación para las generaciones presentes y venideras, expresando el "deseo de que la fisonomía actual del perímetro no sea alterado y que no se hagan más obras que aquellas que faciliten las comodidades para la vida del visitante".

La idea de Moreno recién se concretaría en 1922 con la creación del Primer Parque Nacional llamado ‘del Sur’ con una superficie de 785.000 ha., el que más tarde adoptaría el nombre definitivo de Parque Nacional Nahuel Huapi. El mismo año se gestaba la formación de un parque que protegiera el área de las Cataratas del Iguazú, impulsada por la iniciativa del paisajista Carlos Thays.

En 1934 se concretó la creación de la Dirección (hoy Administración) de Parques Nacionales por medio de la Ley 12.103, donde simultáneamente oficializaba los grandes parques ‘del Sur’ y de ‘Iguazú’, con la finalidad de proteger las más grandes bellezas naturales del país. Los objetivos que guiaron el accionar de esta institución fueron cambiando a lo largo de los años variando, desde cumplir con finalidades puramente estéticas y de desarrollo, hasta aquellas más preocupantes frente al avance tecnológico que pudiera alterar al espacio.

Se pueden identificar cinco momentos en el proceso histórico de Parques Nacionales, el primero, relacionado con sus precursores (Francisco P. Moreno y Carlos Thays), y la creación de la institución oficial en 1934. El segundo momento se extiende desde 1934 hasta 1945 aproximadamente cuando la política del organismo oficial se orientó a la afirmación de la soberanía territorial y al desarrollo regional de áreas de frontera, ante todo en Patagonia, por medio del impulso de la actividad turística y del poblamiento en armonía con la conservación de área naturales. El tercer momento se extiende hasta 1960 cuando se considera el valor científico de la conservación de la fauna y la flora de los espacios, acompañado con el desarrollo de las ciencias naturales en el país.

En el período siguiente se delimitó dentro de las áreas protegidas, zonas donde el asentamiento humano quede totalmente restringido y otros donde se permita la actividad humana controlada. En 1970 mediante la Ley 18.594 se diferencian tres categorías de área protegidas: Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Naturales.

Por último, el organismo nacional inicia en 1985 una política que impulsa una mayor participación de las comunidades locales y los gobiernos provinciales en la gestión de los parques y en la planificación de su manejo. Se impulsó la formación, en 1986, de la Red Nacional de Cooperación Técnica en Áreas Protegidas, como instancia federal de coordinación, apoyo técnico y planificación para un Sistema Nacional de Áreas Protegidas. En la década de 1960 se instrumentan áreas protegidas provinciales en Neuquén y Chubut y entre 1970-1979 se incorporan Río Negro y Santa Cruz. En la actualidad todas las provincias poseen áreas protegidas bajo su jurisdicción.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales estableció en 1984 y a nivel mundial ocho categorías de áreas protegidas y dos categorías supranacionales, cuya designación está a cargo de la UNESCO. Argentina las adopta en 1989, aunque con ciertas modificaciones, ellas son:

  1. - Categoría I: Reserva científica – Reserva natural estricta
  2. - Categoría II: Parque nacional o Parque provincial
  3. - Categoría III: Monumento natural
  4. - Categoría IV: Reserva natural manejada – santuario de fauna y flora
  5. - Categoría V: Paisaje protegido
  6. - Categoría VI: Reserva de recursos
  7. - Categoría VII: Reserva natural – cultural
  8. - Categoría VIII: Reserva de uso múltiple
  9. - Categoría IX: Reserva de biósfera
  10. - Categoría X: Sitio de patrimonio mundial (natural)

Actualmente, la Administración de Parques nacionales, cuenta con 28 unidades de conservación, bajo distintas formas de manejo. Se ellas 11 se encuentran ubicadas en Patagonia. De la superficie total de áreas protegidas 2.909.793 ha., casi el 79% se ubican en las provincias patagónicas. Estas áreas son: Parque Nacional Laguna Blanca, Parque Nacional Lanín, Parque Nacional Nahuel Huapi, Parque Nacional Los Arrayanes, Parque Nacional Lago Puelo, Parque Nacional Los Alerces, Parque Nacional Perito Moreno, Parque Nacional Los Glaciares, Parque Nacional Tierra del Fuego, Monumento Natural Ballena Franca Austral y Monumento Natural del Bosque Petrificado.

