Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5441 al 5460 
AsuntoAutor
632/05 - China y E Centro H
633/05 - Bolivia - Centro H
634/05 - Bolivia - Centro H
631/05 - Haití - M Centro H
630/05 - Brasil - Centro H
RESPUESTA PARA AND María Ro
RE: NoticiasdelCeH Mabel To
629/05 - Argentina Centro H
639/05 - NUEVAS TE Centro H
638/05 - ESPECIALI Centro H
637/05 - Brasil - Centro H
636/05 - CONFERENC Centro H
635/05 - La "crisi Centro H
641/05 - FESTEJO D Centro H
RE: NoticiasdelCeH achala a
Re: NoticiasdelCeH María Ro
Re: NoticiasdelCeH Haydee A
642/05 - ESPECIALI Centro H
644/05 - ENVÍO DE Centro H
643/05 - EL VECIN Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5678     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 639/05 - NUEVAS TERRITORIALIDADES Y CONDICIONES DE VIDA PRODUCIDA POR LOS CIRCUITOS URBANOS DE TRABAJO
Fecha:Viernes, 20 de Mayo, 2005  17:52:46 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 639/05
 

NUEVAS TERRITORIALIDADES Y CONDICIONES DE VIDA PRODUCIDA POR LOS CIRCUITOS URBANOS DE TRABAJO. UN CASO DE ARGENTINA.

Diana Lan 1

Introducción:

La identificación de los circuitos de trabajo tiene que ver con retomar y debatir la vigencia de la idea de circuitos económicos que nos dejara Milton Santos.

Estos circuitos creadores de trabajo son una respuesta espontánea a la coyuntura de imposibilidad de reactivación del mercado interno y de la reducción del empleo remunerado.

Así son consideradas estrategias de supervivencia que se conforman en el uso del territorio mediante la cotidianeidad, el día a día, las vivencias, el sentimiento de apego a estos nuevos lugares y las condiciones de vida que de alguna manera empiezan a devolver la autoestima, y comienzan a identificarse con sus actores sociales, constituyendo así nuevas territorialidades redefinidas a partir del movimiento que se da en la utilización del territorio.

Las nuevas territorialidades se gestan, a partir de los circuitos alternativos de trabajo en aquellas áreas consideradas recluidas y hasta abandonadas por las ciudades, pero que en realidad cobran vida con su redefinición.

Las ferias comunitarias, los microemprendimientos, las actividades asociativas, de cooperación y las de intercambio (redes de trueque) constituyen las formas en continua transformación que adopta la sociedad y que se materializa en la configuración territorial de un momento histórico determinado.

Las nuevas territorialidades y condiciones de vida de los circuitos urbanos de trabajo en Argentina

El presente trabajo asume desde el enfoque de la totalidad como movimiento del pasado, presente y futuro, el abordaje desde las horizontalidades de un problema acuciante que es: las formas que adopta la sociedad para generar alternativas de trabajo y como estas se identifican con el territorio que ellas mismas construyen .

Nos enfrentamos discursivamente ante un problema que hace de mediación entre la sociedad y el territorio que se va modificando para convertirse en otra realidad.

La Geografía tradicional estudiaba el espacio como algo cristalizado, mientras que en los debates actuales tratamos de entender el espacio como formación, la dinámica social creando y transformando las formas.

Así tenemos paralelamente por un lado, un conjunto de objetos geográficos distribuidos sobre un territorio, (su configuración espacial y la manera como esos objetos se presentan ante nuestros ojos) y por otro lado lo que da vida a esos objetos, es decir son los procesos sociales representativos de una sociedad en un momento dado. El espacio está formado por los objetos más la sociedad.

Ahora bien, esos procesos, resumidos en funciones se realizan a través de las formas, y la verdad es que sin las formas, la sociedad a través de las funciones y procesos, no se materializaría.

Nuestro interrogante es como comprender ese espacio indivisible dentro del proceso de acumulación?, proponemos la función del trabajo y los circuitos de producción, principalmente el circuito inferior que es intensivo en trabajo para iniciar el abordaje.

Según Ianni, 1999; es debido a la crisis económica que se recrean nuevas alternativas para desarrollar el trabajo urbano y es entonces cuando comenzamos a revitalizar el lugar donde vivimos, como una forma de reproducir ese territorio como una nueva territorialidad justamente en oposición a la idea de desterritorialización que se da como forma de vida en la formación social global.

