Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 541 al 560 
AsuntoAutor
480/02 - La cuesti Humboldt
481/02 - Tergivers Humboldt
482/02 - Cumpleaño Humboldt
483/02 - La Geored Humboldt
484/02 - Acto de A Humboldt
485/02 - Presentac Humboldt
486/02 - Simposio Humboldt
487/02 - Simposio Humboldt
495/02 - Jornadas Humboldt
496/02 - Carrera d Humboldt
Invitación Jornada Jornadas
488/02 - CONGRESO Humboldt
489/02 - Clases Do Humboldt
490/02 - Documenta Humboldt
491/02 - La Situa Humboldt
492/02 - Simposio Humboldt
493/02 - Cuarto En Humboldt
494/02 - Encuentro Humboldt
499/02 - Historia Humboldt
497/02 - A Alca e Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 713     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 481/02 - Tergiversación de las palabras de de Jong
Fecha:Viernes, 30 de Agosto, 2002  16:16:58 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 481/02

 

FRACCIONAMIENTO  TERRITORIAL

 

El Lic. Gerardo de Jong nos ha enviado los siguientes documentos para que sean divulgados por nuestra red, debido a que el periodista del New York Times Larry Rohter (ref. NCeHu 470/02 - Secesión) ha tergiversado sus declaraciones utilizando frases sueltas.

 

 

 

 


Carta que le enviara de Jong a PÁGINA 12,

para que le dieran la oportunidad de responder

 

 

 

Señor Editor:

Le escribo por el tema del artículo de The New York Times. Como el Sr. Larry Rohter ha mencionado mi nombre integrando párrafitos muy pequeños de una larga charla de tres hora que tuvimos aquí en Neuquén, me veo en la necesidad de hacer aclaraciones. Esos párrafos alimentan una postura del periodista que está en las antípodas de lo que yo dije. Evidentemente, ese jovencito tiene interés en trascender o, peor aún, responde al mandato de sus amos: el diario que es muy grande pero poco serio y, la nebulosa de la estructura de poder de su país que ya ha sido denunciada por alguún estadounidense como impulsora de este tipo de regionalizaciones o autonomías regionales (eventualmente independencias), al servicio de los intereses del imperio.

Lo que yo afirmé es que en cualquier región del país existe un gran descontento que se objetiva sobre los políticos, las instituciones y los goberantes, en primer lugar. Ese descontento produce, en el interior del país, una cierta tendencia a objetivar los males en el pobre espectáculo la clase dirigente, empresaria y timbera (de la timba financiera) de todo el país en Buenos Aires. Esa maravillosa ciudad, que teníamos, recibe las bofetadas mientras vive su propio drama.

Nos deben preocupar dos cosas relacionadas con el artículo. Una, es que revela la intencionalidad de nuestros amos y la falta de límites en sus apetencias. Haste el punto de imponer su voluntad con la fuerza cuando cuadra.

La otra, que mientras sigamos degradandonos como sociedad, comiendonos las entrañas, con gobiernos marionetas de los interses de los poderosos, hacemos el espacio necesario como para cualquier aventura política en la que colaborarán los desesperados y los corruptos locales. El resultado final es previsible, la desintegración social y territorial. Para esto, la Patagonia es una región más.

El artículo del periodista es, por ahora, un globo de ensayo que merece ser discutido públicamente porque como sociedad debemos atender a las intencionalidades de los poderosos y prepararnos para resistir el embate. No lo frivolicemos.

El problema del conocimiento regional, de los problemas regionales y de la planificación del desarrollo regional pasa por otro lado, que estoy dispuesto a discutir todas la veces que sea necesario, pero que no tiena nada que ver con el artículo y con las iniciativas políticas de dos gobernadores de la región.

Atentamente,

 

Gerardo Mario de Jong

Analista regional

 

 

ADJUNTO: Les adjunto un artículo mío que hace poco tiempo publicó el diario local "Río Negro" acerca de la problemática de la regionalización propuesta por los gobernadores actuales de Río Negro y Neuquén.

 


Artículo publicado por Río Negro Online

que le fuera entregado por de Jong al periodista norteamericano.