 

LA CONTROVERSIA NACIÓN - PROVINCIAS

La mayoría de los Parques Nacionales fueron creados antes de la década de 1950, mientras las actuales provincias Patagónicas eran aun territorios nacionales. Cuando las provincias obtienen su autonomía se comienza a tomar conciencia que, en gran parte de su territorio, se continuaba la jurisdicción nacional. Esto generó un sinnúmero de inconvenientes y situaciones problemáticas entre ambas jurisdicciones.

La nación argumentaba que los problemas ecológicos y la preservación ambiental debían resolverse a nivel regional y no en función de criterios provinciales, también se señalaba que se debían evitar los intereses puramente locales, que la interdependencia de los recursos y elementos ambientales no admiten límites políticos, sino naturales y que la mayoría de los parques y reservas nacionales se constituyeron antes de la conformación de las nuevas provincias, por lo que sus demandas se efectúan entonces sobre territorios que nunca poseyeron.

Las provincias consideran que al verse obligadas a ceder parte de su superficie a la Nación se ve disminuida su soberanía territorial ya que entre otras cosas afecta el desarrollo turístico y la expansión urbana.

 

LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS DE NEUQUÉN

En Neuquén se localizan cuatro Áreas Naturales Protegidas de jurisdicción nacional y once de jurisdicción provincial. En total, estas áreas abarcan una superficie de 1.034.875 hectáreas, el 11% de la superficie de la provincia, de las cuales 883.251 has. (el 85,4%) corresponden a jurisdicciones nacionales y 151.624 has. (el 14,6%) a dominios provinciales.

Las primeras en crearse fueron los Parques Nacionales cuando aún Neuquén era territorio federal: El Parque Nacional Nahuel Huapi, el primer Parque Nacional argentino. En el año 1937 se crean los Parques Nacionales Lanín (379.000 has.) y Los Copahues (este último es transferido a la provincia en 1957 y en el año 1962 se crea el Parque Provincial Copahue). En el año 1940 comienza a formarse el Parque Nacional Laguna Blanca (11.250 has.) y en el año 1971 el Parque Nacional Los Arrayanes (1.840 has.).

Las Áreas Naturales Protegidas Nacionales son administradas por la Administración de Parques Nacionales, dependiente de la Secretaría de Estado de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable.

En la provincia de Neuquén la primera Área Natural Protegida de jurisdicción provincial en crearse fue Copahue (1962). A ésta le siguieron Chañy y Batea Mahuida en el año 1968, Tromen en 1971, Epu-Lauquen en 1973, Domuyo en 1989, Cañada Molina en 1993 , Auca Mahuida y El Mangrullo, creadas en el año 1996, actualmente se implementó la protección al sistema cavernario de Cuchillo Cura y a la Boca del río Chimehuín.

La provincia de Neuquén adhirió en 1988 a la Red Nacional de Cooperación Técnica en Áreas Protegidas, ella funciona como instancia federal de coordinación, apoyo técnico y planificación. No existe una Ley provincial de Áreas Naturales Protegidas y por lo tanto las mismas son creadas a partir de Decretos o Decretos Ley. Esta situación implica la carencia de un instrumento regulatorio que establezca el marco legal para el funcionamiento de las mismas. En la actualidad, las Áreas Naturales Protegidas provinciales son administradas por la Dirección General de Bosques, Fauna y Parques Provinciales, dependiente de la Subsecretaría de Producción y Recursos Naturales, Secretaría de Estado de Producción y Turismo. Este tipo de administración ha ido variando continuamente en nivel jerárquico en los últimos 20 años, lo que ha quitado eficiencia y continuidad al manejo que se ha realizado en cada uno de los momentos.