En realidad tenemos una formación social en los lugares que tiene que ver con los procesos locales y simultáneamente una sociedad global donde se acentúan las condiciones de soledad del individuo por el desdibujamiento de los marcos de referencia heredados por la historia y la geografía. Es un trastocamiento de las nociones de espacio y tiempo en las que el individuo se formó. Es como sí un nuevo tejido recubriera y penetrara el mundo donde hay cosas, personas e ideas que salen de su territorio todo el tiempo y los hechos se manifiestan en distintos lugares, de tal forma que vagan por distintas regiones, naciones, continentes.

En Argentina ante la globalización subordinada y la ausencia del Estado, lo que ni el mercado ni el Estado cubren es demasiado, como para que pensemos que el movimiento espontáneo de la sociedad pueda asumirlo, es justamente en ese vacío que aparece lo que algunos autores denominan Tercer Sector.

Los niveles sostenidos de desocupación, subocupación y precarización del empleo sumado a la pérdida de ingresos reales de la mayoría desembocan al debilitamiento de las

capacidades del Estado a lo que también hay que agregarle: los procesos corruptos de privatización, el endeudamiento externo, la falta de cumplimiento de las leyes fiscales y las políticas de ajuste estructural.

El Estado circunscribe sus acciones al asistencialismo, las políticas sociales están dirigidas a atemperar la pobreza extrema, para mantener la gobernabilidad, mientras el capital financiero presionan para que sea al menor costo público posible, lo que ha derivado en la convocatoria del trabajo voluntario de la sociedad, a través de la convocatoria hacia las ONGs u organizaciones intermedias autogestionarias para la ejecución de sus planes sociales.

Entonces el crecimiento del voluntariado y de la solidaridad en Argentina no significa necesariamente el despertar de una gran vocación social, sino más bien el reflejo del retroceso en materia de derechos sociales y la falta de garantía del Estado en su cumplimiento.

El tercer sector en nuestro país crece espontáneamente como respuesta a la coyuntura y no como una substitución voluntaria de relaciones alienantes del mercado para entablar relaciones directas entre ciudadanos.

Un aspecto reciente de nuestro país es la agudización del deterioro de las condiciones de vida de parte de los estratos medios y populares de la población (aunque no ignoramos que este proceso comenzó hace 20 años), lo que se conoce como movilidad social descendente, debido a la caída del empleo, ingresos, educación y disponibilidad de bienes de consumo.

Las estrategias del modelo de liberalización económica fueron acompañadas por una reorientación de las políticas laborales que dependió de la importancia que le dio el gobierno a la reducción de costos laborales como mecanismo para adecuarse al nuevo orden internacional. Argentina modificó los regímenes de protección del empleo (regulación de contrataciones y despidos) y de determinación del salario, como resultado de los cambios en el campo normativo laboral, produciéndose una mayor convergencia "hacia abajo".

El empleo creció más lentamente que la oferta, de modo que aumentó el excedente de mano de obra y se intensificó la competencia en el mercado de trabajo, bajo las siguientes modalidades: crecimiento del desempleo abierto y/o crecimiento del subempleo en actividades de baja productividad.

Las estadísticas muestran como han aumentado los hogares por debajo de la línea de la pobreza, hasta llegar al 50 %. Según se desprende del Informe del INDEC, para mayo de 2002, el número de pobres aumentó en 1.547.000 personas, llegando a la cifra de 15.345.000 pobres.

El informe sobre la desocupación va entre 21 y 24 % dependiendo de la zona del país, además la subocupación es del 18 %. Frente a esta insostenible situación el gobierno nacional dictó el Decreto de Emergencia Ocupacional Nacional 165/2002 del 22 de enero del corriente año, y como consecuencia de este Decreto, los planes sociales vigentes fueron unificados en uno solo: Plan de Jefes y Jefas de Hogar Desocupados.

Estos datos indican la transformación de la estructura social de la Argentina, en cuanto a la disminución de los estratos medios y ampliación de los más bajos, que sugiere nuevas formas de adaptación social que se asocian con nuevas identidades personales. Estas afectan especialmente a los que han perdido su posición social y que se traduce en actitudes de desvalorización o falta de autoestima.

