Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5175 al 5194 
AsuntoAutor
378/05 - HISTORIA Centro H
377/05 - El poder Centro H
379/05 - GEÓGRAFOS Centro H
380/05 - La otra c Centro H
381/05 - PRESENTAC Centro H
382/05 - AMERICA L Centro H
383/05 - Junta Dir Centro H
384/05 - Venezuela Centro H
385/05 - Empleo e Centro H
386/05 - GEÓGRAFOS Centro H
387/05 - TALLER JO Centro H
388/05 - Informe d Centro H
389/05 - 2ª Encont Centro H
390/05 - México y Centro H
395/05 - Marx e Ma Centro H
394/05 - GEÓGRAFOS Centro H
396/05 - Fin del a Centro H
391/07 - Brasil - Centro H
392/05 - XI Simpós Centro H
393/05 - Zapatero, Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5403     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 380/05 - La otra cara del milagro alemán (Gaby Weber)
Fecha:Lunes, 28 de Marzo, 2005  11:02:42 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

NCeHu 380/05


La otra cara del milagro alemán

 Gaby Weber 
LA NACION


A principios de 1943, con la suerte echada en la batalla de Stalingrado, cambia el rumbo de la Segunda Guerra Mundial. Los líderes de la industria alemana perciben que el triunfo ya no es posible (un pronóstico razonable, pero que a un soldado raso le hubiera costado la vida, colgado de un farol, por "desmoralización de la tropa"). Previsores, abandonan el barco antes del naufragio. La guerra había reportado enormes ganancias, pero llega el momento de resguardarse antes de la derrota, almacenando reservas de diversa índole.

Al mismo tiempo, también la cúpula del nacionalsocialismo comienza a considerar cada vez más una posible capitulación. Dado que el proyecto nazi está concebido para mil años, esta derrota es considerada un episodio pasajero.

En esa línea, hacia septiembre de 1943, es presentado en la Cancillería del Reich un estudio titulado: Reflexiones políticas para el caso de que Alemania no pueda continuar esta guerra. Y, al poco tiempo, comienza a regir el decreto sobre la concentración de la economía de guerra, que esboza el Programa del Ordenamiento Nuevo, con el cual los futuros perdedores pretenden poner a salvo todo lo que pueda salvarse. Ludwig Erhard, quien desde 1943 presta servicios en el Reichsgruppe Industrie (Grupo Industrial del Reich), será el ejecutor del Programa del Ordenamiento Nuevo y el mayor reciclador de dinero en la República Federal.

El fin de la guerra

En junio de 1944, los aliados desembarcan en Normandía y, en agosto, al partido nazi le urge desarrollar planes concretos para ocultar los fondos destinados a financiar el exilio y la posterior reconstrucción del Partido.

Se convoca para el 10 de agosto a una conferencia secreta que se llevará a cabo en el hotel de lujo Maison Rouge, en Estrasburgo. Un agente del Deuxième Bureau (oficina de contrainteligencia francesa) informa a los aliados sobre el contenido. Para los historiadores, la existencia de este encuentro no es ninguna novedad. Pero en 2003 me fue entregada una copia de su protocolo por el Archivo Nacional de Estados Unidos. Y el protocolo dice lo siguiente: "Hay que establecer alianzas con empresas extranjeras. Los industriales tienen que prepararse para levantar, después de la derrota, la nueva potencia alemana mediante una ofensiva exportadora. Además, tendrán que financiar al partido nazi, que pasará a la clandestinidad. Por lo tanto, a partir de ahora, el gobierno de Hitler pondrá grandes sumas a disposición de la industria, para poder contar después de la guerra con una sólida base en el extranjero".

En mayo de 1945, la guerra llega a su fin. Muchos nazis, efectivamente, pasan a la clandestinidad. Creen que la espera será sólo de un par de años, calculan que en poco tiempo los aliados se retirarán de Alemania, dejando libre el camino para el Partido. En 1949 se funda la República Federal, y sin embargo esto no significa vía libre para el regreso que tanto ansían los nazis escondidos. Al gobierno de la nueva república, a cuya cabeza está Konrad Adenauer, no le interesa perseguir penalmente a los nazis. Pero los Estados Unidos conservan su autoridad en el joven Estado. El Partido Nacional Socialista continúa prohibido y los nazis rabiosos son un estorbo en el proceso de la reconstrucción. Deben irse. A partir de 1950, se embarcan en Génova con rumbo a la Argentina, dando origen a la Rattenlinie, la "ruta de las ratas".

La ruta financiera

Tal como explico en mi libro La conexión alemana. El lavado del dinero nazi en Argentina, lo que aún no tenía solución era el proceso de reciclaje del capital escondido durante el fascismo. Ludwig Erhard, que desde 1949 es el ministro de Economía de Konrad Adenauer y a quien la historia reconoce como el padre espiritual y material del "milagro alemán", pone manos a la obra. La Argentina, que había sido generosa en la recepción de tantos criminales de guerra, también podía ser un destino apto para la reconversión económica de capitales. El hombre de confianza de Erhard en el Río de la Plata es Jorge Antonio, alguien muy cercano al presidente Juan Domingo Perón y gerente de la empresa Aguirre, Mastro &amp; Cía., importadora de vehículos Daimler-Benz.

