Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5441 al 5460 
AsuntoAutor
632/05 - China y E Centro H
633/05 - Bolivia - Centro H
634/05 - Bolivia - Centro H
631/05 - Haití - M Centro H
630/05 - Brasil - Centro H
RESPUESTA PARA AND María Ro
RE: NoticiasdelCeH Mabel To
629/05 - Argentina Centro H
639/05 - NUEVAS TE Centro H
638/05 - ESPECIALI Centro H
637/05 - Brasil - Centro H
636/05 - CONFERENC Centro H
635/05 - La "crisi Centro H
641/05 - FESTEJO D Centro H
RE: NoticiasdelCeH achala a
Re: NoticiasdelCeH María Ro
Re: NoticiasdelCeH Haydee A
642/05 - ESPECIALI Centro H
644/05 - ENVÍO DE Centro H
643/05 - EL VECIN Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5683     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 643/05 - EL VECINALISMO, UNA FORMA DE GESTIONAR EL TERRITORIO
Fecha:Sabado, 21 de Mayo, 2005  09:43:24 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 643/05
 
 

 EL VECINALISMO, UNA FORMA DE GESTIONAR EL TERRITORIO.

VICTORICA, LA PAMPA, ARGENTINA, COMO ESTUDIO DE CASO.

Norma Beatriz Medus1

Resumen

En el territorio se concretan diferentes hechos geográficos que devienen de la gestión que realizan los representantes de los ciudadanos en el poder político- administrativo. En los diversos recortes realizados desde la escala, seleccionamos el local, ámbito del intrapoder, escala de la acción directa, interpersonal. En ella se detenta el rol de los funcionarios locales y se potencia la relación con el vecino, hecho que permite plantear el interjuego denominado vecinalismo.

En el artículo se ha seleccionado la localidad de Victorica, ubicada en el centro-oeste de la provincia de La Pampa, en la República Argentina. Es una ciudad pequeña, de 5.018 habitantes, y pese a ser la primera urbanización fundada en la Provincia, como ella, es joven y de morfología cambiante, propia de un esfuerzo por crecer en un ámbito de transición entre la pampa seca y las zonas áridas.

Desde hace más de diez años, su característica es comandar una amplia zona de influencia rural desarrollando el proyecto de gobierno de una Junta Vecinal, que como partido político local ha ocupado las esferas del poder municipal sin interrupción. En el artículo trataremos un sujeto histórica y socialmente situado, el Intendente, y las acciones de su gobierno, observando e interpretando las configuraciones zonales resultantes, así como la identidad que distingue a los habitantes desde la práctica del vecinalismo como forma de organización y gestión.

 

PONENCIA

Conceptos preliminares

El artículo se desprende de una investigación en curso que trata de la gestión municipal expresada en el testimonio de los gobernantes surgidos de alianzas vecinales. Las categorías de análisis trabajadas son tres: lugar, municipio y gestión. Transversalmente, aparece el análisis del discurso pues en el sistema de objetos a considerar están, como expresamos, las voces de los gobernantes. De "municipio y gestión" se desprende "organización de los recursos" y "ordenamiento del territorio".

Los lugares constituyen el espacio geográfico, resultado de las acciones de la sociedad. Las sociedades, para desenvolverse, requieren de un anclaje territorial que hace del espacio un elemento central de la realidad. Hablar de lugar es hablar de local.

Para que este término se aplique a una realidad local, debe darse un cierto número de condiciones que se expresan en dos niveles: el socioeconómico y el cultural.

El socioeconómico es un nivel en el que toda sociedad conforma un sistema de relaciones interdependientes y pasa a llamarse sociedad local cuando lo que nuclea son interdependencias de naturaleza local. Es decir, aquí la producción de la riqueza generada en el territorio es objeto de negociaciones entre los grupos, convirtiéndose en el estructurante principal del sistema local de relaciones de poder.

Pero esta dimensión socioeconómica no alcanza para definir una sociedad local, sino que juega también el nivel cultural, donde la presencia se expresa en términos de identidad colectiva. Un territorio tiene sociedad local cuando es portador de una identidad colectiva expresada en valores y normas interiorizados por sus miembros y cuando conforma un sistema de relaciones de poder constituido en torno a procesos locales de generación de riqueza. Es un punto de aglutinamiento de significados, que dan al espacio concreto, el de la localidad, un sentido único. Así se percibe en el discurso de los gobernantes, que pese a la vecindad y comunidad de problemáticas con otros Intendentes, hacen de cada localidad, un punto especial, con caracteres, idiosincrasia, propios, a la vez que le imprimen un estilo de gestión peculiar.

Desde la Geografía consideramos la escala en la definición de la localidad asimilada al municipio. En Argentina, "no hay correspondencia entre las escalas institucionales y los ordenes territoriales del Estado" (Vapñarsky, 2003). Una densa trama de cruce de jurisdicciones se plantea en el país, con diferentes nomenclaturas. Entre ellas se da la entidad de facto aglomeración y la entidad de jure municipio. En ambas el Intendente es a la vez el alcalde de la cabecera del ejido (centro urbano) y el administrador del espacio rural y de las otras localidades insertas en el mismo, si las hubiere (en La Pampa, caso La Maruja-Ing. Foster). Aquí el jefe comunal es elegido por sufragio y es la autoridad política específica y a ellos Vapñarsky (2003, op. cit.) denominó "jurisdicciones de gobierno local elegido por los vecinos". Según el mismo autor, "municipio es un territorio".

El Estado Argentino distingue dos escalas institucionales: federal y provincial, y no hay acuerdo entre los expertos por la tercer escala: municipal. Se contraponen dos escuelas: a) la liderada por Rafael Bielsa (1940, Universidad Nacional del Litoral) que concibe a la entidad jurídica "municipalidad" como meramente administrativa; b) la sostenida por Adolfo Korn Villafañe, desde la Universidad Nacional de La Plata en 1941, que expresa lo opuesto y lo engloba en las escalas federal y provincial. En este caso se adopta como criterio incluir la municipal entre las escalas del Estado. Esta escala puede pertenecer a diferentes órdenes: por ejemplo la escala local Victorica pertenece al orden departamental Loventué y al orden provincial La Pampa.

En Argentina, desde la década de 1980, hemos asistido a cambios graduales en las funciones y ámbitos de actuación de las Municipalidades. El rol histórico del Municipio fue regular el uso y la producción del suelo urbano y de construir (por si mismo o por terceros) infraestructura y equipamiento colectivos, como así también prestar servicios básicos. (Tecco, 1997) En el caso de éstos últimos, las Municipalidades han prestado, en un modelo centralista de Estado como fue por décadas el argentino, aquellos que no se consideraban a la altura de los niveles superiores del Estado. En los tiempos del autoritarismo, lo delegado a la función municipal, fue muy limitado. Los ’80, como dijimos, son los años del cambio en un proceso de reforma estatal que comprendió, además de ajustes y privatizaciones, achicamiento de la administración central, descentralización administrativa, hecho que obligó a los Municipios a redefinir sus roles. Hoy día los gobernantes locales asumen formas de gestionar que atienden a las crecientes demandas sociales de sus vecinos, ante una estrategia de acción que ignora, desde la administración central, acciones que anteriormente desarrollaban. Es decir, se redefinen las políticas públicas municipales.

Las nuevas agendas de gestión municipal incorporan las políticas sociales, la puesta en valor de sus sociedades y territorios a efectos de atraer y retener la inversión y el empleo en las localidades, cuidando al mismo tiempo la calidad ambiental de sus ejidos (tratamiento de la basura por ejemplo)… es decir, reorientan la gestión municipal del desarrollo local.

La inexistencia de políticas públicas explícitas de desarrollo regional en la escala nacional y/o provincial, hace que los Municipios busquen por su parte ejecutar la prestación de servicios y el desarrollo de obras a escala ejidal2, ampliando de esta forma el rol de los gobiernos locales que extiende, así, muchas veces, la territorialidad de sus acciones. Por ello se dice que las Municipalidades son gestoras del desarrollo local-regional, según expresiones de Tecco (1997).

Los municipios gestionan el desarrollo. Parte de esa gestión es la tarea de ordenamiento territorial, que es una estrategia para orientar la distribución espacial del desarrollo, de acuerdo a los recursos disponibles, al mejor uso que a los mismos se da en términos sociales, económicos y ambientales. Concretarlo implica cambios cualitativos importantes, adecuaciones en la gestión político – administrativa. También, lograr un inventario de recursos (tarea que en los municipios estudiados se hace exhaustivamente) para poder precisar su valor social, económico y ecológico, no sólo como una potencialidad explotable sino como una posibilidad de gestión territorial.

