Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 481 al 500 
AsuntoAutor
428/02 - Actividad Humboldt
429/02 - Actividad Humboldt
430/02 - Actividad Humboldt
431/02 - Wallerste Humboldt
Felicitaciones gabriel
433/02 - El Mundo humboldt
432/02 - Bolivia Humboldt
434/02 - La Concie Humboldt
435/02 - A 49 años Humboldt
436/02 - Geografia Humboldt
437/02 - Simpósio Humboldt
438/02 - Russian G Humboldt
439/02 - Consulta Humboldt
441/02 - Auspicio Humboldt
440/02 - Foro Soci Humboldt
442/02 - Estadísti Humboldt
443/02 - Joseph St Humboldt
444/02 - La Dictad Humboldt
445/02 - Panel UAD Humboldt
446/02 - La Cuesti Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 658     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 432/02 - Bolivia
Fecha:Domingo, 18 de Agosto, 2002  15:40:44 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 432/02



BOLIVIA:
NUEVO GOBIERNO ¿GOBIERNO NUEVO?

Por el Centro de Documentación e Investigación de Bolivia, CEDIB (De ALAI).


Con el acuerdo entre el MNR y el MIR pareció solucionarse el problema de la "gobernabilidad", y muchas personas empezaron a expresar por los medios de comunicación la esperanza de que el nuevo gobierno empiece a solucionar también los problemas derivados de la crisis económica y del desempleo. ¿Será posible? ¿En qué medida? Veamos los desafíos del nuevo gobierno y los primeros anuncios de lo que podrá o no podrá llevar a cabo.

Los componentes de la crisis
Como ya se ha dicho en numerosos análisis de prensa, a los tradicionales problemas estructurales que padece el estado boliviano se ha sumado de manera decisiva la entrega de nuestros recursos naturales a las transnacionales del petróleo, de la electricidad, de las telecomunicaciones y del transporte. Más allá de toda discusión sobre el concepto mismo de la privatización o "capitalización", y sin dejar de reconocer el fracaso del estado (esencialmente burocrático y corrupto) como administrador de las empresas nacionales, es un hecho innegable que, a partir de dicha privatización de nuestras empresas, en primer lugar el Tesoro General de la Nación dejó de percibir cuatro quintas partes del dinero que recibía antes (por lo menos 350 millones de dólares al año), y en segundo lugar las tasas de desempleo empezaron a subir constantemente.
Todo esto, sumado a los estragos que ya venía causando la "libre importación" decretada en 1985 (el famoso D.S. 21060), ha dado como resultado el empobrecimiento masivo de amplios sectores de la sociedad. Tal empobrecimiento redunda en la escasez de circulante, en la disminución de la capacidad adquisitiva y por tanto de las recaudaciones impositivas, y finalmente en el peligro de colapso productivo y financiero. Todo esto sin contar con la crisis de los países vecinos. Las consecuencias sociales de lo dicho tienen alarmados incluso a aquellos sectores que no han sufrido dicho empobrecimiento: el incremento desmedido de la violencia delincuencial y juvenil, la inseguridad ciudadana etc. Por su parte la corrupción (que se pretendía atacar con la "capitalización") no sólo no ha disminuido sino que se ha convertido en un cáncer social que a todos preocupa. Modificar drásticamente este estado de cosas es la tarea que la gente espera del nuevo gobierno.

La composición del nuevo gobierno
Su sujeto principal es el MNR del presidente Sánchez de Lozada, precisamente el partido que reivindica la "capitalización" y no piensa modificarla sino corregir sus "puntos débiles" y probablemente darle continuidad con la entrega barata del gas, ya transnacionalizado, a los Estados Unidos y Chile. El sujeto complementario es el MIR de Paz Zamora, que para llegar a un acuerdo con el MNR ha dejado a un lado todos sus planteamientos electorales anti-capitalización, pero a cambio de eso le ha conferido al nuevo gobierno una inconsistencia política y profesional que acaba de debilitarlo.
Si recordamos las circunstancias vigentes en 1993, cuando Sánchez de Lozada llega al poder para poner en marcha su proyecto estrictamente neoliberal, son incomparables con las actuales: En aquel momento el MNR tenía una mayoría no absoluta pero sí cómoda, que le permitió hacer gobierno con pequeños aliados, o bien ideológicamente afines (MBL) o bien carentes de ideología (UCS). En consecuencia al presidente le fue fácil definir un gabinete eficaz y coherente, más allá de militancias partidarias y de cuotas de poder, y a partir de ahí sorprender al país con sucesivas "novedades" que le generaban mayor consenso: la Participación Popular, la Reforma Educativa, la mentada "Capitalización" (que incluía la Reforma de Pensiones y la institucionalización de los Superintendentes) e incluso el "Bonosol" (una limosna anual para las personas mayores de 65 años).
Hoy el MNR tiene una mayoría precaria que ha obligado al presidente a coaligarse con el MIR, un partido totalmente diferente que no llega al gobierno para gobernar sino para disfrutar del poder, y que por tanto no sólo le ha forzado gigantescas cuotas de poder (¡siete ministerios y cuatro prefecturas!) sino que en demasiados casos las ha cubierto con gente poco idónea. Ahí están, por ejemplo, como ministro de Educación un abogado que está siendo repudiado por las organizaciones del magisterio, o como prefecto de Oruro un señor que no vive en dicho departamento y que también está siendo repudiado por las organizaciones regionales. A ello se suma la UCS, que se integra al gobierno nada menos que con la ministra de Justicia, observada por la Contraloría por cuentas pendientes que tiene desde su gestión como alcaldesa de Santa Cruz (¿será con la intención de favorecer que una vez más el Sr Jhonny Fernández no pague sus impuestos?). Cabe suponer que Sánchez de Lozada se siente por !
lo menos profundamente incómodo con semejante coalición forzada y forzosa, y que las fricciones internas en el gobierno no han hecho más que empezar.

La composición de la oposición
Pese a que el MAS además de su inexperiencia ha gastado tiempo y energías en perseguir una imposible elección de su candidato presidencial, se puede prever que sabrá cumplir el rol, repetidamente anunciado, de opositor implacable, al menos en todo lo que se refiera al reforzamiento del actual modelo (donde sobresalen los temas del gas, de la hoja de coca, de la tierra y el territorio), todo ello reforzado por el MIP y el PS. Por su parte la NFR, que por el momento ha logrado conjurar su fragmentación y desbande, parece que va a jugar también a la misma oposición, no tanto por convicción cuanto por cálculo político y por resentimiento con el MNR y el MIR. El resultado es que la fuerza de la oposición puede hacerle muy difícil al gobierno contar con dos tercios de votos (necesarios para el nombramiento de altos cargos, para la derogación de leyes y para otras medidas importantes), y en general le puede poner piedras permanentes en el camino.

Perspectivas
Es más de lo mismo, dicen numerosos analistas. Los hombres fuertes del gobierno son los allegados directos del Presidente (Sánchez Berzain en el área política, Justiniano e Illanes en el área económica), e intentarán junto con él llevar adelante la continuidad del modelo, pero ya sin nada nuevo que proponer, sin recursos en el TGN, con un gobierno debilitado internamente, con una oposición dura, y sin apoyo social. De hecho el gobierno ha empezado pidiendo una tregua social, y sin embargo al mismo tiempo (presionado por los dictados de la política norteamericana) está intentando arremeter contra los productores de coca en el Chapare y en los Yungas (precisamente cuando éstos tienen conciencia de ser portadores de un renovado poder); el resultado ha sido renovados enfrentamientos entre policías y colonizadores, con un buen número de heridos. No hay pues novedades a la vista, represión y militarización incluidas.
El otro frente gubernamental es el de la lucha contra la corrupción, para el que el nuevo Vicepresidente ya ha designado a la acreditada periodista Lupe Cajías. ¿Podrán hacer algo el Vicepresidente y la "Zarina" cuando vemos que a su alrededor gobiernan los mismos que enlodaron al país, y que incluso el Tribunal Constitucional invalida los tímidos esfuerzos que se venía haciendo por enjuiciar a un corrupto paradigmático como Chito Valle, y que en las reformas a la Constitución se mantiene la inmunidad parlamentaria incluso en asuntos de derecho civil y administrativo?
No, el nuevo gobierno no es un gobierno nuevo, y por tanto no ofrece ninguna capacidad para revertir las causas de la crisis. Se puede pues prever que será un gobierno impopular, encima débil internamente, y que aunque llegue a cumplir su período de cinco años lo hará a contrapelo del país. Ojalá nos equivoquemos.

Fuente: Correos para la Emancipación Nro 160, del 13 de agosto de 2002.