Mientras las otras empresas alemanes siguen confiscadas como "propiedad enemiga" y no pueden operar en el mercado argentino, Daimler-Benz nunca había tenido una fábrica en la Argentina y puede invertir libremente. En abril de 1950, Jorge Antonio firma con la empresa alemana un acuerdo, un gentlemen agreement. El plan es fundar Mercedes-Benz Argentina con una fábrica de camiones y comenzar de inmediato la exportación de vehículos.

En septiembre de 1951, de la nada, surge Mercedes-Benz Argentina. Y en pocos años Antonio y Daimler-Benz adquieren sesenta sociedades anónimas. El capital invertido asciende a miles de millones de pesos, que deben haber entrado desde Suiza a la Argentina en valija diplomática o por contrabando. Legalmente, a través del Banco Central, que fiscalizaba férreamente la entrada y salida de divisas, no entró ningún peso. Lo que sí otorgó el Banco Central argentino a ese grupo de empresas, en el período 1951-1955, es la disponibilidad de divisas por 63 millones de dólares para el pago de facturas de importación de bienes, que desde Alemania se vendieron a la Argentina. Ese dinero fresco sirvió para financiar la reconstrucción de la economía alemana.

Durante casi cinco años, Antonio y las empresas alemanas desarrollaron un sistema complejo para reciclar el dinero nazi por medio de importaciones y exportaciones. En ese tiempo, Antonio recibió de Daimler-Benz listas con nombres de "especialistas", personas que resultaban ser nazis y no técnicos. Por ejemplo, Adolf Eichmann, que con documentos de identidad falsificados por el Vaticano arriba al puerto de Buenos Aires el 14 de julio de 1950. En octubre, la policía local le entrega un nuevo documento de identidad.

Jorge Antonio recuerda que fue él, personalmente, quien empleó a Eichmann en Mercedes-Benz, cuando aún la fábrica no había iniciado la producción.

El reciclaje de dinero nazi terminó con la Revolución Libertadora. El 9 de diciembre de 1955, entra en vigor el decreto ley Nº 5148/55, que prevé la creación de la Junta Nacional de Recuperación Patrimonial. Todas las empresas deben probar cómo han adquirido sus bienes entre los años 1943 y 1955, lapso en que Perón estuvo en el gobierno. Mercedes-Benz Argentina y todas sus sociedades anónimas son intervenidas. En diciembre de 1957, se hace público el fallo en primera instancia, según el cual Daimler-Benz pasa a manos del Estado argentino sin ningún tipo de indemnización. En uno de sus párrafos el fallo explica: "La interdicta [empresa] al no haber podido demostrar la existencia de la radicación del capital alemán trata de restarle importancia a la cuestión, cuando la misma es uno de los puntos fundamentales".

Con esta sentencia, está en peligro el capital nazi invertido en la Argentina. Daimler-Benz se pone en contacto con William A. Mosetti, un alto agente de la inteligencia norteamericana. Mosetti abandona la armada estadounidense en Alemania, en 1957, para integrarse a Daimler-Benz. Parece ser el hombre indicado para salvar a Mercedes-Benz Argentina de la expropiación. El 19 de febrero de 1959, estando ya los uniformados de regreso en sus cuarteles y con Arturo Frondizi en la presidencia, se hace público el segundo fallo en el juicio. Los jueces fallan a favor de Antonio y de Daimler-Benz, a pesar de que en esta instancia tampoco pudo comprobarse el origen de las inversiones. En marzo de 1959, Daimler-Benz y el gobierno argentino firman un contrato sobre la fabricación de camiones y ómnibus en la planta de González Catán. A Antonio, los alemanes le entregan diez millones de marcos para su parte accionaria.

El 29 de abril de 1960, en reconocimiento a sus méritos por la salvación de la empresa, Mosetti es nombrado director general de Mercedes-Benz Argentina. Doce días después del nombramiento de este ex agente de la inteligencia norteamericana, el 11 de mayo de 1960, el criminal de guerra Adolf Eichmann, trabajador en la fábrica en González Catán, es secuestrado por el Mossad. El mundo recién se entera cuando el secuestro fue publicado en el parlamento israelí el día 22 de mayo. Pero la sección de personal de Mercedes-Benz lo da de baja en el seguro social ya el 12 de mayo de 1960 y paga a la familia Eichmann 4.581,65 pesos por licencia no gozada.


La autora, alemana, es periodista. Acaba de publicar el libro La conexión alemana. El lavado del dinero nazi en Argentina, Edhasa, 2005.


Fuente: Diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 28 de marzo de 2005.

Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Se venden 3 chalets en VIGO (Zamanes) ( 600000.00 EUR) 
     
  • VENTA DE FONDO DE COMERCIO BOUTIQUE ( 20000.00 ARS) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !