Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5489 al 5508 
AsuntoAutor
664/05 - ESPECIALI Centro H
666/05 - Felicitac Centro H
667/05 - Felicitac Centro H
felicitaciones Javier M
668/05 - 10mo ANIV Centro H
Felicidades mariela
669/05 - Felicitac Centro H
670/05 - Argentina Centro H
PARABÉNS 10 ANIVER gerusa
671/05 - Muchas fe Centro H
672/05 - ESPECIALI Centro H
673/05 - PERCEPÇÃO Centro H
674/05 - EJES TEMÁ Centro H
Re: NoticiasdelCeH Ana Mari
675/05 - Seminario Centro H
676/05 - Décimo An Centro H
677/05 - Mariano M Centro H
678/05 - Felicitac Centro H
680/05 - Desde La Centro H
679/05 - Desde Méx Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5735     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 682/05 - DE SIRENAS Y ACADÉMICOS
Fecha:Jueves, 26 de Mayo, 2005  12:10:17 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 682/05
 
 
Decíamos seis años atrás...
 
 
 
 

DE SIRENAS Y ACADÉMICOS

 

 

 

Acerca de la preñez de las sirenas

 

Pocos meses atrás, en un periódico de la Florida, Estados Unidos, apareció en primera plana en letras de catástrofe, la siguiente noticia:"SIRENA PREÑADA".

La población hispana de Miami, fiel lectora de ese tipo de prensa, comenzó a divulgar la noticia y a discutir en calles y centros de reunión de qué manera pudo quedar preñada, quien seria el padre del futuro sirenito, si alguien había visto alguna vez una sirena-macho, si era ovípara o mamífera, llegando esta trascendental discusión a otro sectores de la sociedad, mucho mas instruidos por cierto, quienes afirmaron que "jamás una sirena puede quedar preñada".

Pero a nadie se le ocurrió plantearse siquiera la existencia de las sirenas.

 

 

Sirenas en el ambiente académico

 

En la universidad argentina, muy castigada por cierto, las cosas no son muy distintas. Si bien ya van más de dos décadas de "golpes bajos", la situación parece haberse agravado en el último lustro.

 

Y... "como no hay mejor defensa que un buen ataque", ante pésimas condiciones de presupuesto, nada más importante que justificarse a través de la mejora del "nivel académico".

 

Para esto se creo un sistema de CATEGORIZACIÓN del PERSONAL ACADÉMICO, que primero nos clasificaba en letras y ahora en números, y no sólo muestra que nivel tenemos sino también que nos indica si podremos o no seguir investigando y/o presentando proyectos o dirigiendo tesistas, dictando cursos de posgrado, etc.

 

            Esta categorización nos separa en CASTAS, de las cuales será casi imposible salir.

 

Desde ya que hubo quejas y pataleos, pero casi la totalidad referida a quienes son los evaluadores (el padre del sirenito), si es justo que se tome en cuenta tal o cual antecedente (si es ovípara o mamífera), si Einstein o Leloir hubiesen sumado los puntos necesarios para quedar en los mejores lugares de la categorización (si las sirenas pueden quedar preñadas)...

 

Pero a muy pocos se les ha pasado por la cabeza plantear si deben existir las tan amadas y odiadas categorizaciones. Si realmente alguien es mejor o peor según lo diga un grupo de notables, por mejores académicos que estos sean o mejores intenciones que tuvieran, así fueran justos en sus apreciaciones...

 

En un ambiente verdaderamente científico, se debe tener la plena libertad de investigar, aunque se hiciera por primera vez, aunque el legajo no registre experiencias previas válidas, aunque se cometan errores... Debemos dar pie a quienes cuestionen nuestro trabajo, a quienes sobre él puedan colocar nuevas ideas, nuevos conceptos. ¿O también creen que además de las sirenas existen las teorías eternas, incuestionables...?

 

Si realmente existen académicos que creen en la existencia de sirenas, perdón, de excelencia a partir de categorizaciones, debe ser porque hace mucho tiempo que leen pasquines amarillos en lugar de reflexionar sobre fuentes más serias.

 

 

 

De cómo conquistar a las sirenas

 

Estas sirenas universitarias necesitan de cursos, maestrías, doctorados, presentación de ponencias en congresos, publicaciones, informes, proyectos y otras tradicionales actividades académicas que se están desvirtuando en la medida de su obligatoriedad. Es decir, que en muchos casos y justificadamente en función del sistema de categorizaciones, sólo se mantiene la forma de tales actividades.

 

Es así como, detrás de este pseudoacademicismo, un grupo de investigadores puede cobrar un incentivo por sus actividades científicas como mera limosna a su deteriorado salario.

 

Pero claro está, no alcanza para todos, aunque los méritos alcanzados sean los debidos. Entonces se ponen mayores trabas, porque no hay tantas sirenas como académicos enamorados.

 

 

 

Los académicos del Titanic

 

Hace varios años que insistimos en que los universitarios no debíamos pelearnos por los camarotes del Titanic...

 

Hoy la lucha es ya por los botes salvavidas..., pero no alcanzan para todos.

 

Es entonces cuando para que las primeras categorías (léase la primera clase del paquebote) puedan quedar a salvo, es que el capitán ha dado la orden de cerrar las puertas de los pasajeros de tercera, que no son ni más ni menos que nuestros propios discípulos. ¡Que se ahoguen, así podremos irnos en nuestros miserables botes! Pero, ¿hacia dónde? ¿Cuál es el destino de una sociedad sin sus retoños?

 

¿Dónde quedó la utopía de transformar a la sociedad a través de nuestra labor universitaria? ¿En qué medida nos acercamos a quienes pagan con sus impuestos nuestros puestos universitarios, aunque nunca puedan pasar por sus aulas?

 

¿Cuál es nuestro real compromiso con quienes esperan de nosotros que al menos intentemos reflotar el buque o construyamos una balsa para todos?

 

¿No será que el iceberg que partió nuestro barco no es más que una deuda que no hemos contraído, mientras nos mostraban bellas sirenas en nuestro rumbo...? ¿O las estamos viendo ahora porque ya estamos sumergidos?

 

 

 

Lic. Ana María Liberali

Vicepresidente del CeHu

Universidad de Buenos Aires

Investigadora Categoría 2

Mayo 1999

 

 

Nota publicada en el Semanario Noticias y Protagonistas. Mar del Plata – Argentina, y trasmitida por Noticias del CeHu y GeoRed.