Todo esto nos lleva a pensar en espacios con diferentes potencialidades (en nuestro estudio de caso, las diferentes potencialidades de Victorica) y en su correlato, los ordenamientos territoriales disímiles y, por qué no, opciones de gestión diferentes: autogestión - gestión dependiente-participación-municipio participativo.

Validando el hecho de que cada lugar tiene la capacidad de crear su estilo de desarrollo (autogestión) y de realizar sus ordenamientos, fijando prioridades y potenciando recursos, podemos pensar en un sistema de valores en el que todo se va a traducir en cómo la gente participa para hacer su propio desarrollo. Esta participación de los actores sociales garantiza sustentabilidad cuando del aprovechamiento de recursos naturales se trata. Esta condición de sustentabilidad en los emprendimientos nos remite a identidades geográficas, porque en cada lugar los recursos tangibles e intangibles que pondera y maneja la red social, son diferentes.

Estos hechos se concretan en el tránsito de un modelo de gestión burocrático-administrativo tradicional del Estado de Bienestar al político gubernativo de la era neoliberal (tomado de García Delgado, 1998, en Curtit, 2003:60).

ROL

PASIVO-SUBSIDIARIO

ACTIVO-INDUCTOR-CATALIZADOR

Orientaciones

Limitaciones para afrontar los desafíos productivos; escasa información gerencial para la toma de decisiones.

Identificación y ponderación de las propias capacidades (manejo de información pertinente) apuntando a mejorar la competitividad y la promoción de redes productivas. Preocupación por la problemática ambiental.

Políticas

Estado "administrador" centrado en la operación y/o prestación de los servicios urbanos tradicionales: barrido, alumbrado y limpieza, cordón cuneta, obra pública. Vinculación instrumental con el medio ambiente.

Estado "promotor" (facilitador de oportunidades): políticas de empleo y promoción de la inversión, generación de infraestructuras educativas y tecnológicas.

Instrumentos

Planificación tecnocrática y centralista (con el eje de un único actor: el Estado)

Planificación estratégica (de carácter multiactoral), vinculación con cámaras, universidades, concertación horizontal, internalización del municipio.

Cuadro Nº1: Nuevos escenarios locales. El cambio de modelo de gestión.

900 4 Anais do X Encontro de Geógrafos da América Latina – 20 a 26 de março de 2005 – Universidade de São Paulo

Fuente: Trascripción de Guillermo Curtit, elaborado en base a García Delgado, 1998

Estudio de caso, Victorica, un modelo de autogestión

Algunas generalidades sobre Victorica

La localidad seleccionada como estudio de caso, pertenece al Espacio Agropecuario Comercial o de Mercado, y dentro de éste ámbito, a los Valles Centro Orientales (Covas, 1998).

Comparte con otros ejidos municipales el Distrito del Cardenal, en una región dominada por ambientes semiáridos modificados en el último ciclo climático por un corrimiento de isohietas (aumento de las precipitaciones) que ha permitido ingresar a actividades no tradicionales de la zona: agricultura. Los cambios en las precipitaciones y la mudanza del uso del suelo (de la ganadería tradicional, zona de cría), a las actividades agrarias (algunos cereales) han tenido su impacto sobre el bosque de caldén con desmontes importantes.

Victorica es una ciudad pequeña del medio-oeste pampeano. Con 5018 habitantes, ofrece una morfología urbana ordenada en cuadrículas, en la que se percibe una clara diferencia entre el área fundacional, de construcciones que marcan un estilo propio de las primeras décadas del Siglo XX (ladrillo, aberturas de madera, veredas recubiertas, arbolado añoso, importante tamaño de las construcciones) y las áreas (barrios) de incorporación reciente, con construcciones homologadas a los planes de vivienda realizados con fondos provinciales y/o municipales (casas que responden a un mismo diseño, de medianas a pequeñas en cuanto a tamaño, rectangulares, construidas de mampostería, con aberturas metálicas).

Sobre este ámbito interviene la gestión municipal, que se ocupa del mantenimiento de espacios verdes, arbolado y calles (algunas de ellas con asfalto y cordón cuneta), alumbrado y recolección de basura.