La problemática de las formas que adopta la sociedad para subsistir generando tipos de trabajo , es una temática actual y nos lleva a involucrarnos por el hecho social en sí mismo debido a que todos formamos parte del problema, tratando de superar los dualismos entre objetividad-subjetividad. Teniendo en cuenta que las formas en constante construcción, forman parte del debate teórico que nos proponemos, para ver la materialización de la sociedad y el territorio a través de las funciones y los procesos.

El verdadero problema es el prolongado proceso de pérdida de derechos, de ingresos y de trabajo y que puede llevar a muchas generaciones tratar de revertirlo, si es que no comenzamos rápidamente un cambio que inevitablemente entra en contradicción con el capital financiero que ha actuado siempre con las complicidades de las dirigencias locales.

El colapso de nuestra estructura social es la aceleración de un proceso que se venía desarrollando desde hace mas de dos décadas. Estamos viviendo en un sistema donde son mas los que no se benefician de él, por lo que esta población marginada comienza a ser ahora la que está incorporada plenamente al circuito inferior de la economía.

Cuando durante tanto tiempo se pierde el objetivo del bienestar de todos, la recuperación de los lazos sociales se vuelve más difícil, pero son tantos y tan fuertes los que se sobreponen y comienzan a desarrollar nuevas alternativas que generan confianza mutua y defienden la igualdad que entonces justifica el hecho de afrontar el desafío de construir un nuevo escenario de convivencia socioespacial.

También es posible observar comportamientos diferentes, cuando se reconoce y acepta la situación de adversidad y se hace frente con firmeza, rescatando capacidades y redescubriendo las posibilidades desde el lugar que tiene cada uno en la sociedad.

A partir de la globalización, los espacios en países como los nuestros se caracterizan porque se organizan y reorganizan en función de intereses distantes y frecuentemente a escala mundial. Las fuerzas de este proceso en las ciudades no se da como en un bloque, sino por el contrario en el interior del sistema urbano notamos la dependencia de un sistema superior, pero a pesar de la simultaneidad e instantaneidad de las acciones, no son todas recibidas en el territorio al mismo tiempo y en la misma dirección.

Podemos reconocer dos subsistemas, lo que en conceptos de Milton Santos (1978) denomina circuitos de la economía. En la economía urbana encontramos un circuito superior y un circuito inferior, en donde se marca una dependencia de este último sobre el primero.

Santos, planteaba que cuando se habla de circuito inferior de la economía urbana se piensa en que el factor mas importante es el trabajo ya que no se dispone de capital, mientras que el factor esencial del circuito superior es el capital.

Las acciones de los monopolios de cualquier naturaleza, repercuten en el nivel de vida de la población, entonces presenciamos como el Estado participa del agravamiento de este proceso a través de sus políticas económicas y fiscales. El modelo neoliberal de crecimiento económico es responsable de una distribución de la riqueza, cada vez mas injusta y que impide la expansión del empleo y el desarrollo del mercado interno. Como consecuencia de esta situación es que se da la existencia del circuito inferior de la economía que engloba tanto actividades de servicio como de transformación.

Este "terciario refugio" como lo llama Lambert (1965), es un elemento fundamental de la vida urbana por su papel de cobijar la población pobre que raramente puede consumir y trabajar en el circuito superior.

La identificación de los circuitos de trabajo tiene que ver con retomar y debatir la vigencia de la idea de circuitos económicos que nos dejara Milton Santos a efectos de conocer las necesidades de la comunidad para intentar transformar la concepción que se tiene de la dinámica social como suma cero (lo que obtiene uno se le quita al otro) en otra perspectiva de base cooperativa donde ayudándonos mutuamente ganamos todos.

El empleo en el circuito inferior es una realidad difícil de definir pues comprende tanto al trabajo mal remunerado, como al trabajo temporario y/o "en negro". En un esfuerzo de simplificación se pueden reconocer 3 tipos de actividades desde el punto de vista de las dificultades del ingreso:

  1. - las actividades que no exigen del individuo ni capital ni calificación (ej:servicios domésticos)

  1. - las actividades que exigen capital personal ó prestado, aunque sea muy modesto (ej: comercio, microindustrias y algunos servicios)
  2. - las actividades que exigen al mismo tiempo calificación y capital (ej: artesanos).

Ahora bien, las sociedades, los grupos humanos a escala local se distinguen por intentar acotar un área propia, un espacio de pertenencia de exclusividad, constituyendo su territorio que es reconocido o disputado por los demás dependiendo de la situación. Este sentimiento de apego que es construido y proyectado por la sociedad, es la territorialidad.

Así debemos rehacer, en todo momento lo que sucede en los lugares, en la realidad local, para que obtengamos una comprensión del mundo.

Las jerarquías urbanas y territoriales también se transforman al ritmo de nuevos dispositivos organizacionales y a favor de algunas empresas. Por ejemplo el consumo impuesto a partir de la instalación de hipermercados, este proceso muestra claramente una segmentación del territorio nacional y del espacio urbano, que permite el acceso a quiénes pueden pagar por la movilidad, por la velocidad y por la fluidez material. Así no solo las empresas regulan el uso que la sociedad hace del espacio, sino que ellas mismas utilizan el territorio de manera diferenciada, según su poder de mercado.

En la industria en ciudades medias estamos asistiendo al mismo proceso, ya que los municipios se preocupan de una narrativa vinculada al mercado y a la competitividad, con la adecuación de normas locales a las exigencias del mercado mundial. Este es un dato para recordar la puja entre ciudades, como por ejemplo el caso de Tandil y Balcarce para quedarse con la radicación de una empresa de papas fritas (Mc Kain), que desemboca en un verdadero "remate de ciudades" (SILVEIRA, M.L., 1996).

El trabajo global se desarrolla a partir de normas precisas, calculadas para asegurar el funcionamiento de un sistema mundial. Entonces el trabajo se ve atravesado por la conjunción de la automatización y la flexibilidad laboral, (para algunos autores considerada como una nueva rigidez) de la que parece surgir el desempleo, presentado como la consecuencia ineludible de un modelo de crecimiento.

Aunque estamos asistiendo a un desarrollo de trabajo local más o menos espontáneo, que se da en los espacios que no son "tocados" por la globalización, y que sí son "flexibles" porque se orientan a detectar las porosidades del modelo; no existiendo separación material entre las instancias de producción y circulación y por tanto este tipo de trabajo defiende el uso del territorio. Aparecen circuitos creadores de trabajo que son vistos como marginales (microemprendimientos empresas familiares, ferias, artesanatos, trueque, actividades no declaradas, etc.) pero que a su vez aseguran la subsistencia de grupos sociales que no participan del nuevo sistema.

 

Un caso en Argentina: la ciudad de Tandil

Dentro del caso que estudiaremos en Argentina, nos centraremos en la ciudad de Tandil como el espacio de una realidad concreta, como un producto social y a su vez como subsistema de la sociedad global.

La ciudad de Tandil es considerada como intermedia, de allí es que surge la pregunta ¿cómo estudiar los circuitos de trabajo?, ya que la ciudad no puede ser entendida en sí misma, sino la consideramos como una la totalidad que nos permita captar el proceso.

Si nos vemos imposibilitados de comprender los procesos que producen el territorio a partir del trabajo, nos encontraríamos frente a un problema que desaparecería en su propia definición.

Entonces estos circuitos creadores de trabajo son una respuesta espontánea a la coyuntura de imposibilidad de reactivación del mercado interno y de la reducción del empleo remunerado. Mas bien se presentan como estrategias de supervivencia en ausencia del dinamismo del mercado y por la perdida de los derechos que el Estado nos debe garantizar según lo indicado en la Constitución Nacional.

Estas estrategias de supervivencia se conforman en el uso del territorio mediante la cotidianeidad, el día a día, las vivencias, el sentimiento de apego a estos nuevos lugares que de alguna manera empiezan a devolver la autoestima, y comienzan a identificarse con sus actores sociales, constituyendo así nuevas territorialidades redefinidas a partir del movimiento que se da en la utilización del territorio.

El territorio es una categoría que presupone un espacio geográfico que es apropiado y ese proceso de apropiación que se constituye en la territorialización, encierra identidades que conforman territorialidades que están inscriptas en los procesos, siendo por lo tanto dinámicas y mutables, materializando en cada momento un determinado orden, una determinada configuración territorial, una topología social (Bourdieu, 1989).