En función de cuáles sean los objetivos que van a desarrollarse en un Área Natural Protegida y la jerarquía de los mismos, surge para ese área lo que se denomina categoría de manejo. La categoría de manejo va a determinar el tipo de gestión o administración que reciba el área. Para la Provincia del Neuquén se proponen las siguientes categorías de manejo:

  1. - Reservas Científicas/ Reservas Naturales Estrictas
  2. - Parques Provinciales
  3. - Monumentos Naturales
  4. - Reservas Naturales Manejadas/ Santuarios de Flora y Fauna
  5. - Reservas Naturales Culturales
  6. - Reservas de Uso Múltiple
  7. - Parques Naturales Municipales
  8. - Reservas Privadas
  9. - Paisajes Protegidos
  10. - Reservas de Recursos.

En el presente trabajo se realizó el análisis de las áreas protegidas de jurisdicción provincial correspondiente a la región Norte de la provincia del Neuquén: Monumento Natural de Cañada de Molina, Parque Provincial Tromen, Parque Provincial Copahue, A.N.P. Domuyo y Lagunas de Epulafquen.

Se considera que los Parques Provinciales conservan áreas con representatividad biogeográfica, no afectadas por la actividad humana, que contienen ecosistemas y especies de flora y fauna, geoformas o paisajes naturales de belleza excepcional, con fines científicos, educativos y recreativos; y que los Monumentos Naturales preservan áreas o sitios que contienen uno o varios elementos de notable importancia nacional o provincial, poblaciones animales o vegetales, sitios naturales, geoformas, etc., cuya singularidad hace necesario ponerlos a resguardo, garantizando su integridad a perpetuidad para cumplir funciones educativas y recreativas.

 

CARACTERIZACIÓN DE LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS DEL NORTE NEUQUINO

El Parque Provincial Tromen fue creado por Decreto Nro. 1954 del 15 de Octubre de 1971, con la denominación de Parque Provincial del Tromen. En los considerandos se destaca la presencia periódica de "...una colonia de raras o no comunes especies de aves", así el motivo de su creación consistió en proteger los máximos exponentes de la fauna del lugar los flamencos y los cisnes de cuello negro.

Los responsables de la Dirección General de Bosques, Fauna y Parques Provinciales propusieron en 1986 la incorporación del P.P.T. como reserva del Programa de la UNESCO: "El Hombre y La Biósfera" (MAB), pero a pesar de los pedidos e insitencias ante la UNESCO, nunca se obtuvo respuesta en ese sentido.

El Parque está localizado a 52 kilómetros al Noreste de Chos Malal, en el límite de los departamentos Chos Malal y Pehuenches; se encuentra en la unidad orográfica denominada Macizo del Tromen, compuesta por una sucesión de efusiones volcánicas muy recientes (Holoceno). Las principales elevaciones las constituyen, entre otros, el volcán Tromen (4.114 metros s.n.m.) y el cerro Waile (3.296 metros s.n.m.). El paisaje está compuesto por conos volcánicos, coladas lávicas, cenizas, escoriales, modelados por la acción de diferentes procesos exógenos.

Además del Volcán Tromen y sus coladas basálticas, los principales atractivos lo constituyen el Bañado Los Barros (humedal) y la Laguna Tromen, que albergan una importante variedad de avifauna. La vegetación varía mucho según los pisos altitudinales: los sectores más altos se hallan dentro de la región natural de las estepas altoandinas, en cambio los sectores intermedios e inferiores están dominados por una estepa herbácea con importante valor forrajero.

Un aspecto llamativo de la flora nativa de este parque lo constituye la presencia de una interesante comunidad nativa de leña amarilla o ‘colimamil’ (Adesmia pinifolia). El colimamil es una especie endémica que puede sobrepasar los tres metros de altura y que en el pasado formaba extensos bosquecillos. Como constituye la única especie de carácter leñoso se ha visto afectada por la incesante extracción por parte de los pobladores. Por este motivo, a partir del año 2003, la secretaría de Estado de Coordinación y Producción prohibió por cinco años la extracción de colimamil (resolución 513/03), debido a la gran depredación de muchos ejemplares de esta especie que ha desaparecido especialmente en los sectores más próximos a los caminos. Sólo se autoriza el aprovechamiento de leña seca y caída de esta especie a familias cuando pernocten con sus arreos en época de veranada, pero no podrá ser transportada a zonas de invernada. Esta resolución se enfrenta con la difícil situación planteada en este Parque: no existe otra fuente combustible que puedan utilizar los pobladores y, hasta el verano del 2004, no había autoridad de control para hacer cumplir esta resolución.

La extracción del colimamil más el sobrepastoreo indiscriminado han generado la desprotección del suelo en algunos sectores del Parque, situación que ha desencadenado importantes procesos de erosión hídrica y eólica. Además la presencia del ganado ha provocado la alteración de los pastizales que, en sectores próximos a las viviendas rurales, han sido reemplazados por especies nitrófilas.

Figura Nº 2. Fotografía del A.N.P. Tromen

Las tierras que ocupa el Parque son del Estado Provincial (fiscales) y están ocupadas por crianceros a quienes se les otorga un permiso de pastaje. En época de veranada se localizan unos 12 puesteros que se dedican a la crianza de ovinos, caprinos, vacunos, equinos y mulares. Según datos oficiales existe una sobrecarga animal del 36%, siendo el Bañado de Los Barros el sector más afectado.

Por otro lado, la Dirección Provincial de Turismo impulsó la creación de un parque de nieve en el Cerro Waile que afecta las tierras del parque, especialmente la Laguna Tromen y el Bañado Los Barros. Hasta el momento no se realizó ningún estudio para evaluar las modificaciones que se podrían generar a partir de este emprendimiento.

El reciente Plan de Manejo del Parque ha sido parcialmente implementado y, es considerado como área prioritaria en la actual gestión de gobierno.

Figura Nº 3. Colimamil, única vegetación leñosa del Parque Tromen

Figura Nº 4. Poblador del Parque Tromen acarreando leña de Colimamil.

La reserva Lagunas de Epulafquen fue creada por Decreto 0784 de 1973 para proteger un bosque relictual de roble pellín (Nothofagus obliqua), lenga (Nothofagus pumilio) y ñires (Nothofagus antártica). Está localizada en el Departamento Minas, a unos 40 kilómetros al noroeste de la localidad de Las Ovejas y próximo al límite con Chile. Este lugar es una muestra de los Andes de Transición y se caracteriza por presentar amplios valles con modelado glacial y numerosas quebradas. Constituye el límite septentrional del Bosque andino-patagónico, otros sectores de la reserva se hallan incluidos en la estepa arbustiva patagónica andina y en la región de los pastizales patagónicos subandinos. El principal atractivo, junto a la vegetación, lo constituyen dos lagunas que desaguan a la cuenca del Río Neuquén a través del río Nahueve. Existen otras lagunas menores, todas de origen glaciario, que son de difícil acceso pues carecen de caminos adecuados.

El espacio que ocupa la Reserva provienen de una donación de un campo privado, de allí que los límites fijados en la norma de creación (Ley Nº 784/73) son catastrales y no corresponden a criterios geográficos. Esta situación genera

Figura Nº 5. Bosque de Nothofagus en Lagunas de Epulafquen problemas al momento de realizar el manejo del Parque quedando además fuera de los límites otros atractivos turísticos.

Si se tiene en cuenta los criterios de creación de las Areas Protegidas sería conveniente rediseñar el Parque de acuerdo a un criterio que incluya la totalidad de esta cuenca lacustre e incorpore los yacimientos arqueológicos y paleontológicos recientemente identificados (bloques con pictografías y fósiles).