 

Río Negro Online / Opinión                 

      

       Jueves 18 de julio de 2002

      

 Regionalización: delirio o perversidad

      

Por Gerardo Mario de Jong (*)

      

       El título alude a la reciente iniciativa política de dos gobernadores patagónicos. Uno de ellos de una provincia desquiciada por muchos años con pésimas gestiones de gobierno y, el otro, salvado desde el punto de vista financiero por el aumento de precio del barril de petróleo y una relación muy particular con las multinacionales petroleras.

      En ambos casos la gestión de gobierno ha olvidado la planificación y, con ello, los problemas regionales, ya que la solución a los mismos sólo puede ser el fruto de una eficiente planificación.

      Cabe, entonces, preguntarse a qué responde esta iniciativa que implicará en el concierto de la república la pérdida de presencia en el congreso nacional, al perderse 12 de los 15 senadores existentes y reducir a sólo cinco diputados la participación en la Cámara de Diputados. Si se pierde peso político en esta instancia tan importante para la vida de la región, habría que imaginar qué objetivo superador se pueden estar planteando, desde la especulación, dos gobernadores que poco demuestran conocer de los problemas de sus provincias. Obviamente, el presunto ahorro en el gasto político es un buen ariete de una campaña engañosa, que nadie que tenga cabal conocimiento del escaso peso relativo del gasto en cargos políticos y de la pérdida en capacidad de gestión que implica ese ahorro, puede creer. En todo caso el problema no tiene que ver con los salarios pagados, sino con la eliminación de la corrupción y el aumento de la eficiencia de los funcionarios "estampillados" en sus sillones y profundamente preocupados por mantener el posicionamiento alcanzado. En este sentido, se trata de empleados de una estructura hegemónica de poder y no del pueblo, a quienes es necesario exigirles responsabilidad en el cumplimiento de sus funciones. El desarrollo regional requiere, ante todo, este cambio de actitud.

      El desarrollo regional no pasa por las especulaciones simplificantes o perversas a las que se ha aludido. En todo caso, es necesaria una fundamental preocupación por la generación de riqueza y por las formas de acumulación y distribución de la misma, en un contexto de preservación de los recursos para las generaciones venideras.

      Pasa por entender la crisis estructural de la fruticultura y diseñar políticas acordes, por combatir el empobrecimiento de los crianceros neuquinos y asegurarles un ingreso que les permita efectuar un manejo más eficiente del recurso tierras, pasa por encarar acciones destinadas a solucionar los problemas de la comercialización de lanas, cueros y carnes ovinas de los pequeños productores del centro y sur de Río Negro y del centro y norte del Chubut, pasa por analizar y solucionar el problema del ingreso turístico regional que está operado por las firmas mayoristas de Buenos Aires y del exterior en detrimento de los ingresos de los pequeños operadores locales, pasa por detectar las razones del abandono de estancias en el sur del Chubut y en el norte y centro de Santa Cruz, donde los campos han perdido buena parte de su capacidad productiva; pasa por analizar y solucionar los conflictos de la producción de electrónicos en Tierra del Fuego que está "colgada del pincel" de innovaciones tecnológicas y patentes del exterior, pasa por analizar y corregir las formas degradantes de la explotación del oro en Cerro Vanguardia, pasa por el perverso intento de transformar en laminados los bosques de Tierra del Fuego para construir casas en la costa oeste de Estados Unidos, pasa por una planificación eficiente de la actividad forestal para producir madera para las generaciones futuras y con ello definir el papel de las especies autóctonas como productoras de madera y como protectoras de pendientes, pasa por evitar daños definitivos al germoplasma y suelos regionales mediante la introducción de variedades de pinos en zonas donde fagocitan el bosque nativo, pasa por tener una actividad petroquímica que implique la posibilidad de integraciones industriales verticales y horizontales con el mayor agregado regional o nacional posible, con un criterio de protección de un recurso natural no renovable muy escaso en nuestro país, pasa, finalmente, por lograr eliminar el desempleo y el hacinamiento de las periferias urbanas de las ciudades patagónicas. La lista podría extenderse mucho más, pero debe advertirse que la solución de los problemas de desocupación, miseria y pobreza tiene estrecha relación con encaminar las potencialidades que supone la solución de estos problemas, con una clara política de distribución del ingreso. Los planes "Trabajar" o "Jefes de familia" prolongados más allá de un cierto punto, no son otra cosa que prebendas asistencialistas que corrompen a las personas en función del mantenimiento de perversas estructuras de poder que en tiempo de elecciones alimentan el voto en cadena y otras violaciones a la voluntad popular.