Entonces nos encontramos frente a una triada relacional entre: territorio-territorialidad-territorialización.

A partir de la crisis de 2001, Tandil vivió un desborde social como en el resto de nuestro país. La gente se presentó ante el Municipio (mayo 2002) a reclamar por alimentos. Se estima que había 7000 personas en riesgo alimentario, y solo se entregaron 700 bolsones de comida.

Las imágenes de desgobierno se sucedieron para dejar al descubierto la asusencia del Estado frente a los resultados de las políticas neoliberales del modelo imperante.

La realidad se manifestaba, a través de la desocupación, del desaliento del hambre, expresándose, manifestándose de forma diferente en el territorio.

Por tanto la tríada territorio-territorialidad-territorialización se hacía y se re-hacía, presentando nuevas tensiones de territorialidad que ponen en debate otras cuestiones, otras relaciones que se forjaron en otras situaciones asimétricas de poder, que resisten y que reinventarán otras formas de vinculación (GonÇalves, 2001).

Lo importante es como a partir de la crisis se produce un reencuentro en la sociedad de los que son ex_trabajadores y comienzan a construir otras formas de estrategias de supervivencia. Así observamos como un nuevo espacio se coloca en el horizonte de los protagonistas a partir de las contradicciones del propio proceso.

De esta manera se instalaba una alerta en la ciudad, la pobreza iba creciendo, algunos pensaron que esto era una posibilidad para generar solidaridades (aparición de Organizaciones no guvernamentales), pero en realidad fue mucho mas que eso, ya que un día abrimos la puerta y encontramos a la población con hambre golpeando las puertas del municipio, él que se encontraba desbordado y no sabía como superar esta instancia.

Entonces se produce un re-encuentro en la asociedad conformada por quiene constituyen el circuito inferior de la economía, en lo que decidimos llamar circuitos urbanos de trabajo que no son mas que las estrategias de supervivencia con base territorial de quienes no son los beneficiados del sistema.

En la ciudad de Tandil, se dieron 3 formas fundamentales (lo que indica que no fueron las únicas) como son: el sistema de trueque, la aparición de ferias comunitarias, y las cooperativas obreras. De las cuáles la primera de ellas , es decir el trueque, ya no está vigente y es sobre la que nos queremos detener, aunque haremos mención del estado de situación de las otras dos.

Ferias Comunitarias:

Como una manera de entender la tríada territorio-territorialidad-territorialización, es que tomamos el caso de la Feria comunitaria y Turística de la Estación, que depende del Foro Social Tandil XXI (ONG, surgida en enero 2002).

Esta feria surgió en el mes de agosto de 2002, dentro de lo que algunos autores llaman de destrucción creativa en medio de la profundidad de la crisis, apropiandose de espacios prácticamente abandonados como es la Estación de trenes de la ciudad.

El uso de este espacio por parte de la comunidad sin trabajo, es lo que trazamos como territorio. A partir de los vinculos surgidos entre los feriantes, se comienza a vislumbrar un construcción de identidad que nos lleva a la territorialidad, esta formación socioespacial se materializa todos los domingos y feriados de cada mes, y es en esa cristalización que obtenemos una territorialización.

Fábricas (cooperativas de trabajo):

En la provincia de Buenos Aires, para el año 2002, se registraban más de 20 empresas recuperadas por sus propios obreros.

En términos generales las empresas entraban en quiebra y por lo tanto en convocatoria de acreedores, no sin sospechas de haber provovado un vaciamiento intencional de sus firmas y los obreros quedaban sin trabajo, por lo tanto en ese tiempo de incertidumbre, sin salario y sin perspectivas de solución se fue consolidando la lucha por la ocupación de las fábricas como una manera de defender su fuente laboral y sus medios de producción.

Así surgen las cooperativas de trabajo, como estrategias frente a la crisis. Esto obligó a la legislatura bonaerense a aprobar las expropiaciones de las empresas, o como los obreros lo denominan la recuperación de sus fuentes laborales.

En Tandil tenemos el caso de la fábrica de calefactores INPOPAR S.A., que se encuentra funcionando como cooperativa de trabajo, en la actualidad en manos de sus obreros, quienes la denominaron IMPOPAR (Industria Metalúrgica Popular Argentina) y están a la espera de la resolución de la Legislatura para su expropiación.