 

Forma de gobierno y gestión local. Voces de gobernantes.

Es una localidad gobernada por un grupo de personas elegidas por el voto de los vecinos en una propuesta de partido político local denominado Alianza Victorica, que tiene en su estructura de base una alianza vecinal que reúne independientes y escindidos de otros partidos tradicionales. Desde hace tres gestiones, con reelecciones continuas del Intendente, se da la permanencia de los representantes de la Alianza y su particular manera de gestionar: el uso y potencialización de los recursos genuinos de la Municipalidad, la menor dependencia posible de los recursos emanados de Estado Provincial y la interacción permanente entre los representantes y los representados en una forma de consulta popular continua. Es decir, tienen como característica de gestión conciliar las acciones con diferentes actores sociales (los involucrados según el caso). Las reuniones comunitarias hacen de la participación un hecho real, y si bien se gestiona con la delegación que el pueblo ha hecho mediante el voto, cuando el emprendimiento compromete patrimonios, áreas laborales, intereses propios y sentidos por la sociedad local, se realizan reuniones ampliadas a los diferentes sectores de la comunidad. Así surgen programas que se han desarrollado, tales como Plan de Viviendas Municipal de Construcción Mínima, Aserradero Municipal, Hotelería de Terneros Municipal, Ladrillera Municipal, entre otros3.

ORDENANZA

PROYECTO

Nº100/01

Plan de Mejoramiento Habitacional

Nº220/01

Ladrillera Municipal

Nº269/01

Planta de Clasificación y Reciclado de Residuos Sólidos

Nº 912/01

Proyecto de Huerta

Nº 939/01

Ente de Desarrollo Comunal

Nº 020/02

Adjudicación de Viviendas de Construcción Municipal

Nº057/02

Reapertura Planta Frigorífica Loventué

Nº167/02

Semario-Taller Sobre Desarrollo Local

Nº174/02

Programa de Limpieza de Picadas

Nº 965/02

Adjudicación de Viviendas de Construcción Municipal

Nª1001/02

Adjudicación tierras municipales para Matadero Funcional

Nº1011/02

Adjudicación Viviendas de Construcción Municipal

Nº1014/03

Declaración de Interés Municipal Programa Redes

Nº154/03

Creación del Centro de Información Turístico Local

Nº160/03

Programa Redes: motosierras

Nº367/03

Fundación para el Desarrollo Regional

Nº068/04

Plan de hotelería comunitaria de terneros para destete precoz – Emergencia por sequía.

Nº064/04

Programa de Cunicultores

Nº121/04

Campaña de Identificación de Terneros

Nº160/04

Polo de Desarrollo Productivo Victorica

Nº166/04

Centro de Cuidado Infantil

Nº1091/04

Adhesión al Plan de Viviendas Provincia y Municipio

Cuadro Nº2: Legislación /Programas Municipales

Fuente: Municipalidad de Victorica

En febrero de 2004 se concreta una entrevista con el Secretario de Gobierno. En la síntesis de la misma se rescata la gestión de todos estos años (1998-2004). Alianza Victorica aparece en tiempos difíciles para la República Argentina y en su inicio "rompe los moldes preestablecidos" en el discurso político tradicional, pues llaman a la unidad, a la concertación de todos los partidos políticos. Para poder lograr equilibrio, sus integrantes debieron hacer comprender con hechos que eran representantes de todos y no sólo de los militantes en los partidos base de Alianza Victorica. Se propusieron gestionar en positivo, conciliar los espíritus de todos y en ello el entrevistado marca este hecho como el principal logro del equipo de trabajo que constituye la Alianza. También plantea que se han constituido en un Estado Protector, pero que a la vez gestiona comunitariamente con recursos genuinos. Los ejemplos los trasmite describiendo planes de trabajo de exclusiva incumbencia municipal, tal como los mencionados precedentemente.