Entre los problemas que presenta el A.N.P. se destacan: un importante deterioro de la vegetación por extracción de leña y por la actividad ganadera, la incorporación de fosfatos y nitratos en la laguna Inferior ha llevado a su mesoeutroficación, la gran catidad de ganado vacuno en el espacio ha generado efectos degradacionales en la vega (humedal) ubicada entre las dos lagunas y la zona circundante. Además el A.N.P. es lugar de paso de arreos, esta situación genera una sobrecarga alrededor de prácticamente el único camino habilitado que existe en el Parque.

El decreto ley de creación le asigna la categoría de manejo Reserva Turístico Forestal, pero esta categoría no es homologable a ninguna categoría definida. En la actualidad se está trabajando en la elaboración del plan de manejo, se ha conformado el primer directorio que llevará adelante la administración del A.N.P., pero es la municipalidad de Las Ovejas quien tiene la responsabilidad de manejar el área.

El A.N.P. Copahue era una Reserva Nacional hasta 1957 cuando fue transferida a la provincia y por el Decreto-Ley 191/62 se crea el Parque Provincial Copahue, siendo el motivo principal proteger las aguas termales y el recurso araucaria (araucaria araucana).

Incluye dos lugares de interés: las termas de Copahue, que es un centro donde se realizan importantes servicios relacionados con la medicina termal y la localidad de Caviahue, donde se brindan servicios para la actividad turística invernal y estival. También este lugar es un sitio de interés arqueológico pues se han relevado elementos pertenecientes a los pueblos nativos (Pehuenches).

Los bosques de Araucaria constituyen un rasgo distintivo de la reserva si bien ocupan un área relativamente reducida en las inmediaciones del lago Caviahue y en el valle del Río Blanco (aproximadamente un 2,5% de la superficie total del parque). La Araucaria es un endemismo de la Región Andino-patagónica de distribución restringida tanto en Argentina como en Chile (distrito del Pehuén), representando los bosques del parque el límite norte de distribución de la especie en Argentina.

Otra característica de este paisaje lo constituye los rasgos sobresalientes del relieve originados en procesos tectónicos que dieron lugar a la formación de la cordillera y la actividad volcánica (Volcán Copahue de 2.980 metros). Durante el cuaternario la acción glaciaria modificó las geoformas, dando lugar a la formación de rasgos glaciarios tanto de erosión como de acumulación.

Desde 1990 el Parque posee el Plan General de Manejo, pero a pesar de ello es el área natural que presenta los mayores problemas y los más complejos respecto al manejo de su entorno natural. Esto se debe a la gran cantidad de visitantes que recibe el parque, al hecho de que posee dos urbanizaciones en su interior y también a la superposición de administraciones que se hacen cargo del mismo (Municipalidad local, Dirección de Termas y Dirección de Áreas Protegidas). Así se plantean serios problemas pues cada uno de estos organismos persigue objetivos propios que no necesariamente son coincidentes.

Figura Nº 6. Vista del Volcán Copahue, A.N.P. Copahue.

El Plan General de Manejo de este Parque le asigna la categoría de manejo Reserva de Usos Múltiples que promueve la conservación de áreas naturales en las que se privilegia la convivencia armónica entre las actividades productivas del hombre y el mantenimiento de ambientes naturales con sus recursos silvestres.

Gran parte de este Parque está destinado a tierras de veranada, situación que ha ocasionado un serio conflicto por el uso de la tierra, pues esta actividad resulta incompatible con los objetivos de conservación propuestos y que figuran el en plan de manejo. Esta situación fue resuelta en forma provisoria a través de un "acuerdo" con las comunidades Mapuches que realizan el pastoreo en el área del Parque. Como resultado de ello un sector ha sido vedado para este uso, mientras que otros han sido habilitados para tal fin.