Estas nuevas formas de construcción de la pertinencia en los lugares, en realidad no sabemos si tratarlas como nuevas territorialidades porque el dominio de acción es el mismo pero la configuración territorial de esa forma en formación, se va apropiando de espacios diferentes, aunque el contorno (limites) sean los mismos porque el significado es otro, los dueños y sus intencionalidades son otras.

Ahora bien, intentaremos dar cuenta de esa forma de circuito urbano de trabajo, que aparentemente se vieron anuladas y que en su momento se re-inventaron como formas de significación para palear la crisis, de la que aún no se sale.

Formas de participacion en los circuitos urbanos de trabajo: Auge y caída del trueque en Tandil

Ante la agudización de la crisis en la argentina durante la década del ’90, surge en Argentina una estrategia de supervivencia destinada a palear la situación de aquellas personas, ( Russo,2002) que se encuentran total o parcialmente excluidas del sector formal de la economía. Nos referimos al sistema del trueque, que nace en Argentina en 1995 en Bernal, Partido de Quilmes.

El Programa de Autosuficiencia Regional (PAR), cuyos fundadores fueron Carlos de Sanzo, Horacio Covas y Rubén Ravera, crearon La Red global del Trueque, nodo "La Bernalesa"; luego esta red se difundió en todo el país e incluso en países vecinos, en el momento más agudo de la crisis.

El sistema del trueque en la ciudad de Tandil, fué una estrategia de supervivencia de los grupos sociales más carenciados y/o un nuevo tipo de mercado social, que tuvo un gran momento de esplendor y luego decayó rápidamente de la misma manera que apareció.

Dentro del sistema existen dos modalidades de intercambio: el trueque directo( producto por producto) y el trueque mediatizado por vales (créditos), en Tandil se practicó el trueque directo en los siguientes nodos: "San Cayetano I"; "Las dos Reinas"; "Montiel"; "Unión y Progreso"; "Feria Comunitaria Micro empresarial" y "El Sombrerito (Puente Azul)".

El trueque directo debe practicarse sobre la base de la confianza y la solidaridad, teniendo como ventaja la no circulación del dinero, porque a pesar de lo que expresan los creadores de la "moneda social" , en cierta forma estos créditos sustituyen al dinero. Pero para intercambiar ciertos productos se torna dificultoso establecer una paridad, por ejemplo, si un prosumidor ofrece pastas y otro ofrece su servicio de albañilería, como establecer ¿qué cantidad de pastas le tengo que dar a cambio de rebocar una pared?.

En el año 2001, llegaron a funcionar 78 nodos de Clubes de trueque en la ciudad, pero para noviembre de 2002 solo quedaban 11, de los cuáles 7 pertenecían al PAR, y eran los siguientes: Nodo "San Cayetano I"; Nodo "Lujan"; Nodo "Las dos Reinas"; Nodo "Unión y Progreso"; Nodo "Del Centro"; Nodo "Irigoyen"; Nodo "Montiel"; Nodo "El Hogar"; Nodo "El Sombrerito (Puente Azul)"; Nodo "La Estación"; Nodo "Feria Comunitaria Micro Empresarial".

La configuración territorial, que presentaron los nodos puede resultar un tanto curiosa, para algunos. como por ejemplo que en los barrios más carenciados, como pueden ser: "Villa Gaucho" o "Las Tunitas" no existieron nodos del Club del Trueque. No debemos olvidar que fueron las clases medias las que descendieron y las que poseían ciertos bienes para intercambiar.

Si podemos mencionar el nodo "San Cayetano I", que funciona en el barrio "25 de Mayo" y es el más alejado de los otros nodos. Este barrio presenta una situación crítica y se comprobó que para las personas que asisten, el sistema de trueque actúa como un verdadero contenedor social y psicológico (este nodo se encuentra fuera de la Red Global del Trueque).

Los demás nodos se encontraronn ubicados en lugares donde las condiciones socioeconómicas y la calidad de vida presentaban situaciones intermedias.

En Tandil, en los nodos que pertenecen al PAR (Programa de Autosuficiencia Regional) se opera únicamente con créditos, porque tienen más arraigado el sentido de economía alternativa y solidaria del sistema del trueque.

En los otros clubes del trueque, los dos pertenecientes a la red regional "El Sombrerito" (Puente azul y La Estación) se trabajó con dinero y créditos, aludiendo que para elaborar productos, sobre todo alimenticios, es necesario adquirir materias primas y como en el nodo es difícil conseguirlas tienen que introducir el dinero para poder comprarlas en el mercado formal.

El club del trueque "Feria Comunitaria Micro empresarial", funciona de manera particular porque se trata mas bien de una feria, algunos productos se pueden trocar por créditos y en un pequeño porcentaje (20%) el resto se hace con dinero, además para ingresar se cobra entrada en pesos ($ 0,50) y no es necesario estar asociado, fue uno de los más concurridos, y en la actualidad subsiste como feria.

El Sistema del Trueque y sus falencias:

El Sistema del trueque, fue concebido como un sistema alternativo, al sistema vigente que presenta tan pocas oportunidades para la mayoría de la población; pero, posiblemente por la difusión que alcanzó, terminó reproduciendo algunas de las "desviaciones" del sistema formal, al que justamente quería combatir. Esto se observó, principalmente, con respecto a los créditos, porque se produjeron falsificaciones, en lo que respecta a los créditos del PAR, estos eran confeccionados en un papel moneda, llamado "wisel", a partir de un convenio que la Red Global del Trueque tenía con el Gobierno Nacional en el cual este se comprometía a no vender este papel a nadie2 , pero después del 20 de diciembre de 2001, fecha recordada por todos los argentinos, este papel especial fue vendido y comenzó la falsificación de créditos, que tanto perjuicios ocasionó al funcionamiento de la Red Global, sobre todo porque las personas perdieron la confianza que habían depositado en este sistema. Debido a esto se realizo un recambio de créditos, los nuevos cuentan con una serie de medidas de seguridad para evitar la falsificación.

En los clubes del trueque de la ciudad de Tandil, que no pertenecen al PAR, tanto los de la Red Regional "El Sombrerito", como el club del trueque "San Cayetano I", que trabaja con sus propios vales, los coordinadores y los prosumidores manifestaron que no hubo problemas de falsificación.

Otro problema que se presentó fue la sobre-emisión, el sistema suponía que este problema no existiría porque se emitían créditos a medida que ingresaba un nuevo socio a la Red, para cumplir con la "franquicia social", y además cuando alguien decidía dejar la Red se comprometía a devolver los créditos, pero esto no sucedió, la gente que se retiró no devolvió los créditos.

Esto trajo aparejado dos problemas más: la acumulación de créditos y la inflación del valor de los productos, podría decirse que la acumulación de créditos se originó en parte porque se trocaron productos de gran valor, como por ejemplo: electrodomésticos, muebles, incluso se podía pagar el alquiler de casas con créditos y por otro lado por la gran mayoría de las personas que recurrieron al sistema del trueque, porque la economía formal los había excluido, no entendieron el sentido de este, esta es una opinión expresada por Álvarez , ya que a pesar de estar las reglas claramente establecidas se reprodujeron los vicios de la economía formal. Lo mismo ocurre con el problema de la inflación del valor de los productos, por un lado tuvo lugar porque al haber gran disponibilidad de créditos los prosumidores tenían posibilidad de resistir altos valores y por otro porque ante la necesidad de contar con determinados productos básicos se "pagaba" el "precio" que fuera, si se disponía de los créditos necesarios; los productos que más inflación sufrieron fueron los comestibles. Esto indica que las personas repitieron lo mismo en esta economía "solidaria" que criticaban del mercado formal aunque tantas penurias les causaba.

Debido a esta acumulación excesiva de créditos que se produjo al interior de la red Global del Global del Trueque, las "autoridades" de esta decidieron sancionar a aquellos prosumidores que transgredieron la norma de "no acumular"( esta proviene de la Teoría económica de Silvio Gesell, que indica que el ahorro es una de las principales causas de la recesión económica), por eso en el recambio de créditos que se llevo a cabo en el mes de noviembre se utilizó el siguiente mecanismo: los prosumidores debían enviar en un sobre los créditos de valor 20 y 50 a la cede central de la Red Global del Trueque para que luego les envíen los nuevos créditos, pero el monto enviado sufre un descuento, proporcional a la cantidad acumulada por el prosumidor, como medio para sancionar la acumulación.

Las falencias que presentó el sistema del trueque en la práctica, se debieron en gran medida, a que este se vió desbordado por la concurrencia de gente, y fue muy difícil "controlar" equilibradamente su funcionamiento.

En síntesis estos mercados donde se podían intercambiar productos y servicios llegaron a ser 6000 clubes de trueque en todo el país (Para febrero de 2003, solo quedaban 1000) y en la actualidad han practicamente desaparecido. Se estima que alrededor de 5.000.000 de personas llegaron a sobrevivir gracias al trueque.

Hay distintas posturas sobre hacia donde mutó esa clase media desocupada de la sociedad. Así los cofundadores de la red de Trueque que relacionaban el mecanismo con los más empobrecidos, sostienen que cuando aparecieron los planes sociales, la mayoría de ellos migró.

Por otro lado hubo una caída en la confianza debido a las irregularidades, que llevaron a una pérdida de entusiasmo, pero de todas formas no es que la crisis quedó superada, sino que dentro del mismo movimiento de pasado, presente y futuro, esta pobreza adopta nuevas formas de expresión construyendo otras significaciones en su identidad, que los geógrafos intentaremos explicar a través de los conceptos relacionales de: territorio-territorialidad-territorialización.

 

A manera de conclusión:

Dentro de estas tensiones de territorialidades que se van construyendo, estamos frente a un final abierto, estas nuevas territorialidades, que en realidad no parecen tan nuevas, ponen en debate otras cuestiones, otras relaciones que van resistiendo y se van materializando en un determinado orden, en un contexto sociohistórico, con cierta configuración territorial, en movimiento, formando las distintas caras de un mismo proceso de concentración de capital.

Lo que intentamos poner en escena es la importancia de los circuitos urbanos de trabajo como otra forma de entender la realidad, en contraposición al pensamiento único. Si bien nos centramos en una de las formas (trueque) que en apariencia han desaparecido, sabemos que la esencia del problema subyace y que se está conformando como otro recorte territorial, construyendo esas nuevas y no tan nuevas territorialidades.

 

REFERÊNCIAS

BOURDIEU, Pierre (1989) O poder simbolico, Lisboa, Rio de Janeiro. Difel- Bertrand.

CORAGGIO, José Luis (1998) Economía popular urbana: Una nueva perspectiva para el desarrollo local. Programa de Desarrollo local. Colección Extensión. UNGS, 135 p.

DE SOTO, Hernando (1987) El otro sendero. La revolución informal. Edit. Suda mericana S.A., Buenos Aires. Cap. III, IV y VII. p: 63-102, 103-142 y 251-282.

GONÇALVES, Carlos Walter Porto (2001) Da Geografia às Geo-grafias: um mundo em busca de novas territorialidades. Asociación de geógrafos brasileros. www.cibergeo.org/agbnacional/documentos/textoaberto63.html. Brasil, 34 p.

LEVY, Jacques (1999) Le tournant géographique. Penser l'espace pour lire le monde. Editorial Belin, Colección Mappemonde. París, 400 p.

RUSSO, Cintia (2002) Crisis, exclusión social y búsqueda de alternativas: el caso del Club del Trueque la Bernalesa. En II Jornadas Interdepartamentales de Geografía de Universidades Nacionales. Tandil.

SILVEIRA, María Laura (1996) Um País, uma Regiao. Fim de Século e Modernidades na Argentina. U. San Pablo. Brasil.

SANTOS, Milton (1978) O EspaÇo dividido: os dois circuitos da economia urbana dos países subdesenvolvidos. Alves Editora S. A., Rio de Janeiro, Brasil, 343 p.

SANTOS, Milton (1996) A Natureza do Espaço. Técnica e Tempo. Razao e EmoÇao. Hucitec, San Pablo. Brasil-

SANTOS, Milton (2000) Por uma outra globalizaÇao. Do pensamemto único à conciencia universal. Editora Record. 2da. Edición. San Pablo, Cap: 4; p. 79-116.


1 CIG-FCH-UNICEN

dlan@fch.unicen.edu.ar 

2 Esta información se obtuvo a partir de una entrevista realizada a Rubén Alvarez, coordinador general de la Red Global del Trueque en Tandil.


Anais do X Encontro de Geógrafos da América Latina – 20 a 26 de março de 2005 – Universidade de São Paulo