Una entrevista posterior, octubre de 2004, al Intendente Municipal, permite profundizar temas relacionados al desarrollo local y al efecto de difusión espacial del estilo de gestión vecinalista. Cuando se le pregunta sobre la forma de gestionar, él la define como una expresión comunitaria, expresa que es difícil conciliar la integración de un grupo de personas con pertenencias ideológicas disímiles (por ejemplo, de derecha o izquierda) pero que se logra porque … yo creo tenemos una plataforma de base comunitaria en nuestra organización política. Vamos en prosecución de objetivos comunes a todos…dice en un momento de la entrevista. Confirma que el grupo tiene un estilo de trabajo que no permite retrocesos, somos muy creíbles en lo que prometemos pero también muy cuestionados por la forma en que tomamos las decisiones. […] En muchos casos se me tilda de agresivo, cosa que no lo soy con las personas, pero si defiendo la autonomía municipal por sobre todas las cosas y los proyectos que han sido consensuados para ejecutarlos… pero, en la democracia es bueno tener críticas.

Para mejorar la relación al interior del grupo vecinalista y dar organicidad a la tarea, dentro del municipio se ha creado una Fundación de Desarrollo Local, con un sistema muy abierto a la participación, integrada por dieciocho (18) instituciones del medio y vecinos independientes, donde todo se discute y se buscan consensos antes de tomar una decisión. Trabajan con plenarios mensuales y comisiones ad hoc que se reúnen semanalmente para definir acciones. No tienen un espacio físico definido sino que rotan por las instituciones intervinientes y al momento, esta forma participativa de gestionar se está expandiendo, en un claro ejemplo de contagio espacial, a localidades vecinas, regionalizando la propuesta vecinal de acción4.

Se trata de participar, tomar parte, formar parte de algo o en algo. ¿En qué? En procesos, en acciones, en decisiones colectivas. En un primer balance podemos decir que los sectores populares tienen una gran participación, pero una mirada más ceñida nos lleva a plantear que ejercen una acción desequilibrada, que su participación, medida en la energía que tienen para dar o en la energía que reciben, en términos de valor económico o en términos de calidad (de los bienes que reciben a cambio de lo que producen) no es homóloga. Hay un desbalance entre los vecinos gestores y encolumnados en los ámbitos de poder (autoridades vecinales, dirigentes de instituciones ) y los vecinos del sector popular que es más pasivo, con una participación muchas veces subordinada, confirmando que la participación popular real es más una utopía que una realidad. En las localidades pequeñas sus voces se dejan escuchar, a veces tienen la fuerza para definir decisiones, pero en general no es el sector popular el que decide, sino el que detenta el poder, refrendado por las voces populares consultadas. Al menos, así es en Victorica donde, por ejemplo, se intentó una intervención en el bosque nativo5, con carácter de expoliativa por parte de contratistas forestales ajenos a la región y se desestimó por la acción de los dos sectores combinados: las autoridades municipales que respetan y cuidan el recurso natural y los hacheros6 que viven del recurso natural e hicieron escuchar sus reclamos de uso sustentable del bosque que es base de su organización laboral y familiar.

Planteando la problemática de la participación, es significativo observar este hecho en la relación que imponen algunos municipios, como el de nuestro análisis, Victorica, que denominamos municipios participativos. Son ámbitos en los que la acción de los diferentes sectores está orientada con una visión y una perspectiva del tipo de sociedad que se desea tener, sin esperar que las respuestas a esta clase de interrogantes vengan de fuera del ámbito municipal. En Victorica se ha indagado si el desarrollo del ejido se espera devenga de gestiones e inversiones exógenas. A ello el Intendente ha respondido con total claridad expresando su definición plena en cuanto a trabajar con recursos financieros y humanos propios. Dijo: yo creo que tenemos capitales suficientes, tenemos que despertar las inquietudes de nuestra gente. No sería tan importante que vinieran inversores de afuera porque nosotros creemos que hay un circuito importante de dinero que se nos va de Victorica, pero que los capitales son de aquí, por ello tenemos que trabajar muchísimo en lo que es figuras (personas) que promuevan el asociativismo, porque estamos convencidos que tenemos recursos, de capital financiero y capital humano que harían posible un desarrollo sustentable y sostenido, sin tener que esperar inversores de otras regiones, que no los hay o que vienen a invertir en la parte financiera con un retorno muy rápido de ganancia, sin importarles, por ejemplo, las condiciones ambientales o las secuelas que puedan quedar en nuestra sociedad. Con respecto al capital humano, tiene una enorme confianza en la juventud y está haciendo gestiones para retener a esa franja etaria y, esencialmente, propiciar el regreso a la localidad de aquellos que salen a estudiar en Universidades de otras regiones. Al respecto expresó …queremos crear nuevas alternativas, si queremos evitar la fuga de jóvenes, que es lo mas grave que nos puede ocurrir, que los jóvenes más capacitados se van y nunca vuelven… tenemos que empezar a gestionar diferente.