Como consecuencia del uso intensivo del Parque para fines urbanísticos, turísticos y ganaderos, se han generado una serie de problemas ambientales tales como:

- contaminación de los cuerpos de agua debido a deficiencias en el tratamiento de los efluentes cloacales,

- gran dispersión de basurales con o sin tratamiento

- extracción de áridos

  1. - desmonte para la implementación de pistas de esquí de fondo
  2. - proliferación de sendas y caminos secundarios
  3. - sobrepastoreo por un uso ganadero generalizado deficientemente regulado y fiscalizado

  1. - erosión hídrica por eliminación del tapiz vegetal
  2. - caza furtiva
  3. - descontrolada extracción de piñones.

Figura Nº 7. Erosión hídrica que afecta las Araucarias del Parque Copahue.

Dada la compleja situación ambiental planteada, recientemente se ha implementado la figura de un Directorio único para el manejo del Parque que tiene como objetivos subsanar estos inconvenientes. Dado el escaso tiempo transcurrido, no se puede evaluar cuales son los efectos de esta nueva gestión para el manejo del Parque pero llama la atención que entre los actores sociales involucrados en esta gestión no aparecen los crianceros quienes desde hace mucho tiempo llevan a pastar sus majadas a este lugar durante el verano.

El área natural protegida Domuyo fue creado a través del Decreto 05587 del 23 de febrero de 1989, "con el fin de preservar los sistemas ecológicos esenciales, la diversidad genética y los recursos naturales en el marco de los objetivos establecidos en las normas internacionales para la conservación de la naturaleza".

Un rasgo típico lo constituyen las algas, de color verde azulado, que se desarrollan en esta zona y que pueden vivir en aguas con temperaturas que varían entre los 70º C y los 87º C., las que tienen gran importancia para el tratamiento de enfermedades de la piel. Este espacio se localiza la noreste del Departamento Minas, en las laderas occidentales de la Cordillera del Viento, muy próximo al macizo Domuyo. Se trata de un área que presenta geoformas de origen volcánico, interrumpidas por profundos cañadones de los arroyos provenientes de las altas cumbres. El lugar presenta distintos pisos altitudinales que dan lugar a la presencia de distintas regiones naturales: el sector superior está incluido en la región de las estepas altoandinas, el sector medio e inferior en los pastizales patagónicos.

Los principales recursos de este espacio lo constituyen las aguas termales y la especies de algas que allí se desarrollan, que además de constituir un banco genético, podrían llegar a tener un importante valor científico-medicinal.

El área protegida carece de límites y superficie definidos y se encuentra en su totalidad en tierras fiscales de jurisdicción provincial, y aun carece de plan de manejo. No existen pobladores permanentes y solamente en verano recibe un número indeterminado de veranadores que llevan a pastar sus arreos a estas tierras altas. No se ha precisado la cantidad de crianceros de este lugar pero se trata de uno de los lugares mejor conservados respecto a la degradación de tierras.

La actividad turística, si bien muy incipiente, está presente en este lugar para el aprovechamiento del recurso termal y los fenómenos postvolcánicos como ser olletas, fumarolas, etc. También es cada vez más utilizado el lugar como campamento base para la ascensión al macizo Domuyo la cumbre de mayor altura de la Patagonia (4.709 m.).

A raíz de la falta de todo tipo de controles en el Parque, en las proximidades de los lugares tradicionales de acampe y pernocte se han comenzado a evidenciar signos de degradación, en particular en las proximidades a los cursos de agua.

El Monumento Natural de Cañada de Molina se trata de un área protegida creada en septiembre de 1993 a través del Decreto 2356 del Poder Ejecutivo Provincial. Ocupa una superficie de 50 Hectáreas y se localiza a 5 kilómetros al norte de Huinganco, en el departamento Minas, sobre la ladera occidental de la Cordillera del Viento.

Figura N.8

Bosque relicto de Ciprés de la Cordillera. A.N.P. Cañada de Molina.

El objetivo principal de esta área, que posee la categoría de monumento natural provincial, es la de preservar un relicto de ciprés de la cordillera, considerado el más septentrional de esta especie. El ciprés de la cordillera (Austrocedrus Chilensis) es el más añoso de los árboles de nuestra provincia. En el museo forestal de la localidad de Huinganco, existen los restos de un ejemplar que vivió más de 1.200 años, registrados en sus anillos de crecimiento. Estos cipreses son un relicto de los extensos bosques que habrían existido y que fueron talados para ser utilizados en las minas de oro y como leña.