      Para abundar un poco más, a título de ejemplo, agregamos un perfil simple y posible de integración vertical y regional en la última actividad. La Patagonia, tradicional exportadora de lana sucia, puede fabricar fibra textil de esta fuente natural e integrarla con la producción de los monomeros y consecuentes fibras sintéticas, provenientes de la petroquímica, para integrar ambas fibras en la fabricación de telas y prendas. Para ello es necesario diseñar un subsistema de capital que incluya todos los pasos (empresas) y acciones (créditos, incorporación de  tecnología, innovación tecnológica) necesarios para proveer a innumerables bocas de expendio, hecho que supone una también eficiente gestión del capital para el acceso al mercado. Hay empresas que lo hacen a escala mundial, la Patagonia también puede hacerlo.

      "El concepto de región ha dado mucho que hablar pero, paradójicamente, cuando se lo discute sólo se somete a juicio todo aquello que remite a la morfología del problema, es decir a los emergentes de cuestiones teóricas, metodológicas e ideológicas". En este sentido, las regiones son cada vez más el resultado de un sistema social de alcance globalizado con su correlato de formas de dominación impuestos con la fuerza de la corrupción de las utopías, de los principios éticos y morales y también material, donde los gobiernos nacionales y provinciales han desdibujado su presencia para pasar a ser garantía de esas formas de dominación, con una fuente de poder que ha pasado del pueblo a los intereses hegemónicos multinacionales. (**)

      Lograr la solución de los problemas planteados y concretar una planificación del tipo de la señalada en el ejemplo supone funcionarios preocupados por darle sentido al cargo que el pueblo les dio.

      Maquinaciones politiqueras como la que nos ofrece el espectáculo montado de la "regionalización" hace sospechar fuertemente de las intenciones de la iniciativa. Es dable sospechar que, de alguna manera, las potencialidades de la Patagonia están en juego. Vale preguntarse si esto no tendrá que ver con los ya disminuidos recursos hidrocarburíferos de la parte continental de la región, con los inmensos recursos petroleros de la plataforma continental argentina (que pueden ser explotables a partir de que el barril de petróleo llegue a los 30 dólares), con las reservas continentales de agua dulce más importantes del planeta (recurso que será motivo de guerras futuras), con los recursos ícticos de la plataforma submarina, los recursos de germoplasma y de madera de nuestros bosques y parques nacionales (que el perito Moreno pensó en términos de las generaciones futuras) o con todos ellos juntos. Señores lectores, ¿no les parece sospechoso que esta iniciativa se ponga en marcha cuando hay una política desde el ALCA y desde Estados Unidos en favor de este tipo de "regionalización", tal como lo ha denunciado recientemente el economista norteamericano Lyndon Larouche? ¿No es sospechoso que este tipo de regionalización se llevara adelante a sangre y fuego en Yugoslavia, Oriente Medio, Afganistán y en otros lugares del mundo? La trayectoria de los políticos que nos ofrecen esta supuesta panacea no es, justamente, como para confiar. Como en el caso de las brujas, la perversidad no existe, pero que la hay, la hay.

 

      (*) Director del Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades de la UNCo. Ex planificador regional del Consejo Nacional de Desarrollo.

      Ex planificador regional del Consejo Federal de Inversiones. Ex planificador  ambiental de la ex Hidronor SA. Actual profesor de Teoría Regional.

      (**) de Jong, G. M.: Introducción al método regional, Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades de la UNCo, Neuquén, 2001.

     

      Tapa || Economía | Políticas | Regionales | Sociedad | Deportes | Cultura || Todos los títulos | Breves |

| Ediciones anteriores | Editorial | Artículos | Cartas de lectores || El  tiempo | Clasificados | Turismo | Mapa del sitio/

 Escríbanos || Patagonia Jurásica | Cocina | Guía del ocio | Informática |  El Económico | Educación