La actualidad de las localidades pampeanas exige una nueva manera de gestionar, tal como se expresa en la voz de las autoridades gubernamentales de Victorica. Los problemas que enfrentan son extremadamente complejos porque el mundo está cambiando. Así, hay que gestar espacios públicos nuevos y diferentes para encarar estos problemas. A la complejidad hay que sumarle la herencia del proceso traumático que Argentina ha vivido en los últimos decenios, con un proceso de degradación no sólo del Estado sino también de la vida, de la sociedad. Hay que reconstruir y en esa reconstrucción son muy fuertes los procesos locales. Lo que esencialmente ocurre es que a aquellos que por mucho tiempo han estado en el borde de la supervivencia, les cuesta mucho escuchar proyectos nuevos, están muy atados al hoy y casi no piensan en el mañana. Al hacerlo, tienden a reproducir el sistema que los ha excluído y así los actores sociales del cambio deben enfrentar una resistencia de la gente a participar.

En tiempos pasados se pensaba que el desarrollo local estaba vinculado a grandes obras. Aún hoy esto es parte de la cultura política de muchos gobernantes, pero hay quiénes tienen una visión diferente. Al respecto el Intendente de Victorica piensa que si bien es cierto que por ahí uno se ilusiona con tener grandes obras… y en esto debo ser muy sincero, Victorica necesita una obra de eliminación de efluentes (cloacas),pero no hay dinero. Ojalá alguien nos diera lo que se requiere y nos diga que después no hay que devolver nada…porque no se puede devolver. Entonces no se hace. Porque nosotros creemos en el esfuerzo del vecino y que seremos capaces de lograrlo, pero no hoy. Creer eso nos ha permitido que tengamos una administración que en eso se diferencia de otras, aquí toda obra pública, pequeña o grande, se hace por administración, donde se involucran vecinos, empleados, la sociedad en su conjunto… en eso se diferencia de otras administraciones. Así aprendemos a quererlas [a las obras], a valorarlas porque no nos vino impuesta, porque responden a necesidades detectadas por nuestra sociedad.

El desarrollo local debe ser orientado a mejorar la calidad de vida de los habitantes. Cuando se orienta a la consolidación de estructuras de extrema desigualdad, con sectores excluidos, no se logra el objetivo. Es decir, o se desarrolla el tejido social integralmente o no se desarrolla nadie. Por ello las políticas de desarrollo deben ser integrales, abarcando salud, educación, empleo,… Es lo que denominamos desarrollo integrador y es a lo que propenden los gobernantes de la junta vecinal denominada Alianza Victorica. En la actualidad, con aspiraciones a conformar una fuerza política mayor, trascendiendo las instancias locales para transformarlas en regionales. Esta suma de esfuerzos locales quizás planteen un desafío diferente a la integración intralocal. Se trata de una acción interlocal en la que se ha comenzado con el proceso de difusión espacial en el sector de la organización política de los ciudadanos para detentar el poder gubernamental: las juntas vecinales, alianzas o uniones vecinales, tal como suelden denominarse.

 

Conclusión

La reestructuración iniciada en los años ’70 ha traído consigo un proceso de globalización que se ha traducido en una creciente concentración del poder económico y político. Por ello, se han construido espacios territoriales segmentados, algunos privilegiados y otros en situación precaria. Los territorios centrales hacen que en los periféricos se dependa de capitales e intereses externos. Pero, a pesar de estas evidencias, se asiste a una explosión de "lo local" y surge y se afianza cada vez más el Desarrollo Local que, desde mediados los ’80, se convierte cada vez más en la nueva ortodoxia de la economía regional. Los cambios se manifiestan en la forma de pequeñas iniciativas locales de desarrollo, apareciendo así los "sistemas productivos locales". Responde a un modelo donde se sustituye la producción en masa fordista por un régimen fundado en la especialización flexible cuya forma espacial sería el "distrito industrial marshalliano". Es una forma inédita de organización de la producción, que permite reconciliar competitividad y cooperación, así como recuperar ciertas formas de producción artesanal bajo las cuales mejoran las condiciones laborales. Esta reestructuración productiva da lugar a una reestructuración de ámbito territorial en la cual los sistemas productivos locales se convierten en símbolos del nuevo orden. Así, la utilización del potencial de desarrollo existente en el territorio debe permitir encontrar una vía de desarrollo propio a una comunidad local. Esto es, creemos, lo que acontece en la localidad de Victorica, donde los actores locales identifican líneas de gestión eficientes. Es un lugar en el que se han movilizado los recursos disponibles en el área, con capacidad de liderar el propio proceso de desarrollo. Son los pequeños emprendimientos los que lideran el cambio, fijan los recursos (humanos y financieros) al lugar y explican la evolución social y económica que está teniendo ese territorio.

 

REFERÊNCIAS

AROCENA, J.; "El desarrollo local: un desafío contemporáneo". Editorial Nueva Sociedad.Venezuela, 1995.

BURIN, D.; HERAS, A.I.; " Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globalización. "Ediciones Circus – La Crujía, 2001

CORAGGIO, J.L.; "De la emergencia a la estrategia. Más allá del alivio de la pobreza". Editorial Espacio, Buenos Aires, 2004.

COVAS, M.R.; "Los espacios socioeconómicos de la provincia de La Pampa, Argentina". En Huellas Nº3, Revista del Instituto de Geografía, Santa Rosa, 1998.

CURTIT, G.; "Ciudad, Gestión Local y Nuevos Desafíos Ambientales. Reflexiones en torno a las políticas neoliberales y sus efectos sobre nuestros territorios". Editorial Espacio, 2003.

GARCÍA DELGADO, D.; "Hacia un nuevo modelo de gestión local. Municipio y Sociedad Civil en Argentina". FLACSO, Universidad Católica de Córdoba, UBA, 1997.

KOLLMANN, M.; "Regionalidad y espacio político en Argentina" En Actas Encuentro Internacional Humboldt, 2003.

TECCO, C.; "El gobierno municipal como promotor del desarrollo local-regional. Acerca de La adecuación organizacional de los Municipios a los nuevos desafíos y roles insitucionales.". En García Delgado, Daniel Hacia un Nuevo modelo de gestión

local". FLACSO, Universidad Católica de Córdoba. UBA, 1997.

TUAN, Y.;"Space and place: the perspectiva of experience".Londres, Arnold, 1977.

VAPÑARSKY. C.; "Cuando el caos caracteriza la división oficial del territorio del Estado. Apropósito de los municipios argentinos". En: Geo Crítica, Scripta Nova, Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona, 2004.


 1 Dra. - Universidad Nacional de La Pampa

nmedus@cpenet.com.ar 

2 - Ejido: división política de la Provincia de La Pampa que involucra la superficie correspondiente a la incumbencia de un municipio. Es urbano-rural. 

3 -Plan de Viviendas Municipal de Construcción Mínima: con recursos humanos y financieros municipales, erradicación de ranchos, construcción de viviendas tipo con los elementos esenciales para evitar hacinamiento o bien para albergar a familias sin vivienda.

Aserradero Municipal: trabajo con recursos humanos calificados (hacheros) que preparan varillas, postes y leña y acceden, con su trabajo, a la titularidad de una motosierra.

Hotelería de Terneros Municipal: Dado un período de sequía y como medida de salvaguarda del sock ganadero, se generó un refugio con alimentos secos para preservar los terneros recién nacidos o en etapa de destete en un predio controlado.

Ladrillera Municipal: con recursos humanos municipales, solventados por planes nacionales y provinciales de ayuda y empleo, se gestó una ladrillera para atender a los requerimientos del Plan de Construcción de Viviendas Mínimas y concretarla venta a particulares de excedentes. 

4 Un proyecto de índole regional es la denominada Microregión de Apicultura, donde a ese sector de la provincia de La Pampa se han sumado sectores de las provincias de Mendoza y Neuquén.

5 - Bosque de Prosopis caldenia, conocido como el caldenar.

6 -Hachero: trabajador de la madera, que la recolecta utilizando herramientas tales como el hacha o la motosierra, que hace un uso sustentable del recurso, que es un trabajador independiente, el que es contratado en tareas de desmonte o desmalezado.


Anais do X Encontro de Geógrafos da América Latina – 20 a 26 de março de 2005 – Universidade de São Paulo