El A.N.P. se encuentra en una cañada de pendiente pronunciada modelada por la acción postglacial, la erosión hídrica y eólica. Los cipreses se encuentran principalmente a orillas de los cursos de agua recorriendo en forma de galería la Cañada de Molina.

Los problemas dentro del área se reducen a la extracción de leña y el paso de arreos locales que, en algunos casos se solucionaron con la incorporación del alambrado perimetral. Este espacio no posee Plan de Manejo y los guardafaunas recorren el área periódicamente a pesar que no tiene acceso directo.

Figura Nº 9. Ganado trashumante en el Norte neuquino.

 

CONCLUSIONES

La gran cantidad de áreas protegidas de la Provincia de Neuquén, once en total, parecería responder más a una cuestión de voluntad política que a una verdadera política de conservación. Según la Administración de Parques Nacionales sólo un 5% de la superficie de las áreas provinciales protegidas argentinas poseerían una protección efectiva (Gómez Mendoza J. 1999). Esta estimación trasladada a la provincia de Neuquén no dista mucho de la realidad. Podría señalarse que no se debería hablar de áreas protegidas sino de áreas supuestamente protegidas. La falta de planes de manejo o su débil implementación son un reflejo de esta situación.

Además, la inexistencia de una Ley Provincial de Áreas Naturales Protegidas, deja sujeta el manejo de las tierras fiscales a diferentes organismos del gobierno que en muchos casos no tienen en cuenta los intereses de conservación que se propician en estas áreas. Por otra parte, la carencia de un marco legal impide definir legalmente qué es un área natural protegida, las categorías de manejo, las infracciones, multas, quedando sujetas a desafectaciones parciales o totales según los administradores de turno.

Las políticas discontinuas acerca del manejo de estas áreas, el deficiente sistema de control, la falta de presupuesto, de infraestructura adecuada y de la dotación de personal idóneo complican aún más la situación de las Áreas Naturales Protegidas Provinciales. Si bien en la actualidad esta situación se presenta más favorable, la incertidumbre sobre la continuidad de estas políticas deja planteado un interrogante sobre lo que puede ocurrir en el futuro.

 

REFERÊNCIAS

Administración de Parques Nacionales. 1991. El Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas de la Repúbica Argentina. Buenos Aires.

Áreas Naturales y turismo. 1971. Actas del Segundo Seminario Internacional sobre áreas naturales y turismo. Chubut (Argentina). Dirección Provincial de Turismo de la provincia del Chubut.

Di Martino, S., Matetti, E. Y Araya M. 1999. Dirección Provincial de Recursos Faunísticos y Area Naturales Protegidas.

Dirección General de Bosques y Parques Provinciales de la Provincia de Neuquén. 1993. Destacamento Forestal Zona Norte. Departamento de Áreas Silvestres Protegidas. Informe inédito.

Iglesias, G.; A. Pérez; E. Ramilo y J. Salguero. 1999. Plan General de Manejo del Parque Provincial Tromen. Provincia de Neuquén. SNAP, Bariloche, Argentina.

Patagonia Vivir en el Sur. 2000. Alfa – Grijalbo.

Sioli, Harald y otros. 1982. Ecología y protección de la naturaleza. Conclusiones internacionales. Editorial Blume. Barcelona, España.

Valle Buenestado, Bartolomé (coordinador). 1999. Geografía y Espacios Protegidos. Asociación de Geógrafos Españoles. F.E.N.P.A. Murcia.


1 Universidad Nacional del Comahue, Neuquén, Argentina. alavalle@uncoma.edu.ar

2 lbertani@uncoma.edu.ar


Anais do X Encontro de Geógrafos da América Latina – 20 a 26 de março de 2005 – Universidade de